En comunidad

Alain Mizrahi: el arma contra la credulidad es el pensamiento crítico

Una nochecita de calor insoportable, de este verano que no se quiere ir, fui con mucho placer a escuchar a Alain Mizrahi.

Era el  orador principal del espacio que la NCI creó para recordar el terrible asesinato de David Fremd Z”L, en manos de un antisemita. Es experto en redes sociales y convivencia.

Alain Mizrahi es el creador de la encuesta de internet en Uruguay y es gran usuario de redes sociales del punto de vista personal y profesional. Sus hilos de twitter son famosos por su idoneidad e información de calidad. Es un viajero, un deportista y es un padre que no puedo hilar cinco frases sin nombrar a su hijo Pipe.

Seleccioné parte de su charla:  

…..

Voy a empezar por un disclaimer, o deslinde de responsabilidad: no soy un filósofo, no soy sociólogo, ni siquiera me considero un buen disertante. Me gusta escribir, eso sí. Y me gusta leer, investigar, pensar, y unir puntos, como en aquellos jueguitos que venían en la revista Billiken. Buena parte de lo que voy a exponer en esta charla está inspirada en libros del sociólogo francés Gerald Bronner, en particular “Apocalipsis cognitivo” y “La democracia de los crédulos”. 

Soy un fan de las redes sociales. Fui de los primeros uruguayos en usarlas, en la época de las salas del Latin Chat (los que sonrían van a delatar su edad), luego el ICQ y el MSN, y he abierto cuentas en todas las redes que aparecen por ahí para entender su lógica, los códigos de comunicación de sus usuarios, a veces con mi identidad real y a veces con una falsa. 

Desde hace más de 20 años investigo sistemáticamente el uso de internet en Uruguay, y muy particularmente las redes sociales, y voy a darles algunas cifras que quizás les sorprendan, especialmente a aquellos que siguen creyendo que Uruguay es diferente al resto del mundo. No, no somos diferentes, al menos en esto.

En 20 años pasamos de que menos de un tercio de la población uruguaya sea usuaria de internet, a casi el 100%. 

En 10 años el número de personas con smartphone pasó de 120.000 a 2 millones y medio. Y este crecimiento explosivo tuvo mucho que ver, como fenómenos que se retroalimentan, con la explosión de las redes sociales, con la cantidad de información que se puede encontrar en internet y con la velocidad a la que se propaga esa información justamente gracias a que todos estamos conectados a redes sociales y a que todos tenemos un smartphone en el bolsillo.

Pero antes de seguir adelante quiero detenerme un poquito sobre la definicón de redes sociales. ¿De qué hablamos cuando hablamos de redes sociales? En realidad la expresión correcta debería ser “medios sociales”, que es la traducción de “social media”. Red social es cualquier plataforma que permita crear contenido, sean textos, imágenes, videos, audios, compartirlos, e interactuar con otros a través de internet. Entonces estamos hablando no solo de Facebook, Instagram, Twitter, Snapchat, TikTok, sino también de aplicaciones de citas como Tinder o Happn – me lo contó un amigo -, de redes un poco menos conocidas salvo por los más jóvenes como Twitcho Reddit, y sobre todo de Youtube y de Whatsapp.

…………..

Hoy en Uruguay todo el mundo usa alguna red social, generalmente varias. Todo el mundo usa Whatsapp, todo el mundo usa Youtube hasta como buscador directamente sin pasar por Google. Y voy a contarles algo bastante contraintuitivo: de las que llamamos comúnmente Redes Sociales la que más gente usa sigue siendo Facebook. Más de las ¾ partes de los uruguayos usan Facebook. Instagram le sigue de muy cerquita, pero su número de usuarios creció más que lo que ha caído Facebook, lo cual muestra que muchas personas usan las dos. La tercera red más usada ya es TikTok, que ha tenido un crecimiento explosivo en los últimos dos años: más de 1/3 de los uruguayos la usan. Y la cuarta es Twitter, que se mantiene a lo largo de los años con ¼ de la población aproximadamente. Y después tenemos Pinterest, LinkedIn, Snapchat, Reddit, Twitch, y por supuesto las apps de citas. Seguramente muchos de ustedes jamás hayan oído hablar de Reddit. Pues pude calcular que hay aproximadamente 70.000 uruguayos en esa red, que funciona en forma de foros temáticos a la vieja usanza.

………………..

¿Cuáles son las buenas noticias en todo esto? ¿Qué tiene de positivo para la Democracia?

1)      La primera buena noticia es que hoy estamos conectados en tiempo real con el mundo

2)      La segunda buena noticia es la cantidad de información disponible en internet y la facilidad – en teoría como vamos a ver – de conseguirla. El crecimiento de la cantidad de información disponible en internet es fenomenal y totalmente inimaginable para nuestro cerebro. Se calcula que duplica cada dos años.

3)    La  tercera buena noticia: la libertad de expresión. Cualquiera que disponga de una conexión a internet y acceso a redes sociales tiene la posibilidad de expresar lo que se le cante. Ya no hay más censura que valga, a menos que como en China un gobierno  bloquee determinados sitios.

4)     La cuarta buena noticia, que es consecuencia de lo anterior, es la desregulación completa del mercado de la información. Como cualquiera tiene la posibilidad de expresarse y tiene a su disposición un sinnúmero de plataformas donde hacerlo, el mercado de la información se democratiza totalmente: hoy, para cada demanda de información existe una oferta disponible.

5)   La quinta buena noticia, si viviéramos en un mundo ideal, se la voy a pedir prestada a Thomas Jefferson, uno de los Padres Fundadores de los Estados Unidos. Jefferson dijo, y es una de sus frases célebres, “La Verdad prevalecerá por sí sola (…) y no tiene nada que temer al conflicto, a menos que el Hombre se interponga y le quite sus armas naturales, la libre argumentación y el debate. Los errores dejan de ser peligrosos cuando se permite contradecirlos libremente”. Fin de la cita.

6)   La última buena noticia es que hoy tenemos una disponibilidad de tiempo de cerebro infinitamente superior a la que teníamos hace 100 ó 200 años, y ni que hablar que los primeros Homo Sapiens. Hoy vivimos en promedio 30 o 35 años más que a principios del siglo XX.

Resumiendo entonces las seis potenciales buenas noticias: 

  • ·         Interconexión con el mundo 
  • ·         Acceso ilimitado al conocimiento
  • ·         Libertad de expresión
  • ·         Desregulación y democratización de la información
  • ·         Las redes favorecen el debate y por lo tanto a que siempre prevalezca la Verdad 
  • ·         Tiempo de disponibilidad de cerebro aumentado. 

………………..

Internet se ha transformado en una inmensa cacofonía de información (recuerden: se duplica cada dos años), que podría compararse a una fiesta en el que hay un montón de gente conversando al mismo tiempo sobre mil cosas diferentes, un ruido de fondo, pero de repente algo nos llama la atención por sobre el resto. Y esas cosas que nos llaman la atención no son necesariamente las más interesantes.

Lo primero que nos atrae es el sexo; si no fuera así, los sitios de pornografía no serían los más visitados del mundo.

Lo segundo que nos atrae es el miedo. El hombre primitivo vivía con miedo, miedo a los animales salvajes, miedo a las inclemencias del tiempo, miedo a todo. No hemos cambiado mucho, al punto que cualquier noticia que pretenda alertarnos de un peligro nos atrae irresistiblemente.

Lo tercero que nos encanta y nos atrae como el azúcar es el conflicto. Oímos que dos personas se están insultando en la calle y dejamos lo que estamos haciendo para asomarnos a ver qué pasa. Lo mismo pasa en internet: cualquier conflicto nos llama la atención

…………

También el odio y la indignación se propagan de una forma descomunal. Y eso no ha cambiado desde que el hombre es hombre. En 1095, en la ciudad francesa de Clermont Ferrand, el papa Urbano II llamó a la primera cruzada contra los infieles al grito de Deus Vult (dios lo quiere).

El otro peligro que nos acecha en esta cacofonía de información es nuestra pereza intelectual, que nos lleva a la credulidad, o sea a creer cualquier imbecilidad “porque la vimos en Instagram” o porque nos la compartió un amigo.

…………….

En nombre de la libertad de expresión, ¿cualquiera puede difundir cualquier cosa? ¿Dónde está el límite y quién lo pone? ¿Se debe legislar? ¿Se debe regular? ¿Dónde está el límite entre regulación y censura? De esto se ha debatido muchísimo, y les recomiendo a quienes no la han visto la miniserie documental de HBO “Q, en el ojo de la tormenta”. Trata de la red social 8Chan, muy usada por los activistas norteamericanos de ultra derecha supremacistas blancos, neonazis, antisemitas, que difundieron la teoría de QAnon según la cual existe una conspiración de pedófilos del Partido Demócrata liderada por Obama, Hillary Clinton y George Soros. El creador de esa red social se defiende de todas las acusaciones diciendo que él solo proporciona la plataforma, y que si es usada por Qanon están en su derecho, él no tiene por qué echarlos, y que si les cierra su canal van a encontrar otra plataforma que los reciba. El hecho es que Qanon estuvo detrás del asalto al Capitolio el día de la asunción de Joe Biden y que todo estuvo orquestado desde las redes sociales.

La otra amenaza para la democracia es la desinformación, las noticias  falsas y las teorías conspirativas que circulan a través de las redes sociales. Las informaciones falsas circulan 6 veces más rápido en Twitter que las verdaderas. ¿Por qué?Porque se “encastran” mejor con el funcionamiento de una parte de nuestro cerebro: la credulidad.

Tendemos a buscar representaciones del mundo intuitivas, rápidas, y sobre todo que vayan en el mismo sentido que nuestras creencias. Es lo que se llama el sesgo de confirmación. Y ese sesgo de confirmación, que todos tenemos, se amplifica en el mundo de la llamada posverdad, donde las cosas son porque creo, porque SIENTO que son así, y no hay demostración científica que me haga cambiar de parecer. La Tierra es plana, el Covid no existe, el calentamiento global es un invento, nada muy diferente a cuando en épocas de la Peste Negra, siglo 14, se acusaba a los judíos de envenenar los pozos de agua. O como me contaba mi abuela que decían en Polonia que la matzá estaba hecha con la sangre de niños cristianos.

Las redes sociales se han transformado, entre otras cosas, en el arma predilecta de los populismos de todo tipo y color, que usan esa credulidad, esa tendencia de los seres humanos a buscar representaciones del mundo fáciles y rápidas, para conseguir espacios de poder.

La circulación de las teorías conspirativas y de las noticias falsas no sería posible sin algunas minorías muy motivadas y activas que logran una visibilidad mucho mayor que lo que realmente representan. Y como dijo el programador italiano Alberto Brandolini en 2013, “la cantidad de energía que se necesita para refutar una estupidez es muy superior a la necesaria para producirla”. Y así quienes defendemos a capa y espada el pensamiento crítico contra los dogmas y las noticias falsas muchas veces bajamos la guardia y estamos tentados de rendirnos.

¿Qué podemos hacer como sociedad? La única arma posible contra la credulidad, contra las teorías conspirativas, contra la divulgación de noticias falsas a través de las redes, es el pensamiento crítico.

Para empezar, a nivel de cada uno de nosotros. Vos, vos, vos, cuando leas algo que te parezca sospechoso, por más que vaya en el mismo sentido que tus creencias, verificá la fuente.

Y a nivel más macro,  el pensamiento crítico debe transformarse URGENTE en una causa mundial de la Democracia, pero si solo lo fuera en Uruguay ya me conformo. La enseñanza del pensamiento crítico debe empezar en la escuela, y de la misma forma que existe la Educación Cívica, para formar ciudadanos, tenemos que enseñarle a nuestros chicos a luchar contra el lazy thinking, la pereza intelectual, para manejarse en un mundo hiperconectado y donde vivimos sumergidos de información.Esta recomendación no es un invento mío, está en un informe que el presidente de Francia Emmanuel Macron solicitó a una comisión de expertos y fue publicado el año pasado.

Tenemos un nuevo enemigo que es la desinformación, la infoxicación, los algoritmos de las redes sociales, y la única arma que tenemos, casi nada, es el pensamiento crítico y el rigor científico. El mismo que logró que la teoría heliocéntrica de Galileo, o la de la evolución de Darwin prevalecieran sobre los dogmas religiosos.

Una vez más agradezco a la NCI, a la B’nai B’rith, y a todas las organizaciones que apoyaron este acto en memoria de David Fremd, y por supuesto a todos ustedes por haber venido y por haberme escuchado.

 

 

 

Janet Rudman
(15 Marzo 2023 , 19:30)

Ultimas Noticias Ver más

Esta página fue generada en 0.0428331 segundos (4563)
2024-04-16T07:26:52-03:00