Cultura

Aventuras del Idioma Idish en el 2024

Por la Esc. Esther Mostovich de Cukierman  

Desde el año 2018 estamos enseñando idioma idish en la Kehila de Montevideo, con el auspicio del Fondo Peretz Hoiz para Cultura idish y profesores del IWO Buenos Aires. Actualmente las clases de idish son por zoom desde Buenos Aires, una vez por semana, en los niveles de Principiantes, Intermedios 2 e Intermedios 3. Comenzamos este año en el mes de abril, siguen uniéndose alumnos a las clases. Este año iniciamos algo nuevo: un grupo presencial de Literatura Idish traducida al español. 

En Estados Unidos y Canadá, la literatura idish se enseña desde hace mucho tiempo, traducida al idioma inglés. Este año, es el primero en que nosotros nos abrimos a la literatura idish traducida al idioma castellano. ¡Una forma más de acercarnos a la cultura idish! Decidimos comenzar esta experiencia en el nuevo local de la Kehila, en Pocitos con un autor del siglo XX, que recibió el Premio Nobel de literatura: Isaac Bashevis Singer.    

Singer presenta la esfera erótica de la vida, y ese tema era novedad para las obras literarias de su época, en idish o en el idioma que fuera. Los lectores, hombres y mujeres esperaban con impaciencia cada próximo capítulo de sus cuentos en el diario Forwerts. Fantasmas, duendes y supersticiones de la tradición europea aparecen en ellos con la misma realidad que la vida diaria. Los personajes no se avergüenzan de sus cuerpos, aceptan con claras palabras la pasión, los celos, las infidelidades. Sus relatos muchas veces describen como personaje principal a jóvenes socialistas y comunistas y un personaje de varias novelas es un joven pelirrojo que casualmente, tiene los rasgos físicos del mismo autor. Ese personaje a menudo ama a varias mujeres al mismo tiempo, un triángulo amoroso que podemos encontrar en varias de sus obras. El mismo dijo en alguna de sus presentaciones: “En el arte, las mentiras pueden decir la verdad”. Otro rasgo a destacar en el autor: Casi todas las situaciones que describe Singer sucedieron antes de la 2ª. Guerra Mundial. Cuando la trama de su escrito lleva a ese tema, el autor no está presente, la Shoá se ve desde lejos.

Entre la cantidad de papeles, carpetas, recortes de diarios y revistas que dejó mi suegro, David y yo encontramos dos testimonios poco conocidos de Isaac Bashevis Singer. Uno era sobre Radzymin en el “Memer buj” el libro de homenaje a los judíos de esa  ciudad caídos en la Shoa de la Segunda Guerra Mundial.  Allí muchos sobrevivientes escribieron en hebreo. Mi suegro y algunos otros “radzyminer” publicaron sus notas en idish. El capítulo inicial, el que abre el libro, es de Bashevis, también en idish.

El segundo testimonio que encontramos fue recortes de un diario en idioma inglés.  Nunca supimos de cuál diario era porque sólo encontramos la parte inferior de la hoja. Era una entrevista periodística a Bashevis, escrita en inglés. (La traducción parcial del artículo es propia).

Singer recibe al periodista en su apartamento de Nueva York, dice la nota. Siempre usa trajes oscuros, camisa blanca y corbata oscura. Sigue una dieta estrictamente vegetariana. Prepara sus novelas manuscritas en Idish.

Pregunta -¿Por qué escribe en idish?  

Singer. “Porque el idish es el idioma que usaban los personajes de mis novelas cuando les pasaba lo que narro”. 

P-¿Un modelo que usted haya seguido?

S- “Si, mi hermano, Israel Joshua Singer, que escribió varias obras, entre ellas, “Los hermanos Ashkenazi”.

P- ¿Qué reglas tiene para escribir sus relatos?

S- “Una historia debe ser una historia. Eso quiere decir que tiene que tener un comienzo, un clímax y es necesario dejar alguna pista de lo que va a suceder al final. Cuando una idea así viene hacia mi, la historia me “pide” ser escrita. Escribir lleva tiempo y trabajo. Lo único que produce buena escritura es el trabajo duro”.

P- ¿Suceden milagros en las historias?

S- “Las rutinas diarias están llenas de milagros. Durante miles de años la gente solía usar ropas de lana y cuando se la sacaban de noche veían chispas. La gente posiblemente tenía miedo de decir que veían chispas para no levantar sospechas de ser brujos o hechiceras. Yo creo que es un deber del escritor y también su placer y función, sacar esas chispas”.

 P- ¿Cuáles son los deberes de un escritor?

S-. “Ser auténtico. Muchos de los escritores en idish creen en el progreso. Piensan que los judíos serán bien tratados, podrán asimilarse, mezclarse con los gentiles, conseguir buenos empleos y quizás ser presidentes algún día. Yo siento que nuestra gran esperanza real, está en el alma. En esto me considero un escritor religioso. Siento que hay un Dios y puede haber vida después de la muerte. Aunque yo no soy religioso en el sentido del dogma”.

P- Algunos comentaristas sienten que la lectura de historias y novelas está llegando a un final, por la televisión y otros medios mecánicos de comunicación.

S- “Yo creo que habrá lugar para el buen autor de ficción en el futuro. La buena literatura no tiene nada que temer de la tecnología”.

P- Usted escribe en idish, un idioma que poca gente lee hoy en día. Sus libros han sido traducidos a 58 idiomas diferentes ¿Siente que se ha perdido mucho al traducir?

S - “Todos hemos estudiado literatura a través de traducciones. La Biblia, los autores griegos, franceses y otros clásicos. El problema es que es muy difícil encontrar un perfecto equivalente de expresiones de un idioma en otro lenguaje. Personalmente, la traducción me ha ayudado Yo trabajo con el traductor, veo defectos en mi escrito y los he corregido”.

P- ¿Usted cree que el idish tiene algún futuro?

S- “No será una lengua muerta porque el idish está conectado con quinientos o seiscientos años de la historia judía más reciente.  Y quien quiera estudiar esa historia tendrá que estudiarla en idish. Así que no creo que sea olvidada. 

P – ¿Cómo ve usted el futuro?

S- “Haremos muchos progresos, las condiciones pueden hacerse mejores y tengo la esperanza de que no habrá más guerras, sin embargo, habrá suficiente malestar y suficiente tragedia para que la humanidad siga sufriendo más o menos en la misma forma que ha sido siempre. La vida nunca trae al paraíso, pero hay algo por lo qué vivir”.

P- ¿El mayor regalo que la humanidad ha recibido?

S- “El mayor regalo que la humanidad ha recibido es la libertad de elección. Es limitada, pero ese poco que tenemos es tan importante que hace que la vida valga la pena de ser vivida. La vida misma es un riesgo de principio a fin y quizás por eso recibimos el libre albedrío como una buena ayuda para afrontarlo".

Comentaremos literatura idish en su traducción al idioma castellano el lunes 13 de junio, de la mano de una experta en dirigir grupos de literatura: la periodista Janet Rudman. La pueden llamar al 096 722 114. 

 

 

 

 

Ultimas Noticias Ver más

Esta página fue generada en 0.0483649 segundos (53)
2024-05-25T00:07:04-03:00