Mundo Judío

Con Sol Rajchman, orgullosa bisnieta de uno de los héroes del levantamiento de Treblinka

El miércoles 2 de agosto se cumplieron 80 años de la rebelión de Treblinka, que en la colectividad judía uruguaya estará siempre ligada a uno de sus participantes, que al sobrevivir al horror de la Shoá llegó a Montevideo, donde vivió hasta su fallecimiento en el 2004: el gran Chil Rajchman (z”l). Para muchos, será siempre un símbolo, un ejemplo de heroísmo. Para la familia que formó, un motivo de orgullo personal. Evidentemente también para Sol, una de sus bisnietas. Era muy pequeña cuando Chil murió, pero su luz la sigue acompañando también hoy.

 

Sobre eso es esta entrevista, en la que deja en claro que se siente un eslabón en las generaciones de la historia judía, producto no sólo de lo que ella vive y hace hoy sino también de lo que legaron quienes ya no están.

Sol está haciendo un posgrado de psicología y al mismo tiempo se dedica a la música. 

Además trabaja desde hace más de un año en la casa joven de la NCI, donde es parte de la Shabanda, tocando la guitarra y cantando, acompañada por Nicolás Wainberg en el piano, y Rossina Bollazzi en el oboe.

Trabajan en conjunto con Hori Sherem, principalmente brindando el servicio de kabalat shabat y también participando de la celebración de los jaguim, las fiestas judías,  en la sinagoga. En este marco musical se dedica a un campo que le entusiasma y que también ve como una forma de vivir su judaísmo. También lo hace como artista independiente, componiendo  canciones. A la par trabaja con un productor y también toca en vivo.

 

P: Sol, te agradezco mucho de antemano por esta entrevista, que creo será muy simbólico y significativo publicar justamente al cumplirse el 80° aniversario de la heroica rebelión de Treblinka, en la que participó tu bisabuelo Chil Rajchman, de bendita memoria. ¿Qué significa una fecha así para vos, una joven judía uruguaya, que nació y vive libre, y que además era muy chiquita cuando Chil falleció?

R: ¡Gracias a vos por el espacio y la oportunidad! 

En primer lugar siento que formando parte del pueblo judío y habiendo recibido una educación judía toda mi vida, esta fecha simboliza en gran medida la historia de algo masivo y colectivo, pero que también me toca de cerca, individualmente y de forma familiar. 

Si me pongo a pensar en lo que fue la Shoá, siempre a la cabeza me viene la idea del azar, de que haber nacido en cierta época, en cierta familia, en cierto momento, no es algo que elegimos, sino algo que nos toca. En este caso, si, nací y vivo libre, pero mi vida es resultado de varias generaciones anteriores, de historias pasadas, de decisiones que desenvolvieron en otras vidas, como la mía. Me siento conectada con ese pasado, y también con mi bisabuelo, me siento conectada con su historia, y de una forma consciente y elegida. Saber que en un momento tan oscuro, mi bisabuelo, con más personas, encontraron un poco de valentía y se revolucionaron, me emociona y me deja muchas enseñanzas. 

 

P: Cuando cantaste en la Kehilá en el acto de Iom HaShoá, lo cual yo escuché después ya que lamentablemente no estuve personalmente, hubo entre otras cosas, dos elementos impactantes. Ante todo, que la canción era en primera persona , preguntándote retóricamente, casi como si vos misma fueras sobreviviente, cómo se podía soportar tanto dolor. Y yo me preguntaba si la bisnieta de un sobreviviente, se siente un poco sobreviviente también. ¿Qué te parece?

R: La canción que canté en el acto de Iom Hashoá la escribí yo, también en intercambio de ideas con Kala Leffler y trabajando en conjunto con Jeannette Dreifus y Shai Abend. Es una canción muy emocionante también justamente porque la letra habla un poco de esta conexión que te explicaba anteriormente, pero también la pensamos de una forma en la que yo expresé una responsabilidad individual y colectiva,  también trayendo la voz de mi bisabuelo, para que todavía pudiera ser él el que cuente su historia. Eso también se relaciona con su testimonio en su libro, y con la responsabilidad que tengo yo como familiar pero también como joven de seguir transmitiendo la historia y lo que debemos aprender de lo que sucedió. Me siento parte, pero más que nada con una gran responsabilidad. 

 

P: El otro punto es que al final de tu canción, como justamente recién decías,  se oyó la voz de tu abuelo destacando que es importante que el mundo sepa lo que pasó. A mí me emociona también saber qué mi papá  José Jerozolimski (z”l), lo entrevistó y recabó su testimonio para Voz de Sion en el Uruguay y Semanario Hebreo.  ¿Fue la primera vez que participaste en algo así?

 

R:Si, fue la primera vez. Fue un proceso emotivo. No solo escribir la canción, sino que ir a lo de mi tía a buscar VHS, ver y escuchar diferentes entrevistas, verlo a él contando su propia historia, vivo. Fuimos seleccionando varios materiales de los videos y de las entrevistas, también releí su libro para poder seleccionar los fragmentos añadidos, y luego poder cuadrar toda la canción y transmitir lo que transmitió.  Si bien ya conocía la historia, me volví a reconectar con el legado de mi bisabuelo , esta instancia fue un proceso diferente en el cual volví a conocer su historia. 

 

P: ¿En qué medida influyó en tu vida, en tu educación, en tus valores, ser la bisnieta de Chil Rajchman? Ser nieta de un sobreviviente de la Shoá que supo empujar hacia adelante y seguir viviendo, es impresionante. Pero de un héroe que osó levantarse contra los nazis, es ya otra dimensión ¿no?

 

R: Sin dudas es parte de mi, como te mencioné antes, mi vida es el resultado de muchas otras, y la conexión existe y la siento fuerte. Ya ser familiar de alguien que vivió los horrores de lo que fue la Shoá es marcante, formar parte del pueblo judío es tener memoria. De todas formas, creo que la historia de mi bisabuelo me deja mucho para aprender, para reflexionar y para valorar. Influye en mi responsabilidad por continuar con sus deseos. El siempre decía que sobrevivió para contar lo que pasó y que no vuelva a pasar con nadie, y para mí, es fundamental. Tenemos la suerte de que existe Proyecto Shoá, que también mantiene viva la memoria y el legado de mi bisabuelo, y de todas las víctimas de la Shoá, por lo que hace ya unos años que me uní y me capacité para ser educadora y poder llevar a más personas y más jóvenes, la historia de Chil. Hoy formo parte de la directiva con Kala Leffler, Ignacio Gerfauo y Anita Goldman. 

 

De izquierda a derecha: Mauricio Mamrut, Ignacio Gerfauo, Kala Leffler y Sol Rajchman

 

P: Es realmente una de las joyas de la colectividad judía uruguaya. ¿Qué te ha aportado, o te sigue aportando, ser parte de Proyecto Shoá? Hay que destacar que este emprendimiento no sólo ayuda a que se conozca nuestra historia sino más que nada enriquece a mi entender a la sociedad uruguaya general al enseñar sobre las catastróficas consecuencias que tiene la intolerancia.

R: Así es. En lo personal te diré ante todo que para mi, ser parte de Proyecto Shoá es continuar con el legado de mi bisabuelo. Además de tener la oportunidad de contar su historia en cada taller, es importante destacar que lo hacemos con la herramienta de la educación. Cada taller que se brinda, en un liceo diferente, con estudiantes diferentes, es una experiencia única, y que nos mueve de lugar a todos los educadores. 

No solo educamos sobre Shoá, sino que también reflexionamos sobre los valores y las enseñanzas que nos deja lo que sucedió, y eso a nivel educativo es fundamental, ya que podemos acercar a los estudiantes a diferentes temáticas como derechos humanos, y un mensaje de no a la indiferencia. 

Como educadora, dado que el proyecto da la oportunidad de conocer personas nuevas, se aprende continuamente.

 

Acompañando en Treblinka, desde lejos

P: Creo que te conté cuanto estábamos combinando esta entrevista, que hace poco participé en un viaje de estudios a Polonia con el grupo Memoria y Dignidad , en el también participó la querida Jeannette Dreifus, directora de Cultura de la Kehilá , pieza central, todos los años, del acto de Iom HaShoá.Lo sabés bien, ya la mencionaste cuando hablamos de tu canción. Cuando estuvimos en Treblinka, puso tu voz cantando y todos te escuchamos. Fue muy emocionante. …Más que una pregunta, es compartir contigo un momento muy fuerte que te atañe.

 

 

R: Esto  me genera muchas emociones, y por más que no haya podido visitar Treblinka todavía, siento que estuve ahí de alguna forma. 

Siempre esperé ir a Polonia y a Treblinka en mi viaje de shnat hajshará,  o sea el año que muchos jóvenes de las tnuot noar, los movimientos juveniles, pasan en Israel, como todos saben. Lamentablemente el año que me tocó viajar, 2020, empezó la pandemia por Coronavirus, y en particular con mi kvutzá (grupo) recién pudimos viajar en julio, y no en marzo como habíamos planeado. Cuando empezamos el programa de majon le madrijim (el año de curso de líderes), había mucha incertidumbre y finalmente el viaje a Polonia no pudimos realizarlo. Mi hermana, dos años después, sí viajó y visitó Treblinka. Ver las fotos que me mandaba, y que me contara qué estaba sintiendo y todas las emociones que vivía, me hizo vivirlo de cerca con ella, lo cual fue muy emotivo también. Sin dudas, es un viaje que tengo pendiente. 

 

P: Seguramente tendrás la oportunidad de concretarlo. Sol…¿Qué sabías de tu bisabuelo? Me imagino que creciste a tu luz.

R: De mi bisabuelo siempre se habló, mi familia siempre lo recuerda con mucho amor, también a mi bisabuela Lila. De las historias que me cuenta mi padre, pude rescatar varias memorias, y entender también que tenían un vínculo muy especial. Sé que era muy trabajador, muy resiliente, y entre sus prioridades, la familia era de las más importantes, ya que todos los viernes nos reuníamos para el Shabat,  cosa que intentamos mantener hasta el día de hoy. 

Creo que mi bisabuelo fue el padre de una gran familia, que sigue creciendo hasta el día de hoy, y veo que los valores se transmiten de generación en generación, creciendo y formándome en base a estos. 

P: Hermosa la forma en que lo planteás Sol.¿Hay algo que quieras agregar?

 

R: Sí, me parece pertinente también contarte que en la universidad tuve la oportunidad de formar parte de una investigación con la profesora referente Silvia Facal, que se continúa realizando, para rescatar la memoria de judíos migrantes en contextos de la Segunda Guerra Mundial, que llegaron a Uruguay. Esa investigación permite adentrarse en las historias de vida de cada uno de ellos. Eso me dio la oportunidad de entrevistar a diferentes sobrevivientes de nuestra comunidad, y poder transmitir la historia de más personas. 

 

Creo que siempre aparecen varias oportunidades de vivir nuestra identidad, y siento que he tenido varias experiencias para poder vincularme con mi historia. Desde expresar desde la música, también hacerlo como una forma de vivir mi judaísmo y también en diferentes instancias académicas.

 

P: Excelente Sol. Son vivencias que te enriquecen a vos y que pueden aportar a otros. Te agradezco infinitamente. Abrazo grande.

 

R: Muchas gracias Ana por todo esto.

Ana Jerozolimski
(13 Agosto 2023 , 12:33)

Ultimas Noticias Ver más

Esta página fue generada en 0.0554981 segundos (7638)
2024-07-14T10:05:15-03:00