Cultura

Mis lecturas de mayo

"Llámame por tu nombre" de André Aciman

Llegué a André Aciman al leer ”Lejos de Egipto” y no sabía que era el autor del libro en el que se basa esta famosa película. En una localidad de la costa de Italia, durante la década de los ochenta, la familia de Elio instauró la tradición de recibir en el verano a estudiantes o creadores jóvenes que, a cambio de alojamiento, ayudaran al cabeza de familia, catedrático, en sus compromisos culturales. El libro nos traslada a Italia, al pueblo, a la familia. Es un viaje de ida. Esta historia nos muestra un amor de verano, una pasión muy fuerte. Muy bien escrito.

Oliver es el elegido este verano, un joven escritor norteamericano que pronto es objeto de la excitación de Elio, el hijo de la familia. Es una historia de amor como tantas, que sea entre un profesor y un muchacho que lo ve como un dios, que lo mira y lo desea hasta que se encuentran. Leí  una reseña que hablaba de acoso, yo no lo interpreté así.Las escenas de sexo son elegantes. El uso de los sentidos está muy presente en las descripciones, un ejemplo es cuando Elio guarda el traje de baño de Oliver para olerlo. Me comentaron que el libro es mejor que la peli, como casi siempre. Aún no vi la peli.

Lo recomiendo a full. 

"Victoriosa" de Ysad Yarid

Trata de la historia de Abigail, una psicóloga que cae mal, muy mal. Sus relaciones afectivas son extrañas, tiene dificultad para relacionarse con todos los personajes de la novela.Victoriosa tiene muchos grises y leí con sorpresa  los estudios que se hicieron para mejor la eficiencia del ejército norteamericano.

Abigail tiene cerca de cincuenta años, es madre soltera y experta en psicología del arte de matar. Hija de un psicoanalista clásico, se retiró del ejército después de una exitosa carrera como psicóloga militar, experta en estrés postraumático pero, sobre todo, gran innovadora en materia de entrenamiento de los soldados para prepararlos psicológicamente para matar y también para poder superar la muerte de los compañeros. 

Como la relación de Abigail con su padre, que de algún modo la desprecia por haberse convertido en quién es  “No eres una terapeuta, eres una sierva de las Fuerzas Armadas”, llega a decirle.

Antes de terminar este artículo recibí un mail de Ana María Bejarano que cito en parte: 

En esta novela yo veo, entre otras muchas cuestiones, una referencia clara al sacrificio de Isaac. El soldado israelí es un nuevo Isaac que es sacrificado en el altar de la guerra por sus padres. Este es un tema recurrente en la literatura israelí y en su arte.

Por otro lado los autores y autoras nos vienen a decir, en sus obras, que si Dios en el libro de Génesis hubiera preguntado a Sara en lugar de preguntar a Abraham, Sara habría dicho NO. Sara no habría estado dispuesta a sacrificar a su hijo como sí lo estuvo Abraham.

Este es un tema recurrente en la literatura hebrea actual. Las madres dicen NO. Como hace Abigail en esta novela. Ella NO quiere que su hijo se sacrifique en la guerra. Ella prepara a otros, pero cuando le toca a su hijo ella no está dispuesta

Este libro es de lectura obligada. El escritor, Ysad Yarid, escribe de lo que sabe, su visión está clara, no es necesario coincidir con él para leerlo. Al contrario,  lo mejor es leerlo para discutirlo. 

"Limpia" de Alia Trabucco

Limpia es una novela que me llamó la atención, no por la crítica social que la atraviesa, sino por su  corrección política en donde la “empleada” de la casa es una víctima precarizada laboralmente. Es una  la crítica feroz a la sociedad chilena y al neoliberalismo.

Lo que me llamó la atención es que te avisa que la niña va a morir y eso se sabe desde el principio. Eso es lo que hace que leamos novela. Queremos conocer a esa pobre niña que muere tan pequeña.

 “Me imagino que a estas alturas se preguntarán por qué me quedé. Es una buena pregunta, una de esas importantes. Estás triste. Eres feliz. Mi respuesta es la siguiente: por qué se quedan ustedes en sus trabajos, en sus minúsculas oficinas, en las fábricas, en las tiendas, al otro lado de esa pared”, escribe.

La niña, Julia, es infeliz y su manera de relacionarse con el mundo está estrechamente ligada a la violencia. Llega hasta a engañar a Estela mientras juegan metiéndole un puñado de barro del jardín en su boca “Hay una mitología en torno a la infancia como lugar de pureza e inocencia como si los niños y niñas no estuvieran insertos en el mismo modelo de exigencia, productividad, perfección y ansiedad”,apunta la escritora chilena. “Es necesario que desde la literatura se piense en la infancia más allá del mandato de la inocencia”, comenta la autora. No estoy de acuerdo con la visión idílica que mostramos de los niños. Éstos muchas veces son crueles, hacen bullying en el colegio y maltratar a sus mascotas y a quienes los rodean. Esta novela me generó mucha incomodidad, tristeza y bronca. Transpira corrección política cuando victimiza a la “empleada”, cuando son todos víctimas de una sociedad cuyo mandato es la felicidad que muestra Instagram. 

Vale la pena leerla. 

"Sacrificios Humanos" de María Fernanda Ampuero

A mí me gusta  María Fernanda, a pesar de que me da miedo. Es la idea. Pero el miedo me tiene aburrida, demasiados libros que navegan en un mundo oscuro y terrible.

Sus relatos, doce en total, hacen pie en el terror cotidiano -en eso la emparentan a las tramas de Stephen King y más acá, a la argentina Mariana Enríquez- están asociados a la violencia de género: cada una de las historias que componen este libro asume la situación de las víctimas de esos sacrificios humanos a los que el sistema y los demás someten a sus personajes. Habla de muchos miedos, de ese tipo que ves en una esquina cuando crees que estás a salvo, el de no volver a ver a quienes se te han muerto. Son emociones humanas que el terror recoge y devuelve transformadas", explica la ecuatoriana, que reconoce que escribe a partir de lo que a ella misma la aterroriza. La autora vive en España y hay una tremenda crítica  a la vivencia de ser  una sudaca allí. 

La autora, que en una entrevista reciente con La Vanguardia reconoce entre sus influencias directas a King, Bram Stoker, Edgar Allan Poe y Oscar Wilde- reconoce que “nada como la observación atenta del día a día en nuestras ciudades”, y casi que inventa un nuevo género: el terror de no ficción.

La recomiendo aún cuando no soy fan del género. 

"Otoño" de Ali Smith

Galardonada con uno de los premios Llibreter, en 'Otoño' los hilos argumentales se han reducido al mínimo, a la relación de dos personajes a través de los años. Estos son : Elisabeth, una profesora de 32 años con un sueldo bajo para el Norte, y Daniel Gluck, un hombre centenario, antiguo vecino de la chica, que yace postrado en una residencia de ancianos, sumido en un casi coma  que brinda los momentos más bellos del libro. Su amistad sostenida en el tiempo, su afecto, plasmado mediante 'flashbacks' de sus conversaciones, nos muestra una relación de afecto entrañable a pesar de la diferencia de edad. 

Smith es inteligente y fresca. Posee una mirada sagaz para poner una lupa en  lo cotidiano. Lo hace con un sentido del humor impagable, como en la escena en que Elisabeth acude a renovarse el pasaporte y a su foto le faltan cinco milímetros para cumplir con las normas burocráticas estipuladas.

Tiene muchas referencias literarias,: Shakespeare, Aldous Huxley, Dylan Thomas, Joyce son nombrados.

Yo me perdí en la lectura,  la autora divaga y luego encuentra el rumbo. Es mi primer libro de ella y me genera mucha curiosidad, voy a leer la saga. En lo personal, lo disfruté muchísimo, también me gustó el cambiar de continente. Estoy leyendo demasiadas autores de estas latitudes y me vino bien el cambio. Lo recomiendo.  

 

 

 

Janet Rudman
(02 Junio 2023 , 13:27)

Ultimas Noticias Ver más

Esta página fue generada en 0.0838411 segundos (4374)
2024-04-16T07:14:08-03:00