Mundo Judío

MiSinai


¿Demasiadas Pruebas? - Transparencia Espiritual - Shabat en Casa - Las Comidas de Shabat

 

 

 

 

 

No. 228

Vaierá

Clickear aquí.
Horario de velas en Montevideo, viernes  3/11 18:58 hrs

 

Demás localidades ver en  www.jabad.org.uy

¿DEMASIADAS PRUEBAS?

Por Menachem Feldman

La vida de Abraham, el primer judío, parece ser una serie de pruebas; de hecho, la Mishná dice: “Con diez pruebas fue probado nuestro padre Abraham, y él se impuso en todas”. Las pruebas de Abraham culminaron, al concluir la porción de la Torá de esta semana, con la atadura de Isaac. Como dice la Torá: “Y aconteció después de estas cosas, que D-os probó a Abraham, y le dijo: "Abraham", y él dijo: "Aquí estoy". Y Él dijo: “Por favor, toma a tu hijo, tu único, al que amas, Isaac, y vete a tierra de Moriah, y álzalo allí como holocausto sobre uno de los montes que Yo te diré.” (Bereshit 22:1-2)

¿Por qué Abraham fue probado continuamente?

Según el diccionario la definición de la palabra "prueba" es una forma de verificar, como por ejemplo: 1. Algo (como una serie de preguntas o ejercicios) para medir la habilidad, conocimiento, inteligencia, capacidades o aptitudes de un individuo o grupo. 2. Un procedimiento, reacción o reactivo utilizado para identificar o caracterizar una sustancia o constituyente.

Una prueba convencional, entonces, es una forma de aprender algo sobre la persona u objeto que se está probando. Presumiblemente, D-os, el Conocedor de todas las cosas, conocía la magnitud del amor y la profundidad del compromiso en el corazón de Abraham. ¿Por qué entonces D-os necesitaba probar a Abraham?

La respuesta se encuentra en los múltiples significados de la palabra hebrea "nes", la raíz de la palabra "nisayon", la palabra hebrea para “prueba”.

"Nes" también significa estandarte, como en el versículo “Alzaré mi estandarte” (Isaías 49:22). Una prueba, entonces, incluye más que medir las cualidades del sujeto de la prueba. Una prueba también es “levantar una pancarta”, exhibir y mostrar al mundo las asombrosas cualidades de quien está siendo probado. Así, D-os probó a Abraham para mostrarle a todo el mundo el gran compromiso de Abraham con D-os.

Sin embargo, hay otra capa de profundidad en una prueba. "Nes" también significa "milagro". ¿Qué posible conexión puede haber entre una prueba y un milagro?

Hay dos palabras para “prueba” en hebreo: "bejinah" y "nisayon". "Bejinah" se utiliza para pruebas como las que se ofrecen en la escuela, donde la prueba está diseñada para determinar cuánto sabe el estudiante. Una "bejiná", entonces, da una idea de la capacidad del estudiante. El propósito de un "nisayon", por otro lado, no es determinar la capacidad de la persona que se está probando, sino más bien ver si la prueba en sí, el obstáculo y la lucha, podrían impulsar a la persona a crecer más allá de su capacidad natural. La prueba ofrece una oportunidad para que la persona realice un milagro, logre lo imposible y crezca hasta convertirse en algo más grande.

La prueba de Abraham no fue meramente una prueba para medir su compromiso con D-os (nisayon como en “prueba”), y no sólo para demostrar su compromiso con D-os al mundo (“levantar un estandarte”) sino, más aún, Más importante aún, le permitió a Abraham romper con sus propias limitaciones de personalidad y convertirse en algo que nunca creyó posible (“milagro”).

La historia de la prueba de Abraham es la historia del viaje de todas y cada una de las almas. Los cabalistas enseñan que el descenso del alma desde la tranquilidad del cielo al caos aquí en la tierra es, ante todo, una prueba para el alma. El descenso está diseñado para probar el alma, para ver qué tan fuerte es su conexión con D-os, para ver si el alma permanece fiel a sí misma frente a tremendos desafíos y tentaciones, para ver si el alma tiene o no lo que se necesita para superar la oscuridad espiritual del mundo y transformarla en luz.

Sin embargo, al igual que con la prueba de Abraham, la prueba del alma no tiene como único propósito descubrir las propiedades existentes del alma. El descenso a este mundo es la oportunidad que tiene el alma de experimentar un milagro. Esta prueba “levanta la bandera” y demuestra al alma y al mundo que al enfrentarse a los obstáculos y la oscuridad del mundo y luego superarlos, uno puede lograr el milagro del crecimiento espiritual exponencial. En esta tierra, uno puede lograr un vínculo con D-os que es mucho mayor y mucho más profundo de lo que es posible cuando el alma está en el cielo.

TRANSPARENCIA ESPIRITUAL

"D-os se apareció a [Abraham]" (Génesis 18:1)

La autorrevelación aquí de D-os a Abraham fue en un plano fundamentalmente superior al de Sus apariciones previas a él. Al circuncidarse en respuesta a la orden de D-os, Abraham se convirtió en el primer ser humano que entregó completamente su individualidad a D-os. Ahora Abraham podía experimentar a D-os directamente, sin que se interpusiera su ego. Por lo tanto, la circuncisión de Abraham despejó el camino para la Entrega de la Torá, a través de la cual esta autotransparencia se convirtió en el sello de la existencia judía.

Esto significa que al aceptar la Torá de D-os y comprometernos a vivir de acuerdo a Su visión para nosotros, podemos quitar todas las barreras entre D-os y nosotros. Esto, a su vez, le permite a D-os revelarse en nuestras vidas en formas cada vez más tangibles.

Likutei Sijot, vol. 10, págs. 49-54.

Génesis (Bereshit) 18:1 – 22:24

La cuarta sección del libro de Génesis continúa la crónica de Abraham. El nombre de esta sección (Vaierá, “El se apareció”) es su primera palabra, describiendo la revelación de D-os a Abraham luego de su circuncisión. Esta revelación es seguida por la visita de tres ángeles, quienes le informan a Abraham del nacimiento inminente de su hijo Isaac. Luego seguimos a Abraham cuando discute con D-os sobre la destrucción de Sodoma y Gomorra, migra a Filistea, expulsa a Hagar e Ismael después del nacimiento de Isaac, y finalmente es puesto a prueba por la directiva de D-os de sacrificar a Isaac.

ATADO A LA TRADICIÓN

Por Aharon Loschak

Nacido en 1909 en Mirgorod, Ucrania, el rabino Meir Avtzon fue un devoto jasid de Jabad que luchó valientemente por la supervivencia del judaísmo en la Unión Soviética. Después de pasar más de siete años en un gulag por el delito de estudiar y enseñar Torá, escapó de Rusia en busca de la libertad religiosa de Occidente, junto con su esposa y su hijo mayor.

Después de siete años en campos de refugiados en Europa, la familia Avtzon, que entonces había crecido hasta incluir a seis niños, se estableció en Detroit, Michigan.

Sin embargo, incluso en la tierra de la abundancia, se mantuvo firme en sus esfuerzos por servir a Di-s y ayudar a otros a hacer lo mismo. 

Su primer trabajo en Detroit fue como melamed, profesor, en una escuela hebrea local de tarde. El primer día en su nuevo trabajo, el antiguo jasid ruso entró en un salón de clases de niños estadounidenses. Su inglés era limitado y comenzó con lo más básico. “Por la mañana, cuando nos despertamos”, les dijo a los niños, “recitamos Modeh Ani, nos lavamos las manos y luego nos vestimos”.

El rabino Avtzon continuó: “Cuando nos ponemos los zapatos, nos aseguramos de ponernos primero el derecho y antes que el izquierdo. Luego, tenemos cuidado de atar el zapato izquierdo antes que el derecho”. Y así continuó la lección.

Cuando uno de los niños llegó a casa esa noche, su padre le preguntó: “¿Qué aprendiste hoy en la escuela hebrea de tu nuevo maestro?”

“El rabino nos enseñó a atarnos los zapatos”, respondió el niño.

"¿Qué? ¿Para esto le pagamos? ¿Para enseñarte trivialidades como cómo atarte los zapatos? ¡Necesitamos que te enseñe a leer hebreo, algo de historia y tal vez sobre las vacaciones! enfureció el padre enojado. “¡Ese novato debe ser despedido inmediatamente!”

Este padre en particular era uno de los miembros más ricos de la comunidad y su deseo era una orden para la escuela. Efectivamente, el rabino Avtzon se quedó sin trabajo.

Pasaron los años y un día, a principios de los años 70, un caballero adinerado llamó a la puerta de la casa de Avtzon en Oak Park, un suburbio predominantemente judío de Detroit. Sacando un enorme fajo de billetes de su bolsillo, se lo ofreció al rabino: - "Esto es para usted y quiero pedirle perdón".

- “No sé de qué estás hablando”, dijo el rabino Avtzon.

- “¿Recuerdas tu lección original en la escuela hebrea y el chico cuyo padre hizo que te despidieran?”, preguntó el caballero.

-“Sí”, respondió el rabino Avtzon.

- “Bueno, ese chico es mi hijo. Creció y se alejó del camino judío, dejando atrás los rituales y valores de nuestro hogar. Esto llegó tan lejos que, para mi horror, estaba comprometido con una mujer no judía. Claramente había abandonado el judaísmo, y ni mi esposa ni yo podíamos hacerle entrar en razón.

“Y luego, de repente, el día de su boda, la canceló y anunció que quería volver a sus raíces judías. ¿Sabes por qué? Cuando se vistió esa mañana, se inclinó para atarse los zapatos y recordó la lección de ese día en la escuela hebrea. Recordó su educación judía y se dio cuenta en ese mismo momento de que no podía deshacerse de su herencia”.

El rabino Avtzon se alegró mucho al enterarse del giro de los acontecimientos, pero rechazó el dinero. - “Si mi lección causó tal impresión en su hijo, entonces obtuve la mejor recompensa que podría desear. No es necesario ningún pago.”

LAS COMIDAS DE SHABAT

“Llama al Shabat un deleite” (Isaías 58:13)

En el Shabat nos elevamos por encima de las distracciones y frustraciones de la semana, y nos enfocamos en objetivos superiores, como D-os y la familia. Nos deleitamos en el Shabat participando de tres comidas, donde las familias pueden conectarse e inspirarse. Las primeras dos, el viernes de noche y sábado al mediodía, se preparan en forma generosa, con comidas suntuosas y platos especiales. La tercera, hecha sobre el fin del Shabat, es generalmente una comida ligera.

Lo Preliminar

La mesa se adorna con un mantel elegante, velas de Shabat, platos “especiales”, y dos jalot cubiertas. Las primeras dos comidas comienzan con el kidush recitado sobre una copa de vino.

Después del kidush, hacemos el lavado ritual de manos para el pan. El jefe de la casa toma dos jalot, marca una de ellas con un cuchillo, dice la bendición de Hamotzí y corta una rebanada. Todos comen un pedazo de jala con sal.

La Comida

Derrochar en las comidas de Shabat es una virtud. Es una mitzvá darse el gusto con vino fino y carne tierna. 

La comida tradicional de Shabat tiene varios platos, e incluye pescado, sopa, carne o pollo, y acompañamientos. (Sirva el pescado y la carne o pollo en platos distintos, con cubiertos y platos separados). Para el almuerzo es costumbre comer “cholent”, una comida a la cacerola preparada antes del Shabat que se mantiene caliente toda la noche en la cocina.

Canciones e Inspiración

Disfrute de tiempo de calidad con su familia. Cante canciones judías alegres. El sentimiento sagrado y especial que imbuyen es indescriptible. Comparta palabras de Torá. Prepare una discusión profunda, quizás algo sobre la lectura semanal de la Torá. Capture la imaginación de sus hijos con una historia judía.

 

Concluya con la Bendición Después de las Comidas.

 

MiSinaí es una publicación de Jabad Uruguay. Guayaquí 3193
2709 0405 , CP1130, Montevideo.

Artículos extraídos de www.Jabad.org.uy y www.Chabad.org, publicados con permiso.
Para recibir MiSinaí por email o por whatsapp, contactar por teléfono al 2628 6770 o por mail: [email protected].

Ultimas Noticias Ver más

Lula está rabioso
Israel

Lula está rabioso

24 Febrero 2024


por Danilo Arbilla Publicado en "El País" de Uruguay

MiSinai
Mundo Judío

MiSinai

22 Febrero 2024


 Cómo Elegir un Líder - Lo Sublime y lo Mundano - La Alegría de una Mitzvá - Consolar a los Dolientes            

Esta página fue generada en 1.0664480 segundos (2510)
2024-02-26T06:12:01-03:00