Entrevistas

Un testimonio directo y cercano sobre David Ben Gurion, con su nieto mayor

Con el Dr. Yariv Ben Eliezer

Al cumplirse un nuevo aniversario de la muerte del fundador de Israel David Ben Gurion, recordamos una singular entrevista que realizamos tiempo atrás con su nieto mayor, el Dr. Yariv Ben Eliezer (81), que tenía 33 años cuando Ben Gurion falleció y por ende alcanzó a tener muchas vivencias con él. El Dr. Yariv ben Eliezer  fue catedrático en el Centro Interdisciplinario de Hertzlia, es experto en Medios de Comunicación Masivos, autor de varios libros y decenas de artículos. Asimismo, ha tenido a su cargo la dirección de campañas políticas , habiendo optado explícitamente por no dedicarse a la política activa en la que dependería de la elección. La razón, la explica también en esta entrevista.

 

David Ben Gurion

 

P: Yariv, le pedí esta entrevista, como nieto de David Ben Gurion, consciente de lo que significó a nivel nacional y al mismo tiempo cercano a él a nivel personal. Me imagino que no se lo puede recordar con medias tintas ¿verdad?

R: Mi abuelo era total. Amaba mucho u odiaba mucho. No tenía grises. Yo soy parecido. Me gusta mucho algo y entonces lo amo plenamente o lo odio y no existe para mí.Y esta no es una buena  característica porque hay que saber conocer los grises. Pero al mismo tiempo debo reconocer que sin su pasión, no habría llegado a ningún lado. Era apasionado ideológicamente y en la práctica. Todos sus principios lo guiaron hacia adelante con pasión. Puede que eso sea una desventaja en el manejo diario de las  cosas pero es lo que lo empujó hacia adelante y lo hizo tan grande.

P: El 29 de noviembre de 1947 cuando la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Partición de Palestina en un estado judío y otro árabe, la gente salió a las calles comprendiendo que eso conduciría a la creación del Estado de Israel. Pero él sabía el precio que habría que pagar por ello… y estaba preocupado…

R: Sin duda.Recuerdo que estábamos todos en el kibutz Kalia y mi tío le dijo que todos están bailando..”¿Por qué estás sentado tan triste?”, le preguntó. Y él dijo que  sabe que pagaremos un precio por nuestra independencia. Era una persona realista y pragmática. Era apasionado  pero no extremista en sus posturas. Luego de la guerra de los Seis Días en 1967 dijo que a cambio de paz verdadera está  dispuesto a devolver todos los territorios, salvo Jerusalem. Era suficientemente pragmático  para entender que no debemos controlar a los árabes y que nuestro país debe  tener carácter de estado judío.

P: ¿Los así llamados “tres no de Khartoum” fueron los que bloquearon todo avance por mucho tiempo?

R: No lo sé, creo que también hay acá un problema religioso. Desde un punto de vista religioso, los musulmanes no están dispuestos a reconocer a un estado judío. Su problema es con nuestro judaísmo. No es algo político o territorial sino religioso. Es por eso que creo que Netanyahu cometía un error al exigirles que reconozcan a Israel como estado judío Yo determino mi propia identidad, no necesito que    otro me la definan. Israel es un estado judío. Si no les gusta, tienen un problema, pero ellos no tienen que definirme como estado judío. No necesito permisos de los palestinos para ser lo que soy . Esas son tonterías. En la declaratoria de independencia que mi abuelo redactó, puso explícitamente que el pueblo de Israel se levantó y erigió un estado judío. Así que no necesito las confirmaciones de Abu Mazen.

P: No sería correcto presentarlo como exponente de la izquierda israelí en su tiempo ¿verdad?

R: Yo creo que lo más acertado es decir que toda su vida fue pragmático, de término medio, un hombre de principios pero que sabía  reconocer la realidad . Cuando conquistó el Sinaí en la operación Kadesh en 1956 y Rusia y Estados Unidos pidieron que salga o le dispararían misiles , supo retirarse. No era un fanático idiota. Claro que también cometió sus errores. Fue un Primer Ministro cuya preocupación  central era la seguridad y la absorción de la inmigración, pero no dedicó las mismas energías  a la educación y otros  temas .Y ese fue uno de sus errores.  

P: En aquel momento, ambos temas, seguridad e inmigración, se percibían como los claves para la existencia misma del Estado.

R: Así es, pero un Jefe de gobierno debe poder encargarse de todo. Tenía visión pero también había que hacer las cosas. Una vez dijo “si no conquistamos el desierto, el desierto nos conquistará a nosotros”. Todos pensaban que se refería siempre solo al Neguev, pero él hablaba también del desierto cultural. Estaba convencido de ello pero no alcanzó a dedicarse debidamente al tema.Lo delegó en otros y es por ello que las divisiones sociales van en aumento.

P: ¿Lo vio dudando alguna vez  o siempre  actuaba con seguridad, como irradiaba hacia afuera?

R: Nunca lo vi dudar. Seguro que en su fuero íntimo tendría dudas. Escuchaba y pedía consejos pero al final, se sentaba solo y tomaba las decisiones

P: ¿Cómo explicaría el secreto de su grandeza?

R: Era un genio. Viajó a Turquía, quería que lo acepten en la universidad, y en tres semanas aprendió turco. Quería leer Don Quijote de Cervantes en español, se sentó con Itzjak Navon y en tres  semanas sabía leer en español.Sin duda, era un genio.

Recuerdo que siempre tenía un peine  en el bolsillo . No dinero. Salía y si quería comprar un libro, pagaba con cheque o lo pagaban sus guardias. Tenía una bibilioteca con miles de libros   y a veces me mandaba a tal piso, tal estante, a traerle un libro determinado. Los leyó todos.

P: Y la grandeza pasó también por su visión, su capacidad de mirar hacia adelante, como en la Partición que ya mencionamos, el plan aprobado por la ONU.

R: Por supuesto. Mapam se oponía  porque quería un país de todos sus habitantes, Jerut se oponía porque creía en las dos márgenes del Jordán. Pero él cortó, prefería un estado judío pequeño que uno grande no judío. Tenía visión , miraba hacia las generaciones futuras… Una vez dijo “¿cuál es la diferencia entre un político y un estadista? Que el político piensa en las próximas elecciones y el estadista, en las próximas generaciones”. Y actuaba de acuerdo a ese principio.

 

P: Suele decirse que hoy en día, por cuestión de imagen, de “pantallas”, ni su abuelo ni Golda Meir lograrían resultar electos….

R: Golda no sé, pero él sí. No era un hombre apuesto  pero era un lindo feo.Si viviera en la era de la televisión, yo le enseñaría en tres días cómo hablar el idioma televisivo y estoy seguro que rompería a cualquier “Bibi”. Era muy fuerte. Sabía actuar con cordialidad, ser agradable, y tenía paciencia. También como abuelo recuerdo su paciencia para enseñarnos y explicarnos todo. Yo creo que sí iría bien en la televisión. Lo único que sería necesario enseñarle es a hablar más corto. Creo que derrotaría a cualquiera en debates televisivos.

David Ben Gurion, Golda Meir y Moshe Sharet, en una foto del archivo de la Kneset

 

P: En la Declaratoria de Independencia, el principio de respeto de los derechos del ciudadano, de todo individuo, es muy fuerte. Siendo un hombre de principios y también político  ¿diría que también sabía maniobrar en el medio , quizás hacer caso omiso de algo a propósito?

R: No. No es que podía concretar todo, pero tenía visión. El hizo su parte y sus sucesores o herederos  debían concretar el resto. En el operativo Kadesh, hubo un caso de un soldado, un chofer, que robó un saco de azúcar a los árabes . Su jefe lo encubrió , un oficial de rango Teniente Coronel. Cuando mi abuelo se enteró , echó al oficial del ejército. Era cruel al hacer justicia.  Si creía en algo, iba hasta el final.. 

Una vez dijo que no le interesaba  qué quiere el pueblo ya que él sabía qué necesitaba el pueblo y que él intentaría convencerlo democráticamente.  

P: Me pregunto si podía captar que probablemente, de no ser por él, no habría nacido Israel.

David Ben Gurion declarando la independencia de Israel (Foto: Kluger Zoltan, archivo de la GPO)

 

R: Lo sentí cuando era ya un poco más grande, pero debido a la educación que recibí en mi casa, nunca enarbolé la bandera de “nieto de Ben Gurion”. Eramos muy sencillos, no nos imponíamos en ningún lado. Indirectamente puedo decir que él influyó mucho sobre mí, en el hecho que soy una persona muy política. Pero no quise involucrarme en actividad partidaria porque sentí que si tenía éxito, dirían que eso se debía a que era el nieto de Ben Gurion y si no tenía éxito, compararían entre mi abuelo y yo. Así que opté por permanecer en el área de quien ayuda en las campañas, no de quien trata de resultar electo. 

P: ¿Cree que él mismo entendía que sin él no habría nacido el Estado de Israel? 

R: Nunca le pregunté cosas así. Creo que sí entendía cuál era su valor, pero nunca se vanagloriaba de esas cosas. 

P: ¿Creía que se lograría algún día la paz?

R: Tenía la esperanza de que eso fuera posible. Una vez dijo que él tomaba lo deseable, lo posible y lo imprescindible y hacía una síntesis de todo ello.  Lo deseable era entre el Tigris y el Eufrates. ¿Es posible? No. Imprescindible era que tengamos  fronteras seguras y claras. Decía que hace síntesis entre todo eso y esa es la solución que sugiere. Era una combinación entre el deseo de paz y el pragmatismo.

P: ¿Eso se debía a falta de confianza en los árabes?

R: El abrigaba la esperanza de que llegara el día de la paz y por eso quería realmente darles igualdad de derechos. Creía que todos los habitantes de Israel debían gozar de igualdad. Si no confiaba en los árabes, no hablaba de paz.

ENTRE CASA

P: ¿Qué más vale la pena contar de su abuelo?

R: Quería que amemos libros. Y como yo era el mayor de los nietos, desde los 8 años hasta que cumplí Bar Mitzva,  en mis cumpleaños siempre  me llevaba a la editorial “Masada”  y me decía que elija lo que quiero. Y yo salía con cajones llenos de libros. Mi abuela se encargaba de tomar cada uno de los libros y de obligarlo a él a firmar absolutamente todos con las palabras “para Yariv, de sába (abuelo en hebreo) y Tata”. 

Como él era bajo, le gustaba la gente alta y cuando por primera vez le presenté a quien luego se convirtió en mi esposa, le entusiasmó mucho que yo haya elegido una mujer alta  y hermosa. Realmente le gustaba la gente alta.

Creo que también parte de su motivación derivaba del hecho que era bajo. Pero la verdad es que a pesar de su baja estatura, tenía una sombra gigante. 

P: ¿Jugaba con sus nietos?

R: No era un abuelo que jugara tirado con nosotros sobre la alfombra .Cuando una vez fuimos a visitarlo con mis hijos,  o sea sus bisnietos, ahí sí ya jugó con ellos como un abuelo juega con sus nietos. Yo lo recuerdo más que nada como un abuelo que siempre explicaba, educaba, inculcaba el amor por los libros . Cuando me casé invitamos a toda la familia a cenar en nuestro departamento pequeño y vacío . Preparamos ensaladas y omelettes . Mi abuelo me llamó y me preguntó qué libro quiero de regalo para mi cumpleaños y yo dije que debo preguntarle a mi esposa.Corrí a hablar con mi abuela a decirle que él quería otra vez regalarme un libro.¿Estoy loco? ¿Eso es lo que preciso ahora, un libro? Mi abuela era mucho más práctica y me compró una cocina a gas. 

Otra cosa interesante es que era un gran feminista. Una vez que mi esposa le dijo que me preguntaría a mí algo determinado, usó la palabra en hebreo “baal” que significa esposo pero también dueño.Y él le dijo que no debe decir “baalí” ( o sea mi esposo, o mi dueño) sino “ishí”, que es “ish shelí”, mi hombre, que yo soy su hombre así como ella es mi mujer, que nadie es dueño de nadie. Para mí eso fue una especie de testamento , de legado moral.

P: Cuando usted era niño ¿era c onsciente de la importancia de su abuelo para el país?

R: Cuando era niño, los demás me molestaban, y cuando fui creciendo, me pedían que cuente secretos de Estado. Yo sabía sí que mi abuelo era importante .También sabía que debía portarme mejor que otros para que nadie diga que el nieto de David Ben Gurion se porta mal. 

Antes de ir al servicio militar, yo vivía en Tzahala. Muchos de mis amigos se llevaban el coche de sus padres y viajaban de noche aún sin licencia de conducir , pero yo nunca lo hice. En determinado momento viajé a estudiar en Estados Unidos y apenas terminé mi doctorado , a la semana ya estaba de regreso en Israel. Que nadie vaya a decir que el nieto de Ben Gurion deja el país. Toda mi vida supe que debía ser más cuidadoso y actuar bien ya que sentía que tengo una responsabilidad familiar.

 

P: ¿El ser nieto de Ben Gurion también afectaba su relacionamiento con la gente?

R: Le cuento que salí con varias chicas y todas, una semana después  me sugerían ir a visitar a mi abuelo. Entonces, yo dejaba la relación de inmediato porque sentían que el interés no era por mí sino por el nieto de Ben Gurion. Con quien fue luego mi esposa, salí un año y medio sin que ella me diga ni una palabra sobre mi abuelo. Un día fuimos a una conferencia de Menajem Begin en la plaza Ordea en Ramat Gan, a escucharlo. Cuando Begin terminó de hablar, ella me dijo : “Begin no es menos grande que tu abuelo”. En ese momento le dije : “Casémonos”. Me amaba a mí, no estaba conmigo por mi abuelo. Con el tiempo, aprendió a estar cada vez más a favor de mi abuelo.

Yariv Ben Eliezer y su esposa, en su boda, acompañados por su abuelo David Ben Gurion

 

P: Mucho se ha escrito y dicho sobre el estilo tan diferente que hay en los gobernantes de hoy y de las últimas décadas, en comparación con la gran sencillez de Ben Gurion y de otros como él en los primeros años del Estado. ¿Cómo lo veía usted?

R: Su estilo era en efecto extremadamente sencillo. El y mi abuela dormían ambos en camas de las más simples, que en Israel se conocían como “camas de la Sojnut”, porque eran las primeras que recibían los inmigrantes cuando llegaban al país. Tenían pantuflas caseras ya gastadas. Su cocina era pequeña y cuando terminaban de comer, mi abuelo levantaba los platos, los lavaba y secaba. Toda su mentalidad era sumamente diferente de la actual . No eran de pensar en permitirse grandes placeres. El único verdadero placer de mi abuelo eran los libros. Compraba libros  como loco.

P: Interesantes análisis y revelaciones Yariv. Mil gracias.

R: A usted por el interés.

 

Ana Jerozolimski
(10 Noviembre 2021 , 10:55)

Ultimas Noticias Ver más

Un flagelo creciente: antisemitismo en los campus universitarios en Estados Unidos
Mundo Judío

Un flagelo creciente: antisemitismo en los campus universitarios en Estados Unidos

06 Diciembre 2021


Hillel Internationl y ADL exponen datos alarmantes

Hitler y Freud, y una intrigante novela
Cultura

Hitler y Freud, y una intrigante novela

06 Diciembre 2021


Por IONATAN WAS. Fotos: MARCELO (PÁJARO) SINGER

Esta página fue generada en 0.0536079 segundos (11130)
2021-12-06T14:20:55-03:00