Noticias

Desafiando la geografía: la asociación Israel-Azerbaiyán

Por Emil Avdaliani

Fuente: Besa Center

RESUMEN EJECUTIVO: Los recientes combates entre Armenia y Azerbaiyán expusieron a Israel como un actor importante en la región. Aunque geográficamente distantes, Bakú y Jerusalén mantienen relaciones estratégicas. El dilema es cómo se debe hacer esto en una región donde predominan los intereses de Rusia, Irán y Turquía, ya que ninguno de esos países desea otro competidor.
 
Los combates en julio entre Armenia y Azerbaiyán causaron muchas víctimas a lo largo de la frontera, y los gobiernos de la región temen una escalada a la escala de la guerra de cuatro días entre los dos estados en 2016. No profundizaré en los detalles del reciente brote. -como se ha hecho en otros lugares (y en cualquier caso queda mucho en disputa), pero se centrará en cambio en un aspecto interesante de la tensión en el sur del Cáucaso: el papel de Israel.
 
Jerusalén se enfrenta a un dilema en el conflicto entre Armenia y Azerbaiyán por Nagorno-Karabaj (que se encuentra oficialmente dentro de las fronteras de Azerbaiyán). Israel no es un participante directo, pero disfruta de estrechas relaciones con ambos combatientes (por ejemplo, Armenia envió recientemente a su primer embajador a Israel). Jerusalén se ha mantenido completamente al margen del conflicto en evolución hasta ahora, que es el enfoque lógico. Una de las últimas declaraciones del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel sobre la violencia reciente es una expresión anodina de preocupación y la esperanza de un rápido alto el fuego.
 

Aunque pequeño y lejos del área de conflicto, Israel tiene intereses estratégicos vitales en el sur del Cáucaso. Azerbaiyán se destaca, ya que sus relaciones con Israel eclipsan las relaciones de este último con Armenia.
 
Israel y Azerbaiyán establecieron relaciones diplomáticas en abril de 1992, y en 1993, Israel abrió una embajada en Bakú. Desde entonces, las relaciones se han ampliado y profundizado. La relación se basa en una serie de factores geoestratégicos. El primero es la pérdida de control político de Azerbaiyán sobre Nagorno-Karabaj y la creciente necesidad de corregir esa situación mediante un programa militar expansivo, que ha hecho que se convierta en un importante importador de tecnologías de defensa israelíes. Las compañías de defensa israelíes han capacitado a las fuerzas especiales y guardaespaldas de Azerbaiyán, han construido sistemas de seguridad para el aeropuerto de Bakú y han mejorado el equipo militar (tanques) de la era soviética.
 

Esto no significa que todo haya ido bien hasta ahora. Se han producido interrupciones en la cooperación entre los dos. En 2017, surgieron afirmaciones de que un fabricante de drones israelí había intentado bombardear al ejército armenio en nombre de los azeríes durante una demostración de uno de sus vehículos aéreos no tripulados "suicidas". En un movimiento poco común, el Ministerio de Defensa israelí suspendió la licencia de exportación. Por lo tanto, no sorprende que el 21 de julio, después del reciente estallido en la frontera con Azerbaiyán, Armenia exhibiera supuestos drones de fabricación israelí que presumiblemente derribó durante los combates. No se dieron detalles, pero la firma israelí Aeronautics Defense Systems fabrica varios tipos de UAV Orbiter, incluidos sistemas livianos para reconocimiento y otros para ataques aéreos. Sin embargo, en general, la cooperación militar bilateral ha estado floreciendo desde la independencia de Azerbaiyán en 1991. Israel ha estado dispuesto a proporcionar a Bakú alta tecnología a un nivel que Ereván e incluso Moscú no poseen.


Pero los negocios por sí solos no son motivo suficiente para una relación geopolítica a largo plazo. Azerbaiyán e Israel comparten otros intereses fundamentales, de los cuales la cuestión de Irán es posiblemente el más crucial. Irán, ubicado al sur de Azerbaiyán, es el archienemigo de Israel, mientras que Bakú y Teherán tienen relaciones mixtas. Existen relaciones diplomáticas y los contactos económicos bilaterales son amplios (principalmente a través del corredor económico Norte-Sur recientemente introducido a través de Azerbaiyán, aunque aún se puede lograr mucho más allí). Sin embargo, Bakú está preocupado por los movimientos iraníes que podrían complicar su posición en el sur del Cáucaso y el Mar Caspio.

Todo esto se ve agravado por la preocupación de Teherán por las supuestas aspiraciones políticas de los azeríes en Irán. Teherán cree que en un momento oportuno, podrían ocurrir conversaciones de secesión, en las que podría surgir una idea de "Gran Azerbaiyán". Todo esto es hipotético, pero existe un alto nivel de desconfianza entre los dos estados. Considérese, por ejemplo, la reciente afirmación de Azerbaiyán de que Irán estaba enviando camiones a Nagorno-Karabaj. Bakú convocó a diplomáticos iraníes y acusó a Teherán de avivar el conflicto por la tierra.
 
Este estado de cosas naturalmente convierte a Israel en un socio cómodo para Azerbaiyán. Además, desde la perspectiva de Jerusalén, la posición geográfica de Azerbaiyán en la frontera de Irán lo convierte en un sitio ideal para la reunión de inteligencia estratégica. Fuentes de los medios afirman que Israel ayudó a Bakú a construir estaciones de recopilación de inteligencia electrónica a lo largo de la frontera de Azerbaiyán con Irán en la década de 1990.


 Ocasionalmente se afirma que los dos países están comprometidos en una cooperación táctica contra Irán. Por ejemplo, en 2012, Foreign Policy informó que Israel tenía un acuerdo con Azerbaiyán que le permitía volar potencialmente fuera del país. También existe cooperación con respecto a la guerra contra el terrorismo. Las estrechas relaciones entre Israel y Azerbaiyán también encajan en la perspectiva más amplia que tiene Estados Unidos para la región. A principios de la década de 1990, Washington fomentó una relación triangular entre Turquía, Azerbaiyán e Israel. Más tarde se agregó Georgia, aunque la invasión rusa de Georgia en 2008 destrozó las perspectivas de Tbilisi, al igual que la crisis en las relaciones entre Israel y Turquía. A pesar de ese revés, el modelo geopolítico ha funcionado. Azerbaiyán e Israel siguen considerando que sus intereses geopolíticos son vitales para la seguridad regional y Georgia desempeña un papel de tránsito. Bakú abastece hasta el 40% de las necesidades de petróleo de Israel, que se importa a través del oleoducto Bakú-Tbilisi-Ceyhan (BTC).

También hay debilidades en sus relaciones bilaterales. Azerbaiyán experimenta la presión geopolítica de Rusia e Irán, y la guerra fría a caliente con Armenia es un problema persistente. En estas difíciles circunstancias geopolíticas, Bakú tiene que equilibrar cuidadosamente sus relaciones con Israel para evitar atraer una fuerte presión de Teherán, Moscú e incluso Ankara.
 
 

Ultimas Noticias Ver más

Esta página fue generada en 0.1173720 segundos (8471)
2020-10-31T07:36:42-03:00