Noticias

La radicalización terrorista

Fuente: CJL Fuente: David Garriga

En marzo de 2016, Omar Peralta atacó con un  cuchillo a David Fremd en la ciudad de Paysandú, Uruguay. Lo hizo “en nombre de Alá”.  

Fremd falleció horas más tarde en un centro  médico, y Peralta fue declarado inimputable  por tener trastornos psiquiátricos. 

¿Cómo llega un maestro de 35 años a convertirse a una versión radicalizada del islam y  cometer un atentado de estas características  en nombre de la Yihad internacional? 

A continuación David Garriga, responde en  detalle cómo són los procesos de radicalización  islámica en occidente, y cuáles son las señales  de alerta para trabajar en materia de prevención. 

David Garriga es Licenciado en Criminología  y Política Criminal, tiene un máster en  Mundo Árabe e Islámico, es autor de nume rosos libros y artículos, y Presidente de CISEG  (Comunidad de Inteligencia y Seguridad  Global), la organización española sin fines  de lucro que reune profesionales en la lucha  contra la radicalización violenta yihadista. 

¿Cuáles son los primeros pasos en el proceso de  radicalización? 

Una persona cualquiera no se levanta de un día  para el otro, agarra un cuchillo y mata por una  ideología. Hay un proceso, algunas veces más  rápido y otras más lento. Por ejemplo Al Qaeda  necesitaba entre tres y cinco años, y Daesh en uno  o dos puede convencer a un chaval o una chica de  que se radicalice.  

La radicalización tiene dos partes: la radicalización  cognitiva, esto es que una persona tenga ideas  radicales, que en principio no sería un delito, y la  radicalización violenta, que lleva a esta persona a  no solo tener ideas radicales, sino a tener conductas  violentas. En este último caso, las fases que  observamos en los jóvenes con los que trabajamos  suelen ser principalmente cinco.  

La primera, que denominamos etapa de iden ti cación, es cuando el reclutador, que es una  persona que está adoctrinada y formada para  detectar qué jóvenes son candidatos a ser radicali zados, observa un chico que tiene vulnerabilidades  para radicalizarse.  

Entonces entra dentro de un proceso de captación,  que es cuando un reclutador contacta con este  jóven y le empieza a hacer lo que conocemos como  el “lavado de cerebro”, una práctica de distorsiones  cognitivas. Luego entra en una etapa de  adoctrinamiento, que en Occidente podría ser sólo  ideológica, pero en otros países podría incluir  adiestramiento en armas, sobre todo en armas  largas y fabricación de explosivos. 

Esto lleva a una fase de  idelización, en la que ya no  hay marcha atrás. En esta etapa  finall el chico está  convencido de que es el elegido para esa causa, y es  difícil aquí aplicar programas de desvinculación.  Finalmente, la última etapa es la de acción, que es  cuando activan a este hombre para que atente, o lo  mantienen latente hasta que tenga que atentar.  

¿Qué tipo de perfiles son más comúnmente  objetivos de los reclutadores?  

El perfil del reclutado ha ido variando con los años.  Pensemos que estos grupos terroristas son  inteligentes, tienen una  nanciación y una  estructura muy potente y saben muy bien lo que  quieren a mediano y largo plazo. Entonces, cuando  ven que hay per les que ya están detectados,  cambian la es trategia. 

Al día de hoy el perfil ha bajado bastante la media  de edad. Si antes Al Qaeda estaba buscando  personas entre 30 y 35 años, ahora está buscando  incluso menores de edad. A nivel conductual, están  buscando per les vulnerables, es decir, que el chico  2 o la chica estén teniendo indicadores de crisis de  identidad, que se puede atribuir según el lugar a  diferentes cosas.  

En España, por ejemplo, nos encontramos que van  muy detrás de chicos que son de segundas genera ciones de inmigrantes. Ellos al haber nacido en  España se sienten en un paso intermedio, no se  sienten integrados en España ni tampoco en el país  de sus padres, entonces esa crisis de identidad les  ayuda mucho a los terroristas a tirarlos hacia ellos.  Otros factores que inciden son los agravios sociales  que sufren los musulmanes en las calles, la falta de  alternativas económicas y la búsqueda del éxito  fácil, la necesidad de pertenencia, y  finalmente, uno  de los indicadores que más han sabido trabajar  estos terroristas a través de las redes sociales es el  sentimiento de odio. Utilizan el odio que crean en  estos jóvenes contra ellos mismos y contra su  propio país, contra Occidente en general. 

En cuanto a las características psicológicas, lo que  hemos visto mucho es la presencia de trastornos  límites, o trastornos antisociales de la personalidad,  pero vamos, en cuanto a diagnósticos psiquiátricos  o psicóticos, no hay ninguno, y realmente no buscan  esos per les precisamente. 

¿Cómo abordamos el problema de la radica lización desde una perspectiva de género?  ¿Cuál es el rol de la mujer en la yihad? 

Este es el rol que más ha evolucionado. Cuando  empezó, Al Qaeda relegaba a la mujer a ser la  cuidadora del muyaihidin, soldado y guerrero de la  yihad. Básicamente su rol era procrear y cuidar a  los yihadistas, sobre todo a su marido cuando  regresara de la batalla. Con Daesh pasaba al inicio  un poco igual, pero muy rápidamente evolucionó, y  mientras a muchas de las que se captó para ir a este   idílico “Estado Islámico” era para procrear, porque  justamente era lo que necesitaban para expandir la  base de terroristas, rápidamente comenzaron a  darles roles mucho más importantes: ya no solo ser  madres y esposas sino ser reclutadoras activas,  difundir propaganda, y sobre todo, brindar apoyo  logístico. 

Hay tres principales motivaciones que llevan a un  hombre o una mujer a acceder a este tipo de  radicalización: las ideológicas, o sea “yo creo en  esta ideología que me están vendiendo”, las  existenciales o identitarias, “yo me siento  identi cado con ellos”, y las emocionales o  afectivas, te vas allí porque estas enamorado de un  muyahidin o porque te quieres casar con un  terrorista. 

Las motivaciones ideológicas representan un 70%  entre los varones, y solo un 15% entre las mujeres.  La mayoría de ellas (60%) se unen por  motivaciones identitarias o existenciales. Y en  cuanto a las motivaciones emocionales y afectivas, están a la par, para los hombres están sobre el 20%  y para las mujeres, sobre el 25%. Por lo tanto, esa  imagen que se vendió de que la mujer iba a formar  parte de este grupo terrorista porque se  enamoraba de un muyahidin, y la ubicaba como  sumisa y relegada es falsa, realmente el porcentaje  no es tan alto.  

Ahora, hay diferentes tipos de radicalización, ¿no? Porque no es lo mismo, por  ejemplo en América Latina, el ataque planificado y coordinado contra la AMIA en  Argentina que el ataque con cuchillo que  realiza un individuo auto radicalizado,  como ocurrió con David Fremd en Uruguay. 

Correcto. Realmente esto es un poco el quid de la  cuestión. Ellos desde un inicio han sabido trabajar  en dos ámbitos. Uno es el de las células, personas  coordinadas para actuar conjuntamente, y que  pueden realizar atentados muy fuertes. Estos  terroristas están formados, adoctrinados y  adiestrados en armas largas y en explosivos, y son  los que podríamos llamar “terroristas de más  impacto”. Esta gente es preparada durante un  tiempo y realmente cuando actúa, si actúa, sea  individualmente o en célula, realiza un atentado de  grandes víctimas y de gran repercusión.  

Pero por otro lado también trabajan con terroristas  individuales que no han sido formados, muchos de  ellos se auto adoctrinan solos a través de las redes  sociales con su propaganda. Y aquí tenemos  diferentes tipos: están los “guiados”, chicos y  2 chicas jóvenes que no forman parte del grupo  terrorista, que fueron captados a través de redes  sociales pero no tuvieron un adoctrinamiento    como los que tienen los de las células, y que  básicamente los convencen para que salgan y  maten. Como no tienen una formación o un  adiestramiento en armas largas y explosivos, lo  único que pueden hacer es coger un cuchillo o un  camión. 

Luego están “los inspirados”, que no tienen casi  contacto con ningún reclutador, se radicalizaron solo  a través de la propaganda, y por “x” motivos se  activan en momentos dados y salen a la calle y matan.  

Y  nalmente, “los imprevisibles” son gente que por  cualquier noticia que vean que atenta contra su  ideología salen a la calle y matan. Recordarán un  caso clásico de hace poco tiempo, el atentado que  hubo en Francia de un chico que decapitó al  profesor de una chica por haberle dicho que saliera  de clase por su religión cuando se iba a hablar de  un tema puntual. Pues este chico se consideró  terrorista yihadista pero realmente a él lo que lo  hizo salir a la calle, aunque tuviera una  radicalización previa, era que esa noticia no le  cuadraba, no la aceptaba, y acabó matando al  profesor.  

Entonces, estos terroristas individuales sin  formación y adoctrinamiento tienen un impacto que  en cuanto a cantidad de víctimas es menor, pero a la  hora de ser detectados por la policía es más  complicado. Porque como se radicalizan muchas  veces solo online y el tiempo que necesitan para  hacerlo es bastante corto, es difícil que la policía los  tenga detectados y los pueda parar a tiempo. Las  células y los terroristas formados y adoctrinados  tienen un proceso más largo, es más fácil que la  policía los pueda detectar a tiempo y frenar, aunque si no lo hace el atentado es mucho más  grave y la repercusión es tremenda.  

Para ir terminando, todos sabemos que  América Latina es una de las regiones más  desiguales del mundo, y a partir de la crisis  desencadenada por la pandemia del  COVID-19 la brecha se intensi có. Teniendo  en cuenta esta nueva realidad,

¿Cuáles son  los efectos que podríamos proyectar en  términos de radicalización? 

El COVID ha acelerado el proceso que tenían estos  terroristas para implantar su radicalización a nivel  mundial, pues ha potenciado y acelerado la  radicalización online. Hay que pensar que son un  terrorismo inteligente, sabían que durante el  COVID iban a incrementarse las horas que las  personas pasarían frente al ordenador, que los  chicos pasarían más tiempo jugando a la Play  Station o estando en redes sociales, y aceleraron y  

multiplicaron casi por tres su  nanciación dirigida  a expandir su propaganda y su radicalización allí.  Dicho esto, en España por ejemplo hemos visto que  en solo los primeros seis meses del 2020, en plena  pandemia que estabamos todos con nados,  hubieron más detenciones de terrorismo yihadista  que en todo el año de 2019. La mayoría de ellos  fueron detenciones por auto-adoctrinamiento,  justamente por estos discursos que estos  terroristas difundían en las redes sociales.  

Hay tres puntos principales en los que ellos trabajan  actualmente. Aparte de la difusión a nivel  internacional, están enfocados en prisiones. Sabían  que sus terroristas acabarían en prisión y ya habían  preparado toda una estrategia para que el hecho de  pasar por allí no sea vivido por el terrorista como  una castigo, sino como la vía adecuada y correcta  en su camino para la yihad.  

Otro de los temas que nos preocupa es el de los  retornados. Muchos occidentales fueron a combatir  con estos terroristas, y ahora se encuentran con  que han sido detenidos, están en campos de  refugiados esperando que sus países de origen les  accedan el derecho a retornar. ¿Qué pasa con  esto? Es muy complicado porque estamos  hablando de hombres y mujeres que han ido ahí a  luchar con estos terroristas y a la hora de volver a  su país es un delito.  

Finalmente, el otro espacio es el de los menores,  cuya exposición a la radicalización yihadista se ha  potenciado mucho después del COVID con toda la  propaganda y el reclutamiento en internet a través   de las redes sociales. lo que  hacen es tantear su ideología e irlo reclutando.  Sin embargo realmente con menores no podemos  pensar que es solamente el tema de la captación  online, también la of ine existe. Justamente noso tros vimos que en los atentados de Barcelona, de la  célula que actuó, tres de los jóvenes eran menores  de edad, y justamente su acercamiento y captación  no fue a través de redes sociales, sino que fue a  través de gente cercana y del ámbito familiar. Hay  que estar muy pendientes en ambas vías. 

Ultimas Noticias Ver más

La esperanza- y la advertencia- de un realista científico israelí
Entrevistas

La esperanza- y la advertencia- de un realista científico israelí

20 Enero 2022


Con el Dr. Shay Fleishon, Director Ejecutivo del BioJerusalem Center  

Esta página fue generada en 0.0798631 segundos (4422)
2022-01-21T04:56:02-03:00