Rosh Hashana

Un mensaje alentador desde la Comunidad Sefaradí, con su líder espiritual Yehuda Ribco

Como es sabido, la finalización del año en curso y la llegada de uno nuevo, es una buena oportunidad para analizar y resumir. Y cuando eso va de la mano del 90°aniversario, la Comunidad Sefaradí del Uruguay tiene lo que celebrar. De eso y más, conversamos con su líder espiritual y Director del Rabinato Yehuda Ribco.

 

P: Querido Yehuda, es un gusto estar nuevamente en contacto contigo. Como ya hemos comentado, en este número especial de Rosh Hashaná quise incluir entrevistas a rabinos de distintas comunidades , con sus esposas, en los casos en los que ellas también tienen un rol comunitario.
En tu caso, como  líder espiritual y director del Rabinato  de la Comunidad Sefaradí nos has comentado que  tu esposa, médica en ejercicio, te apoya desde otras áreas.  Pero eso no quita que de cara a las fiestas, seguramente también tú te dividís entre lo comunitario y lo familiar. ¿Cómo estás esperando pues la llegada de Rosh Hashaná?

 

R: Apreciada Jana y lectores todos, muy agradecido por esta oportunidad de llegar a tantas personas con el mensaje que podamos compartir en esta oportunidad.  Efectivamente, mi esposa es médica pediátrica, la Dra. Grunfeld, entre sus muchas ocupaciones está la asistencia en emergencias, así como es especialista en puericultura, por lo cual ayuda a muchas familias en la sana crianza de los hijos. Gracias a Dios se dedica con pasión y profesionalismo a ello. Y en referencia a su tarea,  es el sostén de mi tarea en la Comunidad Sefaradí, entre otras cosas, es mi socia a la hora de lograr visualizar diferentes perspectivas, en el intercambio de ideas logramos un crecimiento que se vuelca a lo comunitario en su conjunto.

P: Hermosa descripción…

R: Mi tarea en el área de Rabinato de la Comunidad implica otro tipo de situaciones, pero de las cuales también dependen la vida en este mundo y en la eternidad, así como el bienestar en la medida de lo posible. Por ello te diría que la presencia de Laura se hace visible en la Comunidad Sefaradí a través de su tarea profesional,  estando en muchos hogares, atendiendo a sus hijos y nietos, así como siendo la compañera de su maestro de Torá.

P: Las clases fueron productivas entonces…

R: ¡Así es!  Te cuento que de cara a las actividades del cierre de año y comienzo del nuevo 5783, te diré que desde el  día siguiente de Kipur y Simjat Torá pasados venimos planificando, innovando, pero sin perder la identidad, y renovando para llegar a más socios y familias para reforzar sus lazos con él y su identidad sefaradí. Es un trabajo de hilar fino, con sensibilidad, para acompañar a quienes añoran las tradiciones y el folclore de sus ancestros, a la par de alcanzar el alma de los más jóvenes.
En cuanto a lo familiar, no suelo hablar demasiado del tema, así que te comparto que estamos encarando nuevos proyectos y compartiendo las tareas del hogar y el crecimiento como familia.

P: ¿Qué tendrá de especial Rosh Hashana en la Comunidad Sefaradí?

R: Además de traer los rezos tradicionales, con sus melodías centenarias, que se conectan a lo más profundo de nuestro vínculo con el Templo; estaremos compartiendo canciones más actuales. Recordemos que esta fecha tienen un carácter muy especial, pues es una festividad que implica gozo y alegría, pero, al mismo tiempo, es el Iom haDin (Día del Juicio), el día en el cual cada alma es sopesada por el Eterno y se juzgan nuestras acciones. Por tanto, tenemos la necesidad de celebrar, sin dejar de estar serios y enfocados en la reparación interna y con los otros, y asimismo enfocados  en el crecimiento personal.
Haremos también un encuentro para despedir el año, antes de Rosh haShaná, con alegría y bendición, como una especie de broche de oro de las celebraciones que la Comunidad ha venido desarrollando por los  90 años de la fundación de nuestra comunidad.
Por supuesto, como es tradición en la Comunidad Sefaradí, cruzaremos a la rambla de Trouville, frente al Centro Maimónides y haremos sonar el Shofar y compartir con más socios y amigos, así como con el transeúnte ocasional,  para que todos puedan participar de la mitzvá de la festividad.

P:  Eso sin duda es algo muy especial. ¿Habrá rezos tanto en Maimónides como en el templo de la calle Buenos Aires?

R: Exactamente. Como hacemos cada semana, también en Rosh haShaná y en la noche de Kal Nidré (como se pronuncia en un elegante arameo) estaremos celebrando y rezando en nuestro Centro Maimónides. Durante el día de Kipur, y por supuesto hasta su culminación con el toque del Shofar y la bendición de la familia estaremos en el templo Beth Israel en la calle Buenos Aires.
No está demás decir que, semanalmente transmitimos online, en diferentes aplicaciones, para todos aquellos que por diferentes razones no pueden concurrir personalmente. Fue una idea que nos surgió durante la pandemia que luego observamos que se estaba extendiendo por otras partes y diferentes modalidades y no solo lo difundimos en el área religiosa sino que lo hemos hecho extensivo para actividades culturales y sociales. Entendemos que nuestra manera de entender el judaísmo nos impulsa a que esta tarea de acercarnos a los lejanos se continúe y amplifique, aproximando mucho más a los que ya están cerca.

Final de Iom Kipur en el templo de la calle Buenos Aires

 

P: ¿Cómo maniobras entre la responsabilidad a nivel comunitario y familiar? 

R: Activo a nivel comunitario desde mi infancia, en una familia de activistas comunitarios. Igualmente, es un aprendizaje constante.

El mejor ejemplo de un líder religioso es tener el apoyo de la familia, y en ese sentido estoy orgulloso de los míos y por ello en casa se habla de todos los temas que también a través de la visión de los jóvenes voy creciendo y mejorando

 

P: No sé si en el plano familiar sos de los esposos que entran a la cocina, pero seguramente sabrás cómo será vuestra mesa este año. ¿Tenés idea de la parte culinaria? No sé si tu esposa también es sefaradí o si en vuestra mesa habrá mezcla de tradiciones.

R: Si Jana. ¡Soy de los que están en la cocina! Con mucho orgullo y amor.
Te cuento como antecedente del tipo de comida que hago, que el abuelo de mi suegra era un importante rabino en Varsovia, mucho antes de la Shoá. De parte de su padre, también de Polonia. En mi caso, una mezcla de esas zonas que ahora uno sabe qué países son, pero digamos que Hungría-Rusia.
El 90% de la cocina está a mi cargo, pero no me quedo en las delicias típicas del folclore de la vieja Europa sino que permanentemente innovo tratando de equilibrar los platos.
Sin embargo, no hay que renegar de la tradición, así que supongo que haremos sopa de pollo con kneidalaj, gefilte fish (no dulce, para mí), pollo con raibak (tortilla suiza, le dicen algunos, o kugel de papa le dicen otros), honigleikaj (una receta que aprendió mi hija con el Rab Mendy, la mejor hasta ahora) y no, no comemos “Jalá agulá”. Sería interesante extenderme acerca del simbolismo en la mesa judía, y muy en particular en estas fechas, pero creo que puede ser para otra ocasión.

P: Lo tomo pues como idea para otra entrevista. 

R: Creo que, más importante de todo es que la comida nos haga bien y guste a los comensales, sin importar tanto si es de aquella tradición o de esta. Sin dejar los lazos de lado, pero fortaleciendo el presente con sentido trascendente. Sin olvidar que la mesa es el reemplazo del sagrado altar del Templo, y no solo de pan vive el ser humano, sino también de la palabra de Dios.

 

P: ¿Qué es lo que más te gusta de estas fiestas? Me refiero a nivel comunitario y personal.

R: La oportunidad del reencuentro con el cercano y el lejano.

Es un gran placer recibir anualmente a los socios y amigos que comparten las fiestas en nuestra Comunidad. Sentir el calor del abrazo y compartir las melodías y rezos con ellos, con sus hijos y nietos y ver crecer las familias.

Esa es una gran felicidad. Sentir que la gente renueva sus lazos comunitarios es algo que no solo gusta sino reconforta.

 

P: ¿Y qué es lo más difícil?

R: Quedar conforme con la tarea que he realizado. Aunque entiendo que lo que espero mejorar para el año que viene es una enseñanza más, lo cual constituye una de las ideas de los Iamim Noraim. Aprender de nuestro proceder en el pasado, para perfeccionar el presente y abrirnos la perspectiva a un más dulce y saludoso mañana.

En otro aspecto, es un rasgo del uruguayo, y más generalizado actualmente por muchas partes del mundo, el no estar presentes en los acontecimientos de la sinagoga, en permanecer alejados de la vida comunitaria.
Es una tarea que espero entre todos podamos rectificar.

Actividad comunitaria.En el evento tradicional conmemorativo del edicto de Expulsión de los judíos de España, con el Ministero del Interior Luis Alberto Heber y Gabriela Najson, voluntaria en la comunidad

 

P: ¿Cómo ves en tu  comunidad el resumen del año que termina? O sea ¿ qué logros dirías que han alcanzado en el año que termina?

R: Venimos despertando de un largo letargo. Cuesta sacarse la modorra, pero vamos avanzando. Hemos realizado muchos cambios que han tenido una comprometida aceptación. Despacio, dando pasos firmes, para lograr mantener con perspectiva de futuro la identidad judía y sefaradita, el legado de los ancestros, que es algo más que un pasado olvidado.
Ha sido un año intenso, porque celebramos el 90 aniversario con muchísimas actividades, encuentros sociales, eventos culturales y espirituales. Hemos contribuido con nuestros aportes, nuestra perspectiva, ideas, actividades, compromiso para colaborar en la mejora comunitaria. Ha sido un año de desafíos, de logros, de aventurarse a crecer y a ser.

P: Muchas gracias Yehuda Y lo mejor para ti y los tuyos. Shaná tová!

 

R: Shaá tová , igualmente!

P: ¿Y qué planes hay para el próximo?

R: Estamos organizando grupos de encuentro, shabatot especiales, clases y continuar en la senda que comenzamos.
Y tenemos muchas actividades para compartir, pero no me quiero adelantar por ahora.

P: Les deseo éxito en todo lo que emprendan Iehuda. ¿Algo que quisieras agregar?

R: Por el momento agradecerte nuevamente esta entrevista, desearte a ti y tu familia un Shana Tová uMetuká así como a todos los socios, amigos y familia sefaradi y a toda la colectividad judía en Uruguay. A los judíos, allí donde estén. A los que nos acompañan como hermanos del camino. Para todos, el deseo de que sea un año de bendición y disfrute de la misma.

Que tengamos un año de salud, paz y que podamos recorrer este año en un camino de “leche y miel” . Shaná Tová Tikatevu. Tizku LeShanim Rabot. Que sean todos inscriptos en el libro de la vida por muchos años más.

P: Amén. Los mejores deseos pues también para ti, los tuyos y toda la Comunidad Sefaradi.

R: Muchas gracias.

 

 

Ana Jerozolimski
(26 Septiembre 2022 , 19:01)

Ultimas Noticias Ver más

 Parashá Vaietze
Mundo Judío

Parashá Vaietze

01 Diciembre 2022


Por Eli Levy

La inteligencia artificial ayuda a los niños autistas
Tecnologías & Salud

La inteligencia artificial ayuda a los niños autistas

01 Diciembre 2022


Fuente: https://nocamels.com Por Ariel Grossman

MiSinai
Mundo Judío

MiSinai

01 Diciembre 2022


La Educación Judía Según Labán - Trayendo a Casa al Distanciado - El Gato - Los Nombres Judíos  

Esta página fue generada en 0.2397630 segundos (18283)
2022-12-01T20:24:10-03:00