Entrevistas

La respuesta a Hitler, en la visión de la joven mamá israelí Stav Meltzer, nieta de sobrevivientes

A Stav tengo el gusto de conocerla desde hace años, por su fuerte amistad con mi hija Mijal. Recuerdo desde siempre sus historias sobre su gran amor por sus abuelos, sobrevivientes de la Shoá, muy especialmente sobre la relación con su abuela, que ella sostiene era “su mejor amiga”. Lamentablemente, su abuela falleció ya en diciembre del 2017, a los 85 años de edad.

Pero ahora, se agregó otra dimensión a la historia de Stav y su vínculo con la Shoá por sus abuelos, ya que hace pocos meses se convirtió en mamá. Y como sabemos las mamás, eso cambia la vida y la forma de mirarla.

Los abuelos de Stav

 

P: Stav, estoy segura que te cuesta mucho hoy hablar de tus abuelos en pasado, por todo lo que viviste con ellos.

R: Así es. Te diré lo que ya sabes, que mi  abuela era mi mejor amiga, hacíamos todo juntas. Podría decir que no sentíamos la diferencia de edad entre nosotras. Siempre me decía que a través de los nietos, ella siente y experimenta la niñez que nunca tuvo. Por su parte, mi abuelo dedicó su vida a perpetuar la memoria de la Shoá, a acercar a judíos y cristianos. Erigió monumentos recordatorios que puedan servir de firme testimonio, y contaba su historia a todo aquel que quería escuchar. Ello quedó plasmado en un libro que escribió sobre él el Presidente de Eslovaquia.

P: Después de todo lo que me contaste sobre ella en otras ocasiones, es difícil imaginar muerta a tu abuela.

R: Te diré que murió de una forma que yo llamaría cósmica. Pidió quedarse en casa y que no la tapen con una sábana negra sino floreada. Dos días antes aún estábamos todos rodeándola. Alcanzó a abrazarnos a todos y decirnos cuánto nos quiere, a comer su postre preferido,una torreja, y comentar después “qué muerte dulce”.Tuve el privilegio de recostarme a su lado y abrazarla cuando sus últimos suspiros. 

P: ¿Y cómo la recuerdas?

R: Mi abuela me dijo una vez que una persona está viva mientras se la recuerda. Así que hace dos años, cuando nos íbamos a casar con mi novio, decidí hacerlo en el día de cumpleaños de mi abuela . Así que cada año, en mi aniversario, hablaré también de mi abuela y contaré su historia. En Iom HaShoá siempre mirábamos juntas de noche el acto central en Yad Vashem. De fondo siempre había ruido de niños de la familia y eso aliviaba un poco lo duro de la situación.

P: Y este año, tienes a tu propio hijo.

R: Así es. Este año, en Iom HaShoa, es la primera vez que conmemoro esta fecha siendo madre , con mi pequeño Yuval, de medio año, en mis brazos, cuando suena la sirena de recuerdo.  Y el primer pensamiento que me pasó por la cabeza, es que él no tiene que pasar ninguna “selektzia”.

P: Me has erizado la piel.

R: Y ese pensamiento me hace abrazarlo fuerte y luego preguntarme cómo fue posible. Y es inevitable pensar en lo que sufrieron los niños en la Shoá, en los crueles experimentos de Mengele, en todos los primos de mi abuelo que fueron asesinados.

P: ¿Y dónde aparece la continuidad?

R: Justamente, ese es el tercer pensamiento. Y mi corazón le grita a Hitler “¡has perdido!”. Y le digo “Yuval, el bisnieto de Hetty Fish y Arie Klain, es la demostración de que perdiste!”. Mi abuelo  y mi abuela trajeron al mundo 5 hijos, 16 nietos, 6 bisnietos, y la lista aún no ha terminado, todos en la tierra de Israel, en el Estado judío, nuestro propio país. Y esa es la respuesta.

P: ¿El hecho que ahora eres mamá, cambió en algo la forma de ver el tema?

R: Para mí fue siempre muy importante escuchar todos los detalles sobre los horrores que mis abuelos habían vivido. Siempre pregunté y no me amedrentré.  Y este año sentí que me resultó más difícil, que me costó mucho más. Ante todo, porque ahora soy mamá. Y además, porque hace ya tiempo que no están y veo cuánto los extraño, cuanta falta me hacen.Y el tiempo no cura.

Y como todo el tiempo nos enteramos de otro amigo de ellos que fallece, como sabemos que la cantidad de sobrevivientes va disminuyendo por razones obvias, siento la obligación, el compromiso, de continuar contando su historia, de dejarlos con vida a través del relato sobre lo que vivieron. Creo que hay que dejar vivas sus historias, también los horrores que vivieron, hacer que este día no sea uno más.

Hay que tener claro que Shoá no puede convertirse en una palabra para cualquier dificultad, sino que detrás de este concepto hay un prolongado período de tiempo en el cual se trató de eliminar un pueblo entero de la faz de la Tierra. Y que esa historia está compuesta por miles de historias personales, detrás de cada una de las cuales hay un ser humano que es un mundo entero.

P: ¿Cuál es entonces el desafío?

R:  Luchar para que esto no se repita, seguir contando, porque una persona que se fue, y su propia historia, seguirán vivas mientras los tengamos en nuestro recuerdo.

P: Que así sea Stav. Y la historia de tu abuela, la contaremos por separado.

R: Muchas gracias

Ana Jerozolimski
(08 Abril 2021 , 19:20)

Ultimas Noticias Ver más

Informe urgente sobre cohetes a Tel Aviv y sus alrededores
Israel

Informe urgente sobre cohetes a Tel Aviv y sus alrededores

15 Mayo 2021


Desde Modiin, Ana Jerozolismki nos trae el minuto a minuto.

El arsenal de Hamás
Noticias

El arsenal de Hamás

14 Mayo 2021


Por Alberto Priego

Esta página fue generada en 0.0580070 segundos (34556)
2021-05-15T11:37:24-03:00