Entrevistas

Con el uruguayo Isaac Capeluto, nuevo Decano de Arquitectura en el Technion de Haifa

Isaac Capeluto (conocido desde siempre por sus amigos y compañeros como “Cape”), tiene 61 años. Y desde hace menos de un mes, es el nuevo Decano de la Facultad de Arquitectura en el prestigioso Technion de Haifa.

Creció en Comercio y Avenida Italia, en el barrio del Buceo.  Estudió en la Escuela Integral, y después en la Facultad de Arquitectura de la UdelaR.

 Está casado con Dina que es chilena, con quien construyó su hogar en Israel. Tienen 2 hijos, Noam (29) y Eden (24). Sus hermanos Vicky y Mauri también viven en Israel. Llegaron al país antes que él. Sus padres eran Lea (z”l) y Marcos (z”l) que también hicieron aliá después que sus tres hijos ya estaban en Israel.

Con su familia: su esposa Dina y sus hijos Noam y Eden

 

 

P: Cape querido, es realmente un gusto muy especial realizar esta entrevista, que es una forma de felicitar a un ex compañero por su gran logro profesional. Contame por favor ante todo cómo ha sido tu trayectoria, tu vida en Israel.

R: Muchas gracias Ana. Te cuento que llegué a Israel en 1988 para hacer un Master en el Technion , en el marco de un programa de absorción académica junto con gente de toda Latinoamérica. Al tiempo supe que Dina había venido en el mismo avión, pero nos conocimos solamente un tiempo después en los meonot , o sea las viviendas estudiantiles en Haifa. Nos casamos en 1991, o sea que ya cumplimos 31 años de casados. ¡Cómo pasa el tiempo! El Master me llevó a seguir a un doctorado que al final resulto en la propuesta de un puesto académico en el Technion. Viajé a un PostDoc en la Universidad de California en Berkeley, y el resto ya es historia.

 

P: ¿Qué significa para vos haber sido designado Decano de la facultad de arquitectura en el Technion? 

R: Es un gran desafío y a la vez una gran oportunidad. Centrar mi actividad en ser Decano me hace de cierta manera poner en un segundo plano actividades que me encantan como la investigación y la enseñanza. Por otro lado es una oportunidad de dedicar unos años para mejorar y avanzar algo que es más grande que vos, la Facultad de Arquitectura del Technion que es mi segundo hogar.

 

P: ¿Dirías que es algo a lo que aspirabas o no pasa por alli?

R: Realmente no. Me encanta lo que hago y me siento realizado como Profesor en el Technion. Llego al cargo de Decano con un claro sentimiento de servicio, no de vanidad.

 

P: Conociéndote, no me extraña nada. ¿Me equivoco si estimo que para ejercer bien tu cargo no basta con dominar el tema de la arquitectura y es necesario además ser buen director ejecutivo?

R: No te equivocas, es cierto y eso es parte del desafío porque nuestra formación como arquitectos e investigadores no nos prepara para eso. El Technion te ayuda también en eso y además trabajo con un equipo de gente super profesional, que me apoya y ayuda a corregir mis errores.

 

A fondo, conociendo el cargo

P: ¿Tenés que ser buen arquitecto para ser buen decano?

R: Depende de cómo definas ser un buen arquitecto. Es importante tener una agenda y una visión clara de cuáles son las preguntas centrales y los grandes desafíos a los que la arquitectura debe responder. Siendo la arquitectura una profesión que afecta profundamente la vida de las personas, y entendiendo que el desarrollo sostenible se basa en satisfacer nuestras necesidades actuales sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer las suyas propias, mi agenda es clara.                                                                                                                                     

P:  El Technion es símbolo de avance científico y tecnológico. Y siento que en cierto sentido, arquitectura está en el medio, tiene también mucho del mundo de lo humanistico, es una especie de arte . ¿Qué tiene de especial estudiar arquitectura en el Technion?

R: Ese es un tema clave que nosotros en la facultad tratamos de responder a diario para definir nuestra identidad. Tenemos la gran oportunidad de compartir el campus con facultades de ingeniería de primer nivel, lo que nos permite hacer uso de esas capacidades tecnológicas para responder a nuestras preguntas, muchas veces haciendo trabajos interdisciplinarios que cruzan los bordes de la profesión. Y por otro lado nuestra facultad aporta al Technion esa visión humanística necesaria en ese marco, además de métodos de enseñanza como el “estudio-taller” y el “pensamiento de diseño (design thinking)” clásicos en arquitectura y tan necesarios hoy en otras profesiones.

 

P: ¿Dedicaste muchos años a ejercer como arquitecto? ¿O fuiste directo a la docencia?

R: Cuando terminé de estudiar en Uruguay, dejé el trabajo de empleado bancario que tuve durante mis años de facultad y trabajé en el Ministerio de Obras Públicas. Después ya en Israel me dediqué durante unos años a asesoría climática-energética en arquitectura, en paralelo a la docencia e investigación, que siempre formaron mi principal actividad. 

 

P: ¿Se puede hablar de un tipo de arquitectura israeli?

R: Sí, la hay, con mejores y peores ejemplos naturalmente. La arquitectura en Israel resulta de una importación de estilos traídos por arquitectos que se formaron fuera de Israel, y su adaptación a las condiciones, materiales y clima locales. Pero también en intentos de crear una identidad propia como puente entre el mundo oriental y el occidental.

 

Recuerdos personales

P: Nosotros compartimos muchos años en la Escuela Integral. ¿Dónde han estado y dónde están aquellos años en tu trayectoria en el Technion? 

R: Esos años que te forman están en mí siempre. Las cosas buenas que aprendí en la escuela para retomarlas, y las no tanto para corregir en el actuar con mis alumnos. De hecho yo nunca he dejado la escuela, he cambiado roles pero sigo aprendiendo de cada experiencia.

De chico, en la Escuela Integral

 

P: Hermoso concepto…¿Qué quedó contigo para siempre de aquellos años?

R: La inocencia, los amigos, los recreos, las travesuras, la estacada y un partidito de futbol,  las cosas simples…¿te acordás del heladero al salir de la escuela? 

P: Absolutamente inolvidable, como tantas otras cosas.

R: ¿Y el señor que vendía “panchos” y a veces el pan solo si no te alcanzaba la plata? ¡Tantas vivencias! Todos llevamos un niño dentro y yo trato de no olvidarlo nunca.

P: ¿Y de Uruguay en general?¿Qué llevás contigo?

R: Siempre digo que tu casa no es necesariamente el lugar en donde estás, sino el lugar que está en vos. Me siento plenamente Israelí y esta es mi casa, pero Uruguay también está plenamente en mi.

Con su hija, en Montevideo

 

P: Sé que de niño y también después, ayudaste mucho a tu papá. ¿Qué te enseño la vida en ese sentido?

R: Recuerdo ayudar a mi papá desde chico. Era sastre y supo luchas con su limitación física para caminar sin nunca achicarse. Viajar con él al interior en viaje de trabajo, era para mí una fiesta, nunca una carga. Mis padres han sido para mí un modelo de dedicación y sacrificio. Estoy seguro que mi mamá y mi papá estarían hoy más emocionados que yo con este tema del Technion.

P: Te miran desde arriba Cape…

R: Así lo creo.

 

Desafíos en el camino

P: ¿Cuáles han sido los principales desafíos con los que has tenido que lidiar?

R: No es fácil ser Ole Jadash (nuevo inmigrante ) de Sudamérica, en una Universidad como el Technion. Te toca siempre luchar por tu lugar y a veces no es fácil. Por eso con los años sentí la obligación y tuve la suerte de poder ayudar a otros estudiantes  que llegaban en la misma situación que yo llegué, no para que les hicieran rebajas sino para que les reconocieran sus cualidades. ¡Y sí que las hay!

 

P: Eso está clarísimo.  Recuerdo una época en la que había muchísimos uruguayos en el Technion. Creo que proporcionalmente al tamaño de la comunidad, eran la mayoría. Cape, si mal no recuerdo, no te gustaba mucho estudiar. ¿Qué hizo el cambio?

R: Una vez siendo coordinador del segundo año de proyecto en la facultad, en el que diseñábamos escuelas, invité al Profesor  Gabi Salomon (z”l), Premio Israel en Educación, de la Universidad de Haifa, a dar una charla sobre educación. El dijo que generalmente el sistema educativo mira a las niños a través de una ventana de interés muy pequeña y limitada que alguien define, perdiendo la oportunidad de ver el potencial y la excelencia que existe en cada uno de nosotros fuera de esa ventana. Eso hace que también se cierre la ventana por la que vos podés mirar al mundo y soñar. Yo siento que eso pasaba a menudo también en nuestra escuela. Hoy tengo la oportunidad de corregir y apoyar a todos mis estudiantes tratando de destacar sus habilidades, ayudándolos a confiar en si mismos y superar sus limitaciones.

 

P: ¿Algún consejo a jóvenes que dudan si ir a una carrera universitaria?

R: Sigan a su corazón y a sus sueños, porque eso los llevará a la excelencia. Y  si sueñan con estudiar arquitectura, vengan al Technion en Haifa.

 

P: ¿Hay algo que quieras agregar, que no te supe preguntar?

R: Me siento sumamente agradecido por tu interés y la entrevista. Y orgulloso de pertenecer a la generación 78 de la Integral que sin entrar en detalles ha dado muestras de solidaridad increíbles, compañerismo y excelencia que sí que son motivo de real orgullo para todos y merecen reconocimiento. ¡Muchas gracias Ana!

 

P: A vos Cape, de todo corazón. Gracias por todo esto, por  tu valioso tiempo, y felicitaciones por tu nueva responsabilidad. Estoy segura que las transmito enn nombre de toda nuestra querida generación 78.

R: Gracias nuevamente.

Ana Jerozolimski
(22 Agosto 2022 , 09:35)

Ultimas Noticias Ver más

Foto de Pawel Czerwinski en Unsplash
Noticias

La versión palestina del libelo de sangre

06 Octubre 2022


por Beatriz Rittigstein Fuente:  https://www.nmidigital.com/

Y el Nobel de Literatura se otorga a Annie Ernaux, la más antiisraelí de las escritoras
Cultura

Y el Nobel de Literatura se otorga a Annie Ernaux, la más antiisraelí de las escritoras

06 Octubre 2022


Basado en artíciulo publicado en https://www.tribunejuive.info/

Esta página fue generada en 0.0539670 segundos (6460)
2022-10-07T06:03:24-03:00