Entrevistas

Ingeniero uruguayo Daniel Iszakovits recuerda cómo vivió en Israel la caída de los misiles de Saddam Hussein

Daniel Iszakovits, nacido en San José hace casi 60 años, vivió 10 años en Israel. En ese lapso estalló la primera guerra en el Golfo Pérsico, a raíz de la invasión de Kuwait por parte de Saddam Hussein. En un intento de romper la coalición norteamericana contra Irak, que incluía a países árabes, Saddam atacó Israel, que supo abstenerse y no responder.

Para Daniel, aquellos días fueron una vivencia dura e inolvidable que lo dejó marcado para siempre.

Se había radicado en Israel a principios del 83 , sin saber una sola letra de hebreo, y luego de ulpan en Beer Sheba y complementos en el propio Technion en Haifa logró retomar la carrera en la Facultad de Ingeniería Aeronáutica, donde se recibió  en 1988. Finalizados los estudios ingresó a Tzahal como ingeniero en la Fuerza Aérea, hasta 1993. En ese momento Daniel estaba casado y tenía una hija de 2 años y medio, Liat-que hoy tiene 30. Decidieron  volver a Uruguay. Ya de regreso, nació en Uruguay Ioni, su segundo hijo, hoy de 26 años.

Una foto reciente de Daniel con sus dos hijos, Liat y Ioni

 

Hoy Daniel dirige la compañía que fundó, Experto UY. Es una plataforma de soluciones de tecnología aplicada, tanto de empresas de tecnología uruguayas como israelíes, a las cuales les busca oportunidades de negocio en empresas comerciales, industriales y de servicios.

 

P: Daniel, en contactos que hemos mantenido en los últimos años, varias veces recordaste lo que viviste en la guerra del Golfo de 1991, durante la cual cayeron 39 misiles Scud disparados por Saddam Hussein hacia Israel. Está claro que esa vivencia te quedó marcada. Quisiera reconstruir la historia a través de tu vivencia. Primero que nada de aquella época de preparativos para la eventualidad que haya un ataque irakí.

R: En esa época estaba en el Comando del Ejército en la Kyria de Tel Aviv, la base del Estado Mayor, y vivíamos en Kfar Saba. Trabajaba en la División Aérea, en el Sector Mantenimiento de Helicópteros, asignado a los Yasur / Sikorsky CH-53. Ya el 2 de Agosto de 1990 se empezó a sentir el cambio con el primer bombardeo de Irak a Kuwait, y era un secreto a voces que algo pasaría, y nosotros estábamos muy cercanos geográficamente. En esos meses nosotros recibimos 20 helicópteros Yasur desarmados que el ejército americano le entregó a la Fuerza Aérea israelí. Les habían quedado en unos depósitos en el desierto después de una de sus guerras. Nunca pensaron que unos meses después tendríamos esos 20 helicópteros volando en servicio activo. Fue un trabajo titánico de todo un equipo profesional del que me sentí y me siento orgulloso de pertenecer.

Cuando se acercaba el invierno y ya estábamos cercanos a mediados de enero de 1991, si bien los analistas no daban muchas probabilidades de que Israel entrara a participar en esa guerra inminente, ya que EEUU había armado una coalición con países árabes, y era imposible que Israel la integrara, Tzahal y especialmente nosotros en la Fuerza Aérea no dejábamos de prepararnos ante cualquier eventualidad.

Nosotros como oficiales profesionales-en ese momento tenía rango de Teniente- además de las tareas de cada uno en su área, recibíamos cada 30-40 días citaciones para quedarnos en la base, la Kyria en mi caso, para hacer supervisión de guardias de los soldados.

P: Y estabas justamente allí cuando empezó el ataque a Israel. Pero recordemos que la primera fecha clave fue el 15 de enero, cuando expiraba el ultimátum que el entonces Presidente George Bush, padre, había dado desde Estados Unidos a Saddam para retirarse de Kuwait. Estados Unidos atacó Bagdad. ¿Sentías que es cuestión de días hasta que caigan misiles en Israel?

R: No, absolutamente nadie pensaba que realmente fueran a caer misiles sobre Israel.

 

Misiles irakíes contra Israel

P: Pero llegó finalmente la noche entre el 17 y 18 de enero y sonaron las alarmas en Israel. Saddam había comenzado el ataque. ¿Cómo lo viviste?

R: Te cuento que de casualidad, a mí me tocaba la noche del 17 al 18 de enero tener esas guardias que te decía, por lo que al finalizar ese día 17 de enero de 1991 a las 18 horas fui al cuarto donde teníamos con otro oficial que dirigir las guardias de los soldados en la zona asignada. Hicimos el sorteo y a mí me tocó hacer la primera mitad de la noche, de 18 a 1 de la madrugada del 18 de enero ya. Te recuerdo que estaba en la Kyria, el Comando General de Tzahal.

Fue una primera mitad de guardias totalmente normal, absolutamente rutinaria, y cuando vino el otro oficial para hacer el cambio de mando, no había nada fuera de lo habitual para comentar. Me fui al edificio donde estaba nuestra oficina, y cuando llegué allí solo me saqué las botas, tiré un colchón y me acosté a dormir tranquilamente. Calculo que me habré dormido aproximadamente a la 1 y 20. A las 2 menos 10- me acuerdo perfecto porque miré el reloj y me di cuenta que solo había dormido media hora- siento la alarma en la modalidad que indicaba que era una situación de emergencia real, no un simulacro. Y al mirar por la ventana veo gente correr ya con máscaras de gas puestas. Inmediatamente me calcé las botas, agarré mis cosas y me dirigí al cuarto atómico asignado en el edificio, donde rápidamente llegaron otros oficiales que también estaban por diferentes causas allí. Te podrás imaginar que las preguntas eran muchas, y nosotros mismos en la Fuerza Aérea  estábamos sorprendidos cuando escuchamos que la alarma. Era por 2 misiles que habían disparado desde Irak hacia Israel.

Éramos 6 oficiales con diferentes grados, que por primera vez sentíamos la palabra Scud, ya que trabajábamos con aviones y helicópteros. Uno de nosotros tenía un amigo en el Área de Misiles Anti Misiles nuestro, y lo llamo para preguntarle qué sabían. Medio en broma dijo que si sabía rezar empezara ya, porque la información era que 2 misiles estaban en camino a Israel, y nosotros no teníamos misiles anti misiles para contrarrestarlos. Los famosos Patriot los liberó EEUU recién al otro día, ante la situación real en la que estábamos.

Patriot sobre el cielo de Tel Aviv, disparado para interceptar misiles lanzados desde Irak  (Foto : Nathan Alpert, GPO)

 

P: Increíble pensar hoy en aquellos Patriot y en todo lo que mejoró desde entonces  la protección anti misilística de Israel.

R: Sin duda alguna. Te diré que en ese momento tampoco se sabía si estos Scud eran convencionales, biológicos o químicos, por lo que se había dispuesto cuartos atómicos en altura y no los bunkers subterráneos, donde el gas tiende a bajar. A los 7 minutos aproximadamente, escuchamos el boom de algo muy potente que había caído, después nos enteramos que había caído uno a unos 500 metros de la Kyria donde nosotros estábamos.

El 2do. misil cayó a 2 kms. de las refinerías de petróleo, al norte de Haifa.

P: Y en tu casa, tu esposa y tu hija chiquita.

En aquel entonces, con Liat, que tenía apenas 40 días cuando estalló la guerra

 

R: ¡Claro! Pasado el momento pude llamar a mi casa, por teléfono fijo. En esa época no había celulares, para saber cómo están. Mi hija había nacido hacía apenas 40 días. En Kfar Saba la alarma no había funcionado bien y solo después de un tiempo entraron al cuarto atómico, en una situación totalmente inesperada y nueva para todos en general.

Por supuesto esa noche ya no volvimos a dormir, ya que luego de ese primer impacto todos entramos en modo alerta máxima.

A la mañana cuando de alguna manera volvimos a nuestras funciones, ya nada fue igual, y todo se fue pautando con la perspectiva de la nueva situación.

Ese mismo día comenzó el “operativo Patriot” para la Fuerza Aérea. Para que tengan una idea de las probabilidades que los especialistas daban a que Saddam Hussein realmente se animara a tirar misiles a Israel, nosotros en la Fuerza Aérea ni siquiera teníamos Patriot en nuestro poder.

El objetivo claro de Irak era romper la alianza árabe con EEUU, intentando que Israel responda a las provocaciones y lograr el quiebre de esa coalición.    

P: El país todo había sido entrenado en el aislamiento de las habitaciones, el uso de las máscaras anti gas, por si había un ataque no convencional. Y en el primer ataque, había rumores que era químico. ¿Cómo fue tu vivencia con eso?

R: Sí, realmente los rumores eran de todo tipo, y no se sabía de qué naturaleza podían ser los misiles Scud dirigidos a Israel. Había que estar preparado ante cualquiera de las opciones. En esos momentos no lo sabíamos.

Un niño evacuado de su casa por el impacto de un misil Scud, espera a sus padres junto al hotel Kfar Hamacabia. Lleva las cajas con las máscaras anti gas, sin las que nadie se movía en aquel entonces (Foto:Tzika Israeli, GPO)

 

P: Mirando hacia atrás ¿cómo ves aquella época, aquellos preparativos para lidiar con la situación?

R: Si bien la situación era diferente a otras anteriores, imaginate para mí con cero experiencia real por mas preparación que recibimos, la gente y principalmente Tzahal y sus comandantes, saben lo que hacer en situaciones límite como era esta.

El ambiente general

P: ¿Cómo describirías el ambiente en el país, el sentir de la ciudadanía?

R: El impacto fue muy grande, y la vida cambió radicalmente en esos 40 - 45 días, pero la ciudadanía mostró el temple de un pueblo que está preparado para todo, y sabe salir adelante ante cualquier adversidad, aún las más difíciles. ¡ Y vaya que esta lo era!

P: ¿Fuiste a ver los lugares en los que cayeron los misiles?

Casas destrozadas en la calle Abba Hillel de Ramat Gan (Foto: Nathan Alpert, GPO)

 

R: Realmente no, pero tampoco tuve necesidad. Una mañana que bajé para irme a la Kyria, nuestro edificio amaneció con los cristales del pallier rotos por las vibraciones de un misil que había caído cerca de Kfar Saba, uno de los que los Patriot no lograron interceptar en el aire.

P: Una característica bastante típica de Israel, que se notó siempre después de los atentados suicidas, es que no se perpetúan los escenarios del horror sino que se arregla todo enseguida para seguir adelante. Pero en medio de una guerra, cuando siguen cayendo misiles, es otra cosa. ¿Recordás cómo fue ese aspecto?

R: Tratamos de seguir nuestras rutinas lo más normal dentro de lo posible, si bien los horarios se fueron adaptando a los Scud diarios que cayeron en esos días que duró la Primera Guerra del Golfo, la primera televisada en directo por televisión, cuando sabíamos que lanzarían un misil a eso de las 21-22 y posiblemente un segundo Scud entre las 2 y las 3 de la madrugada.

La gente volvía mas temprano de sus trabajos, y los embotellamientos en las rutas eran importantes en las horas pico, más de lo habitual. Pero el país nunca dejó de funcionar, aunque claro que a otro ritmo.

Dos trabajadores de la empresa farmacéutica TEVA continúan trabajando durante un ataque de misiles irakíes (Foto: Tzvika Israeli,GPO)

 

Y hoy, 30 años después

P: ¿Aquella vivencia te dejó alguna lección que llevás contigo hasta el día de hoy?

R: Sin dudas fue una experiencia que no olvidaré jamás, que me marcó y que me hizo crecer no solo como profesional trabajando en un grupo en tiempos de real exigencia, sino como persona aprendiendo a manejarte ante situaciones límite con responsabilidades muy grandes y que exigen estar a la altura de las circunstancias. Es la vida real misma.

P: ¿Alguna anécdota especial de aquellos tiempos?

R: Sí . Te contaré una que calculo habrá sido a finales de febrero de ese 1991. Estaba en la Kyria y a eso de las 2 - 3 de la madrugada sonó la alarma ante un nuevo misil Scud dirigido hacia Israel. Me acerqué al control que había en la puerta de acceso de vehículos, sabiendo que en poco tiempo entraría quien pocos meses después sería el Comandante en Jefe de Tzahal, el mismísimo General Ehud Barak. Cuando llega me acerco a la ventanilla y venía ya con la máscara puesta por lo que le pedí me mostrara la identificación, cosa que hizo sacando del bolsillo de la camisa su cedula. Siguió su marcha en un procedimiento que no insumió más que 2-3 segundos.  A la mañana siguiente cuando ya estaba trabajando en mi oficina, me llama el Coronel que era mi jefe y me pregunta si pasó algo durante la noche, ya que le pedían del despacho del vice Comandante en Jefe  General Barak, si podía ir hasta allí que querían hablar conmigo. Imaginate la situación, pero le dije lo que había hecho y estaba dentro del protocolo, por lo que me calmó. Me fui hasta el edificio cercano a unos 200 metros del nuestro y después de aguardar un rato me hacen pasar a su despacho. Lo saludo como correspondía, y me dice que solo me quería felicitar porque a pesar del momento, había cumplido con el protocolo, cosa que no le había pasado otras noches en similares situaciones. Sin dudas fue un momento de tensión, pero que pasado el momento lo recuerdo como algo imborrable y ante tal personalidad aún más. Sin lugar a dudas, Ehud Barak es uno de los grandes oficiales que tuvo Tzahal en toda su historia.

P: ¡Qué momento!I  magino los nervios y el alivio. Gracias por todo este interesante relato Daniel. 

R: A vos Ana por esta oportunidad.

Ana Jerozolimski
(17 Enero 2021 , 12:57)

Ultimas Noticias Ver más

La vida de Esther Kreitman, escritora feminista
Cultura

La vida de Esther Kreitman, escritora feminista

06 Mayo 2021


Fuente: jwa.org Por Faith Jones

Esta página fue generada en 0.1315641 segundos (10295)
2021-05-07T04:36:43-03:00