Noticias

Cómo los líderes palestinos infligen dolor a su pueblo

Khaled Abu Toameh, publicado en Gatestone Institute

Cuando los palestinos que viven en la Franja de Gaza controlada por Hamas se manifiestan contra Israel, muchos en la comunidad internacional, incluidos los principales medios de comunicación, se dan cuenta rápidamente de la protesta.

Sin embargo, parece mucho menos digno de noticias cuando los palestinos salen a las calles para protestar contra los líderes palestinos, incluida la Autoridad Palestina (AP) y Hamas.

Cuando los periodistas extranjeros hablan de la terrible situación económica en la Franja de Gaza, tienden a dejar de mencionar la responsabilidad de la Autoridad Palestina y Hamas por el sufrimiento de los palestinos que viven allí. En cambio, los periodistas casi siempre optan por culpar a Israel. De alguna manera, no se hace ningún esfuerzo para responsabilizar a los gobiernos de la Autoridad Palestina o de Hamas por la miseria de su pueblo.

Los dos partidos rivales se han enfrentado mutuamente desde 2007, cuando Hamas organizó un golpe violento contra la Autoridad Palestina, arrojó a los funcionarios de la Autoridad Palestina desde el último piso de los edificios altos y tomó el control de toda la Franja de Gaza. Desde entonces, Hamas ha convertido la Franja de Gaza en una base para grupos terroristas respaldados por Irán y una plataforma de lanzamiento para disparar miles de cohetes contra Israel.

El Presidente de la Autoridad Palestina Mahmud Abbas (Foto: Wikimedia Commons)

 

Al otro lado de Israel, en Cisjordania, la Autoridad Palestina, por su parte, ha estado haciendo grandes esfuerzos desde entonces para derrocar al régimen de Hamas, incluso imponiendo sanciones financieras a los palestinos en la Franja de Gaza con la esperanza de que de una manera dura de la vida inducirá un día a los residentes a rebelarse contra Hamas.

En las últimas semanas, cientos de palestinos en la Franja de Gaza han protestado por las sanciones impuestas por la Autoridad Palestina en Cisjordania, incluido el recorte de los salarios a los funcionarios públicos sospechosos de no ser lo suficientemente leales a los líderes palestinos en Cisjordania.

Los manifestantes han pedido ayuda a la Unión Europea, sin éxito. Los intentos de los manifestantes de llamar la atención de los medios internacionales sobre su difícil situación también han sido totalmente ignorados. Esta es la misma UE que se apresura a criticar a Israel por el tema de la construcción en los asentamientos u otras medidas, como la reciente decisión de etiquetar a seis ONG palestinas como organizaciones terroristas debido a su afiliación con el Frente Popular para la Liberación de Palestina de la OLP. (PFLP), que ha sido designada como Organización Terrorista Extranjera por Estados Unidos y Europa.

En 2017, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, impuso una serie de sanciones financieras a la Franja de Gaza como parte de su esfuerzo por socavar a Hamas. Las sanciones incluyeron, entre otras cosas, recortar los salarios de miles de funcionarios públicos, detener la ayuda financiera a las familias necesitadas y negarse a pagar la electricidad suministrada por Israel a la Franja de Gaza. Además, Abbas suspendió la financiación de transferencias médicas para pacientes de la Franja de Gaza a hospitales en Cisjordania.

Las sanciones desencadenaron una ola de protestas en Cisjordania, donde los palestinos salieron a las calles para exigir que Abbas levantara las sanciones de inmediato. Las protestas pacíficas fueron aplastadas rápida y violentamente por las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina. Una vez más, esas protestas y la represión no parecieron interesar a muchos en la comunidad internacional, especialmente a los donantes occidentales que financian la Autoridad Palestina. Si las manifestaciones hubieran tenido lugar contra Israel, sin duda habrían recibido una amplia cobertura y aullidos de indignación por parte de los principales medios de comunicación de Occidente.

Lo mismo, por supuesto, se aplica a la reciente protesta contra la Autoridad Palestina en la Franja de Gaza. Los manifestantes acusan a Abbas de discriminación porque sus sanciones se dirigen únicamente a los palestinos que viven en la Franja de Gaza.

Salah Abdel Ati, jefe de la Comisión Internacional de Apoyo a los Derechos del Pueblo Palestino, dijo que el sufrimiento continuo de los funcionarios públicos cuyos salarios fueron suspendidos por Abbas era «el resultado de las políticas discriminatorias de la Autoridad Palestina».

Abdel Ati acusó a Abbas de no implementar las sentencias judiciales que ordenaban a la Autoridad Palestina restaurar los salarios y rescindir su decisión de obligar a miles de empleados a jubilarse anticipadamente.

Las sanciones de Abbas, agregó, han hecho que los funcionarios públicos y sus familias sean vulnerables a la pobreza extrema.

El 31 de octubre, un comité que representaba a 600 palestinos cuyos salarios fueron cortados por Abbas organizó una sentada frente a la sede de la facción Fatah (encabezada por Abbas) en la Franja de Gaza para exigir el fin de las sanciones.

Los manifestantes acusaron a los líderes de la Autoridad Palestina de castigar a los palestinos en la Franja de Gaza por su supuesta afiliación con los rivales políticos de Abbas, incluido Hamas y el derrocado líder de Fatah, Mohammed Dahlan, un crítico abierto del líder palestino.

Anteriormente, el comité envió un mensaje a la UE en el que se quejaban de las medidas punitivas de Abbas contra los palestinos en la Franja de Gaza. El mensaje fue enviado antes de una visita a varios países de la UE por parte del primer ministro de la Autoridad Palestina, Mohammad Shtayyeh.

Hamed Abu Wadi, uno de los funcionarios afectados por las sanciones de Abbas, hizo un llamamiento a los países de la UE para que presionen al gobierno de la Autoridad Palestina para que reanude el pago de los salarios.

Según Abu Wadi, el liderazgo de la Autoridad Palestina cortó los salarios como una forma de silenciar y castigar a sus críticos.

Dirigiéndose a la UE, escribió : «Ustedes son los que brindan ayuda a la Autoridad Palestina, que nos está privando de nuestros salarios y derechos en violación de la ley».

Otra víctima, Emad Abu Taha, también pidió a la UE que ejerza presión sobre la Autoridad Palestina para que respete la ley y aplique sentencias judiciales para restaurar los salarios de los empleados.

Además de los funcionarios públicos, las sanciones de Abbas también han afectado a decenas de prisioneros palestinos de la Franja de Gaza que se encuentran recluidos en una prisión israelí por delitos relacionados con la seguridad.

Según los informes, los prisioneros han amenazado con hacer una huelga de hambre en protesta por las sanciones de Abbas, diciendo que los líderes de la Autoridad Palestina han ignorado los repetidos llamamientos para restablecer sus salarios.

Abbas no suspendió los pagos a los prisioneros debido a su participación en el terrorismo. Su política de pagar subsidios a miles de prisioneros y familias de palestinos muertos mientras llevaban a cabo ataques contra israelíes sigue en vigor. Desde que se estableció la Autoridad Palestina en 1994, ha gastado miles de millones de dólares en pagar salarios mensuales a terroristas encarcelados y liberados, y subsidios a terroristas heridos y las familias de terroristas muertos.

En cambio, Abbas decidió castigar a los prisioneros de la Franja de Gaza debido a su afiliación con sus rivales políticos.

Las familias de los prisioneros dijeron que enviaron una carta a Abbas, pero no han recibido respuesta. Las familias ahora amenazan con intensificar sus protestas contra las medidas de Abbas, que, agregaron, son «una clara violación de las leyes palestinas».

Una vez más, los líderes palestinos están castigando a su propio pueblo como parte de la lucha por el poder entre la Autoridad Palestina y Hamas. Una vez más, esto está sucediendo mientras el mundo se aleja de los perpetradores y fija su mirada obsesiva en Israel.

Si la administración Biden se toma en serio la reactivación de un proceso de paz entre Israel y los palestinos, debería comenzar por intentar hacer la paz entre el miniestado palestino en la Franja de Gaza y la entidad de la Autoridad Palestina de Abbas en Cisjordania.

Si la UE realmente se preocupa por poner fin al sufrimiento de los palestinos, primero debe responsabilizar a Abbas de imponer sanciones a su pueblo y dejar de usar la Franja de Gaza como plataforma de lanzamiento para librar la yihad (guerra santa) contra Israel. Esto, y no las dosis diarias de denuncia de Israel, es el único medio de ayudar a los palestinos y lograr la estabilidad y la paz en Oriente Medio.

 

 

Khaled Abu Toameh es un periodista galardonado con sede en Jerusalén.

Traducido para Porisrael.org y hatzadhasheni.com por Dori Lustron

 

https://www.gatestoneinstitute.org/17928/palestinian-leaders-inflict-pain

Ultimas Noticias Ver más

Un flagelo creciente: antisemitismo en los campus universitarios en Estados Unidos
Mundo Judío

Un flagelo creciente: antisemitismo en los campus universitarios en Estados Unidos

06 Diciembre 2021


Hillel Internationl y ADL exponen datos alarmantes

Hitler y Freud, y una intrigante novela
Cultura

Hitler y Freud, y una intrigante novela

06 Diciembre 2021


Por IONATAN WAS. Fotos: MARCELO (PÁJARO) SINGER

Esta página fue generada en 0.0598691 segundos (10588)
2021-12-06T13:45:47-03:00