Israel

Singular iniciativa de docentes judíos para mejorar el nivel de hebreo de alumnos árabes

El buen dominio del idioma es una herramienta clave para manejarse en sociedad.En los estudios, en el trabajo, en toda actividad que se quiera desplegar  más allá del entorno más cercano .Este es el trasfondo de la singular iniciativa que lanzó un docente de Tanaj (Biblia) en un liceo de Rishon Letzion, Ofer Dover (53) de la ciudad de Modiin. Está hace 20 años en la docencia, siempre con la misma materia, pero ve más allá de su propio trabajo. Por eso tuvo la idea de ayudar a alumnos de liceo en localidades árabes israelíes a mejorar el nivel de su idioma hebreo, para poder abrir puertas con mayor facilidad en su inserción en la sociedad.

 

El programa consiste en conversar por teléfono por lo menos 10 minutos por semana, y quien puede más lo hace por más tiempo, con jovencitos árabes israelíes, lo cual va gradualmente mejorando  su fluidez y nivel de hebreo. La intención es que el Ministerio de Educación, que dio su beneplácito a la iniciativa, lo tome como un proyecto a nivel nacional y lo convierta en algo mucho más amplio que lo que algunos docentes están haciendo por su cuenta.

Hoy en día , un grupo de 30 docentes está en contacto con 30 alumnos como programa piloto con la escuela “Atid al-Najah” de la localidad árabe de Taybe. 

“La idea fue mía y luego me apoyó el inspector de educación árabe de secundaria en el Ministerio de Educación, Raed Masawa”, cuenta Ofer. “Cuando él lo tomó y se destinó el liceo de Taybe como piloto, empezó a funcionar”.

Detrás de una iniciativa de este tipo, que acerca no sólo en el idioma propiamente dicho, está la tensión interna que se sintió en el país entre judíos y árabes en el mes de mayo del año pasado. “Sentí que hay que intensificar la búsqueda del diálogo. Pero si hay un obstáculo desde el punto de vista del idioma, no se puede”, explica Ofer.

Cabe señalar que los alumnos árabes en el sistema educativo israelí aprenden hebreo, pero al parecer el nivel es insuficiente. “Esto causa un serio problema porque luego, cuando quieren entrar en la academia, es una dificultad. Hasta para tomar clases de manejo o para cualquier tipo de trámite ante las instituciones del Estado, si no tienen buen hebreo, se complican”, dice Ofer . Afirma que debe verse como una “misión nacional”  ayudar a que tengan un buen nivel de hebreo práctico, que no se sientan limitados cuando buscan abrirse caminos en la sociedad.

Ofer Dover junto a la Ministra de Educación y Cultura Dra. Yifat Sasha-Bitton

 

P: Ofer ¿cuál fue la primera reacción del inspector de educación en árabe?

R:Se entusiasmó muchísimo de entrada. Es consciente del problema y sintió que esto puede ayudar. 

P: Y el liceo mismo de Taybe ¿enseguida aceptaron?

R: Por supuesto. Estaban felices. Todo el que tiene cierto involucramiento en el programa se entusiasma. Es que todo aquí es para bien. Los alumnos mejoran su hebreo y los docentes aprenden a conocer mejor el mundo del alumno árabe, su cultura, sus dificultades. Despierta gran curiosidad.

P: Más allá de la ayuda concreta que ustedes dan a estos alumnos ¿tiene que haber de fondo una convicción ideológica sobre la necesidad de garantizar que se pueda vivir juntos en paz?

R: Así es. Siempre lo sentí.  Estamos todos en esta tierra  debemos vivir juntos. No hay otro remedio. Tenemos que vivir en mutuo respeto. Para mí la pregunta no es si acaso viviremos juntos sino cómo lo hacemos.

P: Y entiendo que la idea de esta iniciativa con los jóvenes, no llegó en el aire.

R: Así es. Lo que lo desencadenó fueron los disturbios que hubo aquí en mayo durante el operativo “Guardián de los Muros” contra Hamas en Gaza. Yo vi lo que estaba pasando, la tensión interna, y estaba atormentado. Pensé que alguien tiene que hacer algo para acercar corazones. Te cuento que hace varias semanas se contactó conmigo una maestra árabe de hebreo que oyó del programa con los jóvenes y me preguntó si sería posible conversar  conmigo una vez por semana, que ella también quería mejorar más aún su nivel. Y lo estamos haciendo, hablamos en un hebreo de alto nivel.

P: Qué interesante, se van abriendo puertas.

R: Lo bueno es que veo el interés en la sociedad árabe, y también cada vez hay más docentes que aceptan voluntarizarse para participar en esto. Simplemente hay que conectar a las dos partes.Y si el  Ministerio de Educación toma el toro por las astas, eso puede ser lo más efectivo.

P: Más allá de esta meta concreta de mejorar el hebreo ¿alguno de los participantes saca el tema de la convivencia en paz entre judíos y árabes?

R: Yo no hablo de política con los alumnos para nada.No sé si alguno saca el tema. Las conversaciones son sobre temas muy triviales con el simple objetivo de ayudarlos. No quiero elevar temas como convivencia y todo eso, sino ser muy práctico, para que puedan hablar bien hebreo.Lo que siento es que como educadores , tenemos la obligación de hacer un gran esfuerzo por bajar el fuego y eso se logra ante todo mediante el diálogo. Si podemos con eso ayudarles y minimizar las tensiones, hicimos algo bueno. Puede ser que en los extremos siempre haya alguien que odie, pero no tengo dudas de que cuando nos conocemos más, las cosas mejoran y no se entra a círculos de odio.

P: Y no es relevante empezar a analizar quién empezó en los disturbios de mayo, quién hizo esto o lo otro ¿verdad?

R: En absoluto. No me interesa eso. ¿En qué puede ayudar entrar en eso? En nada. Este es culpable, el otro es culpable…¿qué importa? Aquí hay niños, adolescentes de secundaria que quieren integrarse plenamente y tenemos que poder ayudarlos. Hablando unos con otros, todo mejorará. Yo no puedo dar estadísticas sobre posturas acerca de la integración, pero sí puedo asegurar que estos alumnos con los que conversamos, están muy contentos por el proyecto. Y sé que hay otras escuelas que se alegrarán de sumarse también. Nosotros tenemos que hacer lo máximo para ayudar a la minoría a poder integrarse plenamente, bien, en la sociedad judía.

P: ¿Se puede trazar un perfil de los docentes que participan voluntariamente en este proyecto?

R: De todo, realmente variado. Hay docentes de hebreo, de árabe y como yo, docentes de Tanaj. Alguno de biología. Hay quienes vienen de Rishon Letzion, de Hertzlia, de la zona del Sharon…de todo .Todos sienten que hacen algo muy importante y que no es difícil, dar diez minutos de su tiempo para conversar. Diez minutos es el mínimo. Hay quienes lo hacen por más tiempo.  Dicho sea de paso, hablar en un idioma que no es el tuyo propio, tu lengua madre, por 10 minutos, es difícil. Pero el nivel va mejorando y eso es una gran cosas. Ojalá podamos ampliar mucho el programa y ayudar a muchos jóvenes más.

P: Que así sea Ofer. Muchas gracias.

R: A ti.

Ana Jerozolimski
(10 Enero 2022 , 07:37)

Ultimas Noticias Ver más

La esperanza- y la advertencia- de un realista científico israelí
Entrevistas

La esperanza- y la advertencia- de un realista científico israelí

20 Enero 2022


Con el Dr. Shay Fleishon, Director Ejecutivo del BioJerusalem Center  

Esta página fue generada en 0.0808201 segundos (5578)
2022-01-21T06:16:53-03:00