Mundo Judío

MiSinai

Compartimos con nuestros lectores MiSinai.

No. 93
Tzav
Descargar PDF aquí
Horario de velas de Shabat en Montevideo, viernes 26/03  18.29
Demás localidades ver en  www.jabad.org.uy

EL FUEGO INTERIOR

Por Eliezer Shemtov

Zalmen ocupaba un puesto muy importante en la estación del ferrocarril. Como esta se encontraba en el cruce de dos líneas de trenes, para evitar los choques Zalmen debía mover un farol de lado a lado para avisar a los trenes en la distancia de la llegada de uno más cercano.

Un día chocaron dos trenes y todos culparon a Zalmen. Zalmen juró haber cumplido su responsabilidad de mover el farol de lado a lado.

"Eso sí: ¡menos mal que no me preguntaron si el farol estaba encendido!", suspiró con alivio.

Los movimientos que, aunque sean correctos, se realicen sin “fuego”, sin pasión, no tendrán el impacto buscado. La parashá Tzav nos recuerda la obligación de tener “un fuego perpetuamente encendido en el altar exterior; no se apagará”. (Levítico 6:6)

Nuestros sabios explican la redundancia de algunas palabras del versículo de la siguiente manera: “fuego perpetuo”, incluso en Shabat; “no se apagará”, aunque el pueblo judío esté en condición de impureza ritual.

Debemos tener siempre encendido el fuego del alma. Aún aquel que se considera más elevado que los demás, “Shabat”, debe asegurarse de que su entusiasmo no se apague. Y aquel que cree que es “impuro” o inferior a los demás puede (y por lo tanto, debe) mantener vivo el fuego del alma, el entusiasmo y la alegría.

Cuentan del Baal Shem Tov que una vez, durante el crudo invierno ruso, salió de viaje con sus discípulos. En el recorrido pasaron cerca de un lago congelado, donde unos campesinos locales habían esculpido un ídolo en el hielo.

 

Los discípulos se dirigieron a su maestro: “Ud. nos ha enseñado que todo lo que vemos o escuchamos es por Providencia Divina y contiene un mensaje para nosotros. ¿Cuál es el mensaje para nosotros de ver un ídolo tallado en el hielo?"

Respondió el Baal Shem Tov: “La enseñanza es muy clara. Hay que cuidarse de la frialdad (indiferencia) espiritual, ya que de allí a la creación de ídolos la distancia es muy corta”.

El judaísmo nos exige que sirvamos a D-os con calor y entusiasmo. Si el fuego del alma se apaga, si cumplir con los Preceptos se vuelve pesado y frío, hace falta buscar, y con urgencia, el combustible necesario para alimentarlo.

Los mejores combustibles para alimentar el fuego del alma son, por supuesto, el estudio de la Torá, la Tefilá y el cumplimiento de las mitzvot con el máximo potencial que se tenga.

ESTUDIO VERSUS ACCIÓN

"[Moshé] trajo el carnero como ofrenda de ascensión." (Vaikrá 8:18)

Nos enseñan los sabios que, en ausencia del Templo Sagrado, se considera que estudiar las leyes de un determinado sacrificio equivale a efectivamente ofrendarlo. Pero si el estudio de las leyes de un sacrificio logra lo mismo que la ofrenda de este, ¿para qué molestarnos con el sacrificio en sí, incluso cuando se reconstruya el Templo?

La diferencia entre el sacrificio “virtual” y el sacrificio real es su efecto sobre el mundo. Si bien el sacrificio “ofrendado” por medio del estudio de sus leyes sirve para elevar a la persona, no eleva el mundo a su alrededor. Solo el sacrificio físico —que incluye todos los aspectos de la Creación: humano, animal, vegetal y mineral— eleva el mundo en general.

Es por ello que siempre debemos buscar formas tangibles y prácticas de aplicar la inspiración o ideas espirituales que recogemos, de modo tal que no solamente nos afecten y eleven a nosotros mismos, sino también al mundo entero.

Hitvaaduiot 5742, vol. 2, págs. 1137, 1145-1146.

Levítico (Vaikrá) 6:1 – 8:36

La segunda sección del libro de Levítico es la continuación y conclusión de la sección anterior, y abre con D-os diciéndole a Moshé que ordene (Tzav en Hebreo) a Aharón y sus hijos los procedimientos a seguir para la ofrenda de los sacrificios. La segunda mitad de la sección describe los ritos de la semana de instalación a través de los cuales los sacerdotes y el Tabernáculo fueron inaugurados.

SABIOS DE ISRAEL

RABÍ MOSHÉ JAÍM LUZZATO (EL "RAMJAL") (1707 - 1747)

Rabí Moshé Jaím Luzzato pasó a la fama merced a su libro de ética judía, el Mesilat Iesharím - "Sendero de los Justos"

Rabí Moshé Jaím nació en Padua, Italia. Ya desde su más temprana infancia, Moshé Jaím mostró un inusitado y serio interés por los estudios. Se aisló de las vivencias terrenales sumergiéndose en el vasto mar del Talmud con profunda dedicación. Durante su adolescencia, Moshé Jaím mostró gran interés por los estudios de la Cábala, el sector místico y esotérico de nuestra Torá, y por la edición de libros de dicha temática.

Moshé Jaím no mostró sus obras a ningún mortal, salvo a sus discípulos y compañeros. A ellos también reveló que el Profeta Elías se le había aparecido y le habían sido reveladas muchas cosas.

Estos secretos y sus escritos impresionaron tremendamente a sus alumnos. Cuando Rabí Moshé Jaím viajó para las Altas Solemnidades a ver a su maestro, sus alumnos no pudieron contenerse y mostraron los manuscritos a un emisario de la comunidad de Tzfat -Safed-, también él un renombrado cabalista, que se encontraba de paso por su ciudad. Este cabalista, llamado Rabí Rafael Israel Kamji, se sintió altamente impresionado por la profundidad de los conocimientos de Rabí Moshé Jaim, y a su arribo a Venecia no dejaba de alabarlo ante los Rabinos locales. El Ramjal llegó a Amsterdam, allí fue recibido con grandes honores y la comunidad quiso tomar a su cargo su manutención. Ramjal declinó esta oferta pues no quería depender de nadie, y se dedicó a hacer trabajos en vidrio.

Esperaba erigir una gran leshivá con numerosos alumnos, en Tzfat, la ciudad de los Cabalistas. Su esperanza se truncó al fallecer poco tiempo después de su arribo a la Tierra de Israel (el 26 de Iyar de 1747), hallando sepultura en la ciudad de Tiberíades junto a la tumba de Rabí Akibá.

EL SEDER DE PÉSAJ

PREPARATIVOS 

Los ingredientes:

Para el plato del Seder:

• Matzá (preferiblemente hecha a mano). Asegúrate de tener a mano una cantidad suficiente.

• Rábano picante rallado o lechuga romana (para las hierbas amargas). Examina las hojas de la lechuga para asegurarte de que no tengan insectos.

• Un huevo duro y un hueso de pollo asado. Estos dos alimentos simbolizan los dos sacrificios que se comían en la víspera de Pesaj durante la época del Templo Sagrado.

• Una verdura (según la costumbre de tu familia: perejil, cebolla, papa cocida, etc.).

• Jaroset (pasta de frutas): una mezcla de manzanas, nueces y vino.

Otros:

• Vino kasher (si el vino te resulta indigesto, también puede ser jugo de uvas).

• El texto con todas las instrucciones que hacen falta: un libro llamado la Hagadá.

• Agua de salmuera para mojar las verduras.

• Una suntuosa comida festiva.

• Una copa especial para Elías (opcional, si no, también se puede usar una copa común).

Los Personajes:

• Ese eres tú. La hagadá no es un deporte para espectadores. Tú eres toda la experiencia. Antes del Seder, prepara algunas ideas de Pesaj para compartir con los comensales y alienta a cada miembro de la familia a que haga lo mismo. Nuestra Sección de Estudio de Pesaj es una buena idea para comenzar.

• Los niños juegan el papel principal en el Seder. Hacemos todo lo posible para que participen y para mantenerlos despiertos. Conviene traer a la mesa algún juguete para actuar el relato del Éxodo, como por ejemplo, un corderito de peluche.

EL SEDER

La noche previa a la partida hacia Egipto, las familias se sentaron juntas a comer hierbas amargas y matzá, mientras les contaban a sus hijos la promesa que Di-s les había hecho a sus antepasados y lo felices que estaban porque todo estaba por hacerse realidad. Y a medianoche, comenzó la liberación.

Hoy en día, nosotros, sus nietos, todavía nos reunimos, comemos las mismas comidas, contamos las mismas historias y esperamos una liberación aún mayor, en la que finalmente dejemos atrás la oscuridad y la confusión del exilio. Ese momento, es lo que llamamos “el Seder”.

Los conceptos básicos:

• Coloca el plato del Seder tal como se ilustra en la Hagadá, recita el kidush y bebe la primera copa de vino kasher. Notas: a) Necesitas beber por lo menos 45 cm3 de cada una de las copas de vino, b) Si el vino te resulta indigesto, puedes usar jugo de uvas.

• Lávate las manos sin decir la bendición, moja la verdura (cebolla, papa o perejil) en el agua con sal y come un pedacito. Luego, quiebra la matzá del medio del plato del Seder y reserva el pedazo más grande para el afikoman.

• Ahora, lee la historia del Éxodo. Puedes hacer que los participantes lean por turnos o que todos lean juntos. Siéntete libre de agregar tus propias historias o ideas. Después, bebe la segunda copa de vino.

• Lávate de nuevo las manos, esta vez diciendo la bendición, y come la matzá, por lo menos 28 g por adulto. Para revivir la amargura de la esclavitud, mastica las hierbas amargas, por lo menos 21 g, untadas levemente con el jaroset (pasta de frutas). Luego, come un sándwich de hierbas amargas y matzá.

• Ahora, es el turno de la comida festiva. ¿Y de postre? Otro pedazo de matas, el afikoman.

• Di la bendición de “Después de las comidas”, seguida por la tercera copa de vino. Llena la copa de Eliahu con vino y abre la puerta para invitarlo a pasar. Finalmente, recita el Halel (canciones de alabanza), seguido por la cuarta copa. El Seder finaliza con la ferviente exclamación: “¡El año que viene en Jerusalén!”.

MiSinaí es una publicación de Jabad Uruguay. Pereira de la luz 1130, Montevideo.
Artículos extraídos de www.Jabad.org.uy y www.Chabad.org, publicados con permiso.
Para recibir MiSinaí por email o por whatsapp, contactar por teléfono al 2628 6770 o por mail: [email protected]

Ultimas Noticias Ver más

Israel frustra atentados inminentes de Hamas al eliminar varios terroristas
Noticias

Israel frustra atentados inminentes de Hamas al eliminar varios terroristas

26 Septiembre 2021


Fotos: Redes palestinas, difundidas por Abu Ali Express en Telegram

Esta página fue generada en 0.0812421 segundos (15111)
2021-09-26T15:07:37-03:00