Noticias

Guardias Sombríos y Reformistas: Matriz Faccional Subyacente a la Sucesión Iraní

Fuente: https://jamestown.org/

Por: Reza Parchizadeh

Resumen Ejecutivo:

El presidente iraní Ebrahim Raisi falleció en un accidente de helicóptero el 19 de mayo, lo que ha reavivado las discusiones sobre quién sucederá al líder supremo Khamenei, de 85 años. Aunque aparentemente beneficia al hijo de Khameni, Mojtaba Khamenei, el "aterrizaje forzoso" de Raisi abre la puerta para que los reformistas y los elementos descontentos del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC) se unan en la lucha por el poder. Para tener éxito, cualquiera de estos grupos debe asegurar tanto el apoyo popular dentro de Irán como la legitimidad internacional en el extranjero, posiblemente trabajando juntos.

A pesar de haber tenido períodos de gobierno nominal en el pasado, los reformistas no han logrado cambiar significativamente el régimen. Su objetivo final es mantener una oligarquía islamista, aunque interfiera menos en la vida personal de las personas. Aunque su influencia ha disminuido desde finales de la década de 1990, los reformistas siguen activos hoy en día. Dependen de instituciones políticas, medios de comunicación internacionales y académicos en Occidente que los ven como una forma de empujar al régimen hacia la liberalización.

En el pasado, varios comandantes senior del IRGC han expresado oposición pública o privada a Khamenei y el comportamiento de su régimen. Aunque la mayoría de estas figuras han sido marginadas o eliminadas, ejercen una influencia desproporcionada dentro de las instituciones del estado. Además, los disidentes ultranacionalistas del IRGC y los emigrados monárquicos liderados por Reza Pahlavi parecen estar construyendo lazos entre sí. Si estos elementos lograran tomar el poder, reprimirían las aspiraciones democráticas del pueblo iraní, oprimirían a las minorías étnicas y religiosas de Irán y amenazarían a los vecinos del país.

La muerte repentina del presidente iraní Ebrahim Raisi en un accidente de helicóptero el 19 de mayo ha reavivado la discusión sobre una posible crisis de sucesión cuando eventualmente fallezca el líder supremo Khamenei, de 85 años (Iran Wire, 24 de mayo). Aunque gran parte de la cobertura sobre la muerte de Raisi se centra en las potenciales mejores probabilidades de que el segundo hijo del líder supremo, Mojtaba Khamenei, sea seleccionado como sucesor de su padre, el problema es mucho más complejo (Middle East Forum, 20 de mayo). El "aterrizaje forzoso" de Raisi abre la puerta a otros dos contendientes por el poder en Irán: los reformistas y los elementos descontentos del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC).

Luchas por la Sucesión

La sucesión solo ha ocurrido una vez en la historia de la República Islámica, en 1989. El ayatolá Ruhollah Khomeini (1900–1989), el primer líder supremo de Irán, no resolvió el tema de su sucesión mientras estaba vivo. Esto se debió a tres razones principales. Primero, como líder espiritual supremo, consideraba que involucrarse en faccionalismo político estaba por debajo de su dignidad. Segundo, el ayatolá Hossein-Ali Montazeri había sido entendido como el sucesor de facto de Khomeini por un consenso casi unánime hasta poco antes de la muerte del líder supremo. Y tercero, la rápida declinación de la salud de Khomeini en sus últimos meses interrumpió cualquier arreglo de último minuto (PBS Frontline, Tehran Bureau, 22 de diciembre de 2009). En cambio, el entonces presidente Khamenei, Ahmad Khomeini, confidente de su padre (Iran Wire, 9 de febrero de 2022), y el entonces presidente del Parlamento Akbar Hashemi Rafsanjani conspiraron para gobernar Irán como un triunvirato (Iran Wire, 29 de abril de 2017).

Con el tiempo, Khamenei logró consolidar su posición y socavar a sus rivales por el poder. Teniendo en cuenta este tumultuoso período, sin embargo, Khamenei ha arreglado cuidadosamente el campo de posibles sucesores a lo largo de los años, marginando y purgando a los rivales [1] y elevando a los leales [2] que pueden ser confiables para apoyar la línea del partido incluso después de su muerte.

Raisi emergió en la escena política iraní desde casi el anonimato total. Si bien algunos creen que Raisi fue elevado a presidente para suceder a Khamenei, parece más probable que Raisi, cuya falta de carisma personal solo se equiparaba a su ciega lealtad al régimen, fuera puesto en su lugar para asegurar la continuidad ideológica. En su ceremonia de inauguración, Raisi llamó al líder supremo "Imam Khamenei", la primera vez que un presidente describía a Khamenei como "Imam" (Telegram/BBCPersian, 5 de agosto de 2021). Como título religioso, "Imam" se ha reservado para Khomeini en la literatura oficial del régimen. Solo los partidarios más acérrimos de Khamenei eligen referirse al actual líder supremo de Irán como Imam.

La actitud de Raisi hacia Khamenei parece haber sido recíproca. En un discurso hecho en honor a Raisi el 3 de junio, Khamenei elogió las cualidades del difunto presidente y declaró que "los futuros presidentes deben tomar a [Raisi] como ejemplo" (BBC Persian, 3 de junio). Si Khamenei tenía la intención de que Mojtaba tomara su lugar, Raisi habría estado presente para facilitar su ascenso, no para competir por él.

¿Quién se Beneficia?

Ha habido fuertes indicios en los últimos años de que hay elementos en Irán interesados en interrumpir la sucesión de Khamenei. [3] Como resultado, la muerte de Raisi podría entenderse como beneficiosa para otros grupos, a saber, aquellos que han sido sometidos a rondas de purgas durante el mandato de Khamenei y/o han sido relegados a los márgenes del poder: los reformistas y los elementos disidentes del IRGC.

Reformistas

En la primera década después de la revolución de 1979, aquellos que más tarde serían conocidos como reformistas eran los afiliados más cercanos a Khomeini. En ese entonces se llamaban a sí mismos la "Línea del Imam" en referencia al Imam Khomeini (American Thinker, 15 de abril de 2016; Middle East Intelligence Bulletin, abril de 2003; MEMRI, 16 de mayo de 2001; Iran Wire, 19 de julio de 2018). La Línea del Imam fue relegada por Khamenei y su facción en los años posteriores a 1989, y su estrella se desvaneció aún más con la sospechosa muerte de Rafsanjani en 2017 (Iran International, 15 de enero de 2022). Como pragmáticos, se autodenominaron reformistas a lo largo de los años, disfrutando de suficiente atención para ayudar al estado a recomponer relaciones con Occidente sin ofrecer ninguna reforma profunda o significativa. Los períodos de gobierno "reformista" ofrecieron al régimen la oportunidad de mitigar la presión doméstica e internacional al retirarse temporalmente de la retórica revolucionaria, comprometiendo la apariencia, no la sustancia.

Algunos reformistas permanecieron en Irán, mientras que otros se fueron a Occidente. Durante décadas, los miembros de esta facción en Europa y América del Norte dieron esperanzas a los gobiernos occidentales de que la República Islámica podría algún día metamorfosearse en una democracia. El campo reformista ha esperado suplantar a Khamenei con ayuda occidental, pero sus objetivos finales son una versión "moderada" del régimen islamista, no su abolición. Aunque no han tenido suficiente poder para cambiar seriamente el comportamiento del régimen en el pasado, los reformistas siguen activos hoy en día. Se benefician de las interrupciones en los planes de Khamenei porque una vez que el líder supremo finalmente fallezca, el caos les permitiría aprovechar una crisis de sucesión para promover a sus propios candidatos.

‘Guardianes en las Sombras’

Contrariamente a la creencia popular en Occidente, no todos los Guardias Revolucionarios son pro-Khamenei. En el pasado, varios comandantes y personal senior del IRGC han expresado oposición pública o privada a Khamenei y el comportamiento de su régimen, o han sido castigados por ser sospechosos de ello. [4] Mientras que la mayoría de estas figuras han sido marginadas o "desaparecidas", algunos de los "Guardianes en las Sombras" restantes son rotados periódicamente por Khamenei para evitar que se rebelen o actúen como hacedores de reyes dentro de las instituciones del régimen.

El desacuerdo de los Guardianes en las Sombras con Khamenei parece estar relacionado con la práctica del régimen y la ambición personal, no con la ideología. En otras palabras, esperan utilizar la presión doméstica e internacional sobre el régimen para suplantar a Khamenei, en lugar de reemplazar su sistema. Su límite con el resto del IRGC no está claro por definición. En los últimos años, la creciente preocupación por el sucesor de Khamenei ha llevado a los Guardianes en las Sombras a actuar fuera de las sombras, por así decirlo, lo que se puede ver principalmente en sus esfuerzos por construir conexiones con el campamento de Reza Pahlavi en Occidente. [

 

Ultimas Noticias Ver más

Esta página fue generada en 0.0669718 segundos (9014)
2024-07-12T14:30:10-03:00