Mundo Judío

Comida oriental en Buenos Aires

Por Eli Aljanati

Hace pocos días me toco estar en Buenos Aires y hacía ya tiempo que tenía en la cabeza la idea de hacer un tour gastronómico sobre la comida judía allí.

Es enorme la cantidad de lugares que ofrecen comida judía de los mas variados orígenes en la capital argentina. Facilmente en el buscador de sus computadoras o celulares podrán encontrar una lista de todos ellos.

Gracias a los oficios de un gran amigo –Leandro Peres Lerea- y dado el poco tiempo que tenía para quedarme, terminé yendo a comer a uno de todos ellos: Liliana Helueni Restaurante.

En su pagina web (helueni.com.ar) nos cuenta:

La cocina nos da nacimiento y razón de ser, somos una empresa familiar, con un legado de más de cien años dentro del mundo de la comida árabe que se remonta a fines del siglo XIX, cuando la familia Helueni, llega a la Argentina proveniente de Alepo, Siria. Con el correr del tiempo y la historia se fueron sucediendo distintos emprendimientos de la familia, hasta llegar a este.

En el 2001, luego de mucho esfuerzo, Liliana Helueni junto a sus hijas, abre este su primer local en la calle Santiago del Estero 244. Desde entonces, abrimos nuestras puertas día a día, para ofrecerte los más variados platos árabes-sefaradíes, para que puedas disfrutarlo, tanto en nuestro restaurante como en tu casa o para cualquier reunión o evento. Cada día buscamos los mejores ingredientes para que el sabor sea ese tan especial que te lleva a la memoria de aquellos tiempos.

Ubicado cerca del Congreso de la Nación, es un lugar no demasiado grande ni ostentoso, pero que apenas uno entra, sabe que llegó a Medio Oriente.

Lo primero que me llamó la atención al entrar fue la asadera (perdón, si ese no es el término técnico)  llena de baklavah . Un sacudón a los sentidos, de entrada.

Una  vez que me senté, me llegó el platito para ir haciendo boca, pan de pita con salsitas y algo parecido a una criollita que liquidé en 1 minuto. Especial. 

Cuando llegó Leandro, era obvio que la idea era pedir una tabla con una variedad de especialidades.

Les voy a comentar muy brevemente (para que se queden con las ganas) todo o casi todo lo que probé.

Llegaron Boios de verdura, concrantes….

Lehmeyun,  espectaculares y en cantidad abundante.

Kipe de carne, algo a lo que no estaba acostumbrado a comer acá .

Falafel, el tradicional.

Para mojar todo eso, si quieren, llegó Hummus (no hay que explicar lo que es), babaganush (una pasta a base de berenjena) y tabule (trigo burgul con tomate, cebolla y pepino, algo asi como la criollita de Oriente).

Tambien llegaron unas trigonas de queso (pero alla no las llaman asi, y si no eran,  se parecían mucho). Super ricas.

De postre, como lo dije al principio, baklavah, pero habían deditos de novia, kadaif de lo que se les ocurra y té de menta (para bajar todo eso).

Las fotos de todo esto y mucho mas (no les hablé de los platos principales, en donde hay niños envueltos en hojas de parra, arroz a la turca, obviamente y muchas cosas mas) las podrán ver tanto en la web como en Instagram, allí encontraran todo, hasta el olor.

Las fotos que ven mas abajo las saque yo, para que vean lo que yo vi (y devoré) y les aseguro que me dan ganas de volver de solo recordarlas.

Ah, un detalle no menor, si te gusta la comida ashkenazi y todo lo que les conté les parece una sobredosis de Oriente, hay knishes y pastrami. Si, también eso hay.

Ultimas Noticias Ver más

La esperanza- y la advertencia- de un realista científico israelí
Entrevistas

La esperanza- y la advertencia- de un realista científico israelí

20 Enero 2022


Con el Dr. Shay Fleishon, Director Ejecutivo del BioJerusalem Center  

Esta página fue generada en 0.0557449 segundos (5506)
2022-01-21T06:09:41-03:00