Noticias

Un gran paso adelante para la paz mundial, y quién lo ignora

Fuente: Gatestone Institute  Por Richard Kemp

Traducción: Dori Lustron para porisrael.org

 

Esta semana, fuimos testigos de un símbolo de quizás el mayor paso adelante en la paz mundial en décadas. El primer vuelo directo de pasajeros de Israel a los Emiratos Árabes Unidos recorrió todo el espacio aéreo de Arabia Saudita. Después de Egipto en 1979 y Jordania en 1994, los Emiratos Árabes Unidos se han convertido en el tercer estado árabe en normalizar las relaciones con el Estado de Israel bajo el nuevo Acuerdo de Abraham.

El próximo mes, el ganador del Premio Nobel de la Paz 2020 se anunciará en Oslo. ¿Será para los arquitectos del Acuerdo de Abraham, un logro trascendental en sí mismo y también un avance importante en un realineamiento geopolítico regional que no solo es bueno para la paz y la prosperidad en el Medio Oriente sino en el mundo? Sabíamos cuál sería la respuesta a esa pregunta incluso antes de que surgiera. (Aquellos que señalan que la fecha límite para las nominaciones de 2020 ha pasado tampoco necesitan esperar verla en 2021).

Mohammed bin Zayed Al Nahyan, príncipe heredero de Abu Dhabi, bien podría haber llamado la atención de los selectores del Nobel, pero desafortunadamente sus socios en esta empresa son el presidente de Estados Unidos, Donald J. Trump, y el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu. Ambos son figuras despreciadas por los wokerati de Oslo y los compañeros de viaje a los que están desesperados por impresionar. Comparado con las percepciones de estos líderes entre la extrema izquierda que dominan todo discurso sobre la «paz», sus logros en el escenario mundial son irrelevantes.

Sus huellas dactilares en el Acuerdo de Abraham aseguraron que también recibió una recepción fría en gran parte de los medios de comunicación estadounidenses e internacionales y en las cancillerías de Europa, más alineados con los regímenes hostiles y retrógrados de Irán, Turquía y Qatar que con los que realmente luchar por la paz y el progreso y los derechos humanos en el Medio Oriente; «los hombres de la arena», para tomar prestado del ex presidente estadounidense Theodore Roosevelt.

Sin embargo, la relación en desarrollo entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos es al menos tan importante como el tratado de paz entre Israel y Egipto que mereció la concesión de los Premios Nobel de la Paz para Menachem Begin y Anwar Sadat. Allana el camino para nuevos avances, con potencial para una normalización similar entre Israel y otros países de la región como Bahrein, Omán, Sudán, Marruecos e incluso Arabia Saudita. Los Emiratos Árabes Unidos no hubieran actuado sin la bendición de los saudíes. Aunque públicamente subestimada, la opinión en Riad es clara. Hace unos meses, en conversaciones con líderes allí como parte de una delegación de la Iniciativa Amigos de Israel del ex primer ministro canadiense Stephen Harper, junto con su director ejecutivo y ex asesor de seguridad nacional español Rafael Bardaji,

Detrás de las arenas geopolíticas cambiantes en el Medio Oriente se encuentra la ventaja económica a medida que las oportunidades para el comercio y la tecnología se vuelven más claras y, para los estados del Golfo, más urgentemente necesarias. Sin embargo, es mucho más importante la amenaza que se avecina para la región desde Irán y, en menor medida, Turquía. La mayoría de los países árabes ven intereses comunes con Israel frente a los mulás en Teherán con su agresión imperial en Líbano, Siria, Irak, Yemen y más allá, junto con una ambición nuclear insaciable.

El ex presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, ayudó inconscientemente a lograr la creciente cercanía entre Israel y los árabes mediante sus esfuerzos por transferir la hegemonía en el Medio Oriente a Irán, lo más aterrador por su acuerdo nuclear profundamente defectuoso, el JCPOA, que abrió la puerta de par en par a una iniciativa nuclear y a la dictadura teocrática armada. En el proceso, liberó vastos fondos a Teherán que ayudaron a financiar su terrorismo indirecto en toda la región. Es más que probable que el desafortunado comité del Nobel hubiera otorgado al presidente Obama un Premio de la Paz por el JCPOA si no se hubieran enamorado ya de otorgárselo tan pronto como asumió la presidencia en 2009, en un mensaje político que fue tanto sobre denigrar al ex presidente George W Bush, ya que se trataba de honrar a su destinatario.

A pesar de los imperativos económicos, tecnológicos y de seguridad que subyacen detrás de las relaciones en evolución en Oriente Medio, los hombres que están detrás del Acuerdo de Abraham deben recibir un gran mérito. Una pacificación eficaz, especialmente en el contexto de una hostilidad tan prolongada, exige visión, audacia y, sobre todo, valor. No olvidemos el sangriento final de dos de los líderes de Oriente Medio que arriesgaron todo por la paz: Anwar Sadat y su colega ganador del Premio Nobel de la Paz Yitzhak Rabin. Mohammed bin Zayed se encuentra en una situación diferente a la de Sadat, al igual que Benjamin Netanyahu y Rabin, pero ambos saben muy bien que tales acciones conllevan serios riesgos para ellos mismos y para sus naciones.

El primer ministro Netanyahu ha aplicado durante mucho tiempo una estrategia audaz destinada a lograr relaciones más estrechas en toda la región. Entre muchos otros esfuerzos ocultos por sus funcionarios y por él, Netanyahu y Yossi Cohen, jefe del Mossad, supuestamente se reunieron en secreto con Mohammed bin Zayed en Abu Dhabi en 2018. Uno de los principales pilares del Acuerdo de Abraham es el acuerdo de Israel que puso en hielo sus planes de aplicar la soberanía legítima de Israel al 30% de Judea y Samaria. Sin ese plan de soberanía flotando, que en sí mismo requirió coraje y representó un cambio histórico para el Estado de Israel, es poco probable que se hubiera logrado el acuerdo actual. Para que Netanyahu aceptara su suspensión requería el coraje para arriesgar un capital político significativo en un momento precario.

El plan de soberanía en sí surgió de la iniciativa «Paz para la prosperidad» del presidente Trump, que buscaba desbloquear un conflicto de un siglo en Oriente Medio. Décadas de procesos de paz de acuerdo con la sabiduría convencional arraigada desde hace mucho tiempo no han llevado a ninguna parte. Discutí la propuesta de Paz a la Prosperidad con algunos de sus arquitectos desde el principio, cuando estaba claro que esperaban actuar exactamente en la situación que se está desarrollando ahora.

Sabían que el fracaso de los planes de paz anteriores se había debido sobre todo a que los dirigentes árabes palestinos tenían el veto sobre todos los avances. Independientemente de lo que dijeran públicamente o ante los negociadores, los sucesivos líderes palestinos no tenían intención de llegar a ninguna conclusión que involucrara a un estado judío soberano en el Medio Oriente. No querían una solución de dos estados si uno de esos estados estaba dirigido por judíos; por lo tanto, se negaron a comprometerse y solo rechazarían e interrumpirían. La iniciativa de Trump preveía un Israel más unido al mundo árabe para impulsar a los palestinos a un futuro arreglo. Es posible que esta visión no se haga realidad a largo plazo, pero tiene más posibilidades de éxito que hacer lo mismo una y otra vez y esperar un resultado diferente.

Evidentemente, hacer avanzar un plan de este tipo conlleva grandes riesgos para el presidente Trump y los Estados Unidos, así como para Israel y los otros países involucrados, pero también ofrece la posibilidad de grandes recompensas tanto en paz como en prosperidad. Los líderes europeos y muchos en los EE. UU. fueron tibios: simplemente no entendieron lo que Trump y su equipo entendieron: la paradoja intrínseca de la estrategia internacional. Como lo expresó el historiador Edward N Luttwak en su obra maestra Estrategia, la lógica de la guerra y la paz: «Todo el ámbito de la estrategia está impregnado de una lógica paradójica propia, que se opone a la lógica lineal ordinaria por la que vivimos en todas las demás esferas de la vida». Los europeos y otros oponentes al plan de Trump en su mayoría no reconocieron que la lógica lineal con la que se sentían cómodos sólo podía resultar en un conflicto sin fin; y muchos de los que lo hicieron carecieron del valor para abrazar la paradoja estratégica con todos sus riesgos inherentes.

Por supuesto, el comité del Premio Nobel de la Paz, fuertemente politizado, no sabe nada de esto y aparentemente no quiere saberlo. Desde hace años, su toma de decisiones no se ha basado en contribuciones objetivas a la paz, sino en una visión del mundo globalista y de izquierda. ¿Por qué otra razón habrían otorgado un premio a la Unión Europea por el avance de la paz en Europa sabiendo muy bien que la paz se ha mantenido en Europa desde 1945 gracias a la OTAN, no a la UE? ¿Por qué si no hubieran otorgado un premio al architerrorista Yasser Arafat y hubieran considerado seriamente lo mismo para el líder del IRA Provisional, Gerry Adams? ¿O al líder de la guerra comunista norvietnamita Le Duc Tho? La lista continua.

Tenemos la suerte  que los verdaderos líderes de hoy comprendan lo asombrosamente insignificantes que son tanto el Comité del Nobel como la UE. A pesar de su importancia personal, ambos grupos, lamentablemente, terminan avergonzándose y trabajando contra la paz, la prosperidad y los derechos humanos.

Fuente: http://porisrael.org/2020/09/04/un-gran-paso-adelante-para-la-paz-mundial-y-quien-parece-decidido-a-ignorarlo/

Ultimas Noticias Ver más

Israel está en carrera entre la pandemia y la vacunación, en situación de crisis hospitalaria
Entrevistas

Israel está en carrera entre la pandemia y la vacunación, en situación de crisis hospitalaria

25 Enero 2021


El Profesor Dror Mevorach, jefe de los  Departamentos Coronavirus del Hospital Hadassah, lo explica

Esta página fue generada en 0.4339721 segundos (5147)
2021-01-26T04:39:48-03:00