Noticias

La resistencia oculta de la mujer afgana

Fuente: https://orientemedio.news/

Por Manuel Ferez

Oriente Medio News – Muchas gracias por dialogar con nosotros, lo que nos honra. Por favor, cuéntanos un poco sobre tu biografía y tu trayectoria académica y profesional, ¿Cuáles son tus áreas de especialización?

Sarah Edgcumbe – Mi trayectoria académica realmente ha cobrado impulso en los últimos años, en lugar de una transición inmediata de la educación de pregrado a la educación de posgrado, debido al costo prohibitivo de la educación superior de posgrado en el Reino Unido.

Obtuve una licenciatura con honores en derechos humanos y justicia penal en 2005. En 2019 obtuve una maestría en estudios de conflictos y derechos humanos de la Universidad de Utrecht. Poco después de eso, también obtuve una maestría en protección de refugiados y estudios de migración forzada de The Refugee Law Initiative dentro de la Escuela de Estudios Avanzados de la Universidad de Londres. Mi disertación para la Universidad de Londres se centró en las necesidades especiales de protección de los desplazados internos iraquíes que se perciben como afiliados al grupo terrorista Estado Islámico, junto con las minorías desplazadas de los territorios en disputa de Irak. Mi tesis para la Universidad de Utrecht examinó cómo las mujeres afganas rurales resisten y reproducen simultáneamente la forma extrema de patriarcado que experimentan. Mi interés siempre ha estado en la intersección del conflicto, los derechos humanos, el género y la marginación.

Gracias a una beca de la Universidad de St. Andrews, pude obtener un doctorado en Relaciones Internacionales. Mi investigación se centra en el pueblo gitano en los entornos afectados por conflictos de Kosovo, Irlanda del Norte y Líbano. Estoy examinando específicamente las concepciones romaníes de la paz junto con sus prácticas cotidianas de resistencia a los resultados de la consolidación de la paz liberal. 

Esto me permitirá explorar cualquier disyuntiva entre los objetivos de la paz liberal y los de las comunidades marginadas (en este caso los romaníes), cuya marginación a menudo se ve reforzada por los marcos y políticas neoliberales contemporáneos de consolidación de la paz. 

Mi variada formación académica me ha permitido convertirme en una investigador interdisciplinaria, y como tal, con el apoyo de mis supervisores en la Universidad de St. Andrews, mi enfoque de investigación combina estudios de paz y conflicto con estudios de resistencia (que se encuentra dentro del campo de la sociología) y la antropología.

Mi carrera profesional se ha basado en el voluntariado y el trabajo en contextos afectados por conflictos, con personas «ordinarias» (es decir, no de élite), comunidades de base y grupos marginados, en lugar de élites urbanas.

Por ejemplo, existe una maravillosa ONG comunitaria en una comunidad ashkalí, egipcia y romaní en Kosovo llamada The Ideas Partnership. El voluntariado aquí realmente me abrió los ojos a las consecuencias de la marginación en contextos de paz frágil, y la necesidad de alentar activamente el liderazgo basado en la comunidad mientras elevaba las voces desde dentro de esa comunidad. Trabajar junto a comunidades marginadas y apoyarlas en la identificación y el logro de sus propios objetivos es muy importante para mí. Particularmente en un ámbito como la consolidación de la paz o el empoderamiento de las mujeres que tiende a ser monopolizado por donantes occidentales y programas concurrentes basados en una ideología occidental y neoliberal.

En los últimos años he trabajado como consultora de empoderamiento de la mujer en Afganistán y como gerente de programas de país para una organización de empoderamiento de la mujer en Irak, que se centró en jóvenes desplazadas y refugiadas.

Volví a la investigación en 2020, inicialmente trabajando para el Monitor de Minas Terrestres y Municiones en Racimo, antes de ocupar mi lugar en la Universidad de St. Andrews y especializarme en la marginación en entornos afectados por conflictos. También acabo de terminar un documento de investigación para el Programa de Investigación sobre Desplazamientos Internos, que es de naturaleza exploratoria, centrándose en los desplazados internos romaníes en Irak y Siria: describe su posición en los márgenes de la protección y la asistencia humanitarias.

OMN – ¿Cuál es tu experiencia con estas comunidades y qué elementos se cruzan con ellas?

SE- Lo primero que hay que tener en cuenta sobre estas comunidades es que hay muy poca investigación realizada que se centre específicamente en ellas, y mucho menos que incorpore sus propias narrativas, experiencias y expresiones de agencia. El hecho de no distinguir entre la experiencia de las minorías en general y los grupos marginados específicamente, pasa por alto por completo las experiencias de estigmatización, desprecio social, aislamiento y las consecuencias generalizadas que estas relaciones sociales tienen para las comunidades a largo plazo. Tal fusión también sirve para descuidar cualquier análisis de las dinámicas de poder tanto intergrupo como intragrupo. El resultado de esto es a menudo la formulación de políticas que refuerzan las fuerzas de marginación existentes, y que son perjudiciales para los grupos subordinados dentro de esa población marginada, como las mujeres, los jóvenes o los individuos LBTQ+, por ejemplo.

Existe una tendencia dentro de la investigación de la paz y el conflicto a ignorar por completo a los grupos marginados homogeneizando a las minorías nacionales, o a hablar solo a las élites de los grupos marginados en el supuesto de que representan a toda su comunidad. Esta falta constante de reconocimiento de la diversidad dentro de los grupos marginados sirve para silenciar a aquellos que están subordinados, pero que, sin embargo, a menudo tienen una visión clara de sus ideales y prioridades. Los miembros de un solo grupo pueden identificar una variedad de prioridades y presentar una diversidad de perspectivas. Es solo a través de la adopción de un enfoque más etnográfico y pasando tiempo dentro de estas comunidades que los investigadores podrán capturar una imagen realista de la dinámica de poder grupal, las redes de relaciones y las perspectivas. Tal enfoque etnográfico o ascendente de la investigación es crucial si queremos evitar caer en la trampa de pintar superficialmente a los grupos marginados en la categoría de «víctima», donde no los reconocemos en absoluto.


Las mujeres afganas rurales que conocí expresan su albedrío de muchas maneras a diario; al igual que las jóvenes desplazadas y refugiadas con las que solía trabajar en el Kurdistán iraquí; o la comunidad romaní, ashkalí y egipcia en Kosovo. Ya sea que se trate de negarse a seguir ciertas normas o expectativas sociales, ponerse físicamente en un espacio donde no se les espera o no se les da la bienvenida, rociar graffiti, criar a sus hijos subversivamente o levantar la voz de manera más audible, los miembros de estos grupos despliegan un repertorio de acciones sostenidas por la capacidad de agencia a diario. Tales acciones contienen una gran cantidad de potencial informativo, si solo nos tomamos el tiempo para observar, escuchar y, lo que es más importante, invitar a la colaboración o participación activa de los miembros de la comunidad en cuestión.

OMN –  En las últimas semanas Afganistán ha estado en el centro de noticias pero nos falta mucha información para pensar sobre Afganistán de una manera amplia. Leí tu artículo «Las mujeres rurales afganas como agentes de cambio y el fracaso de la consolidación de la paz liberal» y creo que podrías ampliar un poco sobre el Afganistán rural.

SE – Quisiera aprovechar la oportunidad para reafirmar mi opinión de que los que están en mejores lugares para debatir o explicar la situación en las zonas rurales del Afganistán son los propios afganos rurales. Por supuesto, acceder al Afganistán rural no es fácil dada la situación de seguridad, pero hay periodistas, investigadores, académicos y activistas locales que deberían ser buscados en este momento. La Asociación Revolucionaria de Mujeres en Afganistán (RAWA) es extremadamente activa en las redes sociales en este momento, y animaría a los lectores a seguirlas y apoyarlas. Del mismo modo, los libros sobre Afganistán de autores como Anand Gopal y el Dr. Elaheh Rostami-Povey proporcionan una imagen mucho más matizada de Afganistán que los medios de comunicación occidentales y los grupos de expertos orientados a la política exterior financiados por el gobierno o el lobby.

 Mi propia investigación en el Afganistán rural no puede pretender representar al Afganistán rural. Afganistán es un país increíblemente complejo y diverso. Más bien, solo puedo afirmar que mi investigación representa los puntos de vista de esas 130 mujeres rurales que participaron en grupos focales. Estas mujeres vivían en tres distritos de la provincia de Balkh y tres distritos de la provincia de Herat. Si ves un mapa de Afganistán, verás que estas son dos áreas distintas, pero pequeñas en comparación con el conjunto mayor.

Lo que puedo describir a través de las conversaciones que tuve con las mujeres rurales que participaron en mi investigación, es la pobreza implacable y aplastante que estas mujeres experimentaron. Esta precariedad existencial se combinó con una sensación de inseguridad física resultante de décadas de conflicto, que sentían que estaba completamente fuera de su esfera de influencia. Estas mujeres no tenían idea de lo que hacía el gobierno, porque el gobierno es una entidad abstracta para ellas. Nadie en una posición de autoridad se había tomado el tiempo para consultar a sus comunidades: las decisiones son tomadas en su nombre por poderes superiores, sin embargo, las mujeres con las que hablé no vieron ninguna mejora en sus comunidades o condiciones de vida.

Una preocupación importante entre las mujeres con las que hablé era que sus maridos a menudo estaban desempleados y que no podían pagar el alquiler, la alimentación adecuada, los medicamentos o las cuotas escolares. Este alto nivel de desempleo es a la vez un resultado y un impulsor de la pobreza desesperada experimentada en las zonas rurales de Afganistán. La infraestructura es deficiente y los servicios públicos están subdesarrollados o están completamente ausentes. El Afganistán rural representa una lucha incesante por sobrevivir para las familias más pobres. Para muchas de las mujeres con las que hablé, votar era lo último en su lista de prioridades. El desarrollo comunitario, el aumento de la provisión de asistencia social, las oportunidades de empleo y la seguridad física son mucho más preocupantes para ellos que los derechos civiles y políticos priorizados por los constructores de paz internacionales. De importancia, es el hecho de que la mayoría de las mujeres con las que hablé tenían problemas de salud física o mental, o tenían familiares inmediatos que sufrían de estas condiciones. La combinación de pobreza absoluta e inseguridad continua ha sido devastadora para las zonas rurales de Afganistán. Las mujeres con las que hablé se sintieron horribles porque no podían proporcionar a sus hijos el entorno y los recursos que necesitan para prosperar.

OMN – Has investigado sobre mujeres afganas en áreas rurales de las provincias de Hirat y Balkh de Afganistán ¿Cómo es la vida de las mujeres afganas rurales y en qué se diferencia de la vida de las mujeres en ciudades como Kabul?

SE – Esta es una pregunta difícil de responder porque las mujeres rurales, al igual que las mujeres en general, no son un grupo homogéneo. Por ejemplo, entre las mujeres rurales con las que hablé en 2019, algunas apoyaron al gobierno nacional que existía en ese momento, mientras que otras apoyaron a los talibanes. Sin embargo, todas las mujeres estuvieron de acuerdo en que querían paz en forma de seguridad física tanto dentro como fuera del hogar. El segundo consenso fue el deseo de desarrollo de sus comunidades como un medio para elevar su nivel de vida más allá de una lucha por la supervivencia. Otra narrativa dominante entre las mujeres rurales con las que hablé fue lo orgullosas que estaban de su identidad como mujeres musulmanas y lo mucho que amaban su religión. Cuando se les preguntó qué era lo que más les gustaba de ser mujeres afganas, la mayoría identificó su identidad musulmana.


La vida de muchas mujeres afganas es difícil, independientemente de si residen en ciudades, zonas periurbanas o comunidades rurales. La pobreza abunda y la inseguridad impulsada por los conflictos es generalizada. Una característica importante de mis conversaciones con mujeres afganas rurales, que no tengo comparación entre las mujeres urbanas, fue la prevalencia y la presencia de la violencia doméstica en su vida cotidiana. La violencia se utiliza rutinariamente como una forma de coerción, control y castigo, y muchas mujeres afirmaban que solo expresaban su descontento hasta cierto punto, ya que más allá de eso serían golpeadas por su esposo o parientes masculinos. No sé cuántas mujeres dirían que experimentan esto si conversara con una muestra de 130 mujeres afganas urbanas; tal vez menos, tal vez una proporción similar.

Es importante destacar que las mujeres rurales con las que hablé percibieron cualquier interferencia externa con su capacidad de identificarse como musulmana piadosa como una forma adicional de control o violencia. Para muchas de las mujeres rurales con las que hablé, usar el burka servía para demostrar su devoción religiosa y, a su vez, les proporciona un grado de respeto y seguridad al caminar en público. Esta demostración visible de piedad parece ser menos prioritaria para las mujeres urbanas, al menos en Kabul, aunque eso, por supuesto, no proporciona ninguna indicación de la profundidad de sus creencias religiosas. Mientras tanto, el burka en Occidente a menudo se asocia con el atraso, el victimismo o la falta de agencia. Es interesante cómo deshacerse del burka es liberador para algunas mujeres (generalmente urbanas), mientras que usarlo permite una mayor libertad para otras mujeres (generalmente rurales). Por supuesto, esto también es indicativo del contexto más amplio en el que viven estas mujeres, pero creo que es ingenuo suponer que si las mujeres rurales vivieran en un entorno más seguro, ellas también rechazarían el burka. Las comunidades rurales en general parecen ser más conservadoras, esto no es exclusivo de Afganistán, y como indicó mi investigación, las mujeres rurales resisten y refuerzan el conservadurismo patriarcal a diario. Cada elemento de la vida social contiene capa sobre capa de matices y complejidad, lo que frustra a los responsables políticos porque no hay una solución singular o directa.

 
Para mí, quizás la mayor diferencia entre las mujeres urbanas y rurales es su ideología y enfoque hacia otras mujeres (así como hacia los hombres). Una vez más, esta es una generalización, y representativa solo de las mujeres rurales con las que hablé, combinada con mi experiencia de vivir en Kabul durante un corto período de tiempo. Las mujeres rurales con las que hablé se posicionaron como parte de un todo cohesivo más amplio; la de su comunidad (con la excepción de las mujeres desplazadas internamente), así como la de su familia. Para protegerse mutuamente de caer presa del conflicto y la inseguridad que los rodeaba, las familias rurales trabajaban juntas, compartían alimentos cuando una familia no tenía nada y, en general, vivían como un solo organismo. Esto no es para romantizar a las comunidades rurales: una vez más, reitero que la gran mayoría de las mujeres con las que hablé experimentaron la violencia doméstica como una amenaza omnipresente a lo largo de sus vidas, y la gravedad de la pobreza experimentada por las familias rurales puede llevar a algunas a participar en mecanismos de enfrentamiento negativos.

En general, las mujeres rurales con las que hablé favorecen un enfoque mucho más colectivo del empoderamiento que las mujeres urbanas, que a menudo tendían a ver el empoderamiento como una búsqueda individual construida en torno a los derechos civiles y políticos y la obtención de un trabajo en la ONU. Mientras que las mujeres urbanas están expuestas a las estructuras capitalistas y a las políticas neoliberales de manera más directa, a menudo pareciendo internalizar estas estructuras como el marco más deseable para la gobernanza, las mujeres rurales con las que hablé generalmente favorecen el desarrollo de comunidades mucho más igualitarias.

OMN.- ¿Cuáles son las estrategias de resistencia de las mujeres afganas en general y de las mujeres afganas rurales en particular frente a la pobreza, el fundamentalismo religioso y las políticas gubernamentales fallidas?

SE – Las mujeres rurales con las que hablé se involucraron casi por completo en la resistencia cotidiana. Esta forma de resistencia ha sido escrita y elaborada por muchos académicos, pero el principal estudioso de la resistencia cotidiana es James Scott. Define la resistencia cotidiana como «armas ordinarias de grupos impotentes: arrastre de pies, disimilación, falso cumplimiento, robo, ignorancia fingida, calumnia, incendio provocado, sabotaje, etc. Requieren poca o ninguna coordinación o planificación; a menudo representan una forma de autoayuda; y por lo general evitan cualquier confrontación simbólica directa con la autoridad o con las normas de la élite». Fundamentalmente, los actos de resistencia cotidiana son sutiles u ocultos por necesidad: se realizan en entornos donde un acto de resistencia visible o declarado probablemente resultará en un daño inmediato. La resistencia cotidiana es, por lo tanto, una forma de resistencia que incorpora la supervivencia al tiempo que permite al sujeto expresar su albedrío.

Las mujeres afganas rurales con las que hablé se involucraron más notablemente en formas de resistencia cotidiana, como cotillear y hacer bromas sobre sus esposos y otros hombres en posiciones de poder. Esto puede no sonar como resistencia para una audiencia occidental, pero permítanme proporcionar un poco de contexto. 

Afganistán en su conjunto es un país muy conservador y se espera que las mujeres no hablen de sus maridos o de sus asuntos familiares fuera del hogar. Como me explicaron las mujeres, si su esposo las ha estado maltratando o molestando, se «morderán» sobre él todo el día a sus conocidas de confianza. Harán bromas sobre él y se quejarán de él, llegando incluso a ridiculizar su desempeño sexual entre las mujeres en las que realmente confían. Las mujeres ven esto como un mecanismo de supervivencia, ya que les permite expresar simultáneamente sus emociones mientras se ofrecen apoyo mutuamente. Dentro del contexto más amplio de una comunidad conservadora donde se espera que lo que sucede en el hogar permanezca en el hogar, esta forma de resistencia es en realidad tremendamente rebelde. Se dirige no solo al marido, sino también a las normas sociales patriarcales que priorizan el silencio sobre la seguridad, y que buscan controlar cómo se comportan y hablan las mujeres.

Otros medios para resistir el desequilibrio en la dinámica de poder entre marido y mujer se desplegaron en forma de «falsa deferencia» o «cumplimiento calculado». En estos casos, las mujeres se presentaban como si cumplieran con los deseos de su esposo, pero encuentran formas de cumplir mal sus deseos, o se quejan y lo ridiculizan una vez fuera de su rango auditivo. Las mujeres veían ese comportamiento como un medio a través del cual expresar su frustración mientras mantenían sus límites y orgullo, al tiempo que garantizaban que permanecieran a salvo.

 
De gran interés para mí fue el medio a través del cual las mujeres con las que hablé resistieron la normalización de la violencia y el conflicto en general. Lo hicieron adoptando, pero armando, estrictas normas de género que dictan que las mujeres deben criar a los niños. Las mujeres tomaron la decisión consciente de enseñar a sus hijos no sólo a abstenerse de golpear a las niñas y las mujeres, sino a no participar en la violencia en absoluto; prohíben a sus hijos golpear a las niñas, así como golpear a sus hermanos, amigos u otros niños dentro de la comunidad. Esta forma de crianza subversiva distorsiona las normas patriarcales existentes y la veneración cultural de los hombres guerreros. 

Las mujeres describieron su empleo de esas técnicas de crianza de los hijos identificando cómo los actos individuales de violencia contra la mujer disminuyen, o se pasan por alto, cuando se realizan entre muchos otros actos de violencia que ocurren a diario contra hombres, mujeres y niños. Además, las mujeres también justificaron esta resistencia a través de la crianza de los hijos en términos de garantizar que sus hijos se conviertan en buenos musulmanes, divergiendo del comportamiento de cualquier miembro de la familia masculino abusivo que las mujeres vean como un comportamiento incompatibible con su comprensión del Islam.

Lo que podemos ver en estos ejemplos es que las mujeres rurales tienen claramente una visión de un futuro mejor; un futuro en el que se borre la violencia contra la mujer, y los conflictos en general, y en el que el Islam siga estando a la vanguardia de la vida familiar y comunitaria. Descuidar la sabiduría, las experiencias y las perspectivas de estas mujeres es llevar a cabo una gran injusticia contra Afganistán.

Cabe destacar el hecho de que las mujeres con las que hablé se sintieron muy incómodas al usar el término «resistencia» para describir sus acciones, prefiriendo usar la palabra «desafiante» en su lugar, por ejemplo, «desafiar a los hombres» o «desafiar a la sociedad». Las mujeres entendieron la resistencia en términos absolutos, reconociéndola como forma de política contenciosa o acción visible, a menudo impulsada por lo que perciben como una agenda no islámica.

OMN – Realizaste investigaciones comparativas sobre las concepciones cotidianas de la paz y la resistencia de las comunidades romaníes de Kosovo, Líbano e Irlanda del Norte. Cuéntanos un poco sobre esta investigación y cómo se conectaría con tu experiencia e investigación en Afganistán.

SE – Lo que puedo decirles de la revisión de la literatura es que hay muy poco escrito sobre la comunidad romaní en Irlanda del Norte y el Líbano. No se ha escrito nada en absoluto sobre su posición con respecto al conflicto o los esfuerzos posteriores de consolidación de la paz en estos países. Es casi como si no existieran (aparte de los lingüistas en el caso de los romaníes libaneses). En Kosovo, se ha escrito más sobre la comunidad romaní, ashkalí y egipcia, pero es revelador que prácticamente ninguna de estas publicaciones haya buscado activamente las narrativas, las experiencias vividas o la participación activa de la comunidad. Una vez más, no he encontrado ninguna literatura que examine la relación entre la comunidad romaní, ashkalí y egipcia y las políticas e iniciativas de consolidación de la paz en Kosovo. La mayor parte de las investigaciones realizadas sobre la comunidad romaní en Kosovo son realizadas por investigadores mediante el uso de encuestas, que aunque capturan una amplia instantánea de la posición socioeconómica, carecen de contexto, lo que reduce a la comunidad a la condición homogénea de las víctimas empobrecidas de discriminación.

A través del uso de un marco modificado de Indicadores de Paz Cotidiana (creado por Pamina Firchow, pide a las comunidades que creen sus propios indicadores para la paz), combinado con la investigación etnográfica, busco obtener narrativas de una selección diversa de individuos romaníes, contra una colección más amplia de indicadores formulados por la comunidad que definen lo que significa la paz para ellos. A partir de aquí, se puede analizar cualquier correlación o contraste entre los indicadores de paz creados por la comunidad y los indicadores utilizados por el mecanismo liberal de consolidación de la paz en cada país. Además, se examinarán todas las prácticas cotidianas de resistencia a los resultados de la consolidación de la paz a fin de compilar una imagen centrada en la comunidad de lo que ha significado la consolidación de la paz liberal, en comparación con lo que la paz podría y debería significar. Es muy probable que tales comunidades enumeren indicadores como el aumento del bienestar, una mejor prestación de servicios, el acceso a la educación y el desarrollo comunitario, en lugar de derechos civiles y políticos más individualizados, o la seguridad física interpretada simplemente como la falta de violencia manifiesta, como se prioriza dentro de la ideología capitalista y neoliberal de la consolidación de la paz liberal.

Para las comunidades cuyas vidas se ven afectadas por la discriminación de innumerables maneras, no podemos esperar asegurar una paz sostenible sin pedir a esas mismas comunidades que guíen el camino. La maquinaria liberal de consolidación de la paz y el marco de política neoliberal que inevitablemente conlleva, solo sirve para marginar aún más a las comunidades ya severamente empobrecidas, a su vez reforzando aún más su «otredad» de la población mayoritaria.

OMN – ¿Cómo abordamos las experiencias de vida de estos grupos marginados sin imponer nuestra visión del mundo? ¿Cómo podemos crear una conexión empática con tales grupos?

SE – Los investigadores deben reconocer las vulnerabilidades y adoptar un enfoque continuamente reflexivo. Reconocer que nuestras responsabilidades éticas continúan, incluso después de haber abandonado las comunidades y publicado investigaciones, es clave para generar confianza con los grupos marginados y hacernos responsables ante ellos. Es importante que reconozcamos que la creación de confianza lleva tiempo y, como tal, cualquier financiación debe adaptarse a esto.

Lo ideal sería colaborar en la investigación con un miembro de la comunidad, o un portero de confianza. De suma importancia es trabajar con la comunidad para facilitar la identificación de formas en que nosotros, como investigadores, podemos ser de ayuda para la comunidad, en lugar de adoptar un enfoque de «paracaídas dentro y fuera». Evitar la explotación mientras se buscan activamente formas de demostrar solidaridad son principios que deberían subrayar toda investigación, pero en particular la investigación que involucra a grupos marginados.

Existe una tendencia dentro de la consolidación de la paz y el ámbito humanitario a decir a las poblaciones marginadas lo que necesitan, en lugar de preguntarles. Es importante embarcarse en la investigación con una mente abierta: las comunidades pueden identificar prioridades completamente diferentes a las que esperaríamos, o incluso comportarse de maneras con las que no estamos de acuerdo. Pero debemos reconocer nuestro propio lugar dentro de las estructuras de dominio y las jerarquías de poder: debemos alentar y apoyar a las comunidades marginadas para que lideren el camino en cualquier ámbito que las afecte. Debemos exigir que las organizaciones internacionales y los gobiernos nacionales escuchen.

Ultimas Noticias Ver más

El papel de los mercenarios palestinos de Irán
Noticias

El papel de los mercenarios palestinos de Irán

28 Octubre 2021


Por Khaled Abu Toameh Fuente: Gatestone.org

MiSinai
Mundo Judío

MiSinai

28 Octubre 2021


Compartimos con nuestros lectores MiSinai.

Esta página fue generada en 0.0952890 segundos (12979)
2021-10-28T12:36:45-03:00