Cultura

Israel en Hollywood: cómo el Estado judío nunca pasa la prueba en las críticas cinematográficas

Por by Rachel O'Donoghue

Fuente: allgemenir newspaper

La recepción a la película biográfica del director israelí Guy Nattiv sobre el papel de la fallecida Primera Ministra israelí Golda Meir durante la Guerra de Yom Kippur de 1973 ha sido, en el mejor de los casos, tibia.
 
El consenso general entre los críticos profesionales es que es una película que “no cumple” con su “ritmo lánguido” y cuya actriz principal, Helen Mirren, “se pierde bajo capas de pesadas prótesis”.
 
Y aunque la película parece haber tenido mejor acogida entre el público (con una puntuación de 6,3 sobre 10 en el sitio web de clasificación IMDb), los ingresos actuales por taquilla de alrededor de 3,5 millones de dólares sugieren que es posible que no alcance a recuperar su presupuesto de 30 millones de dólares.
 
Sin embargo, las críticas generalmente negativas sobre Golda parecen ser parte de una tendencia bastante reciente en la que las películas relacionadas con Israel no son bien recibidas, incluso por parte de algunos críticos de cine que utilizan sus artículos como excusa para lanzar sutiles ataques contra los judíos. estado.
 

El complejo de buceo del Mar Rojo — 2019
 
La película, que detalla las operaciones encubiertas de rescate entre 1984 y 1985 para evacuar a miles de judíos etíopes de Sudán a Israel, se centra en el agente ficticio del Mossad, Ari Levinson, que utiliza un centro turístico costero como fachada para sacar clandestinamente refugiados con el respaldo de Estados Unidos.
 
La verdadera historia de la Operación Moisés y la Operación Josué es una historia heroica.
 
En los años posteriores a 1974, miles de judíos etíopes sufrieron bajo el gobierno del coronel Mengistu Haile Mariam, quien llegó al poder durante un golpe militar que depuso al emperador Haile Selassie.
 
Cuando Israel se dio cuenta de su difícil situación, se puso en marcha un plan para rescatar a miles de etíopes que pudieran cruzar la frontera con Sudán, y se instaló un falso hotel de lujo en la aldea sudanesa de Arous.
 

Poco después de que se completara la operación, el entonces primer ministro israelí, Shimon Peres, declaró su éxito en un discurso ante la Knesset: “Y aquí hemos nacido dentro de nosotros la esperanza constante e interminable de la unificación de nuestro pueblo”, dijo. “Ni las dificultades económicas ni las angustias internas, ni la distancia geográfica, ni los obstáculos políticos detendrán o pospondrán el esfuerzo de rescate e inmigración, envueltos en un antiguo esplendor y envueltos en un heroísmo secreto”.
 
Sin embargo, los críticos del Red Sea Diving Resort no lograron apreciar la película ni siquiera los eventos reales que retrataba, y en lugar de eso criticaron el thriller lanzado por Netflix por aparentemente perpetuar una narrativa de “salvador blanco”.
 
El crítico de cine residente de Associated Press, Mark Kennedy, le dio a la película sólo 0,5 estrellas de 4 y la calificó de “terriblemente recocida” con “diálogos caricaturescos de películas de superhéroes pirateados y untando todo el desastre con el complejo del salvador blanco”.
 

El sitio web de entretenimiento Polygon adoptó una línea similar en su reseña, quejándose de que “todos los compañeros espías [israelíes] que ayudan a [Chris] Evans en su búsqueda para ayudar a transportar refugiados a un lugar seguro son blancos”, lo que significa que “el enfoque gira en torno a la película”. en una película por excelencia sobre el salvador blanco, haciendo de cada persona de color un objeto a salvar, en lugar de un personaje desarrollado”.
 
Como algunas reseñas de Golda, tales críticas son parte de una tendencia a través de la cual Israel es visto a través del lente de la política identitaria estadounidense, y los judíos son clasificados como blancos y, por lo tanto, privilegiados.
 
Mientras tanto, un puñado de críticos incluso utilizó una película que gira en torno a eventos que tuvieron lugar hace casi 40 años para criticar al gobierno israelí de 2019, incluida una reseña que afirmaba extrañamente que “ignora sumariamente que el gobierno israelí es propenso a prácticas reaccionarias y leyes excluyentes”. .”
 

Entebbe — 2018


 
La audaz incursión para rescatar un avión lleno de rehenes de Entebbe, Uganda, es uno de los éxitos más conocidos en la historia militar israelí.
 
Un avión de Air France fue secuestrado en junio de 1976 por dos terroristas palestinos del Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP) y sus cómplices alemanes, Wilfried Böse y Brigitte Kuhlmann, de las Células Revolucionarias Alemanas.
 
Después de desviar primero el avión de pasajeros a Bengasi, Libia, para repostar combustible, los terroristas lo llevaron al aeropuerto de Entebbe, donde el FPLP informó a Reuters que se había llevado el avión. Sus demandas incluían un rescate de 5 millones de dólares y que Israel liberara a decenas de terroristas convictos. Además, los secuestradores comenzaron a segregar a los pasajeros israelíes, y posteriormente liberaron a los pasajeros no israelíes y no judíos.
 
Aunque Israel intentó desarrollar un diálogo con el presidente de Uganda, Idi Amin, para asegurar la liberación segura de los rehenes, Amin en realidad colaboró ​​con los terroristas. Más tarde se supo que el gobierno de Uganda apoyaba a los secuestradores y Amin, que había sido informado del secuestro desde el principio, les dio la bienvenida personalmente.
 
Después de una semana de planificación, Israel lanzó la Operación Thunderbolt, en la que comandos israelíes asaltaron la terminal del aeropuerto de Entebbe y se involucraron en un tiroteo con los terroristas.
 
Las críticas sobre Entebbe fueron en su mayoría negativas, y los críticos se quejaron de sus diálogos torpes, sus actores mal elegidos y lo que percibieron como la incapacidad del director José Padilha para retratar el verdadero terror de la situación de los rehenes, todos los cuales son puntos válidos.
 
Sin embargo, algunos críticos fueron más allá de simplemente criticar el ritmo aburrido de la película.
 

La revista cinematográfica y el sitio web de distribución internacional Little White Lies, por ejemplo, publicaron un artículo sobre la película que decía: “Debido a la naturaleza altamente sensible y continua del conflicto palestino-israelí, tal vez sea comprensible que Padilha reconstruya este controvertido incidente sin comentarios. Sin embargo, como resultado, parece que se ha perdido una oportunidad”.
 
En primer lugar, la caracterización de que los terroristas secuestraron a más de 200 personas inocentes no es simplemente un “incidente controvertido”. Fue una crisis internacional que captó la atención del mundo.
 
En segundo lugar, ¿qué supuesto “comentario” relacionado con la actual relación palestino-israelí se esperaba que hiciera el director Padilha, y por qué fue una oportunidad perdida?
 
De hecho, varias revisiones omitieron mencionar que terroristas palestinos estuvieron involucrados en el secuestro y que más miembros del FPLP se unieron al grupo en Entebbe.
 
En otro artículo que sí menciona el papel del FPLP, se les llama simplemente “grupos rebeldes palestinos”.
 
Operación final - 2018


 
Protagonizada por el aclamado actor Ben Kingsley como el perpetrador del Holocausto Adolf Eichmann, quien fue capturado por agentes del Mossad en 1960 en Argentina, Operación Final fue criticada principalmente por críticos que la encontraron laboriosa y poco memorable.
 
Talya Zax de The Forward estuvo entre los que criticaron la película, pero por razones completamente diferentes a las de otros críticos.
 
Dentro de su lista de problemas con la película estaba que supuestamente se trataba de “personas poderosas que eran héroes, en lugar de luchas morales profundas, traumáticas y no resueltas”, además de que supuestamente usaba “los traumas del Holocausto… para distraer la atención de la realidad”. naturaleza moralmente complicada de la tarea que tenemos entre manos”.
 
El New York Times también aludió a la “cuestión moral” de la captura de Eichmann
 
Sin embargo, “moralmente complicado” es quizás la última frase que la mayoría de la gente usaría para describir la misión de detener al asesino en masa nazi y transportarlo al Estado judío para ser juzgado.
 
Múnich — 2005


 
Munich, dirigida por Steven Spielberg, se opone a la tendencia de las malas críticas, ya que fue recibida con elogios de la crítica cuando se estrenó hace casi 20 años.
 
La película generó controversia entre los israelíes por sus intentos de contar ambos lados de la historia y llevó al cónsul general de Israel en Los Ángeles a calificar el thriller de "superficial", "pretencioso" y "problemático", afirmando que intenta dibujar una equivalencia entre los israelíes asesinados y los terroristas palestinos.
 
En medio de las críticas positivas, la cobertura de la película por parte de un medio fue más allá que el resto.
 
La agencia mundial de noticias Reuters siguió su reseña del éxito de taquilla contactando al cerebro palestino de la masacre, Mohammed Daoud, para darle espacio para expresar su indignación por no haber sido consultado para el thriller y acusar a Spielberg de complacer a los “sionistas”. lado."
 
Es profundamente inquietante que Reuters haya pensado que era apropiado invitar al arquitecto de la masacre a criticar la película.
 
 

Ultimas Noticias Ver más

La campaña de influencia de Irán no funcionará sin la cooperación estadounidense
Noticias

La campaña de influencia de Irán no funcionará sin la cooperación estadounidense

17 Mayo 2024


Dr. Reza Parchizadeh Fuente: Arutz Sheva      

Leket Israel- Solidaridad ejemplar
Israel

Leket Israel- Solidaridad ejemplar

17 Mayo 2024


TEXTO Y FOTOS: ARIEL JEROZOLIMSKI

Esta página fue generada en 0.0539141 segundos (14208)
2024-05-17T21:56:41-03:00