Entrevistas

Shai Wenkert, cuyo hijo Omer fue secuestrado por Hamas, siente que volverá

”No ganamos la guerra si no recuperamos a todos los secuestrados”

 

Omer Wenkert tiene 22 años, fue a una fiesta de música y no volvió. Tras el horror de identificarlo en un video difundido por Hamas el 7 de octubre- que tenemos pero preferimos no publicar -, en manos de los terroristas, vino el alivio de saber que estaba vivo. Luego, la preocupación precisamente por saber quién se lo había llevado y cuán difícil le debe ser el cautiverio con el problema de salud con el que lidia, una grave colitis. Pero en medio de toda esta combinación de sentimientos, la profunda angustia se mezcla constantemente con la esperanza. Y casi con la convicción que Omer volverá a casa.

Conversamos con Shai, su papá. Este es su testimonio.

 

P: Shai, gracias por atenderme. Le pediría ante todo que me cuente de Omer y de vuestra familia.

R: Te diré que vivimos en Gedera y que somos una familia muy alegre y con vínculos de mucho cariño. Omer es nuestro hijo mayor. Tiene 22 años. Tenemos también a Ran, de 18 años y a Maia, de 13. Es un niño maravilloso, sonriente, contento, siempre le gusta ayudar a los demás, es un imán para mucha gente, dondequiera que vaya hay a su alrededor ambiente positivo, a todos les gusta ser amigo suyo, tiene un enorme círculo de amigos. Siempre fue así, desde chico. Adonde íbamos él se hacía nuevos amigos.

  Omer, sus hermanos menores y sus padres en un paseo en Italia que hoy parece muy lejano

 

P: Y con ese espíritu fue también a la fiesta Nova, el festival de música junto al kibutz Reim.

R: Así es. El 7 de octubre a las 6.30 de la madrugada todos nos despertamos con las alarmas, también nosotros en casa en Gedera, que está a 40 kms de Gaza. Entramos al refugio y llamamos enseguida a Omer a preguntarle dónde está. Dijo que está bien, que hay cohetes y que él está en el suelo, pero que enseguida van a correr a una migunit, esas estructuras protectoras dispersas en el sur por todos lados como protección. Unos minutos después nos dijo que son cientos los cohetes, que los disparos no cesan y que esperará un pco hasta que termine, que la migunit es el lugar seguro para estar.

P: Así es para protegerse de esquirlas de cohetes, no de terroristas que andan sueltos, lo cual en ese momento él aún no sabía.

R: Así es. En determinado momento nos mandó un mensaje preguntando  dónde están los aviones..pero no había nada…como 40 minutos después de haber entrado a la migunit le dijo a mi esposa Niva, su mamá, que ahora oye disparos. Yo pensé que sería el ejército, pero era todo lo contrario. Entendimos que la situación era mucho más complicada de lo que pensábamos .

P: Imagino la tensión en el intercambio de mensajes…

R: Sin duda. A las 7.50 mandó otro mensaje diciendo “me muero de miedo”, y enseguida quedó desconectado el teléfono. Otro muchacho que estuvo con él en la migunit vino a casa unos días después y nos dijo que Omer decía que se estaba sofocando, que no quiere morir así, y salió. Parece que ahí lo secuestraron. Su compañera Kim Damti estaba desaparecida y luego se confirmó que la asesinaron.

 

Omer y Kim en días felices que no volverán. Kim fue asesinada.

 

Seguimos intentando conectarnos, buscamos en Facebook, cualquier señal de vida, entendimos que había ocurrido algo gigantesco que no pensábamos que podía pasar. Buscamos en un sinfín de listas que circularon por whatsapp de gente que había visto sobrevivientes pero era todo muy confuso. A las 12 del mediodía me pareció que lo veía de fondo en televisión, en un informe desde la localidad de Patish. Salí corriendo a buscarlo, sin pensar siquiera. Llegué hasta el cruce Mishmar Haneguev que es a tres minutos de allí pero no me dejaron pasar. Yo estaba seguro que lo había visto en la tele pero también había mucha confusión. Llegaron allí decenas de personas que trataban de salvar sobrevivientes…A los 20 minutos me llamó un amigo y me dijo que vuelva a casa. Le dije que no, y me insistió. “Vi a Omer vivo en un video , pero no está en nuestras manos”, me dijo mi amigo. Me di media vuelta para ir a casa .Lloré como loco, grité. A eso de las 14 horas logré mirar el video y le dije a mi esposa que Omer está secuestrado.

P: Y empezó una nueva vida…

R: Así es. Un verdadero torbellino. El video que vimos era muy claro y muy duro para cualquiera, especialmente para que lo veamos sus padres. Ver a mi hijo esposado en una camioneta de Hamas, con los terroristas golpeándolo, insultándolo, amenazándolo con el rifle, es muy difícil. En un momento él mira enojado a la cámara. En una foto aparece sobre una bolsas grandes que son provisiones para refugiados. Se veía que no está herido, solamente algún rasguño, y estaba vivo. Y nosotros intentamos mantenernos fuertes, haciendo todo lo que podemos para recuperarlo.

P: ¿Tuvieron contacto con las autoridades?

R: Sí, dos días después, vino a vernos un oficial de enlace del ejército a decirnos oficialmente que estaba secuestrado. Fuimos de las primeras 30 familias que recibieron un comunicado oficiales. Yo no sé cómo lo sacamos de ahí, si irán unidades espeicales, si voy yo, pero está claro que esto supera cualquier iniciativa de la sociedad civil.

P: Y estamos en guerra, uno de cuyos declarados objetivos es devolver a todos los secuestrados. ¿Siente que las autoridades realmente están comprometidas con eso?

R: Sí, lo siento, y no espero que nos cuenten todo. Entiendo que hay cosas que no se pueden decir. Pero siento que trabajan en serio para lograrlo.  La guerra no puede terminar sin recuperarlos a todos.

P: ¿Qué sintió cuando se reveló la liberación de la joven soldado Ori Magidish?

R: Me dio alegría por supuesto, y me demostró que todo el tiempo hacen cosas para tratar de avanzar con esto, aunque el público no lo sepa, tampoco nosotros.

P: Cuando vio el video de Omer en manos de Hamas ¿sintió alivio o temor de saber en manos de quién está?

R: En cierto modo es el menor de los males porque vi que está vivo y eso tiene valor para las negociaione. Por otro lado, cuando oí todas las historias de lo que hizo Hamas a civiles en los kibutzim, que fue estremecedor , entendí que son como ISIS, y quedé horrorizado de saber que mi hijo esté en sus manos. Espero que esté vivo. El problema es que hay de por medio una seria complicación agregada, un problema de salud que él tiene, colitis, una dolencia intestinal crónica que es muy preocupante porque debe recibir remedios ya que en momentos de gran estrés sufre de seria diarreas, vómitos, dolores de estómago muy fuertes, le bajan la hemoglobina y el hierro. Tiene que estar bajo control médico. Ha recibido transfusiones de hierro por puntos acúticos que encendieron el problema.

P: ¿Y la Cruz Roja no interviene?

R: La Ccruz Roja dice que no entra a la Franja de Gaza porque es zona de combate, no nos ha logrado dar ninguna información ni señal de vida de su parte. No es lógico que después de tanto tiempo no tengamos información. Entran a Gaza camiones que Israel autorizó con ayuda a los refugiados palestinos en el sur de Gaza, con muchos remedios, aua, comida  ¿y qué pasa con nuestro hijo? Israel lucha de acuerdo a las reglas internacionales de guerra. Y debemos destacar que nosotros no empezamos esta guerra sino que fue Hamas quien nos atacó con una guerra terrible y con la masacre que cometió.

Si nosotros pasamos ayuda humanitaria, el mundo debe exigir tambien lo que nosotros necesitamos, ayuda médica a nuestros enfermos. Sin los remedios, corren peligro de muerte.

P: ¿Cómo es vuestra vida ahora?

R: Nos quedamos en el 7 de octubre, luchando y tratando de conseguir influencias en todo el mundo. Nuestra misión de vida es devolver a Omer y a todos los demás a casa. No hemos vuelto a la rutina real.

P: ¿Cómo están vuestros hijos menores?

R: Ran estaba furioso gritando que quiere entrar a Gaza.Maia saca menos para afuera lo que siente. Le damos la libertad de ir a lo de sus amigas. Todos los amigos de Omer y de sus hermanos vienen todo el tiempo, estamos rodeados de gente y eso ayuda.

P: Y me imagino que la dificultad va evolucionando.

R: Si, cada día es más duro. Pero somos optimistas. Nuestro mensaje es que Omer vuelve, en presente. Pero los días sonmuy duros. Y cada cosa que se publica sobre negociaciones para liberarlos, nos altera. Pero yo sé que él vuelve. No podemos perder la esperanza.  Lo principal es que vuelva,que podamos abrazarlo y mirarlo a los ojos, darle fuerza. Claro que lloraré mucho. Pero él es muy fuerte, inteligente, comprende las situaciones.No puedo imaginar cómo se siente ahora. No sé si duerme, si come, si lo tratan bien, si recibe remedios. Eso nos poe muy nerviososo. Pero tratamos de mirar todo con optimismo porque pensamos que a Hamas les conviene mantener a todos con vida.

P: ¿Le ayuda ver la actitud del pueblo de Israel?

R: El pueblo de Israel es muy fuerte y está unido. Viene a vernos mucha gente que quiere ayudar y apoyar, todos preguntan qué pueden hacer, también gente a la que no conocemos. Nos abrazan con una fuerza imponente. Ven nuestra fortaleza y comentan al respecto, y nosotros decimos que así debemos seguir hasta que termine esto. No nos podemos permitir flaquear.

P: ¿Quisiera agregar algo Shai?

R: Sí, quiero enviar un mensaje a Omer, pedirle que sea fuerte y que tenga un poco más de paciencia. Omer, te vamos a sacar de allí, estamos haciendo todo para sacarte sano y salvo de Gaza.

Ana Jerozolimski
(18 Noviembre 2023 , 13:53)

Ultimas Noticias Ver más

Esta página fue generada en 0.0571179 segundos (5327)
2024-04-16T08:21:56-03:00