Janet Rudman

Janet Rudman

Me gusta leer y escribir. Encontré en la lectura y la escritura una forma de canalizar mi esencia. Leo con la misma pasión con la que tomo café. Me gusta escribir sobre historias mínimas. He trabajado en varios proyectos editoriales uruguayos que construían identidad judía: Kesher, TuMeser, Jai y ahora formo parte del staff de SemanariohebreoJai.

Columna de opinión

Hogar dulce hogar

Odio los aeropuertos, los aviones y las esperas. Mi peor pesadilla es perder una conexión. No le tengo miedo a los aviones, me molesta todo de los aeropuertos, hasta buscar la puerta de embarque. Siempre temo  que el avión se vaya sin mí. O que la valija llega a China y yo a Nueva York. Sueño que  llego en verano  vestida con ropa invernal.

Acá estoy en el aeropuerto de Panamá, sentada en una silla muy incómoda. Vengo de Nueva York y perdí la conexión a Montevideo. El próximo vuelo sale dentro de ocho horas y no puedo salir del aeropuerto porque estoy en tránsito. Me dieron un vale de diez dólares para comer y una hamburguesa y una coca cuestan  veinte. Odio a Copa. Odio tener la máscara puesta todas estas horas. Odio  a la gente apretujada, como si la pandemia hubiera pasado. No es así. Hay rebrotes en todas partes.

El aire condicionado está al máximo y no traje abrigo en el bolso de mano. Tengo miedo de resfriarme y me manden a hacer otro hisopado. Yo quería viajar después de la pandemia, mis amigas me decían “que no era tan terrible”  estar arriba del avión con la máscara puesta. Y no tenían razón. Yo viajo en económica y no me gustó nada la respiración de un desconocido encima siete horas. Ya perdí la esperanza de dormir en los aviones. Duplico la dosis de ansiolítico,  dormito un rato y me despierto sin saber dónde estoy. ¿Será que a nadie le pasa? Yo debo ser la única del planeta que sufre los aviones, que se pierde en los aeropuertos y que pone cara de feliz cumpleaños cuando encuentra la parada de taxis. Ni hablar de encontrar la salida para el metro. En Nueva York, ya aprendí que lo mejor es tomar un taxi que tiene tarifa fija. No es porque no hable inglés. Mi inglés no me da para leer a Faulkner pero sí a Stephen King.

Encuentro una cafetería decente y el café cuesta cinco dólares. Es malísimo. Cómo extraño Starbucks y eso que no soy fan. Se me terminaron todos los snacks que tenía en el bolso de mano. Cierro los ojos y me imagino Montevideo. Qué ganas de llegar.

Disfruto la soledad en una gran  ciudad, pero no en una sala de espera. Arrastro la valija cada vez que voy al baño. Antes, la gente se hablaba en los aeropuertos, ahora no, todos están concentrados en los celulares. El  aeropuerto me brindó una hora de internet gratis, para comprar minutos, entré a la web pero me da error. Me dio el tiempo justo para hacer la declaración jurada. Es una reverenda porquería en todos los idiomas.

 Menos mal que acá se habla español, me da igual, porque para llegar al baño le pregunté a cinco personas. Si los panameños son tan simpáticos como los que trabajan en este aeropuerto, no vengo de vacaciones  acá ni loca.

Hasta hay una iglesia en el aeropuerto. Les voy a decir a mis amigos de Jabad que pongan una sinagoga también. Ya me recorrí todas las tiendas. Tienen ropa de marcas como Chanel, Dior, y otras carísimas que nunca sentí en mi vida. Me refugio en mi kindle que a esta altura le queda menos del cincuenta por ciento de batería y releo a Milena Busquets “Esto también  pasará”. Espero que así sea y llegar pronto a mi casa.

Janet Rudman
(22 de Marzo de 2022 a las 17:34)

Ultimas Noticias Ver más

Rumores de alto al fuego mientras los cohetes  continuan hacia Israel
Israel

Rumores de alto al fuego mientras los cohetes continuan hacia Israel

07 Agosto 2022


Ana Jerozolimski  desde Israel nos brinda una puesta a punto.

Esta página fue generada en 0.0684419 segundos (16445)
2022-08-07T15:38:29-03:00