Israel

De cara a un acuerdo con Hamas: entre la esperanza y la cautela

En los últimos días se han multiplicado en los medios de comunicación de Israel las informaciones sobre la posibilidad de un acuerdo con la organización terrorista Hamas para la liberación de los secuestrados que se hallan en Gaza  desde el 7 de octubre. De fondo están las declaraciones de uno de los voceros de Hamas en el exterior a la agencia noticiosa AP diciendo que la organización habría renunciado a su exigencia que Israel se comprometa ya en una primera etapa al fin definitivo de la guerra. Por otra parte, hay informaciones según las cuales Hamas exige garantías tajantes de parte de los mediadores , lo cual podría permitir que prolongue indefinidamente las negociaciones, algo a lo que Israel se opone.

El Primer Ministro Netanyahu aprobó la partida de una delegación israelí a Egipto y Catar El jefe del Mossad David Barnea ya ha estado en Doha preparando el terreno.

Si bien son varias las fuentes israelíes que hablan de cauteloso optimismo, mucho más que en ocasiones anteriores, nada se ha revelado aún en forma oficial y es imposible en estos momentos asegurar que ha comenzado realmente la cuenta regresiva hacia la liberación de los secuestrados.

La gran esperanza es que esta vez sea en serio pero sería prematuro afirmarlo ahora.

Según lo filtrado a la prensa local , el acuerdo con Hamas sería en tres etapas. En la primera, considerada “humanitaria”, serían puestos en libertad  los niños, las mujeres, tanto civiles como jóvenes soldados, ancianos, heridos y enfermos. Primero  entraría en vigencia el alto el fuego, tres días más tarde Hamas liberaría a tres mujeres y cuatro días después liberaría a otras cuatro.

En la segunda etapa serían liberados los hombres y en la tercera los cuerpos de los muertos. En cada una  de las dos primeras etapas, Israel excarcelaría a cientos de terroristas presos en sus cárceles por su participación en atentados. Pero ese no es el punto central para Hamas, aunque tiene un peso psicológico muy grande. Y aquí está el duro potencial de fracaso: Hamas quiere a los secuestrados como carta de negociación para garantizar que puede maniobrar de modo que permanezca en el poder en Gaza, algo que Israel no acepta.

Si bien ahora parecería que Hamas modificó en algo su postura por presiones de Catar , hasta que no se concrete el acuerdo en la práctica, existe claramente el potencial que Hamas vuelva a oponerse a una fórmula que exija menos que el cese total de la guerra y una retirada absoluta de Israel.

En Israel, la presión de numerosas familias de secuestrados es sobre el Primer Ministro Netanyahu, llamándole a “no desperdiciar esta oportunidad” y concretar el acuerdo.

La lucha al respecto en Israel es protagonizada no sólo por los familiares de los secuestrados que se estima están con vida-aunque no hay plena certeza respecto a nadie- sino también de quienes ya saben que sus seres queridos están muertos. Ayelet Samerano , cuyo hijo Jonathan fue asesinado el 7 de octubre y su cuerpo secuestrado por un palestino que era funcionario de UNRWA, declaró este sábado por la noche en la ya tradicional concentración ciudadana por el retorno de todos : “Que se haga la luz e ilumine el  camino del regreso de todos a casa”.

La expectativa aumenta , la esperanza es natural e inevitable, pero sería un error dar ya por hecho el acuerdo. Los próximos días dirán.

 

Ana Jerozolimski
(06 Julio 2024 , 17:20)

Ultimas Noticias Ver más

Esta página fue generada en 0.0618489 segundos (9118)
2024-07-12T14:36:53-03:00