Tecnologías & Salud

Alternativas veganas de Israel hacen frente a la escasez de huevos

Por Abigail Klein Leichman 

Fuente: https://es.israel21c.org/

Una de las consecuencias de la invasión ruda a Ucrania es la inminente escasez internacional de huevos ya que ese país es un importante productor.

A la vez, la agricultura ucraniana también exporta el grano que se utiliza para alimentar a las gallinas ponedoras.

Hasta el momento, la guerra ha causado pérdidas de producción significativas y muchas granjas cerradas o destruidas.

En Israel -que importa alrededor de cien millones de unidades al año, el 30 por ciento de ellos de Ucrania- los consumidores lucharán por encontrar suficientes huevos para tortillas, shakshuka y ese favorito de Pésaj llamado matzo brei.

La buena noticias es que es posible que el mundo ya no dependa de las granjas de huevos porque hay muchos sustitutos -líquidos y en polvo- en el mercado para aquellos que son alérgicos o deciden no comerlos por razones de salud o bienestar animal.

De acuerdo con informes del sector las ventas de huevos de origen vegetal alcanzarán en 2031 una suma cercana a los 3.300 millones de dólares.

Las siguientes son las empresas israelíes que desarrollan alternativas naturales al huevo:

Zero Egg


Creada a base de proteínas vegetales sustentables, Zero Egg está disponible para fabricantes de alimentos en dos formas: como líquido congelado listo para usar para que los chefs creen platos de desayuno -también productos horneados y salsas- y como una hamburguesa congelada precocinada para sándwiches.

El producto se revuelve, hornea, espesa, une, unta, y (lo más importante) se ve y sabe como si fuera real pero tiene la mitad de las calorías en comparación con un huevo común y no tiene colesterol.

La compañía vende en el mercado de EEUU así como en Israel, Reino Unido y Holanda. Zero Egg llega a restaurantes, universidades y hospitales, y entre sus clientes están Grey Dog Café en Nueva York y la Universidad de Yale.

Hasta hoy, la empresa recaudó cerca de ocho millones de dólares -unos 25 millones de shekels- y tiene una fábrica en Israel y tres en EEUU.

Fundada en 2018, Zero Egg informa que en menos de un año reemplazó más de un millón de huevos de gallina, ayudó a ahorrar más de 228 millones de litros de agua y evitó más de 1,5 millones de kilogramos de emisiones de gases de efecto invernadero en la producción estándar de huevos.

YO! Egg

El sustituto de huevo a base de plantas de esta empresa contiene la misma nutrición que los huevos de gallina, menos el colesterol y menos grasas saturadas.

YO! Egg puede ser frito, escalfado o hervido, y viene presentado en la forma de la familiar “yema” blanca y amarilla.
Ya se encuentra disponible en los menús de los restaurantes israelíes, incluida la cadena Benedict. También podría venderse en los supermercados.

Egg ‘n’ Up

La compañía SavorEat de Rejovot desarrolla alternativas de carne a base de plantas y usa la misma tecnología de fibra de celulosa para hacer huevos veganos.

La división Egg ‘n’ Up de SavorEat es financiada por Millennium Food-Tech y subvencionada por la Autoridad de Innovación de Israel.

El producto, que se puede adaptar para cocinar, hornear o freír, está destinado a cocinas institucionales como cadenas de catering y fabricantes de alimentos.

Eggmented Reality

Esta startup desarrollada en la incubadora de tecnología de alimentos Fresh Start en Kiryat Shmona crea proteínas funcionales a base de plantas fermentadas para la industria alimentaria.

La compañía, fundada por científicos del Instituto de Investigación Migal, planea que su primer producto sea una versión vegana de la ovoalbúmina, la principal proteína de la clara de huevo.

 

 

 

Ultimas Noticias Ver más

 Israel: un país que resulta molesto
Israel

Israel: un país que resulta molesto

15 Mayo 2022


Por el periodista Robert Rocha

Esta página fue generada en 0.0630960 segundos (4378)
2022-05-16T05:03:53-03:00