Noticias

Mi conversación con el Canciller Francisco Bustillo

Media tarde en Uruguay, ya de noche en Israel. Suena mi teléfono celular. Veo en la pantalla el nombre y rostro de Washington “Turco”  Abdala, lo cual siempre es una alegría  y una certeza de que estoy por oir algo interesante. “Llamame en una hora y te cuento exacto qué pasó con todo este lío de la votación.Es que estoy con el Canciller, gran amigo”. No alcancé casi a mirar el reloj para ver a qué hora tengo que llamarlo y el Turco me dice: “Esperá, el Canciller te quiere hablar”. 

No sé si él me creyó, pero me dio mucha emoción tenerlo en la línea. Más allá de discrepancias que podía intuir a raíz de la gran polémica reciente sobre el tema de la votación de Uruguay en la ONU contra Israel, es el Ministro de Relaciones Exteriores de Uruguay. Y eso para mí significa mucho.

Con tono de cercanía y gran cordialidad-y aclarando que esto no es una entrevista- me reveló pormenores de lo ocurrido. Aseguró que había indicado claramente que se le consulte antes de votaciones internacionales como las que nos están ocupando desde hace días, pero que el alto funcionario encargado del tema indicó votar como antes sin consultarlo primero. El  Ministro recalcó sin embargo  que no fue animosidad de parte del funcionario, sino una equivocación. “Somos humanos y puede haber errores. Él se equivocó y no me consultó aunque yo lo había indicado claramente. Cometió un error”.

Al Canciller Bustillo le resultó muy importante dejarnos en claro que se siente un gran amigo de la colectividad y que él mismo, por eso, quiso reunirse con el Presidente del Comité Central Israelita Samy Canias, lo cual se concretará estos días, para contarle cómo fueron las cosas.

El Ministro de Relaciones Exteriores también hizo referencia, aunque con buen sentido del humor, a la nota que escribimos en la que personalizamos en él la polémica, titulada “Canciller Bustillo, le presento unas interesantes mujeres árabes israelíes”, que en su sensación, desató la tormenta.En realidad, fue un importante artículo de Eli Aljanati el que nos concientizó a todos de lo que había ocurrido. Nuestra nota vino después. Le pedimos que nos conceda una entrevista ordenada, aclarándole que puede aprovechar esa oportunidad para criticarnos públicamente si considera que erramos con esa nota. Aclaró que entrevista formal no va a conceder por ahora, pero que estoy autorizada a contar lo que hablamos en esta conversación informal.

El Canciller comentó sobre su sentimiento de gran cercanía a la colectividad y lo difícil que resultó entonces estar en medio de esta tormenta. Reconocimos retroactivamente que fue un error personalizarlo en él sin saber cómo se había dado todo y al mismo tiempo exhortamos al Canciller a ponerse en nuestro lugar y pensar cómo se sentía la colectividad al ver que con este gobierno en funciones hay una votación así. Creo que nos entendió.

Más allá de la experiencia personal apasionante de este contacto, nos alegró sobremanera el tono y el espíritu. Y captar, a través del Canciller, también lo que siempre estimamos es importante para Uruguay en términos de la relación con Israel. Ojalá que ello se manifieste también en la justicia de las votaciones de Uruguay en las Naciones Unidas. Pero no sólo porque Israel es un país amigo, sino porque las resoluciones de condena a Israel que allí se presentan tan a menudo, son distorsiones flagrantes de la realidad, que un gobierno uruguayo principista no debe apoyar. 

Ana Jerozolimski
(29 Septiembre 2020 , 16:07)

Ultimas Noticias Ver más

Esta página fue generada en 0.1200931 segundos (7880)
2020-10-31T07:08:26-03:00