En comunidad

Vidas Uruguayas en Israel: Sergio Edelstein

Sergio Edelstein, nacido en Montevideo a comienzos de los 60, estudió en la Escuela Integral desde el Gan (jardinera) hasta fin de Preparatorios. Estudió 2 años Odontología y en 1985 se radicó en Israel. En la Universidad Ben Gurion de Beer Sheba hizo su primer título en Educación y en el Master se especializó en Dirección en Educación.

Desde hace muchos años, está ligado a la actividad sionista con cargos de responsabilidad y hoy encabeza un importante departamento en la Organización Sionista Mundial. Sobre ello, y más, nos cuenta en esta entrevista.

P: Sergio, es un gusto realizar al fin esta entrevista, lo cual es una oportunidad no sólo para contar otra historia de vida de un uruguayo en Israel, sino también para contar sobre el departamento que encabezas en la Organización Sionista Mundial, que creo podemos presentar como fuente de inspiración para los jóvenes que ven en Israel un punto clave en la vida judía. Comencemos pues por eso. Me refiero al departamento Noar VeJalutz, que creo podríamos traducir “Juventud y Acción Pionera” ¿no? ¿De qué se trata exactamente?

R: Ante todo Jana, gracias por la oportunidad de poder llegar por medio del legendario Semanario Hebreo, a la kehila que me formó, o sea la comunidad, la colectividad,  y a la cual quiero en el corazón.

El departamento, para ser exacto, se llama Noar Jalutz y Dor emshej -Juventud, Acción Pionera y futuras generaciones.

P: Gracias por la corrección.

R: Te cuento que fue creado en el último Congreso Sionista Mundial en octubre pasado. Es un departamento nuevo (a pesar de que los vatikim, los veteranos entre nosotros, recordarán que existió en el pasado), que tiene como objetivo central, fortalecer la actividad educativa característica de los movimientos juveniles judíos sionistas mundiales, apuntalando la diversidad de sus mensajes, sus valores e ideologías, característica que le permite a cada niño y joven judío elegir lo adecuado para sí. 

Este objetivo, llevado operativamente para hacer todo lo posible para llegar a cada hogar judío, para dar la oportunidad a los hijos de la familia de tener una formación educativa no-formal, como complemento a los procesos educativos familiares y escolares.

El eje temático de este objetivo es el desarrollo, capacitación, cultivo y consolidación del liderazgo joven judío sionista del futuro, tarea que los movimientos juveniles encaminan en forma natural.

Nuestra misión es asegurar el futuro del pueblo judío mundial, por medio del apoyo a los marcos que buscan fomentar la formación de jóvenes lideres pensantes y críticos. Apoyamos a todos estos marcos, en todos los países y en todos los idiomas. 

En su oficina del Hanoar Hatzioni. De fondo, fotos de numerosos grupos que llegaron a Israel

 

P: O sea, es muy abarcativo.

R: Así es. Es importante recalcar, que trabajamos junto a todos los catorce movimientos juveniles sionistas mundiales, conglomerados en el Consejo Mundial de Movimientos Juveniles Judíos Sionistas. Es así que también, estratégicamente, decidimos y logramos unir esfuerzos con la Agencia Judía, el Keren Kayemet de Israel y el Keren Hayesod, que, junto a nosotros como parte de la Organización Sionista Mundial, nos comprometimos a aunar esfuerzos en esta noble tarea educativa. 

 

Liderazgo juvenil, dentro y fuera de Israel

P: De por medio está el tema de liderazgo juvenil. ¿Pero eso se refiere únicamente a lo que pueden hacer jóvenes que decidan radicarse en Israel o al liderazgo que pueden protagonizar jóvenes en las comunidades judías en sus respectivos países?

R: Nuestra mirada es hacia las comunidades judías en toda la diáspora. Allí está el desafío del eje temático que expuse anteriormente. El compromiso y la responsabilidad es por asegurar la continuidad de la identidad judía, el compromiso con el mensaje sionista y el estado de Israel, formando personas de bien, comprometidas y solidarias con la responsabilidad del liderazgo, quien lleve adelante la continuidad del legado milenario de nuestro pueblo, ya sea de valores, tradiciones, costumbres, etc. Este compromiso y responsabilidad son también para la continuidad en las comunidades en la Diáspora y en Israel. Tanto para quien guíe su comunidad en la diáspora como para quien lo haga como parte de la sociedad israelí.

Creo fervientemente que verlos como "los jóvenes de las comunidades de la diáspora o los jóvenes radicados en Israel", es un dialogo que debemos cambiar. Somos parte de un solo pueblo, un pueblo con un destino común… solo juntos seremos exitosos.

 

P: Y creo, modestamente, que este encare es mucho más sabio, porque cada uno debe elegir su camino. Sergio ¿Qué significa a tu criterio ser un joven líder?

R: Compromiso-Responsabilidad-Coherencia-Ejemplo Personal-Integridad. 

Pueden leerse simplemente como conceptos. Cada uno de ellos por separado y su conjunto con características centrales que dan la oportunidad a una persona, a ser líder. La formación, modelación y consolidación de estos conceptos en una persona joven (complementados por muchos otros), nos dan una posibilidad más grande, que se convierta en el futuro en un líder.

P: ¿Es algo que se puede aprender o si no se nace líder, ya no funciona?

R: Un educador cree en el potencial inmerso en cada ser humano. Creo que todo adolescente tiene el potencial de desarrollar múltiples senderos en su vida adulta. Senderos que sin dudas están influenciados por los procesos formativos que viven en la niñez y la propia adolescencia, así como de los intereses, sueños y fantasías. No toda persona tendrá senderos que lo llevarán a ser líder a niveles comunitarios… pero ser líder también puede ser en un pequeño grupo, en la familia e incluso a sí mismo. Líder es una forma de pensar, es ser proactivo en lugar de reactivo. Es la interminable lucha por superarse, ya sea a si mismo, o a los que puedas llevar contigo.  Por eso es importante y responsable como lo mencioné anteriormente, dedicarnos a formar, modelar y consolidar la cualidad de liderazgo de una persona, no importando hacia donde apunta o como será efectivizada.

 

Uruguay, valores e identidad

P: ¿Qué lugar ocupa Uruguay en tu vida, en tu corazón, en tu hogar?

R: Uruguay es el lugar de mi formación como persona. No solo físicamente; mucho más que esto. Es el país que por sus valores constituyentes me permitió formarme con una educación humanista, en una comunidad respetada y apreciada, en una sociedad tolerante.

Las raíces que una persona sienta en su juventud, a pesar de la lejanía, quedan como parte de uno. ¡Y ni hablar de la comida y el futbol!

¡¡¡Gran parte de mi vida la vivo en Israel, pero con todo mi sentimiento a Hapoel TLV o la selección israelí… Peñarol es Peñarol y no hay como la Celeste!!!

¡Con todo lo que me gusta el humus y el shwarma… el chivito, el vacío y todos los manjares uruguayos no tienen competencia en Israel!

Mis hijos y mi yerno absorbieron y son conscientes de los valores y cimientos de nuestra formación, que Uruguay nos dio en la consolidación de nuestra identidad. 

 

P: Contame por favor cómo fue tu vida en Uruguay en el marco comunitario.

R: Te cuento que a los 6 años comencé a participar en las actividades en el la tnuá (movimiento juvenil) Hanoar Hatzioni, en el Ken Hashajar de la calle Bartolito Mitre. La primera experiencia en la tnuá no fue la mejor porque la peulá (actividad) que me tocó vivenciar fue sobre Io HaShoá, el Día Recordatorio del Holocausto, pero hecha de forma no muy adecuada a chicos. Durante mi niñez activé, o sea fui janij en la NCI (como se le llamaba en ese momento lo que hoy todos conocen como  Jazit Hanoar), en la calle Rivera. En la época de la Bar Mitzva, hice mi regreso a Hanoar Hatzioni, tnua que me dio los valores centrales de mi concepción de vida, me guió por un camino educativo muy particular basado en una concepción educativa en la que el pensamiento, el derecho a la duda, la crítica, solidaridad y el compañerismo (entre otros valores tan nobles) que son ejes centrales en la formación de la identidad de un adolescente. 

P: Lo describiste exacto creo yo

R: Sí, creo que sí. Como parte de mi proceso educativo en Hanoar Hatzioni, participé en el Majon de Madrijim,  ese marco tan singular en el que durante un año uno participa en actividades que apuntan a liderazgo como parte de un movimiento juvenil. Junto a mi experiencia social en el Kibutz Nitzanim, eso sentó los cimientos para mi futura alia.

P: Gracias al Hanoar Hatzioni, así entiendo, llegó también el amor ¿verdad?

R: Así es. Hanoar Hatzioni resultó ser mi futura familia. En el Ken Hashajar ya en Av. Brasil, conocí a Dorita Rostkier,  que también era janijá, o sea una de las jovencitas que activaba allí y luego fue co-madrija, o sea líder junto conmigo de uno de los grupos. Después de hacer alia, nos casamos y formamos nuestra familia en Israel, durante años en el Kibutz Ein Hashlosha y luego en la ciudad, con nuestros hijos Nicole y Dan, y recientemente nuestro nieto Yonatan. Esta elección se basó en la carrera científica de Dorita, investigadora, y Profesora en la Universidad Hebrea en Jerusalem.

Sergio y Dorita
En familia, lo principal

 

Una vida de realización personal

P: ¿Cómo ha sido tu propio camino en Israel?

R: Tengo la dicha de recorrer un camino de realización personal, disfrutar de lo que hago y ser parte de la sociedad que me rodea, como protagonista y no solo espectador. Me dedico a mi vocación, aporto todo lo que puedo en todo marco que puedo hacerlo. Me enfoqué en lo que creo, la educación no-formal de niños y jóvenes, y tengo la posibilidad de hacerlo en una gran gama de marcos, y sentir que no realmente lo hago porque es mi "trabajo", sino porque es parte de mi vida. Sin dudas el marco familiar que formamos con Dorita nos permite juntos y con el apoyo familiar, dar por lo que creemos y nos es significativo. Dicen que ´si te dedicas a lo que amas, no trabarás un solo día en tu vida…´ yo tengo el lujo de poder decir que he dedicado mi vida a lo que amo.

P: Esa es realmente una bendición. Te has dedicado mucho tiempo al tema de la aliá. Y me gustaría preguntarte cómo se maniobra entre contarle a una persona que considera radicarse en Israel todo lo bueno que tiene el país, sin mentirle y pintarle todo color de rosa, ya que como bien sabemos, no lo es.

R: Soy de los educadores que siempre enseña (doy clases, ponencias y seminarios en un sinfín de marcos) que la alia, es simplemente un medio. No es un objetivo. Como educadores en tnuot, en los movimientos juveniles, este es un prisma critico en la educación de jóvenes. Muchas veces me miran mal cuando digo esto, como exclamando, como decir algo así que no suena muy sionista… y justamente por lo que señalas que Israel no es todo color de rosa, debemos mostrar la complejidad, los desafíos, las brechas, las dificultades y las características malas de esta sociedad en gestación. 

El objetivo en mi criterio, y así lo vemos en Hanoar Hatzioni, es dar la posibilidad -mostrando lo más sinceramente posible a Israel en toda su complejidad-, a los jóvenes de vivir una vida judía como norma en un Estado judío y democrático, en nuestro hogar nacional. No más, y no menos que eso. No creo en la idealización, ya que ella puede llevar a la no comprensión y por ende dificultad de absorción en una nueva sociedad. La realización personal es en esencia un desafío personal, no institucional.

Siempre he dicho, el pueblo judío es un conjunto, parte del cual está en Israel y parte no, pero nuevamente, somos parte de un todo, creo que lo íntegro y responsable es presentar la alia como parte de un proceso personal, único para cada persona, y de corazón, no siempre adecuado para toda persona. Sí confío  en que tanto los que decidan hacer su vida en Israel, como los que decidan desarrollarla en su comunidad, lo hagan comprometidos con su Kehila y su apego y compromiso al Pueblo judío y al Estado de Israel.

P: ¿Qué hiciste en los años del kibutz?

R:  Fui director del Lul o sea la cría de gallinas,  Mazkir del Kibutz y coordinador de varias Vaadot.

P: Estamos acostumbrados a los términos en hebreo, pero aclaremos para quien no entiende. Mazkir significa secretario, pero en realidad es , digamos, la autoridad ejecutiva del kibutz. Y vaadot significa comisiones, comités…Hay distintos, según las actividades a realizar.

R: Exacto. Pues en paralelo a todo eso realicé mis estudios superiores en educación, específicamente en la Administración Educativa, también mi primer título y posteriormente mi maestría.

A modo de resumen

P: ¿Alguna otra cosa que te parezca que hay que contar, que no te he sabido preguntar?

R: En general, me es importante recalcar… mi nuevo rol en la Organización Sionista Mundial no es personal mío. Es un rol conjunto de todos aquellos que creemos en los movimientos juveniles, en la educación no formal. Es de la OSU, de las kehilot (comunidades), de las tnuot (movimientos juveniles) locales. Estamos a vuestra disposición, el equipo del nuevo departamento dirigido por Ariel (Bennie) Goldgewicht – director ejecutivo-, para juntos y con responsabilidad, educar, educar y educar. 

El presente está lleno de desafíos, pero el COVID nos ha enseñado que el aislamiento y la distancia social nos termina uniendo. Solamente unidos seremos exitosos. Los retos que nos enfrentamos como pueblo son serios. Debemos todos, unirnos en el fortalecimiento de las futuras generaciones, solo así aseguramos la continuidad de nuestro pueblo legendario.

P: Lo planteaste con mucha claridad.

R: Te agradezco Ana por esta oportunidad. El Semanario Hebreo fue parte de esa formación como persona que mencioné anteriormente. No solo porque era parte de mi casa todas las semanas, sino y en especial, ya que tu papá, Iero, ero era para los javerim de Hanoar Hatzioni, una persona muy especial. Recuerdo entrar constantemente a su oficina en el Ken Dvora en el centro y hacerle preguntas, consultarlo.

P: Me consta que en el Hanoar, que fue siempre su casa ya antes de estar allí la oficina del Semanario Hebreo en el Ken Dvora, o sea la “sucursal” del Hanoar en Convención 1165, se lo recuerda con especial cariño. Y recuerdo esa entrada al ken…papá tenía la oficina a la izquierda y a la derecha estaba la mazkirut, la secretaría, con los retratos de Dvora Epstein y Abraham Geller, uruguayos caídos en la lucha por Nitzanim en 1948, colgados sobre la pared. Inolvidable. Gracias mil por todo esto Sergio. Y mucho éxito al frente del viejo-nuevo departamento de la Organización Sionista Mundial que estás encabezando.

R: Muchas gracias a vos.

Ana Jerozolimski
(06 Mayo 2021 , 05:08)

Ultimas Noticias Ver más

Esta página fue generada en 0.0496571 segundos (14262)
2021-06-22T06:44:47-03:00