Mundo Judío

MiSinai

¿Beso o Maldición? - Exposición Modesta - La Gema Molida - 19 de Kislev: Rosh Hashana del Jasidut

 

 

 

 

 

 

No. 232

Vaishlaj

Clickear aquí.
Horario de velas en Montevideo, viernes  1/12 19:25 hrs

 

Demás localidades ver en  www.jabad.org.uy

¿BESO O MALDICIÓN?

Por Yossy Goldman

¿Qué es lo que más pone a prueba la fe, la riqueza o la pobreza? ¿Es más difícil ser un buen judío cuando uno es rico o cuando uno es pobre, cuando uno tiene éxito o cuando uno está luchando? Sin duda, todos quisiéramos aceptar la prueba de la riqueza, ¿no es así? Pero no seamos subjetivos sobre esto. Tomemos en cambio un enfoque histórico objetivo.

En el siglo 19, Napoleón estaba conquistando Europa y prometiendo libertad e igualdad para todos. Cuando se enfrentó a Rusia, muchos rabinos se pusieron de su lado, esperando que finalmente diera fin a la persecución zarista y permitiera a la judería rusa disfrutar de derechos civiles completos. Rabí Schneur Zalman de Liadi, fundador de Jabad, pensó diferente. El se opuso activamente a Napoleón e incluso hizo que sus jasidim ayudaran en la recolección de información de inteligencia para el ejército ruso.

Cuando sus colegas lo emplazaron y cuestionaron su aparente falta de preocupación por el bienestar de su propio pueblo, él argumentó que aunque Napoleón podría ser bueno para los judíos materialmente, su victoria podría resultar en un desastre espiritual. La historia probó que tenía razón. Sin el Pequeño Emperador, los judíos de Rusia permanecieron incondicionalmente judíos, mientras que los judíos de Francia prácticamente desaparecieron. ¿Cuantos Rothschilds judíos quedan el mundo? D-os sabe que los hubiéramos necesitado. La mayor parte de los judíos de Francia de hoy provienen del norte de África. Los originales son escasos.

Hay una interpretación fascinante del Midrash en la parashá de esta semana sobre el encuentro dramático entre Iaacov y Esav. La Torá dice "Esav corrió a su encuentro, lo abrazó, se echó sobre su cuello, lo besó y lloraron." (Bereshit 33:4) La palabra hebrea para "lo besó" es vaishakeu. En la Torá esta palabra está escrita con una línea de puntos encima de ella. Dice el Midrash Yalkut Shimoni: esos puntos están allí para indicar que la palabra se debería leer distinto; no vaishakeu, lo besó, sino vaishajaiu, ¡lo mordió!.

¿Cómo podemos entender un midrash que parece cambiar todo el significado de la palabra? ¡Un beso es una expresión de amor y una mordida es todo lo contrario! Dice el Sfat Emet (Rabi Iehuda Leib Alter, 1847-1905, el segundo rebe de la dinastía jasídica de Ger), "cuando Esav besa, Iaacov es mordido". El beso de un antisemita nunca es un beso de amor. Puede ser la muestra de afecto más peligrosa imaginable.

Cuando el antisemitismo muerde, intuitivamente, los judíos saben cómo responder. Pero cuando el antisemitismo está en un estado afectivo, cuando estamos deslumbrados por el amor, amistad y una aparente afinidad, no sabemos cómo manejarlo. Generalmente nos abruma y mordemos la carnada. Nos esforzamos por intentar corresponder. ¿El resultado? Asimilación rampante.

La experiencia en Estados Unidos muestra más allá de toda duda que la libertad, la democracia y la igualdad de derechos, aunque sean una bendición maravillosa para los judíos por lo que deberemos estar eternamente agradecidos, también presentan un desafío profundo para nuestra identidad judía y forma de vida. En el crisol de los Estados Unidos, los judíos se han integrado tan exitosamente ¡que están prácticamente desapareciendo! El éxito y la riqueza regalan oportunidades maravillosas, pero no parece que estemos pasando la prueba con éxito.

El filósofo francés, Jean Paul Sartre, argumentaba que el antisemitismo ha sido bueno para los judíos. ¡Ha mantenido a los judíos en su judaísmo! Aunque nadie quiere ser oprimido, y rechazamos el antisemitismo categóricamente, este hombre tiene un punto.

Recuerdo siendo un joven rabino trabajando con estudiantes universitarios en Johannesburgo al final de la década de los 70. En ese tiempo, ellos no tenían el más mínimo interés en el Judaísmo. Mis colegas y yo luchábamos por despertar alguna respuesta significativa a los programas judíos en la ciudad universitaria. Durante una reunión en particular, seriamente consideramos salir en el medio de la noche y pintar algunas esvásticas en el edificio de la unión de estudiantes. ¡Seguramente, así tendríamos alguna reacción! Por supuesto que nunca lo hicimos. Pero el hecho que el pensamiento pasó por nuestras mentes demuestra como las amenazas externas tienen una forma de hacer que los judíos nos llenemos de orgullo y justa indignación.

Que nunca más enfrentemos las pruebas de la pobreza o la persecución. Que con el favor de D-os, seamos judíos orgullosos y conocedores, superando exitosamente los desafíos espirituales de la buena vida.

EXPOSICIÓN MODESTA

"Dina salió a observar las muchachas de la región." (Bereshit 34:1)

La intención de Dina era convencer a las mujeres de Shejem para que adopten los caminos rectos de la familia de Jacob. Aunque parece que no fue exitosa, sus esfuerzos no fueron totalmente en vano. A pesar de que hacer que los residentes de Shejem se circunciden fue en parte una artimaña para debilitarlos, su aceptación indicó que estuvieron de acuerdo hasta un cierto grado en ser refinados espiritualmente. Su circuncisión refinó en cierta forma a toda su sociedad, incluyendo a las mujeres. Y de hecho, las mujeres y los niños fueron tomados cautivos, y muchos de ellos se volvieron sirvientes de la casa de Jacob, y absorbieron de esa forma los valores y la moral de Jacob.

El comportamiento de Dina nos enseña que las mujeres que están bendecidas con talentos únicos que les permiten influenciar a otros, deberían utilizar esos talentos no solo para construir sus hogares y familia; deberían usarlos también para atraer los corazones de otras mujeres a la Torá y a sus caminos de bondad y generosidad.

Likutei Sijot, vol. 35, págs. 154, 155. Ver Séfer HaSijot 5751, vol. 1, pág. 83 ff.

Génesis (Bereshit) 32:4 – 36:43

La octava sección del libro de Génesis relata los desafíos del patriarca Jacob cuando regresa a la Tierra de Israel luego de concluir su estancia en Aram. Comienza cuando escucha que su resentido hermano Esaú está en camino para enfrentarlo. Jacob envía (Vaishlaj, “el envió” en Hebreo) un comité diplomático para encontrarse con Esaú. Luego de neutralizar la amenaza de Esaú, Jacob tiene que responder al secuestro y violación de su hija Dina por la población local. Después de esto, su esposa Raquel fallece en el parto. La narrativa concluye su relato del padre de Jacob, Isaac, y de su hermano, Esaú, preparándose para continuar con la historia de Jacob en la próxima sección.

LA GEMA MOLIDA

Contado por Rab.Yosef Itzjak

Entre los discípulos del Rabino DovBer de Mezritch (el segundo líder del movimiento jasídico) hubo muchos que argumentaron que la santidad de las enseñanzas esotéricas reveladas por su maestro debía salvaguardarse y compartirse sólo con unos pocos elegidos. Otros, entre ellos el rabino Schneur Zalman de Liadi, opinaron que debían difundirse lo más ampliamente posible. Transcribieron las enseñanzas del Rabino DovBer, hicieron muchas copias y las distribuyeron activamente a la comunidad judía en general.

Un día, una de estas transcripciones fue descubierta languideciendo en un montón de basura. Ver esto causó gran dolor a todos los discípulos del Rabino DovBer y renovó la crítica a aquellos que desvalorizaban las santas palabras de su maestro con su distribución indiscriminada. El Rabino Schneur Zalman respondió con una parábola:

“Había una vez”, comenzó su relato, “un rey poderoso que tenía un hijo único. Deseando que su hijo creciera en sabiduría y poder, lo envió a explorar tierras lejanas e islas remotas. Allí, el príncipe aprendería la naturaleza de las plantas y animales extraños y afrontaría terrenos peligrosos para capturar bestias y pájaros exóticos.

“Un día llegó al rey la noticia de que su hijo, que entonces se encontraba en una isla lejana, había caído gravemente enfermo y que los médicos no podían encontrar cura para su enfermedad. Se hizo un llamado por toda la tierra, ofreciendo una gran recompensa. Pero todos los grandes médicos, todos los eruditos famosos, estaban callados, porque no conocían remedio ni cura para la enfermedad del príncipe.

“Entonces llegó un hombre que conocía un remedio probado para la enfermedad del príncipe. Describió cierta piedra preciosa que, si uno la moliera hasta obtener el polvo más fino, la mezclara con un excelente vino y se la diera a beber al príncipe, éste se curaría.

“Esta gema, sin embargo, era extremadamente rara y no se podía obtener en ningún lugar del reino ni más allá. El único ejemplar existente era la pieza central de la corona real del rey. Quitar esta gema significaría destruir la corona, la posesión más preciada del rey y el símbolo supremo de su soberanía.

“Al principio, los ministros del rey se alegraron muchísimo al descubrir la gema. Pero tan pronto como se dieron cuenta de que al quitar la piedra de la corona, la misma con la que fue coronado su rey, toda su gloria se desvanecería, se sintieron sumamente angustiados. Sin embargo, se vieron obligados a informar al rey que se había encontrado la gema.

“El rey estaba muy contento. Ordenó que se extrajera la gema y se moliera hasta obtener un polvo fino, y que se preparara rápidamente la poción para su hijo.

“Pero en ese momento llegó al palacio real una terrible noticia: el estado del príncipe se había deteriorado tanto que sus labios estaban sellados. El príncipe estaba tan enfermo que no podía llevarse nada a la boca, ni siquiera líquidos. Los expertos y eruditos reunidos en el palacio estaban seguros de que, dadas las circunstancias, el rey seguramente ordenaría que la piedra no fuera molida, para poder preservar el esplendor de la corona real.

Cuán asombrados quedaron al escuchar al rey ordenarles que se apresuraran a triturar la gema y preparar la poción lo más rápidamente posible, y verterla en la boca del príncipe. "Muelan, viertan, desperdicien toda la piedra preciosa", dijo el rey.”¿Quién sabe? ¡Quizás una sola gota entre en la boca de mi hijo y será sanado!’”

19 DE KISLEV: ROSH HASHANÁ DEL JASIDUT

El 19 de Kislev celebramos el "Rosh HaShaná del Jasidut". En esta fecha, en el año 1798, liberaron al fundador del movimiento jasídico Jabad, Rabí Schneur Zalman del Liadi (1745-1812), de la cárcel en la Rusia zarista. Más que una liberación personal, éste fue un acontecimiento bisagra en la historia de los jasidim, anunciando una nueva era en la revelación de la faceta interna de la Tora.

La difusión pública de las enseñanzas de jasidut había comenzado dos generaciones antes. El fundador del movimiento jasídico, Rabí Israel Baal Shem Tov (1698-1760), reveló a sus discípulos el alma mística de la Torá que había sido previamente de acceso exclusivo de los Cabalistas selectos en cada generación. Este trabajo fue continuado por el discípulo del Baal Shem el Tov, Rabi DovBer, el "Maguid de Mezritch", quién también está conectado profundamente con la fecha del "19 de Kislev": En este día en 1772, 26 años antes de la liberación de Rabí Schneur Zalman de la prisión, el Maguid retornó su alma al Creador. Antes de su fallecimiento, dijo a su discípulo, Schneur Zalman: "Este día es nuestro Iom Tov (festividad). "

Rabí Schneur Zalman fue mucho más allá que sus precursores, llevando estas enseñanzas a segmentos más amplios de la población judía de Europa Oriental. Más perceptiblemente, Rabi Schneur Zalman enunció la filosofía de "Jabad", una filosofía y sistema de estudio, meditación, y refinamiento de carácter que hizo a estos conceptos abstractos y racionales, comprensibles y aplicables prácticamente en la vida diaria.

En sus años de formación, el movimiento jasídico era objeto de fuerte, y a menudo feroz oposición de rabinos reconocidos y laicos. Incluso dentro de la comunidad Jasídica, numerosos contemporáneos y colegas de Rabi Schneur Zalman sentían que él "había llegado demasiado lejos" en la popularización del alma hasta ahora oculta de la Torá.

En el arresto de 1798, los cargos incluían, que sus enseñanzas y actividades amenazaban la autoridad imperial del Zar, y fue encarcelado Rabí Schneur Zalman en una fortaleza en una isla en el río Neva en Petersburgo. En los interrogatorios, le obligaron a que presentara a los ministros del Zar las bases del judaísmo y explicara varios puntos de la filosofía y la práctica Jasídica. Después de 52 días, fue exonerado de todos los cargos y liberado.

Rabí Schneur Zalman vio estos acontecimientos como un reflejo de lo que ocurría arriba. Vio su arresto como el eco terrenal de una acusación Divina contra su revelación de los secretos íntimos de la Torá. Y vio su liberación como una absolución en la corte Divina. Después de su liberación el 19 de Kislev, redobló sus esfuerzos, diseminando sus enseñanzas en una escala mayor.

El 19 de Kislev, por lo tanto, marca el "nacimiento" del jasidismo: el punto en el cual fue permitido emerger de la matriz del "misticismo" hacia la luz del día, crecer y convertirse en parte integral de la Torá y la vida judía.

 

MiSinaí es una publicación de Jabad Uruguay. Guayaquí 3193
2709 0405 , CP1130, Montevideo.

Artículos extraídos de www.Jabad.org.uy y www.Chabad.org, publicados con permiso.
Para recibir MiSinaí por email o por whatsapp, contactar por teléfono al 2628 6770 o por mail: [email protected].

Ultimas Noticias Ver más

Hasta siempre, querida Charlotte
En comunidad

Hasta siempre, querida Charlotte

21 Febrero 2024


Por Roberto Cyjon

Esta página fue generada en 0.0504491 segundos (6207)
2024-02-22T07:54:26-03:00