En comunidad

Aquí está el imperdible discurso completo de la Diputada Suplente Yordana Pesah

Una defensa de la verdad sobre los crímenes contra mujeres israelíes el 7/10/23

En la sesión de este martes 12 de marzo en la Cámara de Representantes del Parlamento uruguayo, fue pronunciado, entre otros, un discurso muy singular, por Yordana Pesah, Diputada Suplente en la banca del Diputado Felipe Schipani del Partido Colorado. Yordana, de 44 años, Licenciada en comunicación, madre de dos niñas,  es miembro de la Agrupación Impulso Ciudadano , Lista 81, dentro de su partido. Es importante escucharla o leer su discurso, una alocución valiente que miró a la verdad de frente.

En 1998 Yordana estuvo un año viviendo como voluntaria en el kibutz Ein Hashlosha. Sus padres adoptivos en el kibutz eran Rita y Arie Glassberg, argentinos israelíes que también vivieron unos años en Uruguay. Una de sus hermanas adoptivas era Noa, que el 7 de octubre fue asesinada en su casa por Hamas. 

 

Este fue el discurso de Yordana Pesah. Consideramos que con esta pieza oratoria, no sólo honró a las mujeres víctimas del terrorismo de Hamas- y a los hombres- sino también al Parlamento uruguayo.  

La vergonzosa actitud de la diputada Mica Melgar del Frente Amplio que se retiró de la cámara durante el discurso, debe ser recordada.

 

 

 

A continuación, el texto del discurso.

 

 

Buenas tardes presidenta de Cámara, buenas tardes a todas y todos los presentes. Agradezco al correligionario, Diputado Felipe Schipani, por esta nueva oportunidad de asistir a esta sesión tan especial, que por ser la última en este período de gobierno, la hace doblemente especial.

 

Y es que para aquellas mujeres, que tomamos la política como forma de vida, donde la militancia, la vocación de servicio, que tanto nos impulsa, el reflexionar, repensar y buscar soluciones para tantas otras que lo necesitan, nos coloca en este aquí y ahora, en este día en el cual se conmemora internacionalmente los logros que alcanzamos las mujeres, sin olvidar con humildad aquellas pioneras del pasado, pero también nos permite frenar y replantear el camino a recorrer y todo lo que queda por trabajar.

Pero lamentablemente, para mí no es un día de festejo, no es un día de celebración, pues debo ser sincera con todos ustedes y con todo aquel que de repente me esté escuchando: a partir del 7 de octubre del año pasado mi vida cambió para siempre, a partir del 7 de octubre de 2023.

Milicianos del grupo Terrorista Hamás (que gobierna Gaza desde el año 2007) ingresaron a Israel por aire, mar y tierra para atacar, masacrar, violar, degollar y quemar a israelíes y sus hogares.  

De acuerdo al relato de Ana Jerozolimski, de repente la conocen, periodista uruguaya radicada en Israel y directora del Semanario Hebreo, veterano órgano de prensa uruguayo judío:

“El 7 de octubre fueron asesinadas más de 1200 personas en el sur de Israel. 90% eran civiles. Del total de asesinados, más de 340 eran mujeres, también jovencitas y niñas. Por lo menos 340. Muchas de ellas también fueron violadas, no sólo asesinadas. Torturadas.

253 personas fueron secuestradas a Gaza. 19 son mujeres, se 19 se espera que estén con vida ya que por ahora no hay por ahora pruebas de lo contrario. 5 están muertas, sus cuerpos siguen en Gaza. La propia Representante del Secretario General de la ONU para Violencia Sexual en Zonas de Conflicto Pramila Patten informó que todo inidica que los secuestrados, dicho sea de paso tanto mujeres como hombres, fueron y siguen siendo víctimas de abusos sexuales.”

Masacraron a inocentes sorprendiéndolos en sus hogares y en un festival de música, el festival Nova, donde una multitud celebraba el amor. En actos de gran brutalidad, violaron a mujeres, las decapitaron y les dispararon sus cabezas mientras eran violadas, algunas fueron desmembradas, según relatos de los propios sobrevivientes a una mujer le cortaron un seno y se lo tiraban entre los terroristas. Decapitaron bebés, asesinaron a padres frente a sus familias y a hijos frente a sus padres. Una embarazada fue abierta a la mitad, esto fue literal. Colocaron a un bebé de meses dentro de un horno prendido y luego asesinaron a sus padres…

Todos estos fueron actos premeditados, como métodos de violencia, dado que se encontraron las pruebas en diferentes escenarios.

Y también están aquellas que fueron arrastradas para ser secuestradas.

Y todo esto que estoy contando quedó documentado, terroristas de Hamás se encargaron de filmar y hasta transmitir en vivo lo que estaba ocurriendo. Pues para ellos, toda esta barbarie es válida y celebrada. Violar a una mujer está permitido, también golpearla y hasta matarla. Creen válido llevar a una mujer como se llevaron a Shani Louk de 23 años, 23 años estoy diciendo. Después de ser violada, inerte y desparramada en la caja de una camioneta, para ser escupida por otros hombres y finalmente decapitada.

Supongo que duele escuchar todo esto y eriza hasta la piel. ¿No es así?

Shari Mendes, reservista militar, quien colaboró en identificar los cuerpos declara: “algunos de los cuerpos de las mujeres apenas tenían ropa y estaban empapadas en sangre. Muchas de ellas recibieron disparos en la cara. Vimos mujeres que recibieron disparos en la ingle y pecho. A otras mujeres les cortaron las piernas.”

Mujeres que amaban la vida, que estudiaban y tenían sueños, como todas las que estamos en esta sala de repente. Hijas, hermanas, madres, amigas, activistas sociales, activistas por la paz. Que el único error que cometieron fue estar en ese momento ahí.

No puedo dejar de pensar en Noa Glasberg, quien fue mi hermana adoptiva en el año 98, en un intercambio. Noa que tenía mi edad, fue sorprendida en su hogar del Kibutz Ein Hashloshá, Kibutz de uruguayos y argentinos, que también fue atacado por Hamás. Bendita sea su memoria.

Tampoco olvidaré a Naamy Levy, descalza con su pantalón manchado de sangre mientras era arrastrada de los pelos hacia el interior de un auto, aún sigue secuestrada en Gaza. Noa Argamani, siendo llevada en una motocicleta hacia Gaza y sus gritos desgarradores. Aquella madre que lamenta una y otra vez viendo el video donde terroristas de Hamás secuestran el cuerpo de su hijo ya muerto. Shiri Bibas, junto a sus dos hijitos pelirrojos, con el horror plasmado en su cara, protegiendo a sus bebés mientras eran secuestrados.

La violación sistemática es utilizada por los terroristas, según las mujeres que fueron raptadas y posteriormente devueltas. Repito, hoy no sabemos el estado de esas 19 mujeres que siguen en Gaza.

Es que no me duele solo por el hecho de que soy judía, ¿saben? me duele porque soy mujer, porque soy madre, porque soy hija, porque soy uruguaya y en el país donde nací estos actos no deberían pasar desapercibidos. En este siglo no se puede permitir este tipo de atrocidades, señora Presidenta. ¿Es que involucionó tanto la humanidad que no puede condenar tales acciones? Los crímenes sexuales que cometió la organización terrorista Hamas fue en contra de las mujeres, todas las mujeres, porque no solo fueron atacadas israelíes, sino también, mujeres cristianas y musulmanas que viven y estaban en el Estado de Israel.

 

Los relatos son terribles, pero parecen NO suficientes. No fue suficiente lo que vivieron estas mujeres y sus familias, no fueron suficientes las pruebas, sus cuerpos, no fueron suficientes las propias pruebas de los terroristas de Hamás. No fueron suficientes para ser condenados, parece. Este dolor y sufrimiento simula es ajeno. El silencio de aquellas compañeras de militancia feministas fue ensordecedor, compañeras de los cursos de mujeres líderes, etc. Inmediatamente después del 7 de octubre los colectivos feministas optaron por el silencio. Alguna declaración hubo sí, debo ser sincera, que leí en internet, pero lamentablemente esta fue tibia, tardía, insuficiente.

Después de este ataque, comprendí que no todas las mujeres valen lo mismo. Aparentemente, las mujeres judías no merecen la misma empatía que otras mujeres donde sus derechos son vulnerados. Aparentemente, hay un feminismo selectivo. Como mujer uruguaya y judía no me he sentido acompañada, les tengo que ser sincera. No siento que “alguna declaración” haya sido honesta. Cuando hay violencia sexual señoras, no hay contexto que ponga en duda su condena. Y lamentablemente el odio está presente en el silencio.

Se realizaron pintadas solicitando la liberación de los secuestrados y con la frase “violar no es resistencia”. Los colectivos se apresuraron a borrarlos.Y ahí es donde me pregunto: ¿Dónde quedó el “ni una menos”? ¿Y el “tocan a una, tocan a todas”? ¿De qué “sororidad” hablan?

Y es que a mí todas las mujeres me duelen, sean de donde sean. Me duelen las ucranianas, las armenias, las nigerianas, las afganas, las yemenitas, las iraníes, las israelíes y también las musulmanas. Pues las mujeres palestinas, por ejemplo, quienes viven bajo la dictadura de un grupo terrorista como Hamás, no tienen la suerte de poder elegir su destino, de decidir qué vestir, qué pensar por sí mismas. No tienen los derechos que vivencian las mujeres que viven del lado este de Gaza. Y sepan, que también me duele el destino de sus vidas y las vidas de sus niños y niñas, pues ellos no tienen la culpa de vivir bajo esta guerra que comenzó Hamás con la masacre del 7 de octubre. Y hoy, hay que eliminar es a Hamás, culpable de estos actos terroristas y de la desdicha del pueblo palestino.

¿Cuál fue el pecado de las mujeres israelíes, entonces? ¿Vivir en un estado democrático? ¿Estudiar? ¿Tener sueños? ¿Ser libres? ¿Elegir cómo pensar y cómo vestir?

Son hechos que deben ser condenados y hoy estoy aquí para pedir que se condene. Que se condenen todos estos actos de barbarie, que se condene la masacre realizada por Hamás, que devuelvan a todas y todos los secuestrados. Las mujeres no somos trofeos de guerra. Todas aquellas que no condenan a los terroristas, están con ellos. Pero permítanme pronunciar la verdad más incómod:  condenar los actos terroristas y no aceptar el derecho del Estado de Israel a defenderse desarticulando a Hamás,  es apoyar a Hamás. Para Hamas la tregua o la paz sólo es el período de tiempo que utilizará para rearmarse y volver a atacar. Hamás es enemigo de la paz.

Y para terminar quiero expresar que si el feminismo no incluye a las mujeres judías no es feminismo, es antisemitismo. Violar no es resistencia, señoras. Hoy mi lema no es "por un mundo de igualdades para las mujeres", hoy mi lema es "por un mundo de igualdades entre las mujeres". Donde TODAS las mujeres sean defendidas con igualdad.

Ana Jerozolimski
(14 Marzo 2024 , 08:21)

Ultimas Noticias Ver más

Benjamin Giesen, entre la historia y el antisemitismo actual
Entrevistas

Benjamin Giesen, entre la historia y el antisemitismo actual

20 Abril 2024


Por Tomás Friedman, periodista de Radio Carve

Esta página fue generada en 0.0590670 segundos (2744)
2024-04-21T06:17:53-03:00