Mundo Judío

Parashá Vaietze

Por Eli Levy

Estimados lectores:


La semana pasada hablamos de la rivalidad entre hermanos, esta semana el núcleo de la historia se centra en la relación de dos hermanas, Rajel y Lea.
La historia es de competencia, pero también de mucho amor entre ellas.


Rajel sabía que Laban iba a engañar a su novio y le dio algunas señales a Lea en la noche de boda para que ella no pase vergüenza. Lea por otro lado, quería reivindicarse frente a su marido dándole mucha descendencia, pero cuando vio proféticamente que Rajel se iba a quedar sin “cupo”, oró por ella y Rajel quedó encinta.
Son nuestras matriarcas, todos los judíos somos descendientes de estas mujeres y la relación entre ellas nos deben dejar una lección.
A pesar de que competían constantemente para ganarse el agrado del marido, siempre hay una preocupación por lo que le está pasando a la otra, que no pase vergüenza, que no se amargue, que no entristezca.


En nuestro pueblo surgen competencias que a veces son acaloradas y extremas ya sea en la política o en los distintos ámbitos comunitarios, pero nunca debemos olvidar que somos hermanos. Podemos pensar distinto, pero si el otro va a pasar un mal momento, va a pasar vergüenza y yo lo puedo evitar voy a hacerlo.


¡Shabat Shalom!
Rabino Eli Levy

Ultimas Noticias Ver más

Dos actos terroristas del siglo XXI
En comunidad

Dos actos terroristas del siglo XXI

28 Febrero 2024


Por Enrique Rotemberg Publicado en Ecos del El País

Esta página fue generada en 0.0463631 segundos (8233)
2024-02-29T11:22:30-03:00