Noticias

La batalla de Poitiers y el profesor decapitado

Por Eli Aljanati

Según los historiadores en el año 732 se libró la Batalla de Poitiers en territorio que hoy es parte de Francia.

En la misma, las tropas de Carlos Martel derrotaron a árabes y sarracenos y lograron detener el avance musulman hacia el norte de Europa.

Dicho avance quedó entonces limitado a la península ibérica, de la que fueron expulsados definitivamente  a fines del siglo XV. Asimismo y en dato poco conocido de la Historia, la monarquía expulsó a las poblaciones musulmanas de España a principios del siglo XVII. A los judíos, mucho antes, en 1492. Para los musulmanes, todo el territorio que alguna vez gobernaron en Europa, es conocido como Al Andalus.

Para los radicales, cuya finalidad es recrear aquella época, el regreso a Al Andalus es una aspiración y un mandato, con el único propósito de imponer en dichas tierras la Sharía. Hoy en 2020, dicha batalla continúa. Pero en otro contexto y con otras reglas. Europa es nuevamente el escenario, Francia es otra vez protagonista y los radicales islámicos son otra vez los atacantes. Al Andalus, hoy en 2020, sigue siendo el objetivo, la imposición de la Sharía también, pero de un modo mas perverso. Hoy no hay ejércitos conquistadores, es decir, soldados con armas. Hoy la guerra es una lucha de modelos y de valores. Todo lo que en Occidente es conocido como Derechos Humanos, entiéndase, libertades individuales, colectivas, régimen democrático, todo ello es lo que está en juego. La última víctima de dicha batalla, fue un profesor francés, decapitado por ejercer su derecho a la libre expresión. Quienes se sintieron ofendidos por el mismo, en lugar de recurrir a la Justicia francesa (un modo muy civilizado de resolver conflictos en sociedades democráticas), resolvieron solucionar el problema de otra forma. 

No es el primer incidente, tampoco será el último.  El incremento de ataques a judíos es una prueba. La vieja teoría del canario en la mina. Los franceses no judíos, también . Atropellamientos, atentados con bomba, asesinatos individuales. Pero como hemos escuchado de boca de los propios agresores, las reglas de la batalla son otras.Usarán la democracia para liquidar a la democracia.

Aprovecharán la libertad que disfrutan en Occidente y que no tienen en sus países de origen, para imponer el modelo autoritario islámico regido por la Sharía. No hay más lugar para la Liberté, la Egalité ni la Fraternité. Todo lo que aprendimos de la Revolución Francesa está en entredicho. Y los radicales islámicos no son los únicos culpables.En todo enfrentamiento, además de los combatientes, están los indiferentes. Esos a los que le da igual lo que ocurra, o aún en desacuerdo con una de las partes, nada hacen para cambiar la situación.

Hoy en Europa, hay muchas señales que demuestran lo que decimos. La inacción de los gobernantes para terminar con el antisemitismo es una. La inacción o ineficacia para controlar la acción de grupos islámicos cuyo único interés es la radicalización de la población de origen musulman.Los barrios cerrados, donde la autoridad estatal escasea o es nula su presencia, transformando los mismos en territorios liberados.Incapacidad para lidiar con una inmigración constante e indiscriminada.

Partió el  20 % de la colectividad judía francesa, cansados de ser víctimas y no sentirse defendidos.La matanza de Charlie Hebdo.Como consecuencia de dicha derrota, se genera el nacimiento de partidos de extrema derecha, xenófobos y/o neonazis, con contenido netamente racista, que surgen entre otras razones , como respuesta a un problema no solucionado por los partidos gobernantes  europeos.En nuestra región no son pocos quienes se preocupan por la situación europea. No porque esté ocurriendo aquí, sino porque el radicalismo islámico está en America del Sur y trabaja para socavar y desestabilizar nuestras democracias.

Así, Sergio Pikholtz ha mostrado su preocupación por lo sucedido en Francia hace pocos días. Lean este artículo: Es hora de despertar publicado en infobae. 

En cuanto a la complicidad, consciente o no de buena parte de la izquierda americana (del sur y del norte), cabe mencionar a Bari Weiss, ex columnista del New York Times, al que renunció por concluír que la postura del diario es incompatible con su condición de judía.A vía de ejemplo su último artículo : 

Stop being shocked

También recomiendo seguir en Twitter a Alejo Schapire (@aschapire) quien desde Francia relata día a día lo que ocurre en dicho país sobre esta batalla contra los ideales democráticos. 

Lean este artículo Con Alejo Schapire, autor de La traición progresista

Asimismo es de lectura ineludible sobre la claudicación de la izquierda en relación a éste y otros temas el libro de su autoría “La Traición Progresista”.

Como nota curiosa , agrego la definición de la palabra “BAIZUO” de origen chino.  Dado que en español no hay una similar, parece de utilidad recurrir a la misma.

Baizuo (白左, literalmente: izquierda blanca1​) es un neologismo político surgido en las redes sociales chinas referido a la izquierda progresista de occidente. El término baizuo está estrechamente relacionado con el término shèngmǔ (圣母, 聖母, literalmente "Santa Madre"), una expresión sarcástica hacia aquellos cuyas opiniones políticas son guiadas por el sentimentalismo o por un alarde hipócrita de altruismo y empatía.

De forma aproximada, nombra a una cierta parte de la izquierda política occidental, en especial a los activistas sociales blancos con tendencias de izquierda o progresistas.2​3​4​ La «baizuo» es interpretada por algunos sectores como una suerte de "izquierda regresiva".

Según el autor Zhou Fangzhou, el término «baizuo» es una de las mayores aportaciones de los internautas chinos al lenguaje inglés. La palabra se entiende como la ingenuidad de una parte de los occidentales, que han recibido una buena educación pero la utilizan para satisfacer sus deseos de superioridad moral defendiendo la igualdad y la paz. Los chinos piensan que la izquierda occidental es ignorante y arrogante, que se compadecen del resto del mundo y quieren hacerse ver como los salvadores.

(Fuente: Wikipedia)

Queda claro que los #JeSuis no son la solución a nada. Que el NO PASARAN de Macron, es solo una expresión de deseo. Ellos ya han pasado, y continúan pasando. Como bien recuerda, Pikholtz, la novela Sumisión de Michel Houellebecq, se está transformando en realidad, capítulo a capítulo.Tan real es, que dicho autor, tiene custodia policial. Igual que Salman Rushdie. El peor aliado a los qu decapitan maestros, son los indiferentes, los que sólo querrán hacer algo cuando el agua les llegue al cuello. Ya será tarde. Esperemos que la conciencia democrática permita a los gobernantes y al público indiferente, reaccionar. No soy optimista.

  

 

 

Ultimas Noticias Ver más

Esta página fue generada en 0.1554849 segundos (7705)
2020-10-31T07:00:37-03:00