Cultura

Sandra Massera nos cuenta sobre el espectáculo: Ana después

"Ana Después" es una obra de teatro que va a estar  en la sala Neily Goitiño el 16. 17 y 18 de junio que trata de la relación de Ana Frank y su proectora, en un mundo paralelo.  Las entradas se venden por Tickantel y en la boletería de la sala.

Viernes y sábado 21 hs. y domingo 19 hs.

 

Biografía de Sandra Massera.

Sandra Massera es actriz, dramaturga, directora de teatro y docente de Historia especializada en Historia del Arte.

En 1998 fundó la compañía de teatro independiente Teatro del Umbral, dirigiendo desde entonces numerosos espectáculos.

Ha escrito y estrenado más de  treinta obras para teatro, varias de las cuales están enfocadas a temas relacionados con los derechos humanos. Algunas de ellas son No digas nada nena, 1975, Un muñeco sin cara, Locas, Futuro perfecto, La bailarina de Maguncia, Las camisas blancas; muerte y vida de Susana Pintos y la trilogía sobre Ana Frank que incluye Preludio de Ana, Ana después y Tulipanes para Hermine. Ésta última de próximo estreno. También se estrenará en breve Ainara de Gernika.

¿Cómo surge la idea de este proyecto?

En 2013 León Biriotti, con quien yo tenía ya una larga amistad, me propuso escribir un guión para una ópera sobre Ana Frank. Nos conocíamos desde hacía más de una década.  Ya habíamos trabajado juntos en la Ópera Rashomon que León compuso a partir de mi libreto y que se estrenó en el SODRE en 2015 con dirección musical de Fernando Condon y mi dirección escénica.

El libreto para la Ópera Ana Frank fue nuestro segundo trabajo en común. La partitura quedó terminada pero hasta ahora no se ha estrenado.

¿Por qué fue primero una ópera y luego un espectáculo teatral? 

Luego de los infructuosos esfuerzos por lograr que la ópera se estrenara, decidí escribir una versión para teatro. Iba a ser de carácter diferente a la ópera pero sería una manera de lograr que un proyecto tan querido pudiera ver la luz. Presenté el texto a concurso y ganó el Primer Premio Nacional de Dramaturgia del MEC. Eso me estimuló a estrenar por fin la versión teatral en 2022. 

¿Te acordas cuando leíste el texto de Ana Frank por primera vez, cuál era tu información acerca de lo que le pasó a Ana Frank y a 6 millones de judíos?

Me acuerdo muy bien cuando leí por primera vez el diario de Ana. Yo tenía la misma edad que ella cuando lo escribió. Me impresionó muchísimo. Tenía bastante información porque mi madre era bibliotecóloga y me hablaba mucho del tema. 

Vos hablas de un enfoque distinto, ¿con qué se va a encontrar el espectador al ir al teatro?

Ana después no es una recreación del Diario sino una obra que presenta a Ana Frank desde la perspectiva de una joven que soñaba con ser periodista, viajar y seguir dedicándose a la escritura. Alguien que tenía un firme propósito para su vida. Aunque aún era muy joven para discernir exactamente cuál podría ser su camino, sin duda tenía un propósito. Me interesó imaginar situaciones probables a partir de lo que investigué sobre Ana, su familia y las personas que los protegieron en esos años. También mostrar el contexto histórico. El surgimiento del nazismo y luego de la guerra algunas situaciones que vivieron los sobrevivientes, los recuerdos, los Juicios de Nuremberg. Considero importante también haber incluído al personaje de Petr Ginz en la obra, ya que abre el espectro hacia otros jóvenes que también escribieron sus memorias en esos años terribles.

Desde el punto de vista de la puesta en escena me sentí atraída a presentar a Ana Frank y Miep Gies como presencias ya en otro plano de la existencia, que pueden recordar algunos momentos significativos de sus vidas y volverlos a ver una y otra vez. Eso permite un juego escénico muy interesante.

Es una ficción con un contexto histórico, ¿Nos podes contar tu proceso creativo cómo fue?

Ya desde la concepción de la idea para la Ópera se me ocurrió que quienes evocaran los acontecimientos fueran Ana Frank y Miep Gies, a la manera de espíritus conscientes de su destino y sorprendidas de poder volver a ver momentos de sus vidas. También fue una oportunidad para imaginar qué se dirían una a la otra en esa especial circunstancia de un encuentro más allá de la vida común.

Es un profundo contraste la vida de su protectora, que murió a los 100 años y la corta vida de Ana Frank truncada por los nazis, ¿Que reflexión te merece?

Ese aspecto es precisamente lo que me impulsó a elegir a Miep como co protagonista. Alguien que había estado en el mundo mucho tiempo, que podría contarle a Ana qué pasó después de que ella ya se hubiera ido, que pudiera de algún modo transmitirle que sus escritos fueron muy valiosos para mucha gente, que el mundo quiso recuperarse, que los nazis fueron juzgados. 

A su vez Ana, que hace mucho más tiempo que está en ese enigmático territorio donde ahora se encuentran las dos mujeres, puede ser una presencia importante para la recién llegada y transmitirle cómo es la experiencia de volverse a ver sí misma tal como era en el mundo.

 

 

 

Janet Rudman
(07 Junio 2023 , 11:47)

Ultimas Noticias Ver más

Benjamin Giesen, entre la historia y el antisemitismo actual
Entrevistas

Benjamin Giesen, entre la historia y el antisemitismo actual

20 Abril 2024


Por Tomás Friedman, periodista de Radio Carve

Esta página fue generada en 0.0608330 segundos (2140)
2024-04-21T05:00:35-03:00