Noticias

Se ciernen presiones sobre la reunión Bennett-Biden

Fuente:  https://www.jns.org/  Por   Israel Kasnett

Traducido por Janet Rudman

El primer ministro israelí, Naftali Bennett, caminará por la alfombra roja hasta la Casa Blanca el 26 de agosto, donde se reunirá con el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden. Un tema importante que los dos líderes pretenden discutir es, como era de esperar, Irán. Otro tema importante es el establecimiento de un consulado palestino en Jerusalén. Y ahí radica el problema.

Dore Gold, presidente del Centro de Asuntos Públicos de Jerusalén y ex director general del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel, dijo a JNS que Estados Unidos “está atravesando un revés casi traumático en política exterior en Afganistán con implicaciones para todo el Medio Oriente. Ahora no es el momento de experimentar con nuevas ideas en el proceso de paz".

“El principal efecto de la retirada afgana no es que ocurrió, sino cómo la manejó Estados Unidos”, dijo. "Muchos aliados estadounidenses del Reino Unido en el Lejano Oriente están planteando serias dudas sobre el manejo de la política exterior de Estados Unidos".

Si bien los funcionarios de la Casa Blanca pueden entender que avanzar en el proceso de paz ahora sería contraproducente, Gold señaló que "siempre hay una industria artesanal de supuestos expertos que tienen propuestas que quieren que sus jefes hagan avanzar cuando un primer ministro israelí llega a la ciudad".

Muchos de estos "supuestos expertos" han demostrado en el pasado su obsesión por crear un estado palestino a toda costa, incluso si esto representa un peligro para Israel. Actualmente, un tema que ha pasado a primer plano es la posibilidad de que Estados Unidos vuelva a abrir su consulado a los palestinos en Jerusalén. El consulado de los Estados Unidos para los palestinos se fusionó con la embajada de los Estados Unidos cuando se trasladó a Jerusalén en 2019 y ahora funciona como la Unidad de Asuntos Palestinos.
 
Gold cuestionó por qué Estados Unidos establecería un consulado palestino en Jerusalén en Agron Street, que ha estado bajo soberanía israelí desde 1949.
 
“Los consulados y las embajadas se establecen en suelo soberano del país que está siendo representado, por lo que esta delicada medida podría tener implicaciones para mantener unida a Jerusalén”, dijo.
 
Parte del problema con tal medida, según Gold, es que también envía una señal a otros países que podrían ver esto como una luz verde para establecer sus propias embajadas en lo que perciben como una parte palestina de Jerusalén.
 
"Esto puede ser un globo de prueba", dijo Gold. "Puede ser algo que algunos expertos en Medio Oriente en Washington quieran promover, pero tiene enormes implicaciones para el futuro y es algo que Israel tendrá que resistir con toda su fuerza diplomática".
 
Gold también señaló que la circunscripción de Bennett tendría un "problema muy serio" con tal propuesta.
 
"La unidad de Jerusalén es un principio tan fundamental", dijo. "Es un tema de consenso".  La mayoría de la gente en Israel se opone a esta decisión"
 
El miembro de la Knesset, Nir Barkat, del Partido Likud y ex alcalde de Jerusalén, criticó al gobierno por su intención de "permitir el establecimiento de un consulado estadounidense para los palestinos en Jerusalén, estableciendo así a Jerusalén como la capital palestina sin negociaciones".
 
Al abrir un consulado palestino en Jerusalén, está claro que la intención de Estados Unidos "es establecer hechos sobre el terreno" y "promover el establecimiento de Palestina con Jerusalén como su capital", dijo Barkat en un comunicado a JNS.
 
"Este es un objetivo que Israel no puede aceptar", dijo. “No hay otra ciudad capital en el mundo donde los estadounidenses hayan abierto dos embajadas. Después de todo, hay una embajada estadounidense en Jerusalén y puede proporcionar servicios consulares a cualquiera que lo necesite”.
 
Barkat continuó: “La mayoría de la gente en Israel se opone a esta decisión. El gobierno israelí debe decir con voz clara a nuestros amigos de la administración Biden que, con el debido respeto, Jerusalén es la capital unida de Israel y no permitiremos el establecimiento de una embajada que hará de Jerusalén la capital de Palestina. La administración Biden debe respetar la opinión pública en Israel, que en su mayor parte, se opone a la medida".
 

El profesor de la Universidad Bar-Ilan, Eytan Gilboa, un experto en la política de Estados Unidos en el Medio Oriente, le dijo a JNS que Biden "no se embarcará en ninguna nueva iniciativa con los palestinos", pero el presidente sí quiere abrir un consulado estadounidense en Jerusalén para los palestinos y está presionando a Israel para que cumpla.
 
"Estados Unidos necesita el permiso de Israel para hacer eso", explicó. "Biden está presionando mucho a Bennett para que esté de acuerdo y será extremadamente difícil para Bennett hacerlo".
 
“Una salida”, sugirió Gilboa, “es establecer la menor representación diplomática posible. ... Bennett puede estar de acuerdo con eso, siempre que esté completamente bajo el control y la supervisión de la embajada".
 

"No queremos desviarnos de los acuerdos escritos, particularmente cuando los palestinos han violado flagrantemente sus compromisos de Oslo", dijo, y agregó que los palestinos "todavía se niegan a cesar los pagos a las familias de terroristas que participan en el terrorismo contra israelíes".
 
El principal objetivo de Israel es "no quedarse fuera"
 
El problema iraní probablemente también ocupará un lugar central durante la reunión de Bennett con Biden.
 
A diferencia de las negociaciones que condujeron al acuerdo nuclear de Irán de 2015, cuando Israel fue marginado y desinformado, esta vez el objetivo principal de Israel es "no quedarse fuera", dijo Gilboa.
 
Es alentador que el ministro de Defensa israelí, Benny Gantz, se reuniera con el ministro de 
Defensa de los Estados Unidos, Lloyd Austin, que el ministro de Relaciones Exteriores de Israel, Yair Lapid, se reuniera con el secretario de Estado de los Estados Unidos, Antony Blinken, y que el asesor de seguridad nacional de Israel, Eyal Hulata, tenga una buena relación con su homólogo, el Estadounidense Nacional. El asesor de seguridad Jake Sullivan, según Gilboa.
 
“Esto representa un esfuerzo de las dos partes para coordinar y consultar tanto como sea posible sobre los principales problemas de la región”, dijo.
Desde la perspectiva de Washington, con Irán anunciando su progreso en el enriquecimiento de uranio más cerca del nivel de grado de armamento, y un esfuerzo hasta ahora fallido para que Irán vuelva a cumplir con el acuerdo nuclear, Estados Unidos está preocupado por la perspectiva de un ataque militar israelí en Irán.
 
Al mismo tiempo, Bennett puede preguntarle a Biden qué hará con la postura de Europa sobre Irán. Parte del problema, en opinión de Gilboa, es que Biden está tratando de revivir la diplomacia con aliados tradicionales, especialmente Europa occidental y la UE que son países, muchos de los cuales son "tímidos" cuando se trata de Irán.
 
La posición europea, dijo Gilboa, "es una limitación para Biden".
 
"Millas de distancia" en Irán
 
Michael Doran, investigador principal del Hudson Institute, le dijo a JNS que "Bennett necesita a Biden más de lo que Biden lo necesita a él".
 
Como líder de derecha de un gobierno de coalición dominado por partidos centristas y de izquierda, Bennett está "ansioso por demostrar que puede mantener mejores relaciones con Biden que su predecesor y rival [el ex primer ministro israelí Benjamin Netanyahu]", dijo. .
 
Doran señaló que Netanyahu "acusa al gobierno de Bennett de haber acordado una política de 'no sorpresas' con Washington, lo que le otorga a los estadounidenses poder de veto sobre las acciones israelíes diseñadas para sabotear el programa nuclear de Irán y contener su red de milicias en el terreno".
 
"Bennett niega que exista tal política", dijo, pero "incluso si su negación es precisa, formalmente, la necesidad que siente de llevarse bien con Biden significa que la política de 'no sorpresas' es una realidad informal".
 
Sobre el tema de Irán, "la necesidad de Bennett de una reunión sin fricciones le costará más caro", agregó Doran.
 
"Washington y Jerusalén permanecen a millas de distancia tanto en el expediente nuclear como en las actividades malignas de los iraníes en el mundo árabe", dijo, "con los estadounidenses ansiosos por adaptarse al poder iraní y los israelíes convencidos de que Irán debe ser confrontado".
 

Fuente: https://www.jns.org/palestinian-consulate-pressure-differences-on-iran-loom-over-bennett-biden-meeting/

Ultimas Noticias Ver más

La Capacidad de Ver Felicidad
Rosh Hashana

La Capacidad de Ver Felicidad

20 Septiembre 2021


Fuente: https://es.chabad.org/

Esta página fue generada en 0.0705030 segundos (21950)
2021-09-20T20:27:20-03:00