Noticias

La campaña de influencia de Irán no funcionará sin la cooperación estadounidense

Dr. Reza Parchizadeh

Fuente: Arutz Sheva

 
 
 
 
 

Cuando la gente habla sobre la campaña de influencia del régimen iraní en los Estados Unidos, típicamente se imaginan a Teherán plantando secretamente agentes encubiertos en las instituciones políticas, mediáticas y académicas estadounidenses para engañar al público y a los políticos, y para promover la agenda de la República Islámica.

Pero en realidad, no es tan fácil infiltrarse, ya que el agente necesita superar muchas barreras de inmigración y seguridad primero para poder ingresar a estas instituciones. Especialmente si el puesto objetivo es un trabajo federal, hay un proceso meticuloso para obtener una autorización de seguridad que pocos agentes probablemente completen. Estos obstáculos no pueden ser superados solo mediante la infiltración y la influencia.
 

En mi opinión, una campaña de influencia iraní no funcionará, al menos no a un nivel tan amplio como el que estamos presenciando hoy, a menos que haya al menos cierto grado de aceptación y tolerancia dentro del sistema político estadounidense. Y tengo una gran confianza en que este sea el caso cuando lo digo. Esta afirmación se basa en décadas de observación meticulosa e investigación.

La forma en que funciona es que al menos una parte del establishment político estadounidense prefiere mantener cerca a los enemigos de la nación para poder mantener un cierto grado de influencia sobre esos enemigos que la diplomacia pública, bajo la mirada siempre vigilante de los medios de comunicación, no permitiría. Y es por eso que deliberadamente contratan a personas que de alguna manera están conectadas con el régimen. En otras palabras, esto parece ser un enfoque informal y no declarado por al menos una parte del sistema político estadounidense para dar la bienvenida a los agentes y lobistas del régimen iraní para luego usarlos en un doble juego de influencia.
Principio del formulario
 

Un ejemplo notorio de la aplicación de este enfoque es el caso de Seyed Hossein Mousavian. En un momento en que el régimen iraní estaba asesinando sistemáticamente a sus opositores en suelo europeo, Mousavian era el embajador de Teherán en Alemania y estaba a cargo de la embajada en el centro de las operaciones terroristas del régimen en Europa. Muchos destacados disidentes iraníes fueron asesinados bajo la supervisión de Mousavian.

En los procedimientos legales por el ataque terrorista al restaurante Mykonos en Berlín en 1992, cuando fueron masacradas varias figuras destacadas del Partido Democrático del Kurdistán Iraní, el tribunal federal alemán encontró que Mousavian estaba implicado en ese ataque terrorista, así como en varios otros en toda Europa, lo que llevó a que Alemania prácticamente lo expulsara. Irónicamente, más tarde, bajo Hassan Rouhani como presidente del Consejo de Seguridad Nacional de Irán, Mousavian se convirtió en una figura clave en la primera ronda de negociaciones con los europeos sobre el programa nuclear del régimen iraní.
 

Dado que Mousavian era acólito de Akbar Hashemi Rafsanjani, el ex presidente de Irán que había perdido el favor del Líder Supremo, su posición se volvió inestable con la llegada de Mahmoud Ahmadinejad, quien en ese momento contaba con el pleno apoyo de Jamenei. El Ministerio de Inteligencia de Ahmadinejad acusó a Mousavian de espiar para Gran Bretaña y lo puso bajo arresto. Finalmente fue sentenciado a una pena de prisión, pero nunca cumplió la condena y, en cambio, surgió en los Estados Unidos. Mousavian se ha establecido en Estados Unidos desde 2009 y, como supuesto "investigador" de la Universidad de Princeton, ha impulsado la agenda del régimen iraní.

 

Mousavian también ha estado mintiendo sobre las ambiciones hegemónicas del régimen y tratando de proteger a la Guardia Revolucionaria. Un ejemplo obvio fueron sus esfuerzos por impedir la designación terrorista del IRGC por parte de la administración Trump, que fracasaron.

 

Mousavian también ha estado mintiendo sobre las ambiciones hegemónicas del régimen y tratando de proteger a la Guardia Revolucionaria. Un ejemplo obvio fueron sus esfuerzos por impedir la designación terrorista del IRGC por parte de la administración Trump, que fracasaron. Más tarde, Mousavian se aseguró de asistir al funeral de Qasem Soleimani, el asesino de soldados estadounidenses en Irak como comandante de la famosa Fuerza Quds del IRGC, y sólo ha recibido elogios por ese criminal.

 

Otro ejemplo notable de esta tendencia es Robert Malley, ex enviado especial de la administración Biden para Irán y principal negociador para reactivar el acuerdo nuclear con Teherán, junto con sus asistentes Ali Vaez y Ariane Tabatabai. Durante años fue obvio que Malley y su equipo estaban en una trayectoria pro-Teherán, y es muy poco probable que la administración Biden desconociera su estrecha relación con al menos parte del régimen. Otros y yo habíamos advertido muchas veces sobre la naturaleza de esta relación, pero la administración Biden ignoró las advertencias y durante mucho tiempo incluso defendió la conducta de la Oficina de Irán del Departamento de Estado.

 

 

Mousavian dijo a los medios iraníes en 2006 que había engañado a los europeos y ganado tiempo para que Teherán desarrollara su programa nuclear. Desde su llegada a Estados Unidos, ha sido uno de los principales agentes de influencia para impulsar un acuerdo nuclear. Para hacer su agenda aceptable para el público y los políticos estadounidenses, incluso mintió diciendo que Jamenei había emitido una fatwa, un decreto religioso, que prohibía cualquier uso militar de la tecnología nuclear, incluso en forma de bomba atómica. En aquel entonces, en 2013, Azad Farsani y yo escribimos un artículo detallado y argumentamos que, contrariamente a la afirmación de Mousavian, el régimen estaba buscando construir un arsenal nuclear.

 

Mousavian también ha estado mintiendo sobre las ambiciones hegemónicas del régimen y tratando de proteger a la Guardia Revolucionaria. Un ejemplo obvio fueron sus esfuerzos por impedir la designación terrorista del IRGC por parte de la administración Trump, que fracasaron. Más tarde, Mousavian se aseguró de asistir al funeral de Qasem Soleimani, el asesino de soldados estadounidenses en Irak como comandante de la famosa Fuerza Quds del IRGC, y sólo ha recibido elogios por ese criminal.

 

Otro ejemplo notable de esta tendencia es Robert Malley, ex enviado especial de la administración Biden para Irán y principal negociador para reactivar el acuerdo nuclear con Teherán, junto con sus asistentes Ali Vaez y Ariane Tabatabai. Durante años fue obvio que Malley y su equipo estaban en una trayectoria pro-Teherán, y es muy poco probable que la administración Biden desconociera su estrecha relación con al menos parte del régimen. Otros y yo habíamos advertido muchas veces sobre la naturaleza de esta relación, pero la administración Biden ignoró las advertencias y durante mucho tiempo incluso defendió la conducta de la Oficina de Irán del Departamento de Estado.

 

Sólo cuando los partidos poderosos que se oponían al acuerdo presentaron pruebas contundentes de la posible transferencia de información clasificada por parte de Malley y su equipo al régimen iraní, la administración Biden se vio obligada a destituirlo oficialmente. Incluso entonces, el Departamento de Estado no aclaró completamente los motivos de su despido, y Malley simplemente fue enviado a la Universidad de Princeton para acompañar a Mousavian. De hecho, Malley fue descartado como individuo para que, mientras él se convierte en el chivo expiatorio, la cuestión institucional del DOS en juego pueda pasarse por alto para que quienes lo autorizaron puedan permanecer en las sombras y continuar su acercamiento a Teherán.

 

También debo agregar esto entre paréntesis, que parece que Teherán filtró intencionalmente la evidencia de la conexión de Malley y su equipo con el régimen iraní para exponerlos y bloquear su canal. Malley y sus aprendices son cercanos al círculo de Hashemi Rafsanjani y al ex ministro de Asuntos Exteriores Javad Zarif. Aparentemente, la Guardia Revolucionaria y otros elementos afiliados a Rusia en Teherán que se oponen a poner el programa nuclear del régimen bajo la supervisión de la OIEA y buscan una escalada del conflicto con Estados Unidos e Israel se alegraron de ver cerrados decisivamente cualquier canal secundario para un compromiso con Occidente.
 
Por lo tanto, la táctica de Washington de mantener cerca a los enemigos de Estados Unidos para influir en el régimen iraní, generalmente a través de medios tras bambalinas, ha sido explotada en la mayoría de las ocasiones por Teherán. Actúa como un arma de doble filo. Aunque mantiene abiertos los canales hacia Teherán, también permite a los islamistas influir negativamente en Washington al alimentarlo con información errónea y desinformativa que es perjudicial para la seguridad nacional de Estados Unidos. (Ed. Y los ciudadanos estadounidenses no saben nada de esta táctica sórdida, tortuosa y contraproducente).

 

Al final, Washington necesita aprender de esta interminable serie de experimentos fallidos y llegar a la conclusión de que no se puede apaciguar continuamente a un régimen apocalíptico y sin escrúpulos y esperar resolver los problemas que surgen de él. En lugar de dar influencia a los lobistas y agentes de influencia del régimen, Washington debe emplear y empoderar a expertos iraníes-estadounidenses con mentalidad democrática que consideren que el regreso de Irán al orden mundial liberal liderado por Estados Unidos es lo mejor para sus dos países de origen.

 

 

 
 

 

 

Ultimas Noticias Ver más

Shani Goren, entre la libertad y la preocupación
Entrevistas

Shani Goren, entre la libertad y la preocupación

16 Junio 2024


La joven israelo-uruguaya que volvió de Gaza, pero aún no logra volver a la normalidad

Esta página fue generada en 0.0645940 segundos (8555)
2024-06-17T13:28:43-03:00