Entrevistas

Señal de vida desde el cautiverio en Gaza, preocupación y esperanza

Hace casi una semana, el martes 19 de diciembre por la noche, la organización terrorista Yihad Islámica publicó un video en el que se ve a dos de los civiles israelíes secuestrados, Elad Katzir (47) y Gadi Mozes (79). El video no fue publicado en Israel, donde los medios de comunicación, y no sólo las autoridades, procuran no permitir el juego del terrorismo sicológico manipulador. Es que está claro que lo que dicen en los videos –ha habido varios desde el 7 de octubre con distintos secuestrados- no es lo que desean sino lo que les imponen sus captores, por cual su mensaje tampoco tiene siquiera importancia.

Los familiares de ambos reaccionaron en general con una mezcla de alivio y preocupación. Evidentemente, ambos se ven muy distintos del aspecto que tienen en la vida normal. Por otra parte, fue una señal de vida desde Gaza, y de eso se aferran sus seres queridos.

No  se puede saber qué saben ambos de lo ocurrido con sus respectivas familias.

El padre de Elad Katzir, Rami,  fue asesinado el 7 de octubre. Su madre Jana también había sido secuestrada y ya fue liberada. Algunas semanas después fue hospitalizada por serios problemas de salud, resultado del hecho que durante el cautiverio no recibió su medicación. Cuando regresó a Israel se enteró con horror de la muerte de su esposo y del hecho que su hijo estaba en manos de Hamas.

En cuanto a Gadi Mozes, sus familiares abrigan la esperanza que no sepa que su compañera en los últimos 18 años fue asesinada ya que tienen certeza que eso le quitaría fuerza tan necesaria para sobrevivir al cautiverio. Su ex esposa Margalit había estado secuestrada y fue liberada.

Gadi y Efrat, un desenlace irreversible

 

Días atrás conversamos con Efrat Machikawa, sobrina de Margalit  y Gadi Mozes por el lado de su padre.

 

Efrat con su tía Margalit

 

El padre de Efrat era hermano de Margalit. Tras la publicación del video, volvimos a contactarla. “Somos gente que santifica la vida a pesar de la gran sacudida emocional y la preocupación que nos embarga”, nos dijo. “Intento ver en el video ante todo un motivo de esperanza ya que es la primera señal de vida de mi tío desde el secuestro.A mi modo de ver, su vida y la de todos los demás secuestrados, no tiene precio.  El mundo y el gobierno de Israel deben garantizar que vuelvan rápidamente.  No podremo seguir viviendo con dignidad en Israel sin que todos los secuestrados vuelvan con vida. El tiempo se va acabando. Ya deberían estar en casa”, recalcó.

 

Efrat (55), dedicada a diplomacia cultural, fue Agregada de Cultura, Ciencia e Innovación en la Embajada de Israel en Japón. Vive en el sur. Sus padres fueron de los fundadores del kibutz Nir Oz , donde ella creció, aunque nació en otro lado. Es parte integral de la zona y nos cuenta que conoce a cerca de 60 de los secuestrados. 

 

P: Efrat, cada uno tiene una historia personal en esta guerra. Y a ti te ha tocado de cerca con tus dos tíos secuestrados, aunque afortunadamente tu tía Margalit ya ha sido liberada. ¿Puedes contarme de Gadi, tu tío? Sus fotos irradian una gran personalidad y energía de vivir.

R: Así es en la realidad. Es un hombre muy inteligente con el que siempre es agradable estar,  muy divertido y feliz.

P: ¿Está bien de salud? Eso es clave ahora en cautiverio.

R: No. Tiene varias enfermedades crónicas, necesita medicamentos, que no recibe. Supimos que estaba secuestrado por una foto de Hamas. Su pareja Efrat Katz fue asesinada frente a su hija y sus nietas, Doron Asher y las pequeñas Raz (4) y Aviv (2), que también estuvieron secuestradas y ya volvieron.  

 

P: ¿Qué me puedes contar de tu tío?

R: Yo diría que es un hombre de gente, o sea que le gusta estar en contacto con la gente. Como experto asesor en temas agrícolas, trabajando con Mashav, el departamento de Cooperación Internacional de la Cancillería, ha ayudado a decenas de miles de personas en América Latina, América del Norte, Europa, África, Papua Nueva Guinea, Vietnam…

Era un activista por la paz y un hombre muy querido por todo aquel que lo conocía. Encabezó una misión en Perú, estuvo muchas vece en Portugal, España, Jordania, Egipto, últimamente también en Georgia… un hombre realmente fuera de lo común. Por conocer tanta gente y estar acostumbrado a distintas culturas y a negociar, cuando entraron entraron los terroristas a su casa, escuchó árabe - idioma que también él habla un poco – le dijo a Efrat, su esposa, a su hija y a sus nietas que permanecieran en el refugio para que él pudiera salir a hablar con ellos, para que se llevaran lo que quisieran. 

P: Pensó que habían ido a robar…

R: No entendió que en realidad querían sus vidas. Intentó hablar con ellos  pero ellos  destruyeron todo en la casa y se lo llevaron a él.  De los mensajes que envió Efrat cuando estaba en la casa, sabemos que Gadi pensó que intentaría hablar con ellos, convencerlos y entregarles lo que quisieran para que se fueran. Eso nos consta. Entonces sabemos que fue secuestrado, de hecho, primero. Después volvieron y secuestraron a Efrat, Dorón y a las niñas.

P: ¿Quién les dio esa información si ella fue asesinada?

R: Supimos por el intercambio de mensajes de Efrat. Sabemos que intentó hablar con ellos, calmar la situación…Lo que quiero decir es que mi tío es un “hombre de gente”, pero no entendió que salía a monstruos – no alguien con quien se puede dialogar para negociar, ni alguien con quien se puede hablar en un lenguaje humano. No pensó que no había lo qué hacer. Pensó que salía a hablar con “alguien”, no entendió que, en realidad, ellos querían su vida y que eran simplemente monstruos.

P:  Cuando dices que era “activista por la paz”, ¿no te refieres solamente al sentido amplio de todo lo que hizo en el marco de Mashav – ayudar a pueblos, a otras culturas y países-  o también en lo relativo al conflicto entre israelíes y palestinos?

R: Sí, también a israelíes y palestinos: promover el trabajo y el conocimiento para Gaza. Tenía toda serie de iniciativas que yo no sabría detallar pero que sé que él quería promover para acercar la paz entre israelíes y palestinos.Siempre creyó en la convivencia y en compartir conocimiento para poder dar  sustento. Quería cultivar, no destruir.

 

Entre el peligro y el ideal, sin ingenuidad

P:  Pero, Efrat, hace años que viviendo en Nir Oz y tantos otros lugares de la zona, hay que lidiar con esas épocas de cohetes , con amenazas de marchas violentas junto a la valla fronteriza, cometas incendiarias, tantas cosas de ese tipo…¿Gadi no tenía reservas al respecto? 

R: No sé qué decirte sobre este punto concreto. Pero sí te aseguro que en el kibutz empleaban a gente de Gaza siempre que fue posible. Eran muy activos en ese tema que es necesario intentar crear una vida en común, no necesariamente paz en el pleno sentido de la palabra pero al menos una vida sana en la que se pueda coexistir.

P: O sea, no necesariamente con ilusiones de idilios con los palestinos.

R: No. Gadi no es una persona ingenua. Pero sí creía que el trabajo en la agricultura podía generar una coexistencia. 

 

Entre el optimismo y la condena del terrorismo

P: Es una persona ya de edad. Hasta su secuestro ¿seguía trabajando?

R: Así es, como asesor en agricultura Y enseña a alumnos en Kfar Silver, la aldea juvenil.Claro que su ritmo no es el de antes, pero sigue trabajando con muchas ganas. 

P: ¿Te preocupa que no tenga sus medicinas?

R: Por supuesto. Como toda la gente de su edad tiene varios problemas, estaba muy balanceado con la medicación, pudo continuar con su trabajo y su dedicación. Pero una persona sin medicación para las enfermedades crónicas durante más de dos meses, no puede sobrevivir en forma natural. Sabemos que no les dan los medicamentos, sabemos que no come como corresponde, no tiene las vitaminas que necesita, además de no ser ya joven, si bien parece joven, su cuerpo es el de un hombre de 80 años. En marzo planificamos festejar sus 80 años y esperamos que sea posible hacerlo, que vuelva a casa, se recupere, junto a todos los demás miembros del kibutz Nir Oz y el resto de los secuestrados. Que todos lleguen a casa en paz y que esta catástrofe termine cuanto antes, y podamos comenzar lentamente a restablecer nuestra confianza en la humanidad.  Siento que se ha generado una grieta muy importante en la confianza, en la fe en los seres humanos.

P:  No cabe duda. Paralelamente a la esperanza por su cumpleaños, ¿temen también por su vida o prefieren ni siquiera pensarlo?

R: Yo intento mantenerme muy optimista, pero estoy convencida, estoy segura que entre las decenas de heridos y enfermos crónicos, no todos volverán a casa. Espero que Gadi, tal vez sea frágil en su cuerpo, pero fuerte en el espíritu, que le ayude a sobrevivir unos días más hasta que esté con nosotros en casa. Lo espero realmente. Pero sé que no todos lo lograrán… Es algo que entristece pues son personas inocentes que fueron arrancadas de sus camas el sábado por la mañana, es increíble… Creo que es una historia que todos los países del mundo deben comprender que somos parte de ellos y ellos son parte de nosotros, porque el terrorismo es una ideología y el terrorismo causa daños a todos, sin distinguir entre buenos y malos, no distingue en nada, sino que devora a todos por su ideología en sí.  El mundo debe ser consciente al respecto y cuidarse de no pensar que es un problema alejado en el mundo, en un lugar alejado en el mapa y pequeñito, sino que es una amenaza enorme. Debemos todos unirnos y erradicar ese tipo de ideologías.

 

La tía liberada

Margalit Mozes con sus tres hijos, ya liberada, en el hospital

 

P: ¿Qué me puedes contar sobre tu tía Margalit liberada? 

R:  Ella es la hermana de papá y Gadi era su marido. Margalit se dedica a la biología,  es música y, sobre todo, es ornitóloga. Sabe identificar cualquier pájaro, toda ave en el cielo, prepara las tortas de queso más ricas del mundo, es una tía extraordinaria y una mujer muy fuerte. Fue realmente también muy fuerte en su espíritu. Sabemos que en el cautiverio ayudó a todos aquellos que estaban a su alrededor. Ella nos brinda otra importante lección que ayudar al prójimo significa también fortalecerte a ti mismo.

P: ¿Qué cuenta – de lo que se puede mencionar – acerca de lo que pasó?

R- Por el momento, nosotros guardamos lo que comparte sólo en familia. Creo que llegará el día en que será posible compartir lo que nos contó. 

Ella está bien, está en casa, en familia. con nuestra familia y muy lentamente vuelve a comprender y relatar su propia experiencia.En términos generales, podemos decir que tuvo mucha suerte, que en cierta manera estuvo relativamente bien, pero sabemos también de ella que eso fue fuera de lo común, no es el caso de los demás. 

P: Es decir que ella presenció también situaciones más difíciles…

R: Así es.

P: Efrat, te agradezco muchísimo por tu tiempo. Y espero de corazón que tu tío Gadi vuelva pronto y goce hasta los 120 de mucha salud.

R: Muchas gracias.

Ana Jerozolimski
(25 Diciembre 2023 , 10:47)

Ultimas Noticias Ver más

Hasta siempre, querida Charlotte
En comunidad

Hasta siempre, querida Charlotte

21 Febrero 2024


Por Roberto Cyjon

Esta página fue generada en 0.0444670 segundos (7475)
2024-02-22T09:14:31-03:00