Israel

Con el Dr. Yona Sherki, Asesor Jurídico del Centro de Política de Inmigración de Israel

A mediados de los años 90 del siglo pasado comenzó un fenómeno casi sin precedentes: la infiltración ilegal a Israel, por la frontera con Egipto, de ciudadanos africanos que sostenían huían del horror y peligros inmediatos en sus países de origen. El Esto se intensificó cerca del 2007, hasta el 2012, cuando se construyó el obstáculo en la frontera entre Israel y Egipto que frenó a muchos de los que trataban de entrar.

Israel los recibió sin una política ordenada, sin saber al principio cómo abordar el tema. Todos contaban sobre el trato humano que recibían de parte de los soldados israelíes en la frontera. Pero el Estado estuvo desde un principio en un serio dilema.

Diversas ONGs que ayudan a esta gente acusan a Israel no respetar el Derecho internacional, alegando que no les permiten realizar el trámite por el cual se puede constatar si tienen o no derecho de asilo. Consultamos al respecto y sobre otros aspectos de la situación, al Dr. Yona Sherki, asesor jurídico del Centro de Política de Inmigración de Israel.

No es un brazo del gobierno sino una institución de investigación y asesoría jurídica en  los temas relacionados a inmigración .Está financiada por donantes particulares interesados en promover la agenda destinada a garantizar que no pierda su carácter de Estado judío y democrático.

Años atrás, voluntarios israelíes en el centro de la Agencia Judía en Ibim, ayudando a jóvenes y niños llegados de Africa

 

P: Dr. Sherki, quisiera comenzar por algo muy general. Parte de la discusión sobre el tema de lo que Israel llama migrantes en búsqueda de trabajo y ellos dicen son solicitantes de asilo, más allá del hecho que entraron ilegalmente a Israel por la frontera con Egipto, es la demografía. Quienes se oponen a darles un estatuto permanente, a facilitarles que se queden, dicen que hay un solo Estado judío en el mundo y tiene derecho a preservar su identidad. ¿Qué me puede comentar al respecto?

R: En Israel hay una lucha entre quien pide que Israel  preserve su carácter de Estado judío y democrático y quien quiere convertirlo en un país cosmopolita-democrático. El tema de la identidad de la población que compone la sociedad israelí, la demografía, es parte clave de esta lucha. Es oportuno compartir  aquí una cita de uno de los activistas en organizaciones financiadas por las Naciones Unidas, cuando presentó un informe sobre su actividad ante la ONU. Me refiero a organizaciones que defienden a los infiltrados de Africa y que reciben financiación de decenas de millones de shkalim por año. En un informe de la UNHCR, o sea la Agencia de Refugiados de la ONU, aparece la siguiente cita: “Un funcionario de una ONG argumentó que las organizaciones de la sociedad civil abogan por una percepción de ´ciudadanía universalista´en la que todos deben tener derechos. No ven el tema de la nacionalidad como relevante, pero públicamente, no se lo dice. En la atmósfera pública actual, no lo diremos a viva voz porque eso no sirve a la lucha y la estrategica. Tal cual alegó el mismo fucionario de una ONG: el tema central aquí es que se aborde la naturaleza de la sociedad civil israelí, la lucha es sobre el carácter de Israel como Estado, y los refugiados no comparten realmente esa lucha sino que en realidad sino que por el contrario se sienten debilitados por ella”.

 

P: Yo creo que más allá de este tema, que es muy de fondo por cierto, la pregunta es cómo se los trata mientras están en Israel.

R: Esta gente cuenta con el acompañamiento ordenado del Ministerio de Bienestar Social, que les brinda servicio de asesoría relacionado a su situación especial. También reciben educación gratis para sus hijos y en la práctica se les permite trabajar. También reciben atención médica, sin pagar por ella, lo cual causó no pocos incidentes diplomáticos ya que se acumulan deudas no pagadas en hospitales, que superan los 70 millones de shekel por año. Esas son deudas a los hospitales y a Magen David Adom. Y no sólo eso sino que el Estado de Israel paga sumas de dinero como ayuda y bonificaciones a las mujeres de los residentes ilegales  que dan a luz tras sus partos.El año pasado hicimos una investigación y vimos que en los últimos cuatro años, la suma pagada tras los partos a las mujeres que dieron a luz en Israel superó los 250 millones de shekel . Así que cuando alguien presenta esta historia y dice que esta gente, que entró a Israel ilegalmente, es una pobre gente hostigada por Israel, hay que conocer también estos datos.

 

P: ¿Cuál es el cuadro general de la situación de los solicitantes de asilo de Africa en Israel?

R: Los solicitantes de asilo en Israel llegaron al país luego de haber cruzado Egipto, por lo cual es difícil alegar que son refugiados y no migrantes en búsqueda de trabajo.Su estatuto en Israel-y me refiero únicamente a los que se registraron oficialmente como solicitantes de asilo-es de acuerdo al inciso 2(a)(5) de la ley de ingreso a Israel: “candidato a alejamiento que en este momento se halla en Israel”.

Según los números oficiales, hay en Israel aproximadamente 30.000 personas de Africa que se infiltraron al país, más 15.000 niños. Eso, aparte de todos los otros trabajadores extranjeros ilegales que se hallan en Israel, cerca de 20.000 personas y otros 10.000 niños. La enorme mayoría de esos niños están registrados en los centros de educación públicos de Israel y también reciben apoyo del Ministerio de Bienestar Social.

P: Un tema clave para poder vivir con normalidad, es poder trabajar. No tienen permiso oficial formal de hacerlo. ¿Qué pasa al respecto?

R: El Estado de Israel proclamó ante la Suprema Corte de Justicia que desde un punto de vista humanitario, a pesar de que no tienen licencia de trabajo en Israel, no se hará cumplir esa prohibición de emplearlos y sí podrán trabajar. Y eso es lo que ocurre en la práctica.  Trabajan en Israel pero dado que no tienen un estatuto ordenado, en cualquier momento se los podría alejar de Israel a un tercer país.

P: Pero eso no está ocurriendo. Y tampoco se los devuelve a su país de origen porque están bajo el marco de protección colectiva ¿no es así?

R: Así es. El Estado de Israel les da protección colectiva de alejamiento a su país de origen, pero busca soluciones que permitan enviarlos a un tercer país en el que no corran absolutamente ningún riesgo. Israel firmó acuerdos con Rwanda y Uganda  pero por presión de la Unión Europea esos acuerdos no fueron implementados. Debo señalar que unos meses más tarde, la Unión Europea misma firmó un acuerdo idéntico con los mismos países. Quizás ahora esté claro por qué se opuso tanto al acuerdo firmado por Israel, alegando argumentos “humanitarios”.

P: ¿Pueden estar seguros que Israel no los deportará?

R: Hay protección de devolución al país de origen. Israel no los manda y no lo hará mientras que no haya certeza sobre la estabilidad de la situación humanitaria en el país del cual llegó la persona que solicita asilo. Por ejemplo, en Israel hay algunos cientos de ciudadanos congoleses que solicitan asilo. Pero todos saben que hoy en día en Congo no hay una situación de problema humanitario. Lo mismo respecto a Sudán. Hay sentencias del Tribunal Europeo de Derechos Humanos en este sentido.

 

P: Una de las quejas centrales de las ongs que ayudan a esta gente es que Israel viola el Derecho internacional al no llevar a cabo el trámite por el cual se puede cerciorar si el pedido de asilo es justificado o no, o sea si se trata de gente que merece ser reconocida como refugiada. ¿Qué les responde?

R: Este problema no era conocido en Israel anteriormente. Había solicitudes aisladas de asilo que en su mayoría fueron rechazadas por falta de pruebas o por problemas de credibilidad. Al igual que el resto de los países del mundo, Israel se sorprendió por las olas masivas de migraciones de Africa y aprendió con el transcurso de los años a lidiar con el tema tanto desde un punto de vista jurídico como administrativo y técnico.

La Autoridad de Registro de Población lanzó en los últimos años iniciativas sumamente amplias y sin precedentes, para que los infiltrados presenten las solicitudes oficiales a fin de  regularizar su estado. Israel no tiene interés en que estén aquí de incógnito. En la práctica, muchos de ellos optaron por no presentar las solicitudes a pesar del  material explicativo que había sido publicado y de los formularios de registro y solicitud que les fueron entregados, en sus respectivos idiomas. Como es natural, hay solicitudes cuyo trámite se ha demorado. Pero hay muchísimos que están aquí hace 10 años y nunca presentaron su solicitud. En los últimos 6 años sí fueron presentadas varias y la la Autoridad de Registro de la Población se ha demorado con ello porque son trámites que requieren muchísimo tiempo. Hay que ver de dónde la persona llegó, qué pruebas hay, hay que dirigirse al país de origen, a la cancillería. Se está trabajando en eso, pero lleva tiempo. La Suprema Corte de Justicia indicó que hasta que llegue la respuesta definitiva, hay que dar a esos solicitantes de asilo un estatuto temporario hasta que se finalice la examinación de sus solicitudes. La verdad es que eso no cambia mucho su situación en Israel, ya que de todos modos no se los aleja, continúan trabajando y sus hijos estudian en el marco de las instituciones de educación pública en Israel. No importa mucho su estatuto formal.

P: ¿Qué puede contarnos sobre los derechos de los que goza esta gente? Servicios médicos, educación, trabajo…

R: Todo aquel que se halla en el país de modo extraoficial, no tiene un estatuto regularizado. Quien presenta solicitud, recibe estatuto temporario, y quien recibe estatuto permanente tiene derechos civiles y sociales. Así funciona en todo el mundo. Israel no es diferente en este  sentido. Ahora hay una iniciativa del Ministerio de Salud  de brindarles seguro médico del Estado, pero eso crea complicaciones administrativas y una situación de discriminación en la sociedad, por lo cual el tema aún no ha sido resuelto. No me consta de ningún país que brinde seguro médico oficial a quien se halla en su territorio en forma ilegal.

P: Muchas gracias.

R: A ti

Ana Jerozolimski
(10 Enero 2022 , 18:54)

Ultimas Noticias Ver más

La lucha contra el antisemitismo no admite descanso alguno
Noticias

La lucha contra el antisemitismo no admite descanso alguno

27 Noviembre 2022


Conversación con Sergio Pikholtz, vicepresidente segundo de la DAIA, una organización que cumple 87 años en la lucha contra el antisemitismo.  Por Luciano Mondino

El primer progrom argentino plasmado en la novela Maria Domecq de Juan Forn
Mundo Judío

El primer progrom argentino plasmado en la novela Maria Domecq de Juan Forn

25 Noviembre 2022


Fuentes:  latinta.com.ar y .amia.org.ar  

Esta página fue generada en 0.0601830 segundos (15933)
2022-11-27T17:07:04-03:00