Israel

Sobre Religión, Secularismo, Diáspora, Sionismo, y otras paradojas en Israel

Fuente: tumeser.com

El académico y escritor israelí Micah Goodman explica por qué los textos tradicionales son tan atractivos para los israelíes seculares en este momento en una conversación con Yehuda Kurtzer, Presidente del Shalom Hartman Institute of North America, en el marco de una actividad del JTA el pasado 19 de enero. A continuación algunos extractos sobre éste y otros temas actuales; con fines de claridad, sólo citamos los conceptos del entrevistado Micah Goodman.


Tres libros sobre israelíes, secularismo, religión:

Pensaba que mi papel en la vida es escribir libros sobre libros. Así que escribí un libro sobre la “Guía de los perplejos”. Por alguna razón, la gente realmente leyó mi libro y pensé que no cuenta toda la historia, porque la Guía de los perplejos es lo mejor del judaísmo, [pero] es solo una parte del judaísmo. La mejor manera de contar la visión de un judaísmo diferente, que también es lo mejor del judaísmo, el menos racional, más místico, es otro gran libro llamado Kuzari. Entonces escribí un libro sobre el Kuzari. Amo el Tanaj, amo la Biblia. Pensé que la mayor ventana a la filosofía de la Biblia es el Deuteronomio. Creo que es la mejor introducción a la filosofía bíblica. Así que escribí un libro sobre el Tanaj a través de un libro sobre el Deuteronomio.

Después de ganar confianza, decidí dejar de esconderme detrás de libros sobre libros y comenzar a escribir mi libro sobre la israelidad. Cuando estaba escribiendo este libro sobre las creencias seculares en Israel, me di cuenta de que tenía que escribir un capítulo sobre la división derecha-izquierda porque no se puede entender la brecha secular-religiosa sin comprender la brecha derecha-izquierda. Ese capítulo creció y se convirtió en un libro por sí mismo: “Catch ‘67” (Trampa 67): empezó siendo una rama de “The Wondering Jew”[1]y se convirtió en un libro independiente. Así que ese libro fue publicado, y luego volví a escribir lo que se llama “Jazará Bli Teshuvá”, (2) la versión hebrea de “The Wondering Jew”, y ahora está disponible en inglés.

Sobre el retorno a la tradición judía:

En la sociedad israelí, hay una parábola del rabino Shay Zarchi sobre un pueblo que vaga por el desierto y acumula un montón de cosas en el camino, todas ellas posesiones preciadas. Cuando llegan al lugar al que necesitan llegar, resulta que están al pie de una colina y que tienen que subir hasta la cima de la colina. Dejan sus preciadas posesiones hasta que llegan a la cima, hasta que construyen su hogar. Después de algunas décadas de encarar realmente la construcción del hogar, comienzan a extrañar sus cosas, todas esas cosas que dejaron al pie de la colina. Zarchi, un docente secular, dice que eso es básicamente lo que sucedió. Construimos una casa y extrañamos nuestras preciadas posesiones.

Está sucediendo algo muy grande en Israel de lo que tal vez nadie les haya hablado, que algunos de ustedes no conocen, y es que hay una nueva generación de israelíes, la mayoría de ellos israelíes seculares, que están buscando de manera muy seria un camino hacia la identidad judía, están conectados con fuentes judías, y no está provocando un movimiento de “jazará beteshuvá”[2]. No se trata de israelíes seculares volviéndose israelíes religiosos. Se trata de los israelíes que intentan volverse más judíos. Nunca había escuchado la parábola del rabino Zarchi, y creo que es realmente hermosa y realmente poderosa. Es una combinación de otras dos parábolas. Una es de Theodor Herzl y la otra es de Amos Oz.

Herzl imagina a estas dos personas vagando por Israel y viendo un asombroso estado de los judíos. Y preguntan: ¿Cómo pudieron hacer esto? ¿Cómo tienen tanto éxito? “Fue fácil. No llevábamos sobre nuestras hombros el peso de la tradición”. Un corredor de maratón entrena con pesas en los hombros, pero cuando llega a la realidad, a una maratón para correr, se quita la bolsa y siente que puede volar. Está liberado de todos los pesos. Así es como creo que Herzl imaginó el poder del secularismo. Donde, desde hace miles de años, llevamos sobre nuestros hombros el peso de la tradición. Y, finalmente, nos quitamos esa bolsa de los hombros y podemos volar.

Amos Oz tiene una imagen diferente, es la imagen de ser un heredero. Imagina que tuviste una relación complicada con tu abuelo y tu abuela. Los amas, pero eran amenazantes y tuviste una relación complicada con ellos. Y luego fallecen. Y todo lo que poseen, tú lo heredas. Entonces, ¿qué haces? Entonces, digamos que hay una persona tan conectada con sus abuelos que no puede renunciar a nada. Simplemente tomaría todo lo que tienen sus abuelos: todas las sillas, todos los taburetes, esa lámpara extraña, todo va para su casa. Ahora imagina a una persona que tenía problemas con sus abuelos. Entonces decide que no tomará nada de lo que poseían. Eso significa que no quieres nada de lo que tenían tus abuelos. Así, dice Amos Oz, los israelíes perdieron el arte de la herencia, el arte de la herencia cultural. Ahora debemos aprender el arte de la herencia. ¿Cómo ponemos en nuestra casa, nuestra casa moderna israelí, lo mejor de nuestra tradición? También tenemos que saber qué no guardar. No seamos automáticos. Nada de rechazo automático ni adopción automática.

Ese movimiento del secularismo furioso al secularismo inteligente implica comenzar a identificar los tesoros de nuestros caminos, de nuestra tradición, y hacerlos parte de nuestra vida, y comprender que al hacerlo no somos menos seculares, somos más seculares. Porque ser secular, tal como lo entienden los israelíes, es liberarse, ser libre. Y es una expansión de libertad. En lugar de simplemente liberarme de mi tradición, también me libero para adoptar cosas de mi tradición.

Ajad Ha’am dijo que la única forma de crear un nuevo judío no es poniendo fin a tu relación con el judaísmo, sino sanando nuestra relación con el judaísmo. Creo que Israel se está moviendo ahora hacia Ajad Ha’am. De finalizar nuestra relación con nuestra tradición a comenzar a sanar nuestra relación con la tradición. Creo que las personas seculares que curan la relación con la tradición están tomando la tradición, despojándola de la autoridad, del poder, y luego viéndola como lo que es.

Acerca de la ultraortodoxia y el sionismo:

La ultraortodoxia es muy seria, muy profunda y realizaba una predicción muy importante: que la modernidad es peligrosa para la identidad judía. Y estar expuesto a las ideas modernas, a los valores modernos, a los héroes modernos, será como un terremoto. Incluso los edificios muy estables se derrumban. Y la modernidad es un terremoto, y el edificio del judaísmo podría colapsar. Y lo mejor que puedes hacer si sabes que se avecina un terremoto es irte a otro lugar. No deberíamos estar ahí mental, espiritualmente, en cuanto a identidad, cuando ocurre el terremoto. La mejor forma de protegernos del terremoto de la modernidad es no estar en la modernidad. Es confinar el judaísmo y protegerse de la modernidad.

Lo que nos lleva a una segunda conclusión de la ultraortodoxia: la mejor manera de confinar el judaísmo para que no esté expuesto a la modernidad es congelar el judaísmo. Porque la modernidad tiene que ver con el cambio constante, y la mejor manera de garantizar que no modernizaremos el judaísmo y, por ende amenazaremos al judaísmo es bloquear el cambio. Cuanto más congelado y cerrado esté tu judaísmo, más se garantiza la continuidad de tu comunidad. Y cuanto más abierto, dinámico y cambiante, más se ve amenazada tu continuidad. Pero esto crea una paradoja. El judaísmo siempre cambió. Y la declaración de que “El judaísmo no va a cambiar” es en sí misma un cambio.

En los tiempos modernos, tenemos dos opciones muy malas. La opción mala número uno es distorsionar el judaísmo y protegerlo, porque creo que cerrar el judaísmo y congelar el judaísmo es una distorsión del judaísmo, pero lo haces para proteger el judaísmo. Entonces no habrá asimilación, así que tendremos continuidad. Así que la opción mala número uno es distorsionarlo pero protegerlo. La opción mala número dos es no distorsionarlo, sino mantenerlo abierto, aceptar el cambio y luego amenazar tu continuidad. Entonces lo distorsionas o lo proteges, o creas el mejor judaísmo, que es abierto y dinámico, pero amenazante, por lo que podrías perderlo.

Ambas son dos opciones muy malas. Israel ofrece una tercera opción. En Israel, porque la identidad judía está garantizada. Si vives en Israel y permaneces en Israel, hay más del 90% de probabilidad de que tus nietos se vean a sí mismos como judíos y críen a sus hijos como judíos. En Israel, el judaísmo está garantizado incluso si eres secular, sin importar lo que seas, qué tipo de judío seas. Y es por eso que Israel es el único lugar donde podemos abrir el judaísmo sin amenazar al judaísmo.

El sionismo es todo este experimento para que los judíos como colectivo tengan poder y obtengan poder. El poder puede cambiarnos como individuos y el poder puede cambiarnos como colectivo. El poder corrompe y el poder absoluto corrompe por completo. El poder es como la heroína, te cambia. Moisés, justo antes de que entraran a la tierra de Israel, dice que no solo estás cambiando tu geografía, estás cambiando tu política. Es un cambio enorme, de pasar de ser un pueblo sin poder a ser un pueblo poderoso con un poder que podría cambiarte. Y la Torá es cómo guiarte. Este es el método judío de cómo protegerte del impacto corruptor de tu propio poder.

La pregunta es: ¿eres lo suficientemente judío como para protegerte de tu propio poder? Ben-Gurion dijo que Israel devuelve la vida al Tanaj porque estamos de regreso en la ubicación de la Biblia y con el idioma de la Biblia. Creo que básicamente tiene razón, porque también volvemos a la política de la Biblia, donde los judíos tienen un colectivo, tienen poder y, ciertamente, los profetas, sus predicadores, están vivos nuevamente. Debido a la halajá de la Biblia, la guía de cómo lidiar con el poder está viva nuevamente. La única forma en que podemos convertirnos en una sociedad ejemplar es que también podamos convertirnos en una sociedad corrupta. Solo puedes volverte ético si estás en una posición en la que también puedes volverte “no ético”, inmoral. Y esa es la situación hoy en día. Es posible que el poder esté corrompiendo al pueblo judío. También es posible que el pueblo judío pueda demostrar que es posible tener poder y usar ese poder para hacer del mundo un lugar mejor y no hacer de su propia tradición una tradición distorsionada.

Creo que deberíamos tener poder. Pero nuestra mayor prueba es lo que podemos hacer con nuestro poder. ¿La religión tiene que ver con entusiasmarnos con el poder o de ser cuidadosos con el poder? En Israel, la religión no nos está haciendo más cuidadosos con el uso de nuestro poder; en realidad a veces nos hace abusar de nuestro propio poder. Porque podría salir mal, y por eso es tan interesante; porque también podría salir bien.

Acerca de la diáspora:

El rabino Jonathan Sacks (z’l), en uno de sus libros hace una observación. Dice que los judíos israelíes son el pueblo elegido y que los judíos de la diáspora son el pueblo que elige. En Israel, tu identidad judía está garantizada. No haces nada y está garantizada. Hay cuatro cosas en el aire en Israel que están ahí gratis y no piensas en eso. En primer lugar, hablamos hebreo. Que no es poca cosa. Y dos, vivimos en Israel, que es una gran cosa. Y tres, casi garantizado, que casi todos tus mejores amigos serán judíos, sin importar a qué universidad vayas. Y cuarto, el paso del tiempo. En Israel, la próxima fiesta es Purim. Estás leyendo judaísmo, estás inhalando el judaísmo pasivamente. Está en el aire, en tu espacio, en tu tiempo, tu idioma, la gente. Todo es judío, y es gratis. No lo eliges, sino que te elige a ti. En la diáspora, si realmente no trabajas duro para elegirlo, lo pierdes. Porque el idioma no es el hebreo. Y la mayoría de tus amigos, muchas veces, no son judíos, y el calendario, el paso del tiempo es un tiempo no judío, y no estás en Israel. Tienes que hacer un esfuerzo. Para hacer un esfuerzo, debes hacer que sea algo nuevo y emocionante. Porque si eres parte de la gente que eliges, si tienes que elegir tu judaísmo activamente o perderlo, tienes que ser muy innovador, creativo y hacer que el judaísmo sea emocionante.

Todo lo que está garantizado también se banaliza, se da por sentado, y podrías olvidarte de ello. Imagínate todo lo que ahora no damos por sentado debido al coronavirus. En Israel, podrías olvidar que eres judío. Eres tan judío que olvidas que eres judío. Y en la diáspora no lo olvidas; tienes que elegir ser judío todos los días. Necesitamos el judaísmo de la diáspora para que ese judaísmo esté vivo. Necesitas el judaísmo israelí para que el judaísmo se mantenga vivo.

Sobre la política israelí:

Si miras a Israel desde el lente de la política, ves un país muy polarizado, donde debes asumir que los israelíes se odian entre sí y que no pueden ponerse de acuerdo en nada. Cuando analizas el carácter israelí, te das cuenta de que la mayoría de los israelíes están de acuerdo en la mayoría de las cuestiones. La política israelí está polarizada, pero Israel no está polarizado. En Israel, la política no refleja a la sociedad, sino que en realidad enmascara el hecho de que la sociedad no está tan polarizada. No estoy polarizado en estas dos cuestiones importantísimas: derecha versus izquierda, seculares versus religiosos. Porque la mayoría de los israelíes aman el judaísmo y odian al Rabinato. No les gusta el Rabinato. A los israelíes no les gusta el establishment religioso, pero de manera general, los israelíes aman el judaísmo.

¿Cómo conviertes esos dos impulsos en un consenso, en una acción, en una inspiración? Cuando se trata del conflicto palestino-israelí, casi todos los judíos israelíes no quieren controlar la vida de los palestinos. No quieren tener un régimen militar que ocupe a la población civil en Cisjordania; tampoco quieren ser amenazados por los palestinos y temen que una retirada de Cisjordania pondrá a los israelíes en una posición en la que estarán amenazados por los palestinos. Yo diría que esta doble trampa, que no queremos controlar a los palestinos y no queremos ser amenazados por ellos, que amamos la tradición pero no queremos ser controlados por el judaísmo, es donde la mayoría de los israelíes están de acuerdo.

Sentí que mi papel es convertir esa tensión en palabras, en una visión del mundo, en algo que verbalice la intuición de la mayoría de los israelíes. Para que puedan darse cuenta de que en realidad no estamos tan polarizados como sugiere nuestra política.

[1]N. del T.: El título del libro, que podríamos traducir como “El judío perplejo” o “El judío desconcertado”, es un juego de palabras en inglés con “The Wandering Jew”, “El judío errante”.

[2]N. del T.: Retorno a las fuentes, en la práctica un retorno a la ortodoxia

Traducción de Daniel Rosenthal sobre un extracto hecho por Ianai Silberstein

Gracias a Francisco «Paco» Neulander por el material

Ultimas Noticias Ver más

Esta página fue generada en 0.0919039 segundos (21584)
2021-03-05T16:41:17-03:00