Mundo Judío

MiSinai

Compartimos con nuestros lectores MiSinai.

No. 117
Vaielej 
Clickear aquí.
Horario de velas de Shabat en Montevideo, viernes 10/09  18.18
Demás localidades ver en  www.jabad.org.uy

LA CANCIÓN QUE TESTIFICA

Por Naftali Silberberg 

"En efecto, Yo ocultaré Mi Semblante en aquel día ... Ahora, escriban este cántico para ustedes y enséñenlo a los israelitas, póngalo en boca de ellos para que este cántico Me sirva de testimonio frente a los israelitas." (Devarim 31:18-19)

Habitamos un mundo donde nada es como parece superficialmente, donde la consciencia de cada entidad esta reñida con su esencia y razón de ser.

El instinto mas básico de cada especie y de cada individuo es su propia preservación. La satisfacción de sus necesidades y deseos naturalmente triunfa sobre cualquier otra consideración.

La verdad, sin embargo, es que "Todo lo que el Santo, bendito Sea, creó en Su Mundo, Lo creó solo para Su gloria" (Pirke Avot 6:11). Cada creación es un engranaje en el plan maestro de D-os, cuyo objetivo es traer gloria al Creador.

Estamos aquí para servir a D-os. Pero nuestros instintos nos dicen que estamos aquí para servirnos a nosotros mismos.

La Torá y el Judío comparten un vínculo único porque ambos son una excepción a esta regla. La Torá es la carta de D-os para el mundo; no tiene una agenda personal egoísta. ¿Y el Judío? Miles de años de antisemitismo, humillación, persecuciones y progroms disipan rápidamente la idea de que la autopreservación sea su motivación primaria. Dentro del corazón de cada Judío resplandece un alma divina que reconoce que servir a D-os es su llamado último, y todas las necesidades personales, aun la vida misma, son de importancia secundaria.

La relación entre el Judío y la Torá se expresa en el profundo amor y respeto que el Judío tiene por la Torá. Estamos ahora en la temporada de las Fiestas, cuando muchos Judíos que no ponen un pie en la sinagoga en todo el año hacen una visita a su sinagoga. Ponga atención a esos preciados Judíos cuando la Torá es sacada el arca y pasa por su lado. Observe como con amor y reverencia besan su cubierta de terciopelo. Los sábados del año pasado lo pasaron en la cancha de golf ... en restaurantes no kosher ... con la esposa no judía ... nada de esto importa en este momento. Ahora, el alma Judía a encontrado su contraparte sagrada, y con cariño reconoce esta verdad.

"Yo ocultaré Mi Semblante en aquel día."

D-os le dice a Moisés que llegará un día en que El ocultará Su rostro, cuando su presencia y providencia estén completamente ocultas. Esto es verdad en un sentido global, pero como es el caso con cada palabra de la Torá, también es cierto es un sentido personal. Vendrá un tiempo en que el rostro de D-os que esta dentro de cada uno de Sus hijos estará oculto; cuando los escépticos dudarán la existencia misma del alma Judía.

"Ahora, escriban este cántico para ustedes ... para que este cántico Me sirva de testimonio frente a los israelitas." 

Escriba un rollo de la Torá. Observe como el Judío naturalmente lo reverencia. El testimonio es incontrovertible. El alma judía aun arde brillantemente dentro del corazón de los descendientes de Abraham.

"Enséñenlo a los israelitas, póngalo en boca de ellos."

Ahora que la relación del Judío con D-os y la Torá ha sido establecida, es tiempo de vivir en consecuencia. La veneración por la Torá no debería ser relegada a las Fiestas Solemnes. Estudie Torá y póngala en su boca. Su estilo de vida entonces estará en armonía con su ser mas verdadero. 

 

Dijo [Moshé al pueblo:] “Hoy tengo exactamente 120 años.” (Devarim 31:2)

El hecho de que ni siquiera el último año de vida de Moshé quedara inacabado indica que vivió su vida al máximo, sin perder tiempo o dejar sin hacer parte alguna de la tarea que se le había encargado.

El hecho de que la vida física de Moshé reflejara tan perfectamente su vida espiritual indica que él se sobrepuso exitosamente a la división entre lo espiritual y lo material: su perfección espiritual se manifestaba en su perfección física.

La vida de Moshé debe inspirarnos a vivir nuestra vida al máximo, con la conciencia de nuestra misión divina permeando cada minuto y cada hecho de nuestras vidas. Al hacerlo disolvemos la división artificial entre lo espiritual y lo físico, revelando la divinidad innata subyacente a toda realidad.

Séfer HaSijot 5752, vol. 1, págs. 134-137.

 

Deuteronomio (Devarim) 31:1 - 30

La novena sección del libro Deuteronomio continúa la descripción del tercero y último discurso de Moshé al pueblo judío. Comienza con el relato de cómo Moshé fue (vaiélej, en hebreo) y consagró a Iehoshúa como su sucesor, y continúa con la escritura de la Torá por parte de Moshé y la orden al pueblo judío de reunirse cada siete años para escuchar su lectura en el Templo Sagrado.

 

EL PODER DE LA SIMPLICIDAD

Igrot Kodesh Admor Haraiatz, vol. 4, p. 314

En una ocasión durante la plegaria de Ne’ila, el Ba’al Shem Tov lloró y suplicó más que lo que lo hacía usualmente. Los discípulos entendieron que la acusación Arriba era dura y que la situación era grave, y también intensificaron sus plegarias y llantos. Cuando el resto de la congregación vio esto, sus corazones se destrozaron y también se unieron a las apasionadas súplicas.

Había un joven allí, proveniente de un pueblo, quien había llegado para los Días de Reverencia a la sinagoga de Ba’al Shem Tov. No tenía ninguna educación y estuvo todo el tiempo mirando el rostro del cantor sin decir nada. Ya que vivía en un pueblo, conocía los sonidos de todos los diferentes animales de una granja, y estimaba especialmente el canto del gallo. Cuando oyó el llanto y el clamor, su corazón también estaba destrozado y gritó en voz alta, “¡Quiquiriquí! D-os, ten piedad!”

Los fieles en la sinagoga se confundieron al oír una voz cantando como un gallo, y unos cuantos le reprendieron diciéndole que se callara y lo hubiesen sacado si no hubiese protestado, “Yo soy también un judío”. En ese momento, la voz del Ba’al Shem Tov seguida por la de los discípulos penetró la confusión y se apuraron para terminar la plegaria de Ne’ila. La cara del Ba’al Shem Tov brilló, y con una melodía especial, se inició la repetición de la Amidá para la plegaria de Ne’ila.

Al terminar Iom Kipur, el Ba’al Shem Tov le relató a sus discípulos que se había presentado una acusación en el Cielo, ya que la fiscalía trataba de que una comunidad en particular fuese sentenciada a ser destruida. Al tratar él de lograr piedad Divina para la comunidad, se le acusó de animar a los judíos a establecerse en pueblos y lugares alejados donde podían ser influenciados por sus vecinos gentiles. Cuando empezó a examinar el comportamiento de los pobladores, vio que la situación era muy grave. Sin embargo, de repente el sonido del gallo del joven pueblerino fue oído en el Cielo, y su sinceridad trajo gran placer Arriba, anulando todas las acusaciones.

IOM KIPUR

Cuarenta días después de haber recibido la Torá en el Monte Sinaí y de haberse comprometido a ser el pueblo elegido de D-os, los Hijos de Israel adoraron un Becerro de Oro. Moisés le suplicó a D-os que no aniquilara a su nación descarriada, y el diez de Tishrei, D-os dijo: “He perdonado”. A partir de ese momento, observamos esta fecha como el “Día del Perdón”, una celebración de nuestra inquebrantable relación con D-os. Se trata del día más sagrado de todo el año, en el que nos reconectamos con nuestra esencia misma, que sigue siéndole fiel a D-os más allá de la forma en que nos comportemos.

Una Conducta Angelical

Iom Kipur es un día de ayuno: desde la puesta del sol de la víspera de Iom Kipur hasta el anochecer del día siguiente, no comemos ni bebemos. (Si estás enfermo, consulta a un rabino).

También, nos abstenemos de ciertos placeres físicos: usar calzado de cuero, bañarse o lavarse, aplicar lociones o cremas y mantener relaciones conyugales. Además, es un “día de descanso” en el que está prohibido realizar trabajos (tal como en Shabat).

Cinco Rezos

En Iom Kipur, nos vestimos con ropa blanca para emular a los ángeles espirituales y pasamos la mayor parte del día en la sinagoga sumidos en el arrepentimiento y la plegaria.

En este día, hay cinco servicios de rezos: 1) Las plegarias vespertinas, que comienzan con el solemne Kol Nidrei, 2) La plegaria matutina, 3) Musaf, que incluye una descripción del servicio del Templo Sagrado en Iom Kipur, 4) La plegaria de la tarde, durante la cual se lee el Libro de Ioná, 5) Neilá, que se recita cuando el día está por concluir y se sella el veredicto para el nuevo año. Las primeras cuatro plegarias incluyen una confesión (privada) de pecados ante D-os.

Hay muchas leyes y costumbres asociadas a estos servicios de rezos, el rabino de tu sinagoga te va a ayudar en lo que necesites.

La Conclusión del Ayuno

El servicio de Neilá finaliza cuando la congregación proclama al unísono Shemá Israel, entonces, un toque de shofar marca la conclusión del día.

A continuación, se lleva a cabo una comida festiva. Celebramos confiados en que D-os ha perdonado nuestros pecados.

MiSinaí es una publicación de Jabad Uruguay. Pereira de la luz 1130, Montevideo.
Artículos extraídos de www.Jabad.org.uy y www.Chabad.org, publicados con permiso.
Para recibir MiSinaí por email o por whatsapp, contactar por teléfono al 2628 6770 o por mail: [email protected]

Ultimas Noticias Ver más

La Capacidad de Ver Felicidad
Rosh Hashana

La Capacidad de Ver Felicidad

20 Septiembre 2021


Fuente: https://es.chabad.org/

Esta página fue generada en 0.0580530 segundos (21160)
2021-09-20T19:45:07-03:00