Entrevistas

Con el Profesor Eduardo Tornaría, ex Director General de la Escuela Integral

El trasfondo  de la reciente Mención recibida de la OSU en el Premio Jerusalem

Fotos: Salo Imágenes

 

El Profesor Eduardo Tornaría, dedicado desde hace muchos años a la educación, ya había sido director de otros colegios antes de llegar a la Escuela Integral. El tema judío, a través de los numerosos alumnos que conoció, no le era extraño. Pero cuando se le ofreció ser el Director General de la Escuela Integral Hebreo Uruguaya-un singular desafío para un docente y director no judío, tratándose de un cargo que antes siempre había sido desempeñado por enviados especiales desde Israel- comenzó una nueva etapa. Trabajó en la Escuela Integral entre marzo de 1999 y diciembre del 2017.

Recordamos largos intercambios de correos electrónicos y conversaciones en su despacho en la escuela, sobre fuentes judías, términos hebreos, conceptos judaicos diversos. Estaba claro que Eduardo no sólo cumplía una función directriz, sino que se había enamorado de lo que ésta tenía de fondo.

Hace pocas semanas, al realizarse por trigésima vez la ceremonia de entrega del Premio Jerusalem, que este año recayó sobre el Arzobispo de Montevideo, Cardenal Daniel Sturla, fueron entregadas también tres Menciones especiales: a Eduardo Tornaría, Charlotte Grunberg y Eduardo Kohn.

Nos place haber tenido esa “excusa” para realizarle esta entrevista.

Eduardo Tornaria, Charlotte Grunberg, Kari Sapolinski, el Cardenal Daniel Sturla y Eduardo Kohn
Eduardo Tornaria, Charlotte Grunberg, Kari Sapolinski, el Cardenal Daniel Sturla y Eduardo Kohn

 

P: Eduardo, es una alegría para mí realizar esta entrevista, porque hemos estado mucho en contacto cuando eras el Director General de la Escuela Integral, tuve el gusto de recibirte en mi casa en Jerusalem-a esta altura del año aproximadamente, ya que recuerdos los “latkes” de Januca que preparé- y hemos tenido muchas charlas sobre tu vínculo con la temática judía a raíz de tu trabajo.  Como es sabido, ya no estás en la Integral. Pero evidentemente, has sembrado, ya que habiendo pasado ya un año desde ese cambio, la Organización Sionista del Uruguay decidió entregarte una mención especial en el acto del Premio Jerusalem, que este año recayó sobre el Cardenal Daniel Sturla. Comencemos por esta distinción….¿Cómo la has tomado? Doy por descartada la emoción.

R: Comencemos por aquella visita en Jerusalem… ¡Imposible olvidarla! Estaba en Israel con Luis Marcovich, quien era el Presidente del Consejo Directivo de la Escuela Integral. Y tú nos abriste las puertas de tu casa y de tu hermosa familia. Recuerdo a tu mamá… ¡Me llamó la atención ver a los jóvenes mirando una telenovela en español, con leyendas en Ivrit! También pude conocer tu escritorio, pero que simultáneamente era el refugio familiar pues estaba blindado para protección en caso de alarma por ataque enemigo…

Así fui entendiendo y aprendiendo cómo vive una familia israelí, y valorando cómo un pueblo construye un país en condiciones nada fáciles…

P: Lindos comentarios y recuerdos Eduardo…Te agradezco.

R: Te imaginarás que la distinción que me otorgó la OSU me sorprendió mucho… pero me llenó de orgullo. Lo sentí como un gesto de amistad que me puso a la altura de otras personas, verdaderas personalidades a las que aprecio y admiro. Fue un mimo al corazón, sobre todo porque lo interpreto como una invitación a continuar integrado a la comunidad judía.

P:  Esa es una dimensión muy importante creo yo de este premio. Abro una especie de paréntesis….Esta es una ocasión apropiada para preguntarte por tu familia…¿qué les pareció? ¿Les resultó extraño?

R: Mi familia me acompañó siempre en mi trabajo, y fue la clave para hacerlo bien. Ésta fue una oportunidad de compartir con ellos la mención. Como también la compartí con mis amigos, compañeros y directivos de la Escuela Integral, que me introdujeron en el mundo del judaísmo y me ayudaron a entenderlo, para poder integrarme y activar como uno más de la colectividad.

El por qué de la mención

P: Sé que esto debería preguntárselo a quienes lo decidieron, pero desde tu punto de vista ¿por qué consideras que te han dado esta Mención especial?

R: En este último tiempo, el Comité Central Israelita me dio la oportunidad de continuar vinculado a la comunidad, participando en una comisión que actuó en un caso de flagrante antisemitismo en la educación. La comisión estaba integrada por connotadas figuras de la colectividad, con gran fundamento ideológico, que pusieron argumentos irrebatibles. Lo mío fue simplemente sumarme a ellos y expresar la posición de un uruguayo justo. La acción fue tan exitosa que la situación se revirtió sin que siquiera llegara a tomar estado público. Aunque yo entiendo que mi participación en esa instancia no debería ser considerada como un mérito, pues actuar contra la discriminación y el antisemitismo es la obligación de cualquier persona de bien… se ve que dejó buena impresión.

Probablemente, mi trayectoria de casi veinte años al frente de una institución de educación judía, del prestigio de la Escuela Integral, también haya pesado en el momento de pensar en mi nombre.

P: ¿Cómo explicarías tu vínculo con “lo judío”? Lo planteo así, porque lo tuyo no era solamente un puesto, un cargo de Director General. El “solamente” claro que no es para minimizarlo, ya que es un cargo con mucha responsabilidad. Me refiero a que estabas interiorizado con enseñanzas, principios, leíste mucho…Mi impresión siempre era que sonabas como un educador en un colegio judío, no sólo como un buen director. No es lo mismo.

R: Los Directores de la Escuela Integral que me precedieron venían de Israel. Esa era una forma de asegurar el vínculo judeo sionista. Quienes me fueron a buscar aspiraban a continuar con ese enfoque, pero con una visión local.

Juntos fuimos construyendo una propuesta educativa, basada en la rica historia de la Escuela. Una propuesta judeo sionista, en un ambiente pluralista de gran respeto a todas las formas de encarar el judaísmo.

Con ellos aprendí mucho, y también pude aportar.  Y rápidamente me sentí involucrado, muy cómodamente, como un educador judío más. Con el plus de que, al no ser judío, podía interpretar racional y profesionalmente y darle contenido educativo a la propuesta diseñada por los directivos.

La Escuela Integral participa de una Red de Escuelas judías, tanto a nivel local como de otros países. Eso me posibilitó un vínculo enriquecedor con otros educadores judíos y otras experiencias. Y también la relación privilegiada que tuve con los diferentes Rabinos, con quienes pude interactuar para ganar en conocimiento y perspectiva…

P: ¿Cuál era tu vínculo con el tema judío antes de ser Director General de la Escuela Integral?

R: Me crié en un país que era orgullosamente sionista, por ser consciente del papel que Uruguay cumplió para posibilitar la creación del Estado de Israel. En ese contexto tenía muchos amigos judíos.

Después fui Director del Colegio Nacional José Pedro Varela y del IUDEP, donde el número de alumnos judíos era muy grande. Allí tuve oportunidad de generar el ambiente propicio para que todos pudieran crecer afirmando sus creencias y costumbres familiares. En un clima laico de respeto hacia todas las formas de pensar.

P: Yo creo que a menudo los judíos sentimos que no se nos entiende, que hay prejuicios a veces mal intencionados y a veces simplemente por ignorancia…y ni que hablar de los que creen que “afuera” todos “nos odian”. ¿Cómo veías en ese sentido a “lo judío” antes de acercarte por tu trabajo?

R: En la vida te encontrás con actitudes de todo tipo. Muchas veces aparecen manifestaciones que, aunque no tienen intención, poseen un tinte claramente antisemita producto del contexto y de la ignorancia del individuo que las protagoniza. Eso genera reacciones que podrían parecer exageradas, pero que se entienden al admitir la herida que se abre en la sensibilidad del receptor.

P: Vuelvo a parte de la pregunta anterior. Si bien está claro que hay antisemitismo, lamentablemente también en Uruguay, siempre me pareció un craso error creer que estamos solos. ¿Cómo ves tú este punto?

R: Comparto tu idea. La comunidad judía no debe sentirse sola, y menos en Uruguay… La sociedad valora a la comunidad, muchas veces la sobrevalora. Si le preguntás a alguien desprevenido ¿cuántos judíos viven en Uruguay? …generalmente te responden: ”más de 200.000!”

En nuestra actuación ante las autoridades de la educación por el caso de antisemitismo, la respuesta fue inmediata y de una receptividad total. Eso muestra la sensibilidad de una parte grande de la sociedad uruguaya…

El Profesor Eduardo Tornaría con el Arzobispo de Montevideo Daniel Sturla
El Profesor Eduardo Tornaría con el Arzobispo de Montevideo Daniel Sturla

 

La influencia del mundo judío

P:¿Cómo ha influido en ti tu acercamiento al mundo judío?

R: Acercarme al judaísmo fue aproximarme a mis raíces. Allí encontré la razón de ser de muchas de mis creencias y convicciones. Agregué muchas piezas que me faltaban en el puzle personal…

Además, incorporé para mi vida personal muchos valores y sabiduría universal que aporta el judaísmo. Yo creía que mis raíces eran solamente cristianas. Pero por debajo de esas raíces encontré en el judaísmo ramificaciones que estaban ocultas para mí, y que vinieron a darle sentido, continuidad y significado a lo que era mi tradición.

P: ¿Qué has aprendido o, digamos, en qué te has enriquecido?

P:Trabajar por la educación judía fue todo un desafío, facilitado porque encontré unos compañeros maravillosos que estuvieron siempre dispuestos a darme las pistas necesarias para avanzar.
Juntos fuimos construyendo una propuesta educativa significativa, en un marco pluralista. Y obtuvimos el reconocimiento a nuestro trabajo de la Agencia Judía de Israel (Sojnut). Su presidente nos dijo en una oportunidad que consideraba que la Escuela Integral estaba entre las tres mejores escuelas judías del mundo. ¡No es poca cosa!

Nuestro objetivo fue siempre que niños y jóvenes se identificaran con sus raíces y pudieran crecer y desarrollarse felices, de acuerdo con sus personalidades. Donde la educación les permita entrar en contacto con la cultura universal y específicamente con la cultura judía y el Estado de Israel para lograr, a partir de ese acercamiento, asumir los valores y los contenidos más adecuados a su perfil, a su vocación y a su contexto familiar.

En una educación pluralista, los diferentes modos de sentir y vivir el judaísmo son respetados por todos y todos encuentran el espacio para desarrollar su modo personal de sentir y vivirlo.

 

P: Si tuvieras que explicar hacia “afuera”, a la sociedad general, sobre lo que tú aprendiste a conocer de la colectividad judía ¿cuáles serían tus conclusiones centrales?

R: Mi primera apreciación estaría vinculada precisamente hacia el valor que el pueblo judío le da a lo comunitario. Es la posibilidad de integrarse en comunidad en un pueblo que reconoce las diferencias y se enriquece con ellas.

Es la capacidad para organizarse en innumerables instituciones, y mantener a partir de ellas los usos y costumbres a través de miles de años.

El lugar de Israel

P: Eduardo, a ti no te tengo que explicar nada sobre el lugar que ocupa Israel en la vida judía, tanto en nuestra colectividad como en otras en el mundo entero. Y hay gente no judía que puedo entender que no entienda. Tú lo viviste de cerca. ¿Podés explicar el vínculo especial entre los uruguayos judíos a Israel…que evidentemente, puede ser muy similar al de los judíos de otras partes del mundo?

R: Israel es un Estado joven, con una tradición milenaria. Parecería que el contexto adverso le sirviera de acicate para multiplicar la capacidad de desarrollarse y crecer contra todos los pronósticos.

No se puede desconocer el centralismo que tiene Israel en la vida de los miembros de la colectividad. Sin perjuicio de ello, he visto con admiración la transformación que mis amigos judíos, bien uruguayos, experimentan al llegar a Israel. Es como si se transformaran y comenzaran a actuar en otra frecuencia más rápida, y se sumaran a esa dinámica creadora y realizadora que se vive en Israel.

 

Y para terminar...

P: ¿Hay algo más que quisieras agregar, que yo no supe preguntar?

R: No quisiera dejar pasar esta oportunidad Ana, sin resaltar algo que siempre manifesté, y es la importancia que considero que tiene, a nivel comunitario, la prensa judía y en particular el Semanario Hebreo, el que en todo momento me tuvo y tiene como entusiasta promotor.

El semanario es una seña de identificación para la colectividad, y a su vez ayuda a construir la identidad judeo sionista de la comunidad.

Tu misión, Ana, es mantenerlo vivo.

P: Mil gracias por tus palabras Eduardo. Es lo que estoy intentando. Felicitaciones nuevamente.

R:  Muchas gracias.

 

Ana Jerozolimski
(10 Enero 2020 , 10:09)

Ultimas Noticias Ver más

Al cumplirse 48 años del atentado en el aeropuerto de Lod, recordamos el horror a través del relato de una de sus víctimas
Entrevistas

Al cumplirse 48 años del atentado en el aeropuerto de Lod, recordamos el horror a través del relato de una de sus víctimas

30 Mayo 2020


Con el Pastor José Vega Franqui. En el atentado murieron 17 peregrinos de Puerto Rico, 8 israelíes y 1 canadiense.  

Entrevista con el Profesor Henry Cohen: No es que el Coronavirus no vuelve sino que aún no se fue
Entrevistas

Entrevista con el Profesor Henry Cohen: No es que el Coronavirus no vuelve sino que aún no se fue

30 Mayo 2020


Es miembro del Grupo Asesor Científico formado por Presidencia (Fotos: Presidencia)

Que el COVID-19 no nos distraiga
En comunidad

Que el COVID-19 no nos distraiga

28 Mayo 2020


“Todos somos George Floyd”. Por Roberto Cyjon

Esta página fue generada en 0.0430689 segundos (7448)
2020-05-30T17:53:55-03:00