Noticias

Exponiendo la mentira del apartheid de Israel

por  Richard Kemp

Fuente: Gatestone. org

El mes pasado, la Asamblea General de la ONU reafirmó su implacable hostilidad hacia uno de sus propios estados miembros. Votó abrumadoramente - 125-8, con 34 abstenciones - para financiar una comisión de investigación (COI) permanente sin precedentes del Consejo de Derechos Humanos (CDH) sobre las acusaciones de crímenes de guerra y abusos de los derechos humanos por parte de Israel. Los fondos de los contribuyentes pagarán un presupuesto deslumbrante de $ 5,5 millones solo en el primer año, más del doble que el de la comisión del UNHRC que investiga la guerra civil siria.

 

Desde su creación en 2006, el consejo ha establecido 32 investigaciones, nueve de las cuales, un tercio, se han centrado completamente en Israel. Pero esta última COI es la primera investigación abierta que ha establecido. No tiene límite de tiempo ni restricción en su alcance. Estados Unidos votó en contra de la medida, diciendo que "perpetúa la práctica de señalar injustamente a Israel en la ONU". Entre los abstemios se encontraba Australia, cuyo representante dijo, con un característico tono llano: "Nos oponemos al sesgo antiisraelí".

 

Como temen Estados Unidos, Australia y otros, es inevitable que Israel sea declarado culpable falsamente de la "discriminación y represión sistemáticas basadas en la identidad nacional, étnica, racial o religiosa" que el COI dice que investigará.
 
Entiendo que el COI planea calificar explícitamente a Israel como un "estado de apartheid". Esta mentira se retomará en todo el mundo, alimentando el odio antisemita contra los judíos en todas partes. Contribuirá a lo que el ministro de Relaciones Exteriores israelí, Yair Lapid, describió esta semana como un debate inminente "sin precedentes en su veneno, o en su radiactividad, en torno a las palabras, 'Israel como un estado de apartheid'".
 
La mentira del "apartheid israelí" fue inventada en Moscú durante la Guerra Fría y llevada a casa por una implacable campaña de propaganda soviética hasta que se apoderó de la ONU y en todo Oriente Medio y Occidente. Esto incluyó la comparación repetida de Israel con Sudáfrica en los medios soviéticos y en libros como "El sionismo y el apartheid", una publicación oficial del estado de Ucrania, entonces parte de la Unión Soviética.
 

Los estudiantes a veces ingenuos, a veces malignos que volverán a celebrar su venenosa "semana del apartheid de Israel" en universidades de todo el mundo este año estarán repitiendo como loros la misma propaganda soviética que han hecho sus predecesores durante décadas. Ellos, y muchos otros que odian a Israel, usan el lema del apartheid independientemente de la realidad de que, bajo ninguna medida racional, Israel puede ser considerado un estado de apartheid. Lo hacen porque su significado se comprende fácilmente, repugna a la gente y los une a la causa antiisraelí. Por eso fue inventado por Moscú.
 
La difamación del apartheid es solo una parte de la mayor campaña de difamación de la historia, organizada durante muchos años contra Israel por el Kremlin con la KGB a la cabeza, utilizando los formidables recursos de los servicios de inteligencia de la URSS. Fue quizás la campaña de desinformación más exitosa, de muchas, en la historia soviética. Dura y gana fuerza incluso hoy, más de 50 años después de su concepción y 30 años después del colapso de la URSS.
 

Vale la pena comprender cómo se originó y evolucionó este malévolo proyecto, no solo para ayudar a defenderse de la continua guerra política librada contra Israel y los judíos, sino también como un caso de estudio para las continuas campañas de desinformación contra Occidente por parte de estados autoritarios como Rusia, China. e Irán. Para obtener incluso una visión superficial de este esquema cuidadosamente elaborado, debemos hacer un viaje a la historia.
 
Cuando Israel se restableció en 1948, siguiendo la Resolución 181 de la Asamblea General de la ONU, el nuevo estado inicialmente siguió una política de no alineación. Rodeado de enemigos, necesitaba apoyo económico y armas de los Estados Unidos y la URSS o sus aliados o de ambos. Dadas las influencias políticas socialistas en Israel, el liderazgo soviético esperaba que el país se volviera hacia el comunismo y se alineara con la URSS, fortaleciendo así el poder soviético en el Medio Oriente y su competencia más amplia con Occidente. Una de las principales razones de Stalin para reconocer rápidamente a Israel en 1948 fue la intención de usarlo para socavar el dominio británico en el Medio Oriente.
 

Incluso con los importantes esfuerzos encubiertos y abiertos de la Unión Soviética para atraer a Israel a su redil, esto puede haber sido una vana esperanza desde el principio. En cualquier caso, las presiones de la Guerra Fría en la década de 1950, así como las consideraciones políticas internas y las preocupaciones sobre el antisemitismo dentro de la Unión Soviética, llevaron al primer ministro israelí David Ben Gurion a alinear a su país con Occidente, comenzando por el apoyo a Estados Unidos. lideró la intervención de la ONU en Corea, en contra de la voluntad soviética.
 
La participación de Israel con el Reino Unido y Francia en la campaña de Suez de 1956 alienó aún más al gobierno soviético, que escribió una carta a Jerusalén (así como a París y Londres) amenazando con ataques con cohetes y prometiendo apoyo militar directo al ejército egipcio.
 

La ruptura de las relaciones entre Israel y la Unión Soviética se vio agravada más tarde por las victorias defensivas de Israel contra los árabes en 1967 y nuevamente en 1973. Durante este período, toda esperanza de que Israel se convirtiera en un cliente soviético se había evaporado constantemente. Los ejércitos árabes patrocinados, entrenados y equipados por la URSS habían sido humillados, al igual que Moscú. Así, los soviéticos desarrollaron progresivamente una política de socavar a Israel. Su objetivo principal era utilizar al país como arma en su lucha de la Guerra Fría contra Estados Unidos y Occidente.
 
El Kremlin entendió que los ataques convencionales contra Israel no podían tener éxito, por lo que se centró en utilizar a los árabes como representantes terroristas, dirigiendo, capacitando, financiando y armando a grupos como el Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), el Comando General del FPLP (FPLP). GC), el Frente Democrático para la Liberación de Palestina (FDLP) y Fatah para llevar a cabo ataques contra objetivos israelíes y judíos, incluida una ola tras otra de secuestros de aviones.
 
Los soviéticos emplearon las mismas tácticas terroristas en otros lugares, incluso en Europa, utilizando representantes como Baader-Meinhof y las Facciones del Ejército Rojo. Los detalles de las operaciones terroristas patrocinadas por Moscú en el Medio Oriente y en otros lugares se exponen en 25.000 páginas de documentos de la KGB copiados y sacados de contrabando de Rusia a principios de la década de 1990 por el archivero de la KGB Vasili Mitrokhin y ahora alojados en el Reino Unido, en el Churchill College. , Cambridge.
 

El general Ion Pacepa, jefe del servicio de inteligencia exterior de Rumania, jugó un papel importante en las operaciones del bloque soviético dirigidas contra Israel y Estados Unidos. En 1978 se convirtió en el oficial de inteligencia de más alto rango en desertar de la esfera soviética y, entre muchas revelaciones secretas, proporcionó detalles de las operaciones de la KGB contra Israel.
 
Pacepa dice que el presidente de la KGB, Yuri Andropov (más tarde sucesor de Brezhnev como secretario general del Partido Comunista Soviético), le dijo:
 
“Necesitábamos inculcar un odio al estilo nazi por los judíos en todo el mundo islámico y convertir esta arma de las emociones en un baño de sangre terrorista contra Israel y su principal partidario, Estados Unidos.
 

Un elemento importante de la campaña antiisraelí / estadounidense de Moscú en el Medio Oriente fue una guerra de propaganda. Andropov le dijo a Pacepa:
 
"El Islam estaba obsesionado con prevenir la ocupación de su territorio por parte de los infieles, y sería muy receptivo a nuestra caracterización del Congreso de Estados Unidos como un cuerpo sionista rapaz que apunta a convertir el mundo en un feudo judío".
 
En otras palabras, sabía que los árabes serían herramientas fáciles en la guerra de propaganda antiisraelí y ya estaban desempeñando su papel. Su trabajo solo necesitaba ser enfocado, intensificado y financiado.
 
Para lograr sus objetivos, el Kremlin ideó la Operación SIG, una campaña de desinformación destinada a "poner a todo el mundo islámico en contra de Israel y Estados Unidos". Pacepa informó que para 1978, bajo la Operación SIG, la KGB había enviado unos 4.000 "agentes de influencia" del bloque soviético a países islámicos para ayudar a lograrlo. También imprimieron y distribuyeron grandes cantidades de propaganda antiisraelí y antijudía, traducida al árabe.
 

Esto incluyó los "Protocolos de Sión", un texto antisemita fabricado que establece planes supuestamente secretos de los judíos para gobernar el mundo manipulando la economía, controlando los medios de comunicación y fomentando el conflicto religioso. Fue escrito por agentes de la policía secreta zarista y posteriormente utilizado por los nazis en su propaganda antisemita.
 
Además de movilizar a los árabes para la causa soviética, Andropov y sus colegas de la KGB necesitaban apelar al mundo democrático. Para hacerlo, el Kremlin decidió convertir el conflicto de uno que buscaba simplemente destruir a Israel en una lucha por los derechos humanos y la liberación nacional de un ocupante imperialista ilegítimo patrocinado por Estados Unidos. Se propusieron transformar la narrativa del conflicto de la yihad religiosa, en la que la doctrina islámica exige que cualquier tierra que haya estado bajo control musulmán debe ser recuperada para el Islam, al nacionalismo secular y la autodeterminación política, algo mucho más aceptable para las democracias occidentales. . Esto proporcionaría cobertura para una guerra terrorista cruel, incluso obteniendo un apoyo generalizado para ella.
 

Para lograr su objetivo, los soviéticos tuvieron que crear una identidad nacional palestina que hasta ahora no existía y una narrativa de que los judíos no tenían derechos sobre la tierra y eran agresores desnudos. Según Pacepa, la KGB creó la Organización de Liberación de Palestina (OLP) a principios de la década de 1960, ya que también había orquestado los llamados ejércitos de liberación nacional en varias otras partes del mundo. Dice que la Carta Nacional Palestina de 1964 se redactó en Moscú. Este documento fue fundamental para la invención y el establecimiento de una nación palestina artificial.
 
La carta inicial no reclamaba Cisjordania o la Franja de Gaza para "Palestina". De hecho, repudió explícitamente cualquier derecho sobre estas tierras, reconociéndolas falsamente, respectivamente, como territorios soberanos de Jordania y Egipto. En cambio, el reclamo de la OLP fue para el resto de Israel. Esto fue enmendado después de la guerra de 1967, cuando Israel expulsó a los ocupantes ilegales jordanos y egipcios, y Cisjordania y Gaza fueron rebautizadas por primera vez como territorio palestino.
 
La primera mención de un "pueblo palestino" para referirse a los árabes en Palestina apareció en la carta de 1964. Anteriormente, y particularmente durante el Mandato de la Sociedad de Naciones para Palestina 1919-1948, "palestinos" se había utilizado comúnmente para describir a los judíos que vivían en el territorio.
 

Zuheir Mohsen, un alto líder de la OLP, admitió en 1977:
 
"El pueblo palestino no existe. La creación de un estado palestino es sólo un medio para continuar nuestra lucha contra el estado de Israel por nuestra unidad árabe.  Sólo por razones políticas y tácticas hablamos hoy sobre la existencia de un pueblo palestino, ya que los intereses nacionales árabes exigen que postulemos la existencia de un 'pueblo palestino' distinto para oponerse al sionismo. Sí, la existencia de una identidad palestina separada existe sólo por razones tácticas ".
 
Esta realidad ha sido apoyada públicamente, a veces sin darse cuenta, en declaraciones de varios otros líderes palestinos. Citado por Alan Hart en su libro de 1984, "Arafat: A Political Biography", el propio líder de la OLP, Yasser Arafat, dijo:
 
"El pueblo palestino no tiene identidad nacional. Yo, Yasir Arafat, hombre del destino, les daré esa identidad a través del conflicto con Israel".
 
Moscú tomó por primera vez su campaña para calificar a los judíos israelíes como los opresores de su inventado "pueblo palestino" ante la ONU en 1965. Sus intentos de categorizar al sionismo como racismo fracasaron en ese intento, pero tuvieron éxito casi una década después en la infame Resolución 3379 de la Asamblea General de la ONU. Su determinación de que "el sionismo es una forma de racismo y discriminación racial" fue revocada bajo la presión de Estados Unidos en 1991, pero para entonces había ganado una gran tracción y hoy en día es citada con frecuencia por los activistas antiisraelíes.
 

Los documentos de Mitrokhin muestran que tanto Yasser Arafat como su sucesor como jefe de la OLP, Mahmoud Abbas, ahora presidente de la Autoridad Palestina, eran agentes de la KGB. Ambos fueron fundamentales en las operaciones de desinformación de la KGB, así como en sus campañas terroristas.
 
Moscú, a través de Egipto, había instalado a Arafat como líder de la OLP en 1969 y su apoyo lo mantuvo allí frente a la disidencia interna tras la expulsión de la OLP de Jordania en 1970. Según Pacepa:
 
"En 1969, la KGB le pidió a Arafat que declarara la guerra al 'sionismo imperial' estadounidense. Le atrajo tanto que Arafat afirmó más tarde haber inventado el grito de batalla imperial-sionista. Pero, de hecho, el 'sionismo imperial' fue un invento de Moscú, una adaptación moderna de los Protocolos de los Sabios de Sión y durante mucho tiempo una herramienta favorita de la inteligencia rusa para fomentar el odio étnico. La KGB siempre consideró el antisemitismo más el antiimperialismo como una rica fuente de antiamericanismo  . "
 

Moscú había asignado a Rumania la tarea de apoyar a la OLP, y Pacepa fue el manejador de Arafat durante su carrera en la KGB. Le proporcionó a Arafat $ 200,000 en efectivo lavado todos los meses durante la década de 1970. Pacepa también facilitó la relación de Arafat con el presidente rumano Nicolae Ceaușescu, un maestro propagandista a quien se le había encomendado la tarea de educarlo para engañar a Occidente. Para sus tratos con Washington, Ceaușescu le dijo a Arafat en 1978: "Simplemente tienes que seguir fingiendo que romperás con el terrorismo y que reconocerás a Israel, una y otra vez".
 
El consejo de Ceaușescu fue reforzado por el general comunista norvietnamita Vo Nguyen Giap, a quien Arafat se reunió varias veces: "Deja de hablar de aniquilar a Israel y, en cambio, convierte tu guerra terrorista en una lucha por los derechos humanos. Entonces tendrás al pueblo estadounidense comiendo de tu mano ". (David Meir-Levi, "Historia al revés: las raíces del fascismo palestino y el mito de la agresión israelí")
 
Un documento interno de la KGB entre los archivos de Mitrokhin informaba: "Krotov [nombre de tapa de Mahmoud Abbas] es un agente de la KGB". La definición de agentes de la KGB es: aquellos que "de manera consistente, sistemática y encubierta llevan a cabo asignaciones de inteligencia, mientras mantienen contacto secreto con un funcionario de la agencia".
 

Entre otras tareas, Abbas fue utilizado por la KGB para difundir propaganda acusando al "imperialismo occidental y al sionismo" de cooperar con los nazis. Asistió a una universidad de Moscú controlada por la KGB a principios de la década de 1980, donde, bajo la supervisión de su profesor, que luego se convirtió en un importante político comunista, Abbas escribió una tesis doctoral negando el Holocausto y acusando a los sionistas de ayudar a Hitler.
 
Abbas está entrando ahora en el decimoctavo año de su mandato electo de cuatro años. Al igual que su predecesor Arafat, su constante rechazo a toda oferta de paz con Israel, mientras habla al mismo tiempo sobre la paz y patrocina el terrorismo, muestra la influencia residual de sus amos soviéticos.
 
La campaña de desinformación de la KGB transformó la imagen de Israel de los desvalidos regionales, rodeados de enemigos poderosos, en opresores colonialistas ampliamente odiados y ocupantes del oprimido pueblo palestino, una narrativa que sigue siendo tan fuerte como siempre hoy.
 

Mientras tanto, el movimiento palestino creado por Moscú, en palabras del historiador estadounidense David Meir-Levi, es "el único movimiento nacional por la autodeterminación política en todo el mundo, y en toda la historia mundial, que tiene la destrucción de un estado soberano". y el genocidio de un pueblo como única razón de ser ". Esto sigue siendo explícito en los estatutos de Hamas, aunque algo más opaco en las declaraciones de influencia soviética de la Autoridad Palestina de Abbas, especialmente las dirigidas hacia Occidente.
 
La campaña de Moscú se vio significativamente socavada por el acercamiento de 2020 entre Israel y varios estados árabes. La lección aquí es la importancia de la voluntad política estadounidense contra la propaganda autoritaria, que llevó a los revolucionarios Acuerdos de Abraham. Si este proyecto se hubiera llevado a cabo enérgicamente después de su éxito inicial, podría haber conducido finalmente al colapso del proyecto palestino iniciado por los soviéticos y quizás a una forma de paz entre Israel y los árabes palestinos. Aún podría lograrlo si Estados Unidos vuelve a reunir la determinación de llevarlo a cabo.
 

Mientras tanto, la votación de la Asamblea General de la ONU en diciembre y la determinación del Consejo de Derechos Humanos de calificar a Israel de un estado racista y de apartheid demuestran que la narrativa soviética de la Guerra Fría sigue viva y coleando. La mayoría de las naciones occidentales también siguen servilmente el programa soviético.
 
Gran Bretaña, por ejemplo, ya alineada con los estados árabes contra Israel debido tanto al petróleo como al antisemitismo entre políticos y funcionarios influyentes, estuvo más que dispuesta desde el principio a tragarse la invención soviética de una lucha entre el nacionalismo palestino y la opresión judía. plomo. Hoy no escuchará ninguna declaración sobre Israel de ningún funcionario del gobierno o ministro que no se haga eco de la línea de la KGB.
 
La creciente erosión impulsada por los medios de comunicación del apoyo popular a Israel en los Estados Unidos, y las divisiones supurantes que causa, son evidencia del éxito de los fantasmas soviéticos contra su objetivo principal: Estados Unidos.
 

Sin embargo, las principales víctimas han sido los árabes palestinos, cuyas vidas han empeorado; y judíos de la diáspora que han sufrido un antisemitismo inconmensurable basado en la propaganda iniciada por los soviéticos. Lo primero puede no haber sido intencionado, pero no habría preocupado a Moscú; esto último formaba parte del plan en gran medida.
 
Los israelíes, por supuesto, han pagado un gran precio por el terrorismo y la propaganda inspirados en la KGB, pero han sobrevivido y prosperado incluso bajo una presión tan enorme. El general norvietnamita Giap, que una vez asesoró a Arafat como hemos visto, tiene una explicación para esto, según lo relatado por el Dr. Eran Lerman, ex asesor adjunto de seguridad nacional israelí. Según Giap:
 
"Los palestinos siempre vienen aquí y me dicen: 'Usted expulsó a los franceses y a los estadounidenses. ¿Cómo podemos expulsar a los judíos?' Les digo que los franceses regresaron a Francia y los estadounidenses a América. Pero los judíos no tienen adónde ir. No los expulsarán ".
 

Ultimas Noticias Ver más

La esperanza- y la advertencia- de un realista científico israelí
Entrevistas

La esperanza- y la advertencia- de un realista científico israelí

20 Enero 2022


Con el Dr. Shay Fleishon, Director Ejecutivo del BioJerusalem Center  

Esta página fue generada en 0.0522699 segundos (4569)
2022-01-21T05:05:56-03:00