Israel

Las familias agrícolas de Israel afrontan los desafíos y las bendiciones del año

Fuente: https://www.jns.org/

Por Dinorah Fineblum

¿Cómo funciona el reposo de la tierra en el Israel actual, donde, incluso durante los otros seis años, muchas familias campesinas viven al día?
 
“Concede bendición sobre la faz de la Tierra y de su bondad nos satisfaga, bendiciendo nuestro año como el mejor de los años. Bendito seas Di-s que bendice los años ". - Oraciones matutinas
 
Si busca la palabra emunah en un diccionario, es posible que encuentre allí las imágenes de Doron e Ilana Toweg.
 
Porque si estos granjeros y sus cuatro hijos que viven cerca de Beit Shemesh no tuvieran emuná, que en hebreo significa "fe", nunca habrían tenido el valor de asumir la mitzvá de shmitá.
 
Eso se debe a que shmita, el mandamiento de la Torá de dejar que la tierra descanse cada siete años, significa que no se puede plantar ni cosechar, lo que efectivamente deja al agricultor fuera del negocio por más de un año.
 
Hace siete años, la propiedad de Toweg estaba entre aproximadamente una cuarta parte de las granjas de propiedad judía; la mitzvá es específica de la tierra de Israel, que mantuvo la shmitá. Y, a pesar de lo desalentador que fue, de alguna manera sobrevivieron a los rigores de su primera prueba y ahora se están preparando para hacerlo nuevamente.
 
Nacida en Estados Unidos y criada en Canadá, Ilana se mudó a Israel cuando tenía 18 años, y solo comenzó a trabajar en la agricultura después de casarse hace 25 años con su esposo, un granjero de tercera generación.
 
“Entendimos lo básico entonces, pero realmente no sabíamos en lo que nos estábamos metiendo”, dice Ilana con un suspiro afable. Aún así, estaba decidida a que su familia “asumiría una mitzvá que solo los pocos miles de agricultores de Israel tienen la oportunidad de cumplir. Empecé a ver como una bendición especial estar en la posición de hacer esto ".
 
Pero en ese entonces, su marido no se dejaba convencer tan fácilmente. “Doron trabaja desde antes del amanecer hasta altas horas de la noche, la granja es su vida, y la idea de no trabajar durante un año y no tener ingresos era aterradora”, dice.
 
Entonces, ¿qué lo convenció? Al visitar una granja vecina, se encontró con algunos estudiantes de ieshivá que recogían uvas. "Uno de ellos dijo que durante 2000 años, los judíos estuvieron en el galut ('exilio') esperando cumplir esta mitzvá", dice Ilana. "Y ahora, tenemos la oportunidad de hacerlo".
 
Pero, como pronto descubrirían, además de abundante emuná, shmita significa trabajo duro. Ilana enseñó jardín de infantes por la mañana e inglés por la tarde, y Doron dirigió recorridos por granjas, mientras que sus hijos, entonces de 17, 13, 10 y 3 años, colaboraban en casa.
 
 "El judaísmo nos enseña a respetar la tierra"
 
En la porción de la Torá de Behar, Di-s instruye a Moisés en el Monte Sinaí para decirle a los Hijos de Israel que “durante seis años puedes sembrar tu campo y durante seis años puedes podar tu viña y recoger su cosecha. Pero el séptimo año será un descanso completo para la tierra, un sábado para Hashem; no sembrarás tu campo ni podarás tu viña. No cosecharás el fruto de tu cosecha, ni recogerás las uvas que hayas reservado para ti. Será un año de descanso para la tierra ”.
 
Además de los que, como los Towegs, adoptan el mandamiento de shmitá de la Torá, otros agricultores optan por "vender" su tierra a un no judío, pero siguen trabajando en ella. Aunque muchos la consideran aceptable, esta opción contraviene el espíritu de la mitzvá que exige un “sábado” completo para la tierra, señala Hershkowitz. ¿Y cualquier producto que crezca de forma natural? Se considera hefker, propiedad comunal, que cualquiera se ayude a sí mismo, pero que no se venda.
 
"Los agricultores y sus familias que mantienen shmita son los verdaderos héroes aquí", dice el rabino Ezra Friedman, director del Centro Gustave & Carol Jacobs para la educación de Kashrut en la Unión Ortodoxa de Jerusalén. “Imagine que tiene que cerrar su negocio durante un año y ver a sus antiguos clientes pasar para comprar en otro lugar, preguntándose si volverán al final del año. Esto requiere mucho coraje y fe ".
 
Pero, ¿cómo funciona la shmita en el Israel actual, donde, incluso durante los otros seis años, muchas familias agrícolas viven al día?
 
Aproximadamente el 25 por ciento de las tierras agrícolas israelíes de propiedad judía que mantenían la shmita hace siete años recibió la ayuda de una organización de 80 años llamada Keren Hashviis (la Fundación para el Año Sabático).
 
Durante la última shmita, Keren Hashviis ayudó a mantener en funcionamiento a 3.452 agricultores que cubrían 83.500 acres, dice el director del proyecto, Dovid Hershkowitz. Y este año, con alrededor del 40 por ciento de la tierra ya a bordo para shmita, Keren Hashviis está trabajando arduamente para recaudar dinero para mantenerse al día con la nueva demanda y alentar a otros a unirse a la mitzvá, más del doble de su antiguo presupuesto de $ 25 millones.
 
Estas subvenciones cubren entre el 40 y el 50 por ciento de los gastos operativos de una granja, desde el alquiler de la tierra hasta los pagos a plazos de tractores, cosechadoras y otros equipos costosos y salarios para el equipo básico que cuida a los animales y mantiene los árboles frutales hidratados y vivos. . El objetivo de Keren Hashviis de este año es ambicioso: que la mayoría (51 por ciento) de las tierras de cultivo judías mantenga la shmita.
 
Sorprendentemente, incluso después de más de un año de cierres pandémicos, incluidos muchos restaurantes y hoteles que generalmente compran productos agrícolas en cantidad, e incluso mirando un año de 13 meses por venir (agregado para el año bisiesto judío que comienza en Rosh Hashaná), Hershkowitz dice que el aumento de granjas preparadas para mantener la shmita por primera vez es "dramático".
 
Estos granjeros y todos aquellos que se subirían al carro de la shmita si pensaran que podrían permitírselo mantienen al director general estadounidense de Keren Hashviis, el rabino Shia Markowitz, en el camino recaudando dinero. También lo hace el recuerdo de un frigorífico que vio hace siete años.
 
“Estaba visitando a una familia de granjeros y vi avisos de 'vencimiento' de electricidad y servicio telefónico pegados en su refrigerador”, dice. "Esa imagen siempre está ahí para motivarme, sabiendo que la tenemos en nuestras manos para que más agricultores mantengan la mitzvá sin enfrentar la ruina financiera".
 
"La gente piensa que son unas vacaciones para los agricultores, pero es todo lo contrario", agrega. "Tienen que mantener vivos sus árboles frutales, el pago de sus equipos a tiempo y alimentar a sus familias y animales".
 
"Estoy un poco sorprendido de cuántos agricultores más se han inscrito que hace siete años", dice Ehud Alpert, administrador de ganado y coordinador de shmita para el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural. El ministerio administra un programa de estipendios de hasta el 12 por ciento de sus ingresos anuales promedio a los agricultores que contribuyen con un 6 por ciento adicional de sus propios ingresos. Y mientras que solo 150 se beneficiaron del programa durante la última shmita, más de 300 se han presentado y aprobado esta vez.
 
"El apoyo es ayudarlos a volver con fuerza el próximo año, para que puedan regresar a la tierra y continuar produciendo las excelentes frutas y verduras por las que se conoce a Israel", dice Alpert, y agrega su esperanza de que el aumento de la demanda provoque la Departamento del Tesoro para aprobar la solicitud de "un presupuesto adicional para ayudar a más agricultores".
 
Una razón por la que podrían volver aún más fuertes es el simple hecho de dejar que la tierra se tome un descanso de la productividad constante. “El judaísmo nos enseña a respetar la tierra, así que con shmita, cada siete años necesitamos darle un descanso para recargar y repostar”, dice Aharon Ariel Lavi, quien dirige Hakhel, una incubadora comunitaria intencional y proyecto de Hazon que, entre otros las cosas funcionan para la sostenibilidad ambiental. “Incluso con fertilizantes y otros métodos diseñados para evitar esa necesidad, aún debemos respetar la naturaleza no solo por lo que puede hacer por nosotros, sino por lo que somos responsables de hacer por ella”.
 
"La unidad judía en su máxima expresión"
 
Pero por muy útil que sea tener estos costos de infraestructura cubiertos al menos parcialmente, ¿cómo pagarán las familias el costo creciente de los alimentos? ¿Zapatos para niños en crecimiento? ¿Libros de texto y mochilas para la escuela? ¿O ese tratamiento de conducto inesperado? ¿Cómo, de hecho, sobrevivirán?
 
Ahí es donde entran las mujeres judías del mundo.
 
Como madre de ocho hijos, Nahva Follman no es ajena a los gastos sorpresa.
 
"También sabemos que es toda la familia la que vive con shmita", dice el nativo de Brooklyn, Nueva York, que ahora vive en Jerusalén. "Y la única forma en que pueden hacerlo es si damos un paso al frente y ayudamos".
 
Entonces, así como Keren Hashviis asume gran parte de los grandes gastos de infraestructura, su programa recién nacido Nshei Keren Hashviis tiene como objetivo ayudar a mantener a la familia con los costos de vida inesperados durante el próximo año más, hasta que los campos comiencen a producir nuevamente.
 
Trabajando a través de donaciones en línea y a través de fondos que se administran en varias comunidades, el proyecto está recolectando un dólar al día ($ 365) de mujeres de todo el mundo y apunta a 100.000 de ellas. “Eso ayudaría a alimentar a miles de familias agrícolas, comprarles zapatos y loncheras para los niños y ropa nueva para la escuela”, dice Follman. “Queremos poner dinero en la mesa de la cocina y decirles: 'Te respaldamos. Ya que eres lo suficientemente valiente para asumir esta inmensa mitzvá, no deberías tener que quedarte despierto por la noche preguntándote cómo vas a pagar todo hasta que la granja comience a producir de nuevo ".
 
Esa red de seguridad seguramente traerá cierto alivio, dice la agricultora Ilana Toweg. "Y proviene de otras mujeres judías, muchas de las cuales han criado familias y se han enfrentado a los costos sorpresa que nunca presupuestos ni necesariamente pueden pagar".
 
Como presidenta del comité de Nshei que se ofreció como voluntaria para ayudar a las familias campesinas a pagar esta mitzvá, a los 45 años, Follman también pone todo su ser donde está su corazón. Hace tres años, cuando el menor tenía 4 años, donó un riñón a un cirujano que había hecho aliá desde Ucrania. "Así que ahora, cada vez que opera a alguien", dice con una sonrisa, "yo también formo parte de esa mitzvá".
 
Follman también considera una mitzvá empoderar a los agricultores judíos para que se enfrenten a la shmita. “Con tantos sentados en la cerca, a medida que Rosh Hashaná se acerca, tienen que decidir si lo harán. Queremos estar allí para ayudar a que eso suceda, de mujer a mujer ".
 
"Hay una razón por la que Dios nos dio una mitzvá aparentemente imposible de realizar", dice el rabino Markowitz. “Él sabía que la única forma en que los agricultores pueden tener éxito y sobrevivir es si el resto del pueblo judío hace que la mitzvá funcione si lo hacemos juntos. Esta es la unidad judía en su máxima expresión ".
 
Rochel Miller, que ha organizado un fondo Nshei con las mujeres de su comunidad de Brooklyn, también está decidida a ayudar a hacer posible esta mitzvá. "Pero incluso con nuestra ayuda y el apoyo de Keren Hashviis, las familias de agricultores obtendrán quizás la mitad de lo que ganan en un año normal", dice. "El resto todavía tendrán que luchar".
 
En la granja de los Towegs, tal lucha incluirá que Ilana se lleve a más estudiantes de inglés, y Doron y la familia dirigirán visitas guiadas (bilingües) a la granja para demostrar cómo funciona la shmita.
 
Hace siete años, Ilana también aceptó otro trabajo, uno que nunca solicitó y que paga en términos estrictamente no monetarios. Todo comenzó cuando dos mujeres jóvenes llamaron a la puerta diciendo que el líder haredí, el rabino Jaim Kanievsky, las había enviado en busca de una bendición para encontrar esposos, ya que "Dios escucha las oraciones de cualquier mujer con suficiente emuná para que su esposo mantenga la shmita".
 
En estos días, Ilana, que no es haredi, pasa horas ante sus velas de Shabat recitando los nombres de miles de personas, pidiendo bendiciones para todo, desde la curación hasta la ayuda financiera, tener hijos y encontrar a su alma gemela. ¿Y esas dos mujeres jóvenes que llamaron a su puerta? En dos meses, ambos estaban comprometidos.
 
“Nos sentimos tan apoyados por el pueblo judío que esto es algo que puedo hacer para ayudarlos”, dice. “Por muy aterrador que sea cancelar sus ingresos y perder sus contratos durante más de un año, shmita se siente bien para nosotros ahora. Este año, en lugar de cultivar berenjenas para miles de personas, calculamos que mantendremos esta mitzvá para esos mismos miles. Y todos los que nos ayudan, son todos nuestros socios".
 
 
 
 
 

Ultimas Noticias Ver más

La Capacidad de Ver Felicidad
Rosh Hashana

La Capacidad de Ver Felicidad

20 Septiembre 2021


Fuente: https://es.chabad.org/

Esta página fue generada en 0.0625670 segundos (21561)
2021-09-20T20:04:48-03:00