Mundo Judío

MiSinai

Por qué los Animales Antes que las Personas? - Orgullo y Arrogancia - Viendo a los Ciegos - Preparativos para el Seder

 

                                      

 

 

 

 

 

 

 

 

No. 251

Tazria

descargar pdf aqui

Horario de velas de shabat en Montevideo 

Viernes 12 de abril 18.01

                                                                                        

¿POR QUÉ LOS ANIMALES ANTES QUE LAS PERSONAS?

Por Menajem Feldman

El libro de Levítico, quizás más que cualquier otro libro de la Torá, trata sobre el servicio del hombre a D-os. El libro está repleto de mitzvot y lecciones, desde cómo llevar una ofrenda a D-os hasta cómo tratar al prójimo. La palabra "adam" - "hombre" - es la primera palabra que sigue a la declaración inicial del libro. Por lo tanto, es sorprendente que cuando se trata de las leyes de pureza ritual, la Torá sólo aborda las leyes relativas a las personas después de abordar la pureza de los animales.

Al final de la porción de la semana pasada, Shemini, la Torá aborda las leyes de la carne kosher y describe los casos en los que un animal se convierte en una fuente de impureza, concluyendo con: “Esta es la ley acerca de los animales, de las aves, de todos los seres vivientes que se mueven en el agua y de todos los animales que se arrastran sobre la tierra, para distinguir entre lo inmundo y lo limpio, y entre el animal que se puede comer y el que no se puede comer. .” (Vaikrá 11:46-47)


Sólo entonces, en la parashá de esta semana, leemos sobre las leyes de la pureza ritual para los humanos.

Si el libro está dirigido principalmente a la humanidad, ¿por qué las leyes de la pureza humana se escriben sólo después de las leyes de la pureza animal?


Según el Midrash, el orden de las leyes de la pureza sigue el orden de la creación. Dado que el hombre fue creado después de los animales, las leyes de su pureza ritual fueron establecidas después de las leyes relativas a los animales.

Sin embargo, esto simplemente nos lleva a otra pregunta: ¿Por qué fueron creados los animales antes que los humanos?

El Talmud ofrece dos posibles explicaciones: 

1. El ser humano fue creado en último lugar para que, si se volviera demasiado arrogante, se le pudiera decir "hasta un mosquito te precedió", implicando que el hombre es inferior al resto de la creación.

2. Para que la humanidad se beneficie de un mundo completo preparado sólo para él. Como dice el Midrash: “El hombre fue invitado al banquete una vez que la comida ya estaba preparada”.

Estas dos razones parecen ser polos opuestos. Mientras que la primera razón indica que el ser humano es inferior a los animales, la segunda indica que en realidad es superior a todos los animales, razón por la cual fue creado en el paso final de la creación.

Entonces ¿cuál es? ¿Somos inferiores al mosquito o somos la joya de la corona de la creación?

Ambas son ciertas.

Sólo el hombre, entre todas las creaciones del universo, es capaz de desafiar a su Creador. Todas las demás creaciones deben seguir la naturaleza y los instintos que D-os les ha dado. En esto, el hombre es ciertamente inferior a todos los animales, como leemos en Tanya: "Porque el impulso lujurioso en su alma animal es capaz de codiciar también cosas prohibidas, que son contrarias a la voluntad de D-os… En esto es inferior y más repugnante y abominable que los animales, insectos y reptiles inmundos."

Sin embargo, hay más en la historia del hombre.

El hombre también es único en su capacidad de elegir elevarse por encima de sus instintos. Al hombre se le dio el poder intelectual, la libertad espiritual y la fortaleza para iluminarse y mejorarse. Sólo el hombre tiene la capacidad de tomar el material espiritualmente más bajo (material capaz de desafiar a la Divinidad) y desarrollarlo y elevarlo. El hombre es capaz de transformarse a sí mismo y al mundo que lo rodea en un lugar hospitalario para lo Divino.

El hombre fue creado en último lugar porque es inferior al mosquito en su capacidad de elegir el mal. ¡Sin embargo, esta inferioridad es la fuente misma de su superioridad! Cuando el hombre trabaja consigo mismo, cuando ara y planta la tierra de su corazón, se vuelve realmente superior a todas las criaturas.

Porque sólo él puede elegir. Sólo él tiene la capacidad de superar sus instintos y su naturaleza. Sólo él puede plantar la tierra de su corazón y hacer crecer la santidad.

Debemos entender que D-os no busca la perfección, busca el poder transformador del trabajo duro. Específicamente porque fuimos creados espiritualmente inferiores a los animales, cuando elegimos el camino correcto, ascendemos a las mayores alturas espirituales.

 

ORGULLO Y ARROGANCIA

"Si un hombre o una mujer tiene una lesión en la cabeza..." (Vaikra 13:29)

La aparición de tzaráat en la cabeza es causada por el orgullo y la arrogancia, a diferencia de tzaráat que aparece en otras partes del cuerpo que es el resultado de decir chismes o calumnias. La razón para esta diferencia es que el chisme y la calumnia son faltas superficiales, como se explicó anteriormente, y por lo tanto afectan la piel en otras partes del cuerpo. El orgullo y la arrogancia, en cambio, son actitudes mentales distorsionadas que afectan la cabeza. Deberíamos esforzarnos continuamente en eliminar estas desperfectos de carácter.

Likutei Sijot, vol. 27, pág. 99.

Levítico (Vaikrá) 12:1 – 13:59


En esta sección, la Torá procede con las leyes de impureza asociadas con los seres humanos. Primero habla de la impureza que recae sobre una mujer judía que concibe (Tazria en Hebreo) y da a luz. El segundo tipo de impureza de la que habla esta sección es una enfermedad que ya no existe, conocida como tzaráat. Aparecía en la piel, prendas o casa de un hombre o mujer judíos.

Visitá nuestra página:

jabad.org.uy/parasha

VIENDO A LOS CIEGOS

Por Boruch Shlomo Cunin


Un grupo de estudiantes en Brooklyn había terminado de hornear lo último de la matzá de Pesaj. Era 1958 y el Rebe de Lubavitch tenía la costumbre de dar matzá horneada a mano a la gente como regalo espiritual antes de Pesaj. Se quedaba de pie durante horas, saludando a la gente y entregándoles matzá. El Zohar dice que la matzá es el "pan de la fe" y simplemente comerla nutre el alma.


El Rebe daba matzá primero a las personas que tenían que viajar lejos, porque viajar en automóvil o en metro no está permitido en Shabat ni en las festividades judías. Tenía 16 años y tenía que llegar a casa que estaba bastante lejos. Cuando me acerqué al Rebe, él me entregó matzá y me preguntó si podía entregarle algo a cierta familia.

Lo ideal habría sido tomar un taxi desde la estación de metro, pedirle al conductor que esperara, entregar la matzá y llegar a casa a tiempo para nuestro Seder. Pero la vida rara vez es ideal. Finalmente encontré la dirección, que resultó ser un complejo de viviendas. Llamé a la puerta y salió un hombre sin camisa, con tatuajes y barriga.

"¿Qué es?" preguntó. En el Bronx, es de buena etiqueta ser brusco al saludar a alguien. "Disculpe, ¿es usted el señor Fulano de Tal?", pregunté. "Sí", dijo. Noté el pan de centeno sobre la mesa, definitivamente no era una comida tradicional del Seder. "El Rebe me envió", dije.

"¿El Rebe? Oh, por favor entra", dijo. En la pequeña cocina sólo había una mesa pequeña, algunas sillas y un hornillo. No entendía qué estaba haciendo allí, entregando matzá a una familia que no estaba celebrando Pesaj. Entonces pensé, tal vez sea exactamente por eso que estaba allí.

Le pregunté al hombre si le gustaría tener un Seder. Él estuvo de acuerdo y llamó a su esposa para que entrara. Ella entró, visiblemente embarazada, seguida de dos hermosas niñas, de unos cinco o seis años de edad. Ambas niñas eran ciegas.

Retiramos la mesa. Le puse un sombrero en la cabeza al hombre y le dije: "¡Está bien, vamos a celebrar un Seder!". Intenté recordar las bendiciones en el orden correcto, pero era difícil sin una Hagadá. Comimos matzá y usamos agua y vasos de papel para recordar las cuatro copas de vino. Intenté pensar qué haría el Rebe si estuviera aquí. Miré a las niñas y a su madre, a punto de tener otro hijo, y comencé a contarles algunas cosas que había aprendido del Rebe.

Les dije que tenemos que tener fe. En esta noche, D-os liberó a nuestros antepasados de la esclavitud y también nos libera a nosotros. El marido y la mujer parecían aferrarse a cada palabra, como si se alimentaran con sólo escuchar. Les dije que en Pesaj viajamos a través de nuestro Egipto personal hacia la libertad, y que D-os no pone sobre nuestros hombros más de lo que podemos llevar. Una vez que sabes eso y lo crees, ya estás liberado. Cantamos canciones con los niños y el tiempo voló.

A la 1:00 a.m., la mujer acostó a las niñas y llegó el momento de irme, pero tuve que preguntarle al hombre cómo conocía al Rebe. Resultó que era curtidor y conocía a un rabino que trabajaba en otra sección de la planta cárnica. Hace varios meses, su esposa quedó embarazada. Como padecían una enfermedad que provocó que sus hijas nacieran ciegas, su médico les recomendó un aborto. El hombre estaba muy deprimido y no sabía qué hacer. Entonces le preguntó a este rabino, quien le sugirió que le escribiera una carta al Lubavitcher Rebe. El Rebe respondió diciendo que debían tener fe en D-os y tener el hijo.

Cuando estaba a punto de irme, el hombre dijo: "Sabes, mi esposa y yo no estábamos seguros de esto. ¿Cómo se supone que debemos tener fe? ¿Cómo se supone que debemos olvidar lo que es y tener esperanza? No creíamos que fuera posible. Pero esta noche, al escuchar acerca de la fe y de cómo D-os nos da la fuerza para superar nuestro Egipto personal, bueno, ahora lo entendemos".

Su hijo nació con visión plena. Con el tiempo perdí la pista de esta familia, pero años después supe que las hijas se habían casado y que cada una tenía varios hijos, todos videntes.

Sería imposible describir realmente el amor del Rebe por cientos de miles de judíos y no judíos en todo el mundo. Lo mejor que puedo hacer es escribir sobre una familia pobre del Bronx que vive en un complejo de viviendas para ciegos. Y cómo el Rebe le envió la fe personalmente a su puerta.

PREPARATIVOS PARA EL SEDER


Los Ingredientes:


Para el plato del Seder:


• Matzá. Asegúrese de tener suficiente a mano.

• Rábano picante rallado y/o lechuga romana (para las hierbas amargas). Inspeccione las hojas de la lechuga para asegurarse que no tienen insectos.

• Un huevo duro y un hueso de gallina asado. Estos dos elementos son recordatorios de las dos ofrendas que se comían en la víspera de Pesaj durante la época del Templo.

• Un vegetal (dependiendo de la costumbre de su familia: perejil, cebolla, papa cocida u otro).

• Jaroset: una mezcla de manzanas, nueces y vino.


Otros:


• Vino Kosher (también puede ser jugo de uva si no puede tomar vino).

• El libreto con todas las instrucciones que va a necesitar: un libro llamado Hagadá.

• Agua con sal.

• Una comida festiva suntuosa.

• La copa especial para Elías (también puede usar una copa regular si es necesario).


Los Caracteres:


• Usted. La Hagadá no es un juego de espectadores. Usted es la experiencia. Antes del Seder, prepare algunos pensamientos de Pesaj para compartir, y aliente a cada miembro de la familia a hacer lo mismo.

• Los niños juegan el rol más importante en el Seder. Hacemos todo lo posible para mantenerlos despiertos y ocupados. 


Consejos:


• La forma más fácil de disfrutar un gran Seder es asistir a uno. 

• El Seder es un Seder solo cuando sucede después del anochecer. Haga que sus niños duerman la siesta esa tarde para que estén despiertos.

 

 

MiSinaí es una publicación de Jabad Uruguay. Guayaquí 3193
2709 0405 , CP1130, Montevideo.

Artículos extraídos de www.Jabad.org.uy y www.Chabad.org, publicados con permiso.
Para recibir MiSinaí por email o por whatsapp, contactar por teléfono al 2628 6770 o por mail: [email protected].

Ultimas Noticias Ver más

Esta página fue generada en 0.0530210 segundos (17209)
2024-05-24T23:40:07-03:00