Tecnologías & Salud

Sustentabilidad: Netafim de Israel cambia el riego por inundación por el de goteo

Fuente: es.israel21c.org

Por Abigail Klein Leichman

La comida, el agua y la tierra están en peligro. Sí, las tendencias globales indican que estos elementos básicos de supervivencia escasearán en un futuro no muy lejano.

“Si lo que se supone sobre el crecimiento de la población se hace realidad, dentro de tres décadas vamos a necesitar alimentar a unos diez mil millones de personas”, afirmó Gaby Miodownik, director ejecutivo de Netafim, la compañía con sede en el kibutz homónimo que impulsa la adopción masiva del riego inteligente como pieza importante del rompecabezas de la sustentabilidad.

El directivo indicó que hay muchos desafíos en términos de agua y tierra cultivable. Y que en el futuro no habrá más agua ni más tierra. “Podríamos hacer que haya más tierra disponible a través de la deforestación, pero pagaríamos un alto precio en impactos negativos sobre el cambio climático”, le dijo a ISRAEL21c en Español.

Los fundadores de Netafim crearon el método de colocar goteros en las mangueras de riego para suministrar dosis medidas de agua y nutrientes a los cultivos en momentos y lugares precisos.

En 2021, esta compañía líder mundial de riego tuvo ventas por unos 1.100 millones de dólares en más de 100 países. A través de filiales en 40 países y distribuidores en muchos otros, Netafim ya regó más de diez millones de hectáreas.

Esta y otras empresas de riego de precisión, sin embargo, apenas tocaron la superficie. Según un informe de Start-Up Nation Central, el 75 por ciento de los cultivos de Israel se riegan por goteo en comparación con solo el 5 por ciento a nivel mundial.


“Si lo que se supone sobre el crecimiento de la población se hace realidad, dentro de tres décadas vamos a necesitar alimentar a unos diez mil millones de personas”, afirmó Gaby Miodownik, director ejecutivo de Netafim, la compañía con sede en el kibutz homónimo que impulsa la adopción masiva del riego inteligente como pieza importante del rompecabezas de la sustentabilidad.

El directivo indicó que hay muchos desafíos en términos de agua y tierra cultivable. Y que en el futuro no habrá más agua ni más tierra. “Podríamos hacer que haya más tierra disponible a través de la deforestación, pero pagaríamos un alto precio en impactos negativos sobre el cambio climático”, le dijo a ISRAEL21c en Español.

Los fundadores de Netafim crearon el método de colocar goteros en las mangueras de riego para suministrar dosis medidas de agua y nutrientes a los cultivos en momentos y lugares precisos.

En 2021, esta compañía líder mundial de riego tuvo ventas por unos 1.100 millones de dólares en más de 100 países. A través de filiales en 40 países y distribuidores en muchos otros, Netafim ya regó más de diez millones de hectáreas.

Esta y otras empresas de riego de precisión, sin embargo, apenas tocaron la superficie. Según un informe de Start-Up Nation Central, el 75 por ciento de los cultivos de Israel se riegan por goteo en comparación con solo el 5 por ciento a nivel mundial.

 Gabriel Miodownik, director ejecutivo de Netafim. Foto cortesía de Netafim
Miodownik explicó que la agricultura actual no se realiza de manera sustentable y que la mayor parte del agua para esa actividad se usa de la manera más ineficiente, lo que lleva a la inundación de los campos.

En febrero, Miodownik dio un discurso de apertura en la Expo de Dubái sobre los desafíos agrícolas que enfrenta la región y el mundo y cómo el riego de precisión puede ayudar a salvar el agua y la tierra.

“Creemos que dos poderes, la voluntad humana y la tecnología, pueden realmente aumentar el control y eventualmente ayudar a que nuestra agricultura sea más sustentable y más eficiente. Si antes los agricultores rezaban por lluvia y sabían que llegaría en un tiempo predecible, ahora ya no es así”, dijo.

Hoy, cada vez hay más países que recurren a tecnologías agrícolas israelíes ya que las sequías y otras condiciones climáticas extremas afectan a todas las partes del mundo.

 Tecnología de rociadores de Netafim que protege de heladas a un viñedo en Francia. Foto cortesía de Netafim
En Israel hay más de 400 empresas de tecnología agrícola que usan sensores, inteligencia artificial, drones, imágenes satelitales, ingeniería genética y más para ayudar a los agricultores a controlar los procesos que van desde la siembra a la cosecha.

Miodownik le atribuye esto a 70 años de brillantes soluciones nacidas de la necesidad.
Es que la mayor parte de la masa terrestre de Israel no es apta para la agricultura, y el suministro adecuado fue y es una preocupación constante.
Sin embargo, el pequeño país produce el 95 por ciento de sus productos frescos y también los exporta.

Más rendimiento, menos tierra

La transición del riego por inundación al que funciona por goteo puede ahorrar grandes cantidades de agua. Y Netafim avanzando en ese objetivo adaptando el riego por goteo para arrozales que siempre han sido regados por las inundaciones.

El cultivo de arroz utiliza hasta el 40 por ciento del agua dulce del mundo pero la solución de Netafim reduce el uso en un 70 por ciento.

 Arrozales regados en Turquía. Foto cortesía de Netafim
Miodownik indicó que la empresa busca entrar a más categorías de cultivos que “aumentarán en gran medida el impacto en la sustentabilidad y la producción de alimentos”.

Otra cuestión a la vista es el uso excesivo de productos fitosanitarios como herbicidas nocivos para el suelo y el planeta (por no hablar de la salud humana).
El riego de precisión también minimiza el uso de estos productos.

Un problema un poco menos obvio es la práctica del monocultivo: producir los mismos cultivos en el mismo campo año tras año. El suelo agotado dejará de rendir y el agricultor se verá obligado a adquirir más tierra.

En ese sentido, el riego por goteo es una de varias estrategias y tecnologías que pueden aumentar el rendimiento de la tierra que el agricultor ya tiene.

 Cítricos pequeños regados con tecnología de Netafim en Western Cape, Sudáfrica. Foto: cortesía
“Hasta hace algunos años, los agricultores brasileños dependían de la lluvia y del riego por inundación. Cuando querían cultivar más, debían comprar más tierra. Hoy comprenden que simplemente pueden invertir en tecnología de riego y obtener más alimentos de la misma tierra mientras reducen su huella de agua y fertilizantes”, definió Miodownik.

La huella de carbono

Otra de las ventajas del riego inteligente es que reduce la huella de carbono.

“En el pasado, si uno compraba un aguacate en Europa, este venía de las Américas. Ahora, gracias a nuestra tecnología, se pueden cultivar muy bien en Israel, Marruecos o España (incluso en la India) y no es necesario enviar miles de toneladas de frutas a través del océano”, dijo el ejecutivo.

La agricultura de invernadero o de interiores -otra área de acción de Netafim- también reduce la huella de carbono porque los alimentos se pueden cultivar cerca de los minoristas y bajo demanda.


Miodownik explicó que la agricultura actual no se realiza de manera sustentable y que la mayor parte del agua para esa actividad se usa de la manera más ineficiente, lo que lleva a la inundación de los campos.

En febrero, Miodownik dio un discurso de apertura en la Expo de Dubái sobre los desafíos agrícolas que enfrenta la región y el mundo y cómo el riego de precisión puede ayudar a salvar el agua y la tierra.

“Creemos que dos poderes, la voluntad humana y la tecnología, pueden realmente aumentar el control y eventualmente ayudar a que nuestra agricultura sea más sustentable y más eficiente. Si antes los agricultores rezaban por lluvia y sabían que llegaría en un tiempo predecible, ahora ya no es así”, dijo.

Hoy, cada vez hay más países que recurren a tecnologías agrícolas israelíes ya que las sequías y otras condiciones climáticas extremas afectan a todas las partes del mundo.

En Israel hay más de 400 empresas de tecnología agrícola que usan sensores, inteligencia artificial, drones, imágenes satelitales, ingeniería genética y más para ayudar a los agricultores a controlar los procesos que van desde la siembra a la cosecha.

Miodownik le atribuye esto a 70 años de brillantes soluciones nacidas de la necesidad.
Es que la mayor parte de la masa terrestre de Israel no es apta para la agricultura, y el suministro adecuado fue y es una preocupación constante.
Sin embargo, el pequeño país produce el 95 por ciento de sus productos frescos y también los exporta.

Más rendimiento, menos tierra

La transición del riego por inundación al que funciona por goteo puede ahorrar grandes cantidades de agua. Y Netafim avanzando en ese objetivo adaptando el riego por goteo para arrozales que siempre han sido regados por las inundaciones.

El cultivo de arroz utiliza hasta el 40 por ciento del agua dulce del mundo pero la solución de Netafim reduce el uso en un 70 por ciento.

Miodownik indicó que la empresa busca entrar a más categorías de cultivos que “aumentarán en gran medida el impacto en la sustentabilidad y la producción de alimentos”.

Otra cuestión a la vista es el uso excesivo de productos fitosanitarios como herbicidas nocivos para el suelo y el planeta (por no hablar de la salud humana).
El riego de precisión también minimiza el uso de estos productos.

Un problema un poco menos obvio es la práctica del monocultivo: producir los mismos cultivos en el mismo campo año tras año. El suelo agotado dejará de rendir y el agricultor se verá obligado a adquirir más tierra.

En ese sentido, el riego por goteo es una de varias estrategias y tecnologías que pueden aumentar el rendimiento de la tierra que el agricultor ya tiene.

Las emisiones de carbono también se reducirían al bajar el consumo de plástico en las 17 fábricas de Netafim, 14 de las cuales están fuera de Israel.
Esto es realmente significativo, sobre todo porque en 2017 la compañía fue adquirida por Orbia, uno de los mayores productores mundiales de tuberías y accesorios de plástico.

“Ahora juntamos las viejas tuberías de goteo de los agricultores y las procesamos en nuestra propia fábrica de reciclaje para reutilizarlas. Hace unos años empezamos esto en California y hoy lo desarrollamos en México y Europa. Es una nueva forma de ser más sustentables, no solo ahorrando agua y produciendo más alimentos sino también en términos de residuos”, dijo Miodownik.

La asequibilidad como obstáculo

Todo suena genial pero la cruda realidad es que las soluciones de tecnología agrícola son muy caras para los 450 millones de pequeños agricultores del mundo.

Netafim está entre otras tantas compañías israelíes de tecnología agrícola que inventan productos y modelos comerciales más asequibles para satisfacer esta necesidad.

En ese sentido, Netafim no sólo rediseña sus sistemas para hacerlos más accesibles y simples de instalar y usar sino que prueba innovadores programas cooperativos para agricultores que carecen del dinero para invertir en riego de precisión.

“Tratamos de replicar un modelo muy exitoso que tenemos en la India llamado ‘riego comunitario’. Reunimos a miles de pequeños agricultores con autoridades de localidades en el sur de ese país e implementamos un gran proyecto que involucra la infraestructura de agua y riego en el campo. Al final, cada agricultor riega su propia tierras y recibe algunos años de soporte técnico y agronómico de nuestra gente”, dijo Miodownik.

Netafim también presento el “riego como servicio”. Esto significa en que en vez de realizar grandes inversiones de capital, los agricultores pagan una tarifa mensual para que la compañía instale y opere los sistemas. “Esto también supera el miedo a las nuevas tecnologías, que en muchos lugares es la principal barrera que hay. Lo operamos nosotros en una pequeña prueba piloto para que puedan ver cómo funciona”, explicó el ejecutivo.

Otro modelo de la empresa es ayudar a los gobiernos a crear nuevas áreas agrícolas.

“Ruanda vio la necesidad de una agricultura de alto nivel en un área particular donde no había agua, y así fue como creamos la infraestructura y trajimos agua de otro lugar. La próxima fase será llevar inversionistas internacionales para que inviertan en agricultura de alta tecnología en esa región para servir a mercados locales o de exportación. Los residentes también se benefician porque mejora su sustento”, explicó Miodownik.

John Farner, director de sustentabilidad de Netafim, es hoy uno de los nueve líderes corporativos de todo el mundo invitados recientemente a unirse a la Comisión Directiva del Mandato del Agua de la ONU para abordar los desafíos del agua con soluciones avanzadas de sustentabilidad.

Garantizar el suministro de alimentos en el Golfo

Miodownik expresó que su discurso de apertura en Dubái fue recibido con entusiasmo, ya que los Emiratos Árabes Unidos tienen un fuerte interés en las tecnologías israelíes que pueden reducir la dependencia del país de los alimentos importados.

“Desde que se firmaron los acuerdos de paz hemos recibido una cálida bienvenida de muchas empresas de allí. Hoy las apoyamos en términos de sus necesidades en los Emiratos Árabes Unidos, pero también en actividades agrícolas fuera del país que respaldan sus necesidades de seguridad alimentaria”, dijo Miodownik.

Incluso, Netafim reubicó allí a su vicepresidente a cargo de África y Oriente Medio. “Esperamos pronto que los saudíes se conviertan en parte de esta misión de ayudar a más y más agricultores de todo el mundo a cultivar más alimentos con menos recursos”, finalizó el directivo.

 

Ultimas Noticias Ver más

Pinchegorro nos trae la parashá Behar
Mundo Judío

Pinchegorro nos trae la parashá Behar

20 Mayo 2022


 Por Rabino Eli Levy

Esta página fue generada en 0.0652099 segundos (1505)
2022-05-22T01:41:21-03:00