Eduardo Kohn

Eduardo Kohn

Dr. en Diplomacia, egresado de Facultad de Derecho de UDELAR. Director de B'nai B'rith para América Latina.

Columna de opinión

¿Quiénes pagan el precio de apoyo al terrorismo?

Fuente: radiojai.com

Rusia atacó el sábado pasado primero un hipermercado y después el centro de Járkov, ciudad ucraniana cercana a la frontera con los rusos, causando por lo menos 20 muertos y 43 heridos. Los dos misiles guiados que impactaron en el hipermercado provocaron un incendio en 15.000 metros cuadrados. Tres horas después del ataque al hipermercado, Rusia también atacó el centro de Járkov en una zona residencial densamente poblada con misiles S-300, que dejaron 18 heridos, entre ellos un niño de 13 años. Los misiles dañaron edificios de oficinas, un supermercado, tiendas, edificios residenciales, una oficina de correos, automóviles. Hace 2 años y tres meses que Rusia invadió Ucrania y ha repetido matanzas contra civiles un día sí y al otro también.

El sábado pasado casi ni trascendió esta nueva agresión del gobierno de Putin: primero, Rusia goza de total impunidad para invadir por tiempo ilimitado, matar, torturar, expropiar y ampararse en su fuerza bruta y su derecho a veto en el ridículo Consejo de Seguridad. Europa, para sacarse algo de culpa de las tantas que acumula, en lugar de enfrentar a Rusia, le va entregando a Ucrania armas a través de algunos países. El gobierno de izquierda español, por ejemplo, le dio a Ucrania mil millones de dólares en ayuda militar esta semana.

Si se trata de Israel, las cosas cambian. La Unión Europea amenaza, presiona, dice lo que no se atreve a espetarle a Putin y la CIJ y la CPI están muy ocupadas para preocuparse de algo que no sea Israel. Así que, en lugar de mirar para todos lados, la Corte Internacional de Justicia decidió mirar sólo para Medio Oriente, más allá de la vacuidad de su acción. A la acción del Fiscal de la CPI Karim Khan que mencionamos el jueves pasado, el viernes la CIJ a través de su presidente, un ex embajador del Líbano ante ONU que usaba el podio neoyorkino para agredir a Israel en años donde no había enfrentamientos, determinó que “Israel deber detener su ofensiva militar y cualquier otra acción en la gobernación de Rafah que pueda infligir al grupo palestino en Gaza condiciones de vida que pudieran llevar a su destrucción total o parcialmente”. El lenguaje nos recuerda que de lo sublime a lo ridículo hay un solo paso. Quizás para sorpresa de muchos, el Wall Street Journal pasó por encima el lenguaje de la CIJ no mencionando qué grupo terrorista está en Gaza y señaló en un editorial que” el único grupo que Israel busca destruir en Rafah es Hamas”. El periódico acusa a la CIJ de doble discurso por “no exigirle nada a Hamas y exigirle a Israel que no se defienda ante el grupo terrorista. La CIJ le pide a Israel que abandone a los rehenes, y ni menciona que Hamas libere a los rehenes, sólo demanda que Israel los deje a su suerte”. Desde que Israel controla la frontera entre Gaza y Egipto, han salido a la luz hechos muy graves pero que no deberían sorprender: hoy en día se han descubierto casi 100 túneles entre Gaza y Egipto por los cuales todo puede haber transitado, desde vehículos, armas para Hamas y fuga de los líderes terroristas. Egipto tenía atascados casi 2 mil camiones con ayuda humanitaria para Gaza y sólo aceptó dejarlos entrar después de una fuerte presión de Estados Unidos, el mayor contribuyente de Egipto en equipamiento militar.

El sábado pasado casi ni trascendió esta nueva agresión del gobierno de Putin: primero, Rusia goza de total impunidad para invadir por tiempo ilimitado, matar, torturar, expropiar y ampararse en su fuerza bruta y su derecho a veto en el ridículo Consejo de Seguridad. Europa, para sacarse algo de culpa de las tantas que acumula, en lugar de enfrentar a Rusia, le va entregando a Ucrania armas a través de algunos países. El gobierno de izquierda español, por ejemplo, le dio a Ucrania mil millones de dólares en ayuda militar esta semana.

Si se trata de Israel, las cosas cambian. La Unión Europea amenaza, presiona, dice lo que no se atreve a espetarle a Putin y la CIJ y la CPI están muy ocupadas para preocuparse de algo que no sea Israel. Así que, en lugar de mirar para todos lados, la Corte Internacional de Justicia decidió mirar sólo para Medio Oriente, más allá de la vacuidad de su acción. A la acción del Fiscal de la CPI Karim Khan que mencionamos el jueves pasado, el viernes la CIJ a través de su presidente, un ex embajador del Líbano ante ONU que usaba el podio neoyorkino para agredir a Israel en años donde no había enfrentamientos, determinó que “Israel deber detener su ofensiva militar y cualquier otra acción en la gobernación de Rafah que pueda infligir al grupo palestino en Gaza condiciones de vida que pudieran llevar a su destrucción total o parcialmente”. El lenguaje nos recuerda que de lo sublime a lo ridículo hay un solo paso. Quizás para sorpresa de muchos, el Wall Street Journal pasó por encima el lenguaje de la CIJ no mencionando qué grupo terrorista está en Gaza y señaló en un editorial que” el único grupo que Israel busca destruir en Rafah es Hamas”. El periódico acusa a la CIJ de doble discurso por “no exigirle nada a Hamas y exigirle a Israel que no se defienda ante el grupo terrorista. La CIJ le pide a Israel que abandone a los rehenes, y ni menciona que Hamas libere a los rehenes, sólo demanda que Israel los deje a su suerte”. Desde que Israel controla la frontera entre Gaza y Egipto, han salido a la luz hechos muy graves pero que no deberían sorprender: hoy en día se han descubierto casi 100 túneles entre Gaza y Egipto por los cuales todo puede haber transitado, desde vehículos, armas para Hamas y fuga de los líderes terroristas. Egipto tenía atascados casi 2 mil camiones con ayuda humanitaria para Gaza y sólo aceptó dejarlos entrar después de una fuerte presión de Estados Unidos, el mayor contribuyente de Egipto en equipamiento militar.

Es razonable y esperable que Hamas se sienta agradecido por tanta protección. Si la CIJ ni los nombra, si el Consejo de Seguridad tampoco; si ni lo culpan de la barbarie de asesinar a su propia gente por usarlos de escudos humanos y refugio de sus armas y municiones, ¿por qué no estar felices? Por eso agradecieron a España, Noruega y Dinamarca cuando esta semana los tres gobiernos de esos países reconocieron al Estado palestino. Claro, agradeció Hamas, que es un grupo terrorista, porque la Autoridad Palestina no dijo nada. Pero a esos tres países parece que les resulta honorable que los terroristas les agradezcan el apoyo. No es el mundo al revés, es simplemente conocer la historia de Europa y no hacernos los distraídos y menos aún, olvidarnos.

Hamas tuvo ayer otro apoyo más desde la ONU. Y nuevamente ha quedado demostrado que la primera verdad en una guerra es la mentira.

Hamas lo entendió y quienes lo apoyan, aunque digan lo contrario y hasta se ofendan cuando se los señala como merecen, también lo aprueban, siguiendo ese derrotero. El coordinador especial de la ONU para el proceso de paz en Medio Oriente Tor Wennesland hizo este miércoles una larga exposición sobre la guerra comenzada por Hamas el 7/10/23. Y ni se le movió un pelo repitiendo hechos falsos y otros no comprobados ni menos investigados. Wennesland usó la información del autodenominado Ministerio de Salud de Hamas para dar la cifra de muertos en Gaza. Además de ser información imposible de verificar hoy, además de que unifica terroristas armados con civiles, ayer agregó la mentira de la semana cuando dijo que “ha sido horrendo el asesinato de 45 gazatíes en sus carpas de refugiados en Rafah”. Israel le dio las pruebas de lo sucedido a la ONU. Otra vez lo desecharon para poder excusar al terrorismo y continuar la demonización del que se defiende. Ya es una política de todas las agencias de la organización que no debería llamar la atención. Pero genera peligro y hechos violentos. Al dar informes públicos irresponsables ONU extiende su mano a los Petro, los Putin y los Ayatolas. No le alcanza con haber hecho un homenaje al ex presidente de Irán culpable de miles de crímenes, no le alcanza con no mirar las matanzas de Putin contra civiles, no tiene límites en torcer la realidad del pogromo de Hamas contra Israel, que también necesita usar hechos comprobadamente falsos para alimentar el antisemitismo.

Lo del título. Los que pagan y muy caro el precio del apoyo descarado al terrorismo, es la gente. Los 45 palestinos de Gaza asesinados por Hamas porque Hamas los usó como depósitos humanos. Los palestinos de Gaza que no acceden a la ayuda humanitaria porque Hamas la roba, porque Hamas ejecuta a quien ose enfrentarlos, porque esa ayuda que entra todos los días no llega a la población ya que los palestinos de Gaza les importan nada a Hamas y a toda la lista ya mencionada de cómplices en el silencio, en la mentira y a la larga en el respaldo. ¿El futuro? Por ahora es el presente. Y enfrentarlo es ahora.

 

Eduardo Kohn
(30 de Mayo de 2024 a las 14:28)

Ultimas Noticias Ver más

Shani Goren, entre la libertad y la preocupación
Entrevistas

Shani Goren, entre la libertad y la preocupación

16 Junio 2024


La joven israelo-uruguaya que volvió de Gaza, pero aún no logra volver a la normalidad

Esta página fue generada en 0.0536759 segundos (8429)
2024-06-17T13:11:25-03:00